¿Son eficientes las reuniones de trabajo en las empresas?

“A veces cinco minutos gastados con seis personas de forma separada son más eficaces y productivos que una reunión de media hora con todos ellos juntos”. Antony Jay.

Las reuniones de trabajo se han convertido en el principal mecanismo de las empresas para la planeación, resolución de problemas, asignación de tareas y evaluación de resultados.

Los ejecutivos actualmente ocupan un gran porcentaje de su agenda en reuniones (y son pocos quienes las cuestionan, las perfeccionan y las evalúan),  advirtiendo que si estas son mal manejadas se podrían convertir en una perdida de tiempo, una amenaza para la productividad y un obstáculo para el logro de los objetivos (el exceso de reuniones, en algunas empresas, está siendo usado para diluir la autoridad, difuminar la responsabilidad y retrasar las decisiones).

Es recurrente en las empresas que se citen a reuniones sin tener claro el problema o la situación que se quiere resolver; ignorando, quienes las citan, que las reuniones se deberían usar para trabajar temas que no se pueden resolver de manera individual.

Aún dicho lo anterior, las reuniones son necesarias para la socialización y solución de los problemas y la evangelización desde los líderes hacia los funcionarios. En conclusión, el problema NO es el método sino quien lo usa.

¿Para qué sirven las reuniones en una empresa?

Comencemos por aclarar los mejores usos para las reuniones dentro de una organización (sin decir que estos son los únicos):

  1. Para conformar equipos de trabajos que desarrollarán tareas individuales, persiguiendo un resultado global. En este caso, las reuniones se convierten en el escenario para mantener informados de los avances a cada uno de los equipos y para rediseñar acciones a partir de la retroalimentación y resultado obtenido por cada grupo.
  2. Para revisar, actualizar y aumentar el conocimiento general de los funcionarios. Hacer reuniones de confrontación de posiciones ayuda a elevar las habilidades y los conocimientos (el grupo extrae lo valioso y desecha el resto).
  3. Para entender los objetivos colectivos y las responsabilidades individuales.
  4. Para crear compromisos individuales y/o colectivos.

¿Son eficientes las reuniones de trabajo en las empresas?

Organizamos una pequeña investigación, sin rigurosidad estadística en la selección de la muestra, y obtuvimos unos interesantes resultados que queremos compartirles en una infografía:

Analizando los resultados sacamos dos conclusiones:

  • Las reuniones están aportando poco valor a las empresas.
  • Es muy deficiente el proceso de planeación, seguimiento, análisis y optimización de las reuniones en sí.

¿Cómo hacer eficientes las reuniones en las empresas?

Una reunión para ser eficiente debe tener una preparación, una ejecución y un seguimiento detallado. En esencia son tres los momentos sobre los que se debe poner atención:

Antes de la reunión

La planeación de la reunión se realiza respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué se hará la reunión? (aclarar los objetivos del encuentro). Algunas de las razones comunes son: transmitir información y facilitar su entendimiento, construir algo usando un colectivo de personas, recibir retroalimentación de acciones realizadas y resultados obtenidos o asignar responsabilidades y tareas a un grupo de trabajo.
  • ¿Qué pasa si no se hace la reunión? Ponga a prueba la necesidad de realizar la reunión, en muchos casos los objetivos pueden conseguirse con trabajo individual.
  • ¿Cómo se evaluará el cumplimiento del objetivo de la reunión? Defina métodos que permitan evaluar la eficiencia de la reunión.

La siguiente fase, del trabajo previo a la reunión, es la preparación y esta consta de las siguientes acciones:

  • Definición de los asistentes: trate de vincular a la menor cantidad de personas, el éxito de un comité es inversamente proporcional al número de personas que lo conforman.
  • Construcción del orden del día (documento que debe ser enviado a los asistentes con anterioridad). Ubique los temas urgentes o los que requieran energía mental primero y ordene con lógica las discusiones (por ejemplo: no es posible debatir un plan publicitario sin antes discutir el presupuesto).
  • Definición de la duración de la reunión. Las reuniones se deben programar con una hora de inicio y fin. Si se requiere más tiempo es mejor programar otra reunión (evite el desgaste de los asistentes).

Durante la reunión

Las reuniones buscan la exposición individual de ideas y la discusión colectiva de decisiones. Para tener un debate constructivo y enriquecedor:

  • Haga que los asistentes tengan claro y entiendan el problema o situación que se discutirá (antes de iniciar la discusión exponga la mayor cantidad de datos del problema que se intenta solucionar: ¿por qué se está presentando?, ¿cuándo comenzó?, ¿hace cuánto se presenta?, ¿se ha tomado alguna medida?, etc.).
  • Permita que cada uno de los asistentes haga un diagnóstico de la situación (escuche las posiciones individuales frente al problema).
  • Invite a los asistentes a presentar sus posibles soluciones.
  • Permita que los asistentes evalúen, de forma individual, cada una de las posibles soluciones.
  • Conduzca al colectivo a la toma de una decisión.

Después de la reunión

Para hacer un buen resumen o acta:

  • Incluya el día, la hora, el lugar y los asistentes a la reunión.
  • Enuncie los puntos que se trataron, los comentarios y las conclusiones.
  • Enumere las tareas asignadas, los responsables y los tiempos de ejecución
  • Enuncie los mecanismos de seguimiento.
  • Incluya la fecha, hora y lugar de la próxima reunión.

15 consejos finales

  1. Evite que las reuniones se conviertan en un mecanismo de los empleados para sobresalir (no es una competencia de capacidades, es un ejercicio de trabajo en equipo).
  2. Una reunión no debe superar las dos horas (y ojalá se hagan pequeños recesos de 5 minutos entre tema y tema).
  3. Planifique la reunión para que no termine cerca a la hora de almuerzo o al final de la jornada laboral.
  4. Si se presenta una división irreconciliable de posiciones cambie de tema y dialogue por separado con cada una de las partes.
  5. Aunque la idea es que las reuniones conduzcan a una decisión, es posible que esto no suceda y que se necesiten otros encuentros (no las prolongue indefinidamente en la búsqueda de la conclusión).
  6. Inicie las reuniones a la hora acordada y no actualice a quienes llegan tarde. Premie a las personas cumplidas (un buen mecanismo de enseñanza para los incumplidos es agregar en el acta un listado de quienes llegaron a tiempo y quienes llegaron tarde).
  7. Asigne lugares en la mesa (ubique estratégicamente a los asistentes a la reunión).
  8. Restrinja el uso de dispositivos (esfuércese porque los asistentes estén concentrados).
  9. Controle a quienes usan mucho tiempo para decir poco (fomente la brevedad)
  10. Haga hablar a los que callan (trate de romper los dos tipos de silencio: el de la timidez y el de la hostilidad).
  11. Estimule la lucha de ideas y disuada la lucha personal.
  12. No permita que las reuniones se conviertan en una lucha de bandos y mucho menos en una discusión entre dos personas.
  13. Nunca menosprecie una sugerencia o una idea (escuche y documente).
  14. Entregue la palabra a las personas de mayor cargo al final (las personas se acomodan a la posición de los jefes).
  15. No convierta la reunión en un escenario de acusaciones.
  16. Termine siempre las reuniones con una nota positiva.

Bibliografía

ANTONY JAY. How to run a meeting. Harvard Business Review on effective communications. Grupo Editorial Planeta.

7 conceptos ortográficos y gramaticales que un community manager debe tener claros

El correcto uso del lenguaje es hoy primordial en la gestión de comunidades. Son muchas las crisis de reputación que están viviendo las marcas como consecuencia de un error ortográfico o gramatical del community manager.

Ambas, la ortografía y la gramática, son un extenso listado de reglas y principios que permiten que nos comuniquemos e interactuemos correctamente con una audiencia.

La ortografía se encarga de dictar las reglas y convenciones que rigen el sistema de escritura y la gramática estudia las reglas que gobiernan el uso de la lengua y la organización de las palabras para construir mensajes.

Aprender de gramática y ortografía no es opcional, es obligatorio para un community manager.

En esta publicación recopilamos siete conceptos que ya debe tener claros; siete conceptos con los que podrá mejorar su forma de comunicarse con una audiencia y que además le ahorrarán contratiempos por malos entendidos:

1. Entre signos

En la lengua española, a diferencia de la inglesa, tanto los signos de interrogación como de exclamación se abren y se cierran. Este es uno de los errores más frecuentes en el uso del lenguaje en las redes sociales; aceptamos que los caracteres son un bien escaso en estas plataformas, pero esto no lo puede llevar a maltratar el lenguaje.

Abrir y cerrar los signos de exclamación e interrogación lo ayudarán a evitar equívocos y facilitará la lectura e interpretación del mensaje.

2. No todas las frases terminan en punto

Los títulos y las firmas no llevan punto final. El título es la oración que encabeza un escrito y la firma es el texto que lo acompaña al finalizar; en ambos casos el punto al final sobra.

La RAE es muy explícita en el apartado 5.1.3. del libro Ortografía de la lengua española: “Nunca se escribe punto tras los títulos y subtítulos de libros, artículos, capítulos, obras de arte, etc., cuando aparecen aislados y son el único texto del renglón”.

3. ¡El punto y coma existe!

No existe un signo de puntuación más subutilizado que el punto y coma. La coma y el punto (cada uno por separado) están siendo sometidos a un abuso exagerado y el punto y coma podría serles de gran ayuda. El punto y coma es una buena alternativa para separar frases cuando los cambios entre ellas no son tajantes; también se puede usar para enumeraciones extensas que tengan conjunciones dentro de ellas.

4. El abuso de las mayúsculas

Evitemos de una vez por todas esa mala maña de usar mayúsculas para todo. El uso de las mayúsculas está regido reglas muy claras y específicas; usarlas para sobresalir o llamar la atención dentro de un texto es un grave error.

5. Cuidado con las unidades de medida

¡Alerta! Todas las unidades de medición tienen una abreviatura estándar; es incorrecto modificarla (y una obligación conocerla). Igualmente es importante entender que dichas unidades no tienen singular o plural.

6. La letra cursiva

La cursiva o bastardilla es un recurso tipográfico que se usa como instrumento para referirse a cosas.

Dentro de los usos correctos de la cursiva están: títulos de libros, títulos de publicaciones, manifestaciones artísticas (canciones, cuadros, esculturas, etc.), películas y programas, nombres científicos, notas musicales, nombres de vehículos, mascotas, apodos, términos extranjeros, entre otros.

7. Los extranjerismos

En algunos casos nos vemos obligados a insertar dentro de nuestros escritos, voces o expresiones en otro idioma. Cuando este sea el caso, la RAE recomienda respetar la ortografía y la gramática de la lengua original y destacarlo entre comillas o en cursiva.

Una sugerencia final: lea en exceso; esa es la mejor forma de perfeccionar su ortografía y ejercitar la gramática. Igualmente, ante la duda, consulte.

Bibliografía

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. Ortografía de la lengua española. 2010. Espasa Libros.

PILAR COMÍN SEBASTIÁN. Ortografía y gramática para dummies. 2013. Grupo Planeta.

El proceso básico de ventas [infografía]

Un proceso de ventas es un protocolo claro de actividades que le permitirá mejorar rápidamente los ratios de conversión de prospectos en clientes.

La mayoría de las empresas no cuentan con un mecanismo estructurado y detallado para entrenar a su equipo comercial, razón por la cual muchas de esas compañías no mejoran sus indicadores de conversión y su eficiencia se ve afectada.

La siguiente infografía presenta un proceso de 7 pasos que pueden implementar los gerentes o directores comerciales de las compañías, tanto en el mundo digital como en el análogo. Vale la pena aclarar que es importante adecuar el proceso al producto o servicio específico que ofrece la empresa y que es necesario documentar dicho protocolo para que sea fácil de aplicar por su equipo de ventas y de enseñar a quienes se integran a él.

Descargue aquí la infografía “el proceso básico de ventas” en formato PDF.

Bibliografía
G. DAVID HUGHES, DARYL MCKEE, CHARLES H. SINGLER. Administración de ventas: un enfoque de orientación profesional. Primera edición. 2000. International Thomson Editores.

5 conceptos básicos que le ayudaran a triunfar en los medios sociales

Escuche 5 reflexiones sencillas que ayudarán a los community managers a desarrollar una mejor actividad en las redes sociales.

En esta entrega de delaossa.tv hablamos de 5 conceptos básicos que usted debe conocer para gestionar correctamente su actividad social y obtener buenos resultados.

Presentación

Visite slideshare para descargar la presentación.

9 consejos para hacer irresistibles los llamados a la acción en un sitio web

Los llamados a la acción son la clave para la optimización de un procesos de conversión. Un llamado a la acción es cualquier enlace o link que lleve al usuario a ejecutar las acciones propuestas en la estrategia digital.

Cualquiera que sea la conversión, esta siempre será una sumatoria de pequeñas acciones. La ejecución de cada una de esas pequeñas acciones dependerá en gran medida de la forma como usted invite a su audiencia a ejecutarlas. Si no hay convicción y seducción a la hora de motivar a la audiencia en cada uno de los pasos de la conversión, el proceso no se inicia o, peor aún, se interrumpe y no se termina.

Muchos profesionales del marketing invierten todos sus esfuerzos y conocimientos en perfeccionar el primer llamado a la acción (el inicio de la persuasión para la conversión), olvidando en muchos casos que los siguientes son igual de importantes (y créanme que es más doloroso tener una alta tasa de deserción a tener una baja tasa de conversión). Guiar a la audiencia durante todo el proceso, con llamados a la acción fuertes, disminuye considerablemente la tasa de deserción durante el proceso de checkout (aclarando que un proceso de checkout no se refiere únicamente a acciones transaccionales o de comercio electrónico).

Un buen llamado a la acción cumple las veces de introducción para el siguiente paso del proceso y, de igual forma, refuerza el deseo en la audiencia de terminar el proceso iniciado.

La planeación de un sitio web debe tener un apartado especial para la selección de los llamados a la acción. Algunas de las tareas que se deben ejecutar son: Encontrar el lugar correcto dentro del layout del sitio web para ubicarlos, hacerlos visibles y atractivos y elegir las palabras que activan el deseo de los visitantes.

Estas son nuestras 9 recomendaciones para hacer que los llamados a la acción en su sitio web sean irresistibles:

1. Diga de forma directa, y sin rodeos, que acción quiere que el visitante realice

Cuando usted ingresa a Facebook o a Twitter por primera vez, notará que lo que ocupa mayor espacio en el sitio web es un formulario de registro. Igualmente cuando ingresa a Google lo primero que encuentra es el cajón de búsquedas. Es claro, ¿no?

2. Hágalo visible. por encima de todo el contenido

Al ingresar a Amazon, verá que el botón “agregar al carrito de compras” siempre está visible (incluso es de color amarillo, color que únicamente se usa en dicho botón).

Evite que el usuario tenga que buscar el llamado a la acción y no lo distraiga en su iniciativa por ejecutar la conversión (ya tendrá tiempo para compartirle contenidos y para interactuar con el).

3. Presente los llamados a la acción en el momento oportuno

Si una persona está leyendo un articulo del blog relacionado con alguno de sus productos, ese es el momento oportuno para venderle dicho producto.

4. Presente rutas diferentes que conduzcan a la misma conversión

No todos los visitantes llegan al sitio web decididos a comprar. Algunos ya tomaron la decisión, pero existen otros que apenas están iniciando el proceso. Crear comparativos de productos o fichas descriptivas de beneficios puede ser un primer paso genial para la conversión.

En términos prácticos es recomendable tener llamados a la acción claros para quienes quieren comprar, pero también para quienes aún no se han decidido.

5. Simplifique

Aunque no lo parezca, la arquitectura de la información es clave en cualquier proceso de conversión.

No estoy diciendo que debe tener poco contenido en su sitio web para que se eleven las tasas de conversión, lo que estoy diciendo es que se debe organizar bien el contenido y descongestionar el sitio web de enlaces que distraigan la atención del usuario para que ellos se enfoquen en el que usted realmente necesita que cliqueen.

Si usted llega con un libro en mente a una biblioteca desordenada, probablemente se quedará con otro libro o se irá para otra biblioteca.

6. No se canse de invitar al usuario a que ejecute la conversión

La verdad no entiendo esa tendencia de limitar los datos de contacto a una página de contáctenos. ¿por qué?

Es como si una persona llega a una tienda, lo asesora un funcionario y cuando quiere hacer una pregunta tiene que ir donde otro funcionario.

El contacto y el inicio de cualquier conversión debería estar presente en todas las páginas del sitio web.

7. De razones para que el usuario haga clic

El “Haga clic aquí” es la forma más torpe de convencer a alguien de que haga clic.

Para que las personas inicien un recorrido debe existir una motivación (y esa motivación debe ser evidente).

Los mejores llamados a la acción son los que invitan a iniciar o a continuar con un proceso, dándole a entender al usuario lo que sucederá cuando haga clic.

8. Preséntelo como un beneficio o una oportunidad para el usuario

Pongo un ejemplo simple de entender: si usted ubica un formulario en su sitio web para que las personas pregunten por un producto o servicio y el botón del formulario dice “enviar”, ¿para quién es el beneficio de enviar el formulario? ¿para usted o para el usuario?

Es simplemente un tema semántico. Si yo envío es para recibir algo a cambio, pero si no es evidente lo que recibiré a cambio, ¿para qué lo envío?

9. Elija el verbo correcto

Existen verbos que no dan la sensación de resolver problemas (antes parece que generaran nuevos problemas). Cuando los llamados a la acción complican, fallamos.

Decirle a las personas “buscar” no es darles una respuesta, es proponerles una tarea. Mientras que “encontrar” si es la respuesta a un problema. Lo que los visitantes necesitan no es “buscar” (hablando del caso del buscador en un sitio web), lo que ellos necesitan es que usted busque para ellos “encontrar”.

Información adicional

Finalmente queremos compartirles algunas características de un enlace para hacer que sea perfecto:

  1. Es visible siempre (y se entiende claramente que es un enlace).
  2. Empieza por un verbo o formula una pregunta.
  3. Su longitud no es importante (lo importante es que motive a cliquearlo).
  4. Resalta beneficios.
  5. Genera urgencia (si no lo cliqueo ya, me pierdo de algo).
  6. Genera curiosidad.

Un enlace sin estrategia aporta poco y confunde mucho.

Bibliografía
DAVID BORONAT y ESTER PALLARÈS. Vender más en internet: persuabilidad o el arte de convertir usuarios en clientes. Primera reimpresión Colombia. Marzo de 2009. Ediciones Gestión 2000.

Manual para community manager: ¿cómo construir un buen texto escrito?

Comunicar correctamente es una de las actividades más complejas en la actualidad. La mayoría de los gestores de comunidades digitales sufren a la hora de hacerlo. Los errores van desde el entendimiento del mensaje que se necesita comunicar, pasando por la selección del medio, el formato y terminando en lo gramatical (selección y uso correcto de las palabras, estructura de las oraciones y desarrollo de las ideas).

Como no soy experto en lingüística, me di a la tarea de investigar cómo se construye un texto escrito para que aprendamos entre todos y lo pongamos en practica para ser más eficientes en la transmisión de mensajes hacia cada una de las comunidades que gestionamos.

¿cómo crear un texto escrito?

Para la construcción de un texto se deben diferenciar tres etapas: la planificación, la composición y la revisión. El buen trabajo en cada una facilitará la correcta ejecución de las otras.

1. La planificación del texto

Es la primera de las tres etapas (el paso previo antes de darle forma al texto). Constituye un momento crítico y clave, pues tiene que ver con el planteamiento y el entendimiento de los objetivos de comunicación propuestos para el texto.

Dentro de la planificación hay una serie de tareas muy importantes que se deben llevar a cabo de forma organizada:

  • Definición de la extensión del texto.
  • Definición del grado de profundidad con que se tratará el tema.
  • Elección de las principales ideas a transmitir.
  • Investigación y profundización de las ideas y conceptos. Consulta de fuentes bibliográfica y selección de información adicional.
  • Definición de tono y el lenguaje (serio, humorístico, cercano, distante, etc.).

Nunca olvide que una buena planificación es aquella que se centra en el destinatario del texto.

2. La composición del texto

Componer un texto significa dar forma material a las ideas que han surgido durante el proceso de planeación.

Es un proceso progresivo y de mejoramiento continuo. Debe permitir la posibilidad del surgimiento de nuevas ideas para insertarlas en el texto (siendo fiel y sin desviarse de los objetivos propuestos en la planificación).

Según los expertos, es una buena idea pensar que un texto es como una «matrioska». Pues en esencia, un texto es una caja que contiene cajas mas pequeñas y estas a su vez otras más pequeñas (las cajas ordenadas de mayor a menor: párrafos, oraciones, palabras).

Las tareas más importantes que se deben desarrollar durante la composición son:

  • Ordenamiento y priorización de las ideas a transmitir.
  • Búsqueda y selección de herramientas de apoyo para la transmisión del mensaje (contenido multimedia, fuentes enlazables, etc.).
  • Ordenamiento adecuado de los complementos usados en el texto.
  • Diseño de las transiciones entre cada una de las ideas a transmitir.

3. La revisión del texto

Es la última fase del trabajo. No significa que sea el final del trabajo en el texto antes de ser publicado; porque probablemente la revisión obligue una nueva redacción, un replanteamiento o cualquier otra modificación.

Una buena revisión afecta todo. La forma y el fondo del texto. Las principales tareas de un proceso de revisión son:

  • Corregir los errores ortográficos y controlar los signos de puntuación.
  • Verificar un buen uso del vocabulario: Evitando el abuso sobre algunas palabras para darle variedad y precisión al texto y suprimiendo las cacofonías y las expresiones malsonantes.
  • Evaluar la sintaxis: revisión de la longitud de las oraciones, el orden de las frases, el uso y la conjugación de los verbos, la concordancia de los textos, entre otros.
  • Evaluar si se cumple el objetivo de comunicación planteados en la planificación.

Algunos consejos sobre la revisión de un texto:

  • Entienda la revisión como un proceso que afecta todas las etapas (desde la generación de ideas hasta la organización y la propia redacción).
  • Trate siempre de reducir el tamaño del texto (en la actualidad el recurso escaso es el tiempo, por lo tanto debemos ser capaces de comunicar bien con rapidez).
  • Deje que el texto repose antes de entrar al proceso de revisión (una vez terminada la composición del texto, cambie de actividad y dese un tiempo antes de empezar el proceso de revisión).

En definitiva, en el proceso creativo de un texto, el escritor debe estar atento al conjunto y a cada una de sus partes (igualmente al cumplimiento de los objetivos de comunicación).

Bibliografía
INSTITUTO CERVANTES. El libro del español correcto, claves para hablar y escribir bien en español. Tercera edición. Noviembre de 2012. Editorial Espasa.

7 reflexiones que le ayudarán en sus tareas de analítica web

Mientras el mundo análogo sigue estancado en los procesos de medición de resultados (la encuesta, que se usa desde hace 78 años, sigue siendo el mejor método para evaluar un esfuerzo de marketing), el mundo digital sigue evolucionando los procesos de captura de datos y los ejercicios de analítica para mejorar los resultados.

Los avances en la medición digital nos ha permitido acceder a diferentes fuentes de información y de métricas (cualitativos, cuantitativos y competitivos). Igualmente nos ha brindado la capacidad de cruzar muchas variables, de procesar un elevado volumen de datos y de sintetizar indicadores para tomar decisiones de optimización con rapidez y tino.

La sobreoferta de herramientas de medición también ha creado riesgos de confusión, convirtiendo la elección de la o las herramientas adecuadas en una decisión trascendental en las tareas de analítica (porque tener datos no sirve de nada si no se detectan o anticipan tendencias; medir no sirve de nada sino se encuentran respuestas sobre cómo mejorar una presencia digital o cómo conectar con una audiencia específica).

Con la intención de orientarlos y acercarlos al buen ejercicio de la analítica digital quiero compartirles 7 reflexiones que NO se pueden olvidar a la hora de medir y evaluar resultados:

1. Conocer lo que ocurrió es importante, pero más importante es conocer porqué ocurrió

La obsesión de las empresas por tabular y acumular datos termina convirtiéndose en una tarea tediosa para los analistas y que aporta poco valor a los directivos y a la organización. Obtener datos NO es el problema real, el problema es la interpretación y el uso de estos. La analítica no se resume en una tabla sino que se centra en ella para sacar conclusiones y entregar razones. No pierda tiempo construyendo un histórico de variables numéricas, piense mejor en documentar respuestas cualitativas sobre los comportamientos de sus usuarios. NO se quede simplemente con las cifras, trate de encontrar el «porqué» de ellas.

2. NO se atormente por los resultados métricos, aprenda de ellos

Ver la analítica como una herramienta de juicio o como fuente de indicadores de gestión para cada funcionario es minimizar el impacto que esta puede causar al interior de la organización. La analítica es una actividad que le ayudará a perfeccionar su accionar y que enriquecerá el relacionamiento con cada una de sus audiencias. Gracias a la analítica usted se podrá enfocar en las causas y las tareas necesarias para que sus resultados mejoren.

3. NO se deje confundir por el exceso de datos

Una de las tareas más importantes en la analítica es la selección de las métricas verdaderamente importantes para conseguir un objetivo. Siempre encontrará diferentes formas de medir y evaluar un esfuerzo. Será clave formularse las preguntas correctas y encontrar los datos que las responderán. Finalmente, apóyese de gráficas para la visualización de esas métricas y busque lo que hace que los resultados mejoren.

4. Haga un análisis de fuentes de tráfico

Revise con periodicidad de donde están llegando sus visitantes y que le está aportando cada una de las fuentes al cumplimiento de sus objetivos. Igualmente detecte cual es la principal pagina de entrada de cada fuente de tráfico para poder optimizarla y hacerla coherente con los resultados esperados. Igualmente es clave monitorizar la tasa de conversión de cada una de las fuentes para trabajarla de forma individual.

5. Analice cómo se están consumiendo los menús de su sitio y optimícelos

Los menús de un sitio web deben estar alineados con los intereses de navegación de su audiencia. Aprenda del comportamiento de sus visitantes y entrégueles lo que necesitan de la manera más simple y rápida posible. Trate de tener en el menú las rutas de navegación de mayor uso y los contenidos o funcionalidades de más consumo.

6. Encuentre cuál es la página en la que más abandonan los visitantes su sitio y optimícela

Evitar que el visitante abandone su sitio web debe ser su obsesión. Elevar los niveles de consumo de contenidos es posible si utilizamos los llamados a la acción apropiados en cada una de las páginas del sitio web (y los reforzamos vehementemente en las páginas con mayor tasa de abandono).

7. Olvídese de obtener muchos visitantes y enfóquese en obtener muchos visitantes de calidad

Los datos de cantidad aportan poco para el análisis. Saber cuanto lo visitan da pocas pistas de mejoramiento y optimización, mientras que los análisis de calidad del tráfico le permitirán modificar sus acciones de marketing digital para ser más eficiente (conocer cuántos de los que lo visitan ejecutan una acción dentro de su sitio web que lo acerque al cumplimiento de un objetivo).

Las 3 etapas del marketing en la construcción de un proyecto

Con más frecuencia de la que nos gustaría, encontramos personas que trabajan en marketing que todavía confunden una estrategia con una táctica o una táctica con una acción. Es más, todavía existen personas –incluso gerentes– que reducen el accionar de su equipo de marketing a actividades netamente publicitarias o de promoción. Por culpa de este tipo de confusiones, las empresas caen en una obsesión por el “hacer” –regularmente sin tener claro el rumbo–.

Para evitar este tipo de errores, nos proponemos explicar de una forma simple, las 3 etapas en el marketing que debe enfrentar una empresa que construye un proyecto para que obtenga buenos resultados.

Reducir el marketing a la promoción o ,peor aún, limitarlo a la operatividad es ridiculizarlo y cortarle todo su potencial (y por ende minimizar los beneficios que éste puede aportarle a una compañía).

El marketing en sí es una actividad estratégica, que enlaza –e intermedia– el mercado con la empresa. El marketing abarca todo: desde el aporte al área de producción en el diseño y perfeccionamiento de los productos o servicios (nutriéndose de la retroalimentación del mercado), pasando por el cumplimiento de los presupuestos de ventas (acompañando al equipo de ventas en el diseño de estrategias comerciales atractivas) y terminando por elevar la satisfacción del cliente (apoyando en esta tarea al personal de servicio al cliente).

En otras palabras, el marketing es el encargado de engranar el ecosistema empresa-mercado, alineando todas las áreas de la compañía con las necesidades y características de los consumidores.

Dicho lo anterior, aclaremos esas 3 etapas que vive el marketing:

La etapa estratégica

Es el punto de partida del marketing. Los planteamientos estratégicos resumen los deseos y gran parte de la filosofía organizacional. Debe ser enfrentada y resuelta por la alta dirección.

La etapa estratégica se centra en la búsqueda de oportunidades y en el entendimiento del mercado. Será la encargada de dictar los patrones de comportamiento de la empresa frente al mercado y orientará a todos los funcionarios de la organización en todas y cada una de las tareas que desempeñen.

En términos elementales la etapa estratégica responde las preguntas iniciadas con “¿qué?”.

La etapa táctica

Es la encargada de aterrizar los sueños y coordinar los esfuerzos. El ordenamiento de sus acciones compete a los niveles gerenciales de la organización. La etapa táctica es la encargada de conectar la estrategia y la operación.

En términos elementales, la etapa táctica responde las preguntas iniciadas con “¿cómo?”.

La etapa operativa

Su tarea primordial es optimizar, ordenar y proteger los recursos destinados por la organización para la consecución de los objetivos. Esta etapa es responsabilidad exclusivamente del equipo de marketing de las organizaciones. La etapa operativa vive el minuto a minuto de las acciones y retroalimenta a los otros niveles de la empresa.

En términos elementales, la etapa operativa responde las preguntas iniciadas con “¿dónde?, ¿cuáles?, ¿quiénes?, ¿cuándo?, entre otras”.

Síntesis

Para simplificar el método de marketing por etapas en la construcción de un proyecto usted primero piensa en que quiere (estrategia), luego piensa en como cree que puede conseguir eso que quiere (táctica) y finalmente crea cronogramas, asigna recursos, define tareas y asigna responsables (operación).

¿por qué la investigación de mercados es el pilar fundamental de una estrategia digital?

Crear una estrategia digital sin entender su mercado es como buscar un tesoro sin mapa.

Hace algún tiempo tuve una entretenida discusión con algunos empresarios sobre cual era el reto más complejo que vivirían las organizaciones para enfrentar el mundo digital.

La mayoría de ellos centraban su atención en la tecnología, argumentando que para los directivos (quienes habían nacido en otra era) sería realmente difícil entender y apropiarse de muchas de esas nuevas herramientas.

Otros se orientaron hacia los recursos y los presupuestos. Argumentaban que con la gran cantidad de herramientas y de tareas, sería muy complejo para las empresas controlar y optimizar los recursos necesarios para tener buenos resultados en el mundo digital.

Finalmente, habíamos unos pocos que pensábamos que lo realmente complejo sería asimilar la perdida de poder de las organizaciones frente a los clientes o consumidores; y sobre todo la perdida de control sobre los mensajes y la reputación de la marca. El nuevo mundo digital obligaría a las empresas a entender, acercarse y ganarse la confianza y la atención de las audiencias.

Hoy, varios años después de haber vivido aquella discusión, sigo pensando que la clave de cualquier estrategia digital está allí. El entendimiento y la cercanía con la audiencia determina el éxito o fracaso de una empresa en el mundo digital.

Dicho lo anterior, la investigación de mercados asume un papel protagónico dentro del trabajo de marketing en las empresas.

¿Es posible triunfar en el mundo digital sin investigar el mercado o entender la audiencia? Yo pienso que no. Ahora, el proceso puede ser previo o experimental. Yo puedo hacer un estudio juicioso del mercado antes o durante la construcción de la estrategia digital o puedo crear la estrategia e irla optimizando cuando la ejecuto (retroalimentándose con el comportamiento de la audiencia).

Hacerlo previamente requiere más recursos en el corto plazo, pero mejores resultados en el mediano.

¿Para qué se debe investigar?

Nosotros identificamos 4 objetivos específicos que usted le puede entregar a una investigación de mercados.

Cumpliendo alguno de ellos, le dará a su compañía una ventaja competitiva y una fuente abundante de información que le servirá para tomar decisiones que mejorarán la presencia digital:

  1. Para entender a su audiencia objetivo. Sus motivaciones, intereses, expectativas y características. Las clásicas segmentaciones demográficas le dan, hoy, pocos elementos para acercarse a las personas.
  2. Para encontrar necesidades NO satisfechas en su audiencia. Si bien su producto o servicio está orientado a una necesidad especifica, no sobra entender las nuevas necesidades para anticiparse a sus competidores o para agregar beneficios adicionales a sus productos o servicios.
  3. Para aportar información a la empresa direccionada al perfeccionamiento de sus productos y servicios. Conocer el pensamiento de los consumidores frente a sus productos o servicios le ayudará a potenciar los atributos críticos y a ignorar los intrascendentes.
  4. Para detectar los factores claves para que un prospecto se convierta en cliente. Elevar los índices de conversión debe ser una obsesión para cualquier organización con actividad digital, y la mejor forma de hacerlo es entendiendo los racionales de su audiencia a la hora de decidir.

Las empresas pueden perder dinero, pero nunca pueden darse el lujo de perder tiempo.

La investigación de mercados puede hacerle gastar dinero hoy, pero le ahorrará tiempo a la obtención de resultados en el mundo digital.

En el mundo digital ser bueno NO es suficiente.

8 fallas que comenten las empresas en Instagram

Instagram es sin dudas la plataforma de «visual social media» más popular del planeta. Igualmente es una de las aplicaciones sociales de mayor crecimiento en el último año.

Sus cifras no mienten y obligan a las empresas, de forma contundente, a emprender acciones en ella:

  • Abundante generación de contenido: cerca de 40 millones de fotos se publican cada día.
  • Altos niveles de penetración en los jóvenes: el 28% de los usuarios digitales entre 18 y 29 años la utiliza.
  • Altos niveles de interacción: se generan cerca de 1.000 comentarios y 8.500 «me gusta» por segundo.
  • Presencia creciente de las principales empresas: el 59% del Top 100 de marcas de Interbrand tiene presencia activa.
  • Alto involucramiento: el 41% de las marcas con presencia en la plataforma publica al menos una fotografía a la semana.

Sabemos que no llego a esta publicación para encontrar razones del porqué su empresa debe estar en Instagram (aunque no sobra dárselas por si aún no se ha decidido completamente). Su intención seguramente es perfeccionar su actividad en esta plataforma social, por lo tanto procederemos a enunciarle los que, creemos, son los 8 errores más comunes de las empresas que ya participan en ella:

1. Copiar contenido de otras cuentas

El simple hecho de copiar contenido ya es un error (independientemente de si está o no autorizado). Una de las oportunidades que ofrece Instagram es evidenciar el “lifestyle” de las marcas, por lo tanto si su contenido es copiado, usted estará fortaleciendo los valores y el estilo de vida de otro.

2. Dedicarse únicamente a hacer «repost»

En la misma línea del error anterior, nutrirse únicamente de lo que generan sus seguidos es una táctica equivocada. La construcción de contenido original es un pilar fundamental para el éxito de su empresa en Instagram. Si quien genera contenido es otro, ¿qué sentido tendría seguirlo a usted? (los usuarios preferirán a la fuente original de los contenido para tenerlos de primera mano). Ojo, NO estamos diciendo que hacer “repost” esté mal, lo que está mal es hacerlo en exceso.

3. Usar una imagen o video sin tener los derechos necesarios

Esto además de ser un grave error de gestión, es una falla que probablemente le traerá problemas legales. Apropiarse de contenidos sin autorización le podría costar mucho dinero (mucho más del que le costaría crear contenido original).

4. Llenar las publicaciones de hashtags o etiquetas

Este quizás es el más común de los errores.

Las etiquetas tienen un sentido y una funcionalidad específica: categorizar contenidos y permitir un fácil acceso a ellos. Si usted mete todos los archivos en todas las carpetas, ¿qué sentido tiene usar carpetas?.

NO hace falta abusar, use los importantes para sus temáticas.

5. Mencionar muchas personas para conseguir un mayor alcance

Entiendo que la frenética carrera por conseguir seguidores lleva a las personas a cometer errores. Pero entendamos que la carrera no es llegar a mas personas sino llegar a las personas indicadas y estrechar relaciones. Enfóquese en el involucramiento, el alcance será una consecuencia.

6. NO cuidar los tamaños de los textos incluidos en las imágenes o videos

Es una excelente idea preproducir imágenes o videos para publicarlos en Instagram, pero preste mucha atención a los textos incluidos en las imágenes o videos y haga que sean de fácil lectura, nunca olvide que las personas acceden a la plataforma generalmente desde un dispositivo móvil.

7. Ser egocéntrico

Aceptamos que es su cuenta, que usted es quien paga los recursos necesarios para gestionarla y que por ende usted tratará de obtener beneficios de su actividad; pero NO todo puede estar orientado a su marca. Establezca conversaciones con su audiencia a través del contenido, haga visible intereses comunes, entregue valor y obviamente comunique su marca.

8. Utilizar el «follow back» (me sigues y te sigo) como técnica para conseguir audiencia

Repetimos, acumular audiencia NO es el objetivo. Seguir a quien te sigue o seguir a cualquiera para esperar un “follow back”, dejará una mala impresión en sus seguidores. Preocúpese más por el contenido y las relaciones y menos por el número de seguidores.