¿Por qué nadie lee el blog de su marca o empresa?

Discutamos sobre las posibles causas por las cuales un blog corporativo no atrae o retiene a sus lectores.

Un blog es una de las tácticas de atracción más efectivas dentro del marketing digital, porque reúne los elementos sociales y de comunicación que facilitan la conversación, aportan valor y enriquecen la relación entre una audiencia y una organización.

Cuando un negocio gestiona correctamente un blog este le sirve para catapultarlo a la cima, transformándolo en un verdadero líder de su segmento de mercado. Pero, para esto, el blog no puede ser visto como un simple canal de comunicación sino como una herramienta confiable, fácil y entretenida para los clientes; a través de la cual se entrega información útil y complementaría sobre los productos o servicios y se suma en la adquisición de leads. En pocas palabras, un blog aporta autoridad y credibilidad, sirve de canal de comunicación y funciona como mecanismo de atracción y captura de clientes potenciales; nada mal para una única acción digital.

Continuar leyendo

Cuando el contenido aporta, lo demás no importa

Una reflexión crítica sobre la construcción de contenidos orientados a la creación de comunidades digitales que ayuden a generar visibilidad y viralidad para individuos y empresas.

A la hora de construir contenido para una presencia digital, las personas y organizaciones trocan las prioridades: Invierten excesivo tiempo para debatir la forma, el tamaño, la profundidad y el medio de transmisión, mientras el tiempo destinado a lo realmente importante, el mensaje en sí, es pobre y escaso. En la actualidad es cada vez más recurrente toparse con tres preguntas, formuladas por quienes crean contenidos, que deberían ser poco importantes en la estructura de un plan editorial: (1) ¿Cuántas veces se debe publicar en una red social?, (2) ¿Qué tan extenso puede ser el mensaje?, y (3) ¿Cuál es el mejor formato para transmitirlo: texto, imagen o video?.

Quienes analizan a consciencia cómo desarrollar un plan de contenidos atractivo y cautivador para intereses individuales o corporativos son enfáticos en decir que: si el contenido aporta, lo demás no importa.

Las audiencias consumen lo que los atrapa y les interesa sin detenerse a revisar otros detalles. Si se presta atención con detenimiento al comportamiento de quienes consumen contenidos, será evidente la baja relevancia que tiene cada variable frente al valor aportado por la información. Ahora, para el contexto digital, es crítico atender dos aspectos fundamentales que van más allá de lo valioso de un contenido y que son elementales en el establecimiento de una estrategia: el tipo de consumidor y los objetivos de cada mensaje.

Los tipos de consumidor de contenidos

La audiencia objetivo es el punto de partida para la toma de decisiones relativas al formato, profundidad y canal de transmisión. Quienes reciben los contenidos pueden ser clasificados dependiendo del uso que le darán a la información, el grado de interés individual del contenido a consumir y el beneficio personal aportado por dicha información. Los principales tipos de audiencia, los de mayor atención para quienes gestionan contenidos, son:

1. Fanáticos

Son aquellas personas que están dispuestas a absorber cualquier cantidad de información de una temática específica sin restricción alguna en inversión de tiempo. Consumen cada detalle, agradecen lo pormenorizado y valoran el esfuerzo de quien les provee el contenido. Son insaciables, se hacen leales y apoyan cualquier iniciativa del individuo u organización que entregue la información. Si la audiencia principal es de este tipo, la profundidad en los contenidos es una obligación y el formato un reto constante para la creatividad.

2. Necesitados

Son los usuarios que están en la obligación de consumir información de un tema en particular (por lo general por razones profesionales o laborales). Al igual que los fanáticos, el tiempo a invertir no es un verdadero problema para ellos debido a que el beneficio obtenido es lo suficientemente gratificante y remunerador como para cuestionar el costo. Son críticos, valoran la eficiencia y agradecen la optimización del tiempo de consumo. Si este es el tipo de audiencia que se desea atacar, es necesario desarrollar habilidades para ahorrar tiempo de consumo sin sacrificar la profundidad.

3. Curadores

Son un tipo particular de consumidores, cuya misión se enfoca en la recolección y clasificación y no en el consumo. Su función es filtrar el contenido para ofrecerlo a quien le interesa, con el objetivo de ganar reputación frente al consumidor final de la información. La importancia de este tipo de consumidor radica en la gran influencia que tienen en los consumidores finales de la información. Para este tipo de audiencia, la estructura, organización y formato del contenido son una prioridad. El curador necesita ser capaz de cuantificar el valor del contenido con una corta inversión de tiempo.

El objetivo del mensaje

¿Que se busca cuando se entrega información a una audiencia? Esa es la pregunta clave. Quienes construyen contenido deben tener una respuesta clara a esa pregunta, para que la toma de decisiones sea eficiente y acertada. Mientras más complejo sea el objetivo, más profundo debe ser el contenido. No es lo mismo intentar transmitir el día y hora de un evento que explicar los beneficios de un producto o servicio.

Cuantificar la complejidad del objetivo de comunicación es la variable crítica para determinar la extensión, formato y medio necesario para enviar un mensaje a una audiencia.

La estrategia de contenidos

Triunfar en el marketing de contenidos es una tarea sumamente compleja y, como la mayoría de las actividades con alto grado de dificultad, es obligatorio desarrollar un plan para poder solventarlas. La estrategia de contenidos es la encargada de sacar el mayor de los provechos a las historias y conocimientos de una empresa o individuo, enmarcándose en un grupo de temáticas afines con el sector en el que se desenvuelve.

Una estrategia de contenido no debe ser vista como una sumatoria de plantillas a rellenar o un conjunto de reglas universales que se deben seguir al pie de la letra. Un plan de contenidos es una estrategia individual y única, hecha a la medida de la necesidad; con un orden, unas normas y una lógica particular para cada objetivo.

Cada individuo o empresa es única, por ende su plan de contenidos debe serlo. La estrategia debe partir de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuales son las características de las personas que conformarán la comunidad?
  • ¿Cuales son los intereses de la comunidad construida?
  • ¿Cuales son las temáticas más coherentes, y en que grado, con los intereses de la comunidad construida?
  • ¿Como construir valor asociado a las temáticas coherentes con los intereses de la comunicad construida?

Con lo anterior claro, los aparentes problemas asociados al contenido —planteados en las tres preguntas iniciales en este post— son insignificantes. El formato, la profundidad y el medio o plataforma elegido para la transmisión de un mensaje deberá estar dominado por el objetivo y el tipo de audiencia y la creación de valor.

5 recomendaciones que cambiarán su vida como bloguero

Discutamos las recomendaciones más importantes que puede recibir una persona o empresa que quiere crear un blog como mecanismo para la construcción de marca y la generación de interacción con una audiencia.

Si existe algo apasionante en el mundo digital son los blogs. Constantemente insistimos —a las personas y empresas— que un blog bien gestionado es un excelente punto de partida para una estrategia en medios sociales y para una táctica que busque mejorar el involucramiento con las audiencias. Los blogs ofrecen una plataforma fácil para publicar y administrar periódicamente contenidos, para recibir comentarios y retroalimentación de los lectores y para conseguir visibilidad y viralidad en nichos y escenarios digitales.

Crear un blog y participar de la blogosfera es una actividad que suma a la intención de aportar contenidos valiosos, construir comunicaciones abiertas y transparentes y consolidar comunidades. Gestionar un blog, por lo tanto, es una obligación hoy para las marcas, productos y servicios.

Con frecuencia nos preguntan cuáles son las claves para tener éxito en un blog y —con la misma periodicidad— recalcamos que lograrlo es más simple de lo que se cree. Lo primero es sacudirse de la obsesión por el tráfico, la preocupación por lograr una buena posición en los buscadores y el empeño por masificar las publicaciones. No queremos con esto restarle importancia a esas 3 tareas (estamos de acuerdo en que son críticas), lo que intentamos es aclarar y ojalá hacer entender que son una consecuencia y no un objetivo prioritario.

Dicho esto, compartimos los que a nuestro juicio son los 5 consejos prioritarios para las marcas o personas que estén decididas a crear y desarrollar una estrategia de marketing en blogs:

1. Consistencia en la frecuencia de publicación

El principal problema de quienes crean un blog es la falta de continuidad en la frecuencia de publicación. En este tema no existe una regla de oro, ni mucho menos un estándar. El objetivo elemental es publicar la mayor cantidad de contenido de valor posible (una buena gestión comienza por imponerse metas alcanzables en la generación de contenidos). Concéntrese en proteger la frecuencia, la cual no debe ser rigurosa en la periodicidad de los contenidos sino en los límites para los tiempos de ausencia. Es decir, más importante que establecer la periodicidad, fije un tiempo de ausencia máximo (no pueden pasar más de «X» días sin publicar). La frecuencia rigurosa desgasta a los editores, permita que la administración del blog mantenga algo de creatividad y sorpresa (el blog debe ser un ejercicio de conversación natural, sin presiones).

2. El lenguaje y la forma son claves

Escribir es un ejercicio mucho más complejo que leer; eso es una obviedad. La lectura es una actividad desprevenida de consumo de información y la escritura una tarea consciente de construcción y transmisión de ideas. Aunque son labores diferentes, son complementarias. Para escribir hay que pensar en quien lee (no hacerlo es un error monumental). Cuando construya contenido para publicarlo en un blog, los lectores deben ser la obsesión. Es por esto que la presentación y el lenguaje de los contenidos son tan importantes como la información misma. Cuidar cada detalle y facilitar la asimilación del mensaje —apoyándose en un lenguaje simple y enriquecido por la forma— hará el blog atractivo, entretenido y cautivador.

3. Oportunidad y coherencia de los contenidos

La creación y publicación de contenidos necesita una visión estratégica y un olfato bien afinado para elegir cuando y sobre qué publicar. Mantener un hilo conductor y crear contenidos enmarcados en un eje temático son exigencias de un blog. No queremos decir con esto que usted debe encasillarse en una temática sino que debe evitar dar saltos irracionales entre temáticas disímiles (aclarando que en un blog personal este tipo de comportamientos puede ser aceptable, pero en un blog corporativo se requiere mantener una consistencia en la comunicación).

4. Buena categorización y organización lógica de la información

Elegir el eje temático, subdividirlo y darle una arquitectura de información lógica es una etapa crítica en la creación de un blog. Desde la primera publicación, los visitantes deben asimilar la forma como están organizados los contenidos (la navegación a través de ellos, el consumo y la búsqueda deben ser procesos simples y consistentes). Son muchas las visitas y los clics que se pierden por una arquitectura de la información confusa e incoherente. Categorice, clasifique y etiquete los contenidos con mucha lógica y haga que esto sea evidente para los usuarios.

5. Mida

Aprenda y evalúe los resultados de las publicaciones para replantear el plan editorial. Identifique las temáticas atractivas, reconozca las principales fuentes de tráfico y el comportamiento de los lectores dentro del blog (no se limite a las métricas elementales). Construya indicadores y objetivos específicos. Las dos competencias que un bloguero debe desarrollar con mayor ahínco son: habilidad para crear contenido original y apropiación e interiorización de la herramienta de analítica.

Cómo construir contenido de calidad para los motores de búsqueda

Conozca las claves y errores más comunes cuando se construye contenido con la intención de atraer la atención de los buscadores.

Google es —quizás— la compañía digital más inquieta del mundo y sin temor a equivocarme es el jugador cuyas decisiones afectan a más personas y empresas; cualquier cambio en un producto o servicio del gigante tecnológico deja ganadores y perdedores. Y cuando nos referimos al algoritmo de su buscador, cada actualización trae consigo sancionados y beneficiados.

Panda (en febrero de 2011), Penguin (en abril de 2012) y Hummingbird (en septiembre de 2013) son los nombres de las últimas 3 actualizaciones importantes del algoritmo de búsqueda de Google. En cada una de ellas, Google, intentó sacar el mal contenido y hacer más relevantes las páginas de resultados. El objetivo de Google siempre ha sido reducir la visibilidad de las páginas de bajo valor y darle mayor relevancia a quienes se esfuerzan por crear contenido valioso (buscando así estimular a los pequeños a trabajar con decisión para competir contra los grandes). Google constantemente vive una guerra fría con quienes viven de la optimización y ataca con dureza a los que utilizan técnicas fraudulentas y sobreoptimizan los sitios para ganar posiciones en las páginas de resultados. Todo esto con el fin de mejorar la experiencia del usuario.

¿Qué es contenido de calidad para Google?

Un contenido de calidad, para Google, es aquel que tiene las siguientes características:

  • Genera una buena experiencia: Una experiencia negativa se produce cuando el contenido es poco atractivo y no entrega valor a quien lo consume.
  • Es profundo: Los contenidos cortos según Google ofrecen poca información al consumidor, es por esto que el buscador prioriza a quienes crean contenido abundante y enriquecido.
  • Es original: Esos contenido duplicados que se encuentra varias veces en un mismo sitio web o que se encuentra exactamente igual en dos sitios web diferentes son de baja calidad para Google (el buscador siempre dará prioridad a quien lo publico primero).
  • No está relleno de palabras claves: El contenido que cae en la trampa del keyword stuffing (aumentar en exceso la aparición de una palabra clave dentro de un texto) es mal visto por el buscador.
  • No se añeja: Cuando hablamos de contenido añejo no nos referimos al que lleva mucho tiempo publicado y que aún sigue aportando, sino al que ya esta desactualizado y genera confusión en los usuarios.

¿Cómo mejorar la calidad de los contenidos para Google?

1. Enriqueciendo los contenidos

En la forma y en el fondo. Tómese su tiempo para investigar las necesidades de su audiencia antes de definir los contenidos que debe crear; entienda el código de lenguaje que debe usar para redactar en los términos que ellos usarán para buscar; estructure con claridad los títulos, subtítulos, párrafos y oraciones; sea ágil en la comunicación, pero extenso en la información; apóyese y publique fuentes adicionales de información (vía enlaces); proporcione ejemplos que ayuden al lector a comprender con mayor facilidad; y finalmente, agregue material multimedia de soporte.

No sobra recomendar una prueba de lectura que lo ayude a validar el correcto uso del lenguaje y la transmisión acertada del mensaje (aunque usted no lo crea, las faltas de ortografía y los errores gramaticales pueden hacerle daño en la optimización para motores de búsqueda)

2. Mantener sus contenidos actualizados

Abordar las tendencias del momento lo ayudará a mantenerse en la boca de su audiencia y a ser oportuno y visible; pero igualmente vivir el tema del momento lo obligará a hacer limpiezas periódicas de contenidos desactualizados. Es recomendable retirar el contenido irrelevante o inútil del sitio web (por ejemplo, estudios o investigaciones antiguas que contienen información obsoleta). Si se necesita tener esta información visible, trate de restarle autoridad reduciendo el numero de enlaces hacia ella.

3. Crear contenido que no pierda vigencia

El contenido “no perecedero”, ese que nunca caduca y que se mantiene fresco debe ser su obsesión. Las publicaciones siempre actuales son una magnifica arma para su estrategia de contenidos, ya que ofrecen un enfoque atemporal que evita que se vuelvan obsoletos. Algunos ejemplos de contenido perenne: tutoriales, glosarios, preguntas frecuentes, entre otros.

4. Controlar la densidad de las palabras claves

Su densidad de palabras clave puede apoyar o destruir sus posibilidades frente a Google (y frente a su audiencia). La densidad de las palabras claves es la relación existente entre el número de veces que una palabra clave se utiliza contra la cantidad total de palabras del texto. Encontrar el equilibrio es complejo —no hay una formula comprobada y definitiva— pero un rango seguro es entre el 2% y 4% (independiente de las matemáticas es recomendable crear su contenido con un tono natural; forzar la aparición de la palabra clave por el simple hecho de elevar su densidad es un grave error).

5. El plagio es el peor error

Encontrar la inspiración en diversas fuentes es una buena idea, pero copiar y pegar las palabras es un desacierto garrafal. Si existe alguien a quien no se puede engañar en temas de plagio es a Google (los bots recorren, indexan y comparan TODO lo que se publica en internet; por lo tanto, si algo ya se ha publicado Google ya lo tiene indexado y cuando se vuelva a encontrar con el contenido lo catalogará como copia y marcará el dominio que lo alojó). Sobra decir que no es una buena estrategia tomar contenidos de otros sitios web y publicarlos en el suyo, aún citando la fuente; es mejor enlazarlos.

6. Profundizar

Si está buscando impresionar a Google de verdad, el camino es la profundización. Los contenido de formato largo le dan mucha autoridad a su sitio web y tienen una relación directa con el rendimiento de la página en los resultados del buscador. ¿Qué es un contenido de formato largo? aquel que se acerca a las 2000 palabras.

7. Consistencia de temáticas

Todos los sitios web parten de un tema original y lo desglosan en la mayor cantidad de subtemas posibles; salirse de allí podría ser una mala idea. Este tipo de equivocaciones se cometen cuando los que gestionan el sitio web no cuentan con una estrategia de contenidos y un calendario editorial detallado.

Bibliografía

McCOY, Julia. 10 Ways to Beat The Panda and Penguin In Your Content Strategy. Diciembre de 2014. Search Engine Journal.

5 SEO Strategies That Will Still Work in 2015. Diciembre de 2014. Search Engine Watch.

Lección y taller gramatical para community managers: el sustantivo y el adjetivo

El dominio del español como fundamento para mejorar la comunicación y la interacción en la estrategia digital y social de las empresas.

Muchos cuestionan la importancia de estudiar la gramática y la ortografía; argumentando que el corrector ortográfico, los diccionarios en línea y las revisiones gramaticales de los procesadores de texto son capaces de enmendar los errores y hacer el «trabajo sucio» para que los escritos sean impecables. Abiertamente me declaro en desacuerdo con esa postura, y la oposición se acentúa cuando me hablan de las personas que ejecutan las tareas digitales en las empresas. No quiero posar de experto en Español —no lo soy— simplemente quiero motivar para que estudiemos la lengua y compartamos conocimientos.

El conocimiento y buen uso del idioma —cualquiera que sea este— es prioritario para un gestor de comunidades. La comunicación y expresión escrita dependen de la capacidad para transmitir correctamente un mensaje; aquí entra en juego la gramática y la ortografía (dos piezas claves en la formación de un community manager). Debido a esto —desde hace algún tiempo— vengo creando publicaciones orientadas al estudio y práctica del español para ejercitar las competencias en el uso del idioma. Hoy hablaremos de los sustantivos y los adjetivos, sus características, usos y particularidades:

¿Por qué es importante para un community manager estudiar el idioma?

1. Porque facilita la legibilidad

Un gestor de comunidades escribe a diario; esa es —probablemente— la tarea más recurrente de quienes administran la presencia social de las organizaciones. El dominio de la gramática y la ortografía permitirá que la escritura sea fluida y legible para los receptores.

2. Porque optimiza la comunicación

La comunicación se fundamenta en el correcto uso del idioma, ya lo dijimos al inicio. Los community manager necesitan crear comunicaciones efectivas que blinden a la empresa de un malentendido (con la gramática se elimina la ambigüedad). La elocuencia, saber puntuar y usar bien los acento son un ventaja competitiva para quien administra una actividad social.

3. Porque enriquece los mensajes

Profundizar en el vocabulario facilita la selección de palabras a la hora de transmitir mensajes o de interactuar. Elegir buenas palabras es clave para transformar un mensaje aburrido en uno poderoso (las connotaciones y denotaciones específicas de las palabras influyen mucho en la perspectiva del lector). Un gestor de comunidades debe dominar el significado de las palabras y el sentimiento que cada una produce en su audiencia (nunca pierda de vista que se pueden herir susceptibilidades con una mala escogencia de palabras).

El sustantivo

El trabajo de un sustantivo es nombrar. Todas las personas, animales y cosas —materiales o inmateriales— tienen nombre; y cada uno de esos nombres son sustantivos.

En el español, existen 3 tipos de sustantivos: abstractos, comunes y propios. Los sustantivos abstractos se refieren a cosas inmateriales como: sabiduría, limpieza, aventura o amistad. Los sustantivos comunes nombran a todas las personas, animales o cosas de la misma especie sin particularizar; por ejemplo: hombre, perro, océano o edificio. Los sustantivos propios distinguen a cada individuo de los demás de una misma clase, especie o género; por ejemplo: Amazonas, Antonio, Mar Caribe o Edificio Coltejer (en español, los sustantivos propios, se deben escribir con mayúscula inicial).

Adicionalmente, los sustantivos tienen dos características básicas: el género y el número. Todos los sustantivos de la lengua española tienen género y número, pero no todos pueden cambiar de género o de número. El género se refiere a si una persona, animal o cosa es masculina, femenina o neutra y el número aclara si se habla de una o más de una persona, animal o cosa.

El adjetivo

Es frecuente que los sustantivos no sean suficiente para nombrar correctamente algo, en estas circunstancias aparecen los adjetivos, que se encargan de afinar el nombrado. El adjetivo —por definición— es la parte variable de la oración que acompaña el sustantivo y que expresa una particularidad del mismo.

El adjetivo expresa características concretas o abstractas del sustantivo para calificarlo, matizarlo, numerarlo, señalarlo o distinguirlo. En la gramática del español existen 3 tipos de adjetivos: calificativo, de relación o pertenencia y determinativo. El adjetivo calificativo expresa alguna cualidad del sustantivo que acompaña; por ejemplo: carro rojo, edificio alto, agua fría o mujer elegante (carro, edificio, agua y mujer son sustantivos y rojo, alto, fría y elegante son adjetivos calificativos). El adjetivo de relación o pertenencia aclara con que tiene que ver algo (expresan una relación entre el adjetivo y el sustantivo al que se refiere); por ejemplo: el nervio auditivo (auditivo es un adjetivo de relación). Los adjetivos determinativos establecen alguna circunstancia del sustantivo al que acompañan, pero simplemente delimitan, no entregan ninguna cualidad; por ejemplo: esos colores, mis amigos, alguna carretera o la segunda persona (colores, amigos, carretera y persona son sustantivos y esos, mis, alguna y segunda son adjetivos determinativos).

El grado de los adjetivos

Al igual que los sustantivos, los adjetivos tienen género y número, pero adicionalmente tienen grado. El género y el número del adjetivo estará determinado por el sustantivo, por ejemplo: los carros azules (sustantivo en plural se debe acompañar de un adjetivo en plural) y una casa bonita (el sustantivo femenino se debe calificar con un adjetivo en femenino). Por su parte, el grado se usa cuando el adjetivo solo no es capaz de expresar bien el mensaje.

Existen 3 grados para los adjetivos: positivo, comparativo y superlativo. El grado positivo denota la cualidad del sustantivo en su grado más simple, sin expresar ningún tipo de graduación o comparación. El grado comparativo indica la cualidad del sustantivo comparada con otro; existen 3 tipos de comparación: de superioridad, de inferioridad y de igualdad; por ejemplo: Estos edificios son más altos que aquellos, este barco es menos rápido que el otro y María es tan bonita como Ana (en la primera frase «más altos que» es un adjetivo en grado comparativo de superioridad, en la segunda «menos rápido que» es un adjetivo en grado comparativo de inferioridad y en la tercera «tan bonita como» es un adjetivo en grado comparativo de igualdad). El grado superlativo expresa la cualidad del sustantivo en el grado más alto, por ejemplo: Estos árboles son los más altos o estos árboles son altísimos.

Taller sobre el uso de sustantivos y adjetivos

Queremos cerrar esta corta lección con un taller que ayudará a reforzar e interiorizar los conceptos que acabamos de estudiar sobre los sustantivos y los adjetivos y que ejemplificarán algunas normas básicas de redacción:

1. Diferenciar sustantivos y adjetivos.

Clasifique las siguientes palabras como sustantivos o adjetivos: Pájaro, discreta, enorme, vacaciones, pobre, humildad, caos, terrenal, colombiano, triple, análisis, bueno, heroína, rebaño, naranja, fácil, ministro y pésimo.

Solución

Las palabras que son sustantivos: Pájaro (sustantivo común), vacaciones (sustantivo abstracto que solo admite la forma plural), humildad (sustantivo abstracto que solo se usa en singular), caos (sustantivo abstracto que solo admite la forma singular), análisis (sustantivo abstracto que es invariable en singular y plural), heroína (sustantivo común), rebaño (sustantivo común que se refiere a un colectivo), naranja (sustantivo común, el adjetivo es «naranjado») y ministro (sustantivo común individual).

Los adjetivos son: Discreta (adjetivo calificativo), enorme (adjetivo calificativo), pobre (adjetivo calificativo), terrenal (adjetivo de pertenencia), colombiano (adjetivo de pertenencia), triple (adjetivo determinativo), bueno (adjetivo calificativo), fácil (adjetivo calificativo) y pésimo (adjetivo calificativo).

2. Uso de sustantivos y adjetivos en contextos.

Identifique los sustantivos y los adjetivos en las siguientes oraciones y valide si son correctas o incorrectas revisando su gramática y ortografía:

  • Pedro sube las eternas escaleras de su casa.
  • Una Caja de galletas es un excelente regalo.
Solución

1. Pedro, escaleras y casa son sustantivos (el primero propio y el segundo y tercero comunes). Eternas y su son adjetivos (el primero calificativo y el segundo determinativo). La frase es correcta.

2. Caja, galletas y regalo son sustantivos. Excelente es un adjetivo. La frase es incorrecta porque usa mayúscula inicial para un sustantivo común (caja).

3. Frases correctamente expresadas.

Evalúe las siguientes frases y determine si son correctas o incorrectas:

  • Aquí fue que se extraviaron los excursionistas.
  • Veintiún personas visitaron el lugar.
  • Un hombre con pantalón y chaqueta negros.
Solución

1. La frase es incorrecta porque tiene un error de concordancia. La frase correcta es: Aquí fue donde se extraviaron los excursionistas.

2. La frase es incorrecta porque no mantiene la concordancia de genero entre el sustantivo «personas» y el adjetivo «veintiún». La frase correcta es: Veintiuna personas visitaron el lugar.

3. La frase es correcta. Cuando se tiene un único adjetivo para dos sustantivos de diferente género el adjetivo se usa en masculino.

Esta es una pequeña inmersión que esperamos que usted, como community manager, complemente y lo motive a estudiar profundamente el idioma para mejorar la legibilidad de sus escritos, la comunicación de sus mensajes y la riqueza de sus palabras.

Bibliografía

THOMPSON; Elizabeth. Razones generales de por qué la gramática es importante para el uso diario. eHow en Español.

COMÍN SEBASTIÁN, Pilar. Ortografía y gramática para dummies. Barcelona, 2013. Grupo Planeta.

MARTÍN VIVALDI, Gonzalo. Curso de redacción: Teoría y práctica de la composición del estilo. 33a Edición. España, 2018. Paraninfo.

10 recomendaciones para perfeccionar su estrategia de contenidos

Vivimos en un mundo sobrecomunicado, con exceso de información y deficit de tiempo; un mundo en el que atraer la atención es cada vez más complejo para las empresas.

Las organizaciones, independientemente del tipo de audiencias que enfrenten, están entendiendo la importancia de los contenidos en la atracción de la atención; y es que el contenido se transformó en el mejor mecanismo para abrir puertas y enriquecer las relaciones con los clientes.

La capacidad de crear, estructurar y distribuir el contenido es lo que está definiendo el éxito de las compañías en el actual ecosistema digital. Esto producto de que las nuevas tecnologías y el nuevo marketing convirtieron las marcas en pequeños medios de comunicación que deben competir por la atención y que, con un limitado número de plataformas y recursos, deben usar el contenido como su principal motor para lograr visibilidad.

La importancia del contenido está obligando a los directivos a destinar recursos y tiempo: recursos para construir o potenciar las habilidades internas de generación, y tiempo para diseñar estrategias y tácticas que optimicen los resultados.

¿Cómo construir una estrategia de contenidos?

Aunque gran parte del peso lo termina asumiendo el calendario editorial, la estrategia de contenidos va mucho más allá de un simple plan operativo. La planeación de la estrategia de contenidos es una tarea compleja que requiere mucha atención y un método. El paso a paso que recomendamos, para la elaboración de la estrategia, es el siguiente:

1. Conocer con detalle la audiencia. Se requiere identificar el perfil sicográfico de las personas que consumirán los contenidos; cómo, cuando y donde lo harán. Reconocer sus intereses y motivaciones acortará el camino, evitará el desperdicio de esfuerzos y mejorará los resultados.

2. Escuchar. Una vez conozca su interlocutor objetivo centre su atención en oírlo antes de empezar a hablarle. Destine gran parte del tiempo en las etapas iniciales de la construcción de la estrategia de contenidos a escuchar con atención (mientras más escuche más acertados serán sus contenidos).

3. Identificar los ciclos de su audiencia. Reconocer los momentos y lugares correctos en los que su cliente toma las decisiones de compra o usa sus productos o servicios le ayudará a elegir las horas de publicación, tipos de contenido y medios o plataformas idóneas.

4. Creación del calendario editorial. La línea editorial le servirá para identificar, clasificar y distribuir los contenidos que debe construir. Es importante que vea el calendario como una historia completa transmitida por partes, NUNCA como un grupo de mensajes independientes. Tener un guión editorial garantizará el flujo constante de contenidos oportunos y frescos entre la marca y sus audiencias.

5. El proceso creativo. La creación y construcción de los contenidos son el proceso difícil para las organizaciones; pero si se sigue este paso a paso de construcción de la estrategia de contenidos esta fase se hace más simple (aclarando que el proceso creativo de creación de contenidos siempre tendrá un componente alto de talento, habilidad y capacidad).

6. Optimizar su contenidos. Después de tener los contenidos en bruto es necesario adaptarlos y perfeccionarlos. Amolde los contenidos a los objetivos de negocio, aplique en ellos el lenguaje nativo de cada plataforma y revise su forma para evitar errores.

7. Medir los resultados. Si no se mide no se aprende. Evaluar los resultados de sus esfuerzos de contenido le permitirá corregir y mejorar el trabajo realizado en los 6 pasos previos.

Su estrategia de contenidos NO se debe convertir un documento inquebrantable para seguir al pie de la letra, es un guión que entrega la estructura y genera disciplina para sus iniciativas de marketing orientadas y ejecutadas a partir de contenidos. Debe ser visto como una herramienta que facilitará los procesos creativos y que ordenará su comportamiento en el mundo digital (NUNCA se debe convertir en un limitante para su actividad).

10 buenas prácticas para mejorar su estrategia de contenidos

1. Equilibro entre valor y marketing. Es necesario buscar y establecer un equilibro entre el contenido que le interesa a su audiencia y sus objetivos de negocio. Centrarse en uno de los dos afectará sus resultados: si se enfoca en dar valor obtendrá seguidores muy fieles e interesados pero malos resultados de marketing para su compañía y en el caso contrario probablemente no captará la atención de una audiencia significativa.

2. Siempre tendrá una nueva oportunidad para profundizar. Es normal que las empresas tengan la mala costumbre de tratar de decir todo en una sola comunicación (esto se debe a las viejas limitaciones análogas para transmitir mensajes). En la actualidad NO es necesario transmitir todo en una sola publicación; piense y recuerde que en el futuro tendrá una nueva oportunidad para profundizar en los contenidos.

3. No use todos los canales para comunicar todo de la misma forma. Este tipo de comportamientos también es producido por las secuelas del mundo análogo y del viejo marketing que invitaba a decir lo mismo en todos los canales (el alcance era difícil de lograr). En la nueva era del marketing es más eficiente adecuar y distribuir los mensajes dependiendo de las plataformas. NO diga lo mismo, y de la misma forma, en todas sus presencias; construya historias y haga que se crucen y complementen desde diferentes escenarios.

4. Varíe sus formatos de contenido. Lo fácil es escribir y publicar; lo difícil es escribir, enriquecer el formato y publicar. NO todos los contenidos deben entregarse en texto. NO es igual explicar algo en un video a hacerlo en texto, NO es lo mismo mostrar cifras en una infografía que hacerlo en texto. El formato es inherente al contenido; cuando tenga el contenido listo para publicar pregúntese: ¿cuál es el mejor formato para hacerlo?.

5. Entregue bocados digeribles. El tamaño afecta el consumo y el consumo es el fin primordial de cualquier contenido. Usted NO está llenando un álbum, el objetivo siempre debe ser la transmisión del mensaje y para esto es necesario entender el momento y luego definir el tamaño del contenido que contendrá ese mensaje. No debe ser igual el tamaño del contenido que se entrega en un horario laboral al que se entrega al final del día o los fines de semana.

6. Transmitir historias, no mensajes. Como lo planteamos en el método de construcción de la estrategia de contenidos, su plan debe ser visto como una gran historia contada por etapas. Es necesario que se mantenga un hilo conductor, que los contenidos se complementen y se usen constantemente para reforzar ideas.

7. Establecer un lenguaje. Crear una experiencia de marca que sea identificable sin la aparición de un logotipo debe ser su obsesión en la construcción de contenidos. Es necesario que las personas conozcan el origen de los contenidos aún sin la firma de su creador (usted reconoce los grandes artistas sin necesidad de una firma). Si la única forma de diferenciarse es su logotipo, hay algo que esta fallando en la estructuración de la personalidad y apariencia de su mensaje.

8. Usted no tiene que crear todo desde cero. La curaduría de contenidos le ayuda a recortar el proceso de creación. Crear siempre contenido original es un arma muy poderosa, pero también se puede transformar en un consumo innecesario de recursos. Encuentre la mezcla perfecta de contenido original y de terceros para hacer su línea editorial rica en contenidos y optima en consumo de recursos.

9. Compare los contenidos. Analice cuales de sus contenidos son los más populares en contra de los que no lo son y aprenda de los matices leves que su audiencia aprecia. No se transforme en una máquina de contenidos sino en un experto creador de contenidos atractivos para su audiencia especifica.

10. Lo visual es el camino correcto. Esta comprobado que el contenido multimedia consigue mejores niveles de exposición y conservación frente a las audiencias. La narración visual debe ser un elemento imprescindible hoy para las marcas.

La arquitectura de la información, el primer pilar de la experiencia de usuario

La experiencia de usuario (UX, por su sigla en inglés) es una de las actividades digitales que mayor atención recibe en la actualidad. Esto se debe a la alta proliferación de dispositivos y a que las empresas están entendiendo que luchar únicamente en el campo de la atracción de nuevos usuarios, sin preocuparse por la retención, atenta contra sus resultados (atraer sin retener es costoso e ineficiente).

¿Qué es la experiencia de usuario? Existen dos ángulos para entenderla: desde la estrategia y desde la analítica. En el primer caso, el estratégico, es la planeación, diseño y seguimiento de los factores y elementos relativos a la interacción de las personas con los productos o servicios a través de los dispositivos; y en el segundo, el analítico, es la revisión y el análisis de la percepción, positiva o negativa, de las personas cuando interactúan con productos o servicios a través de los dispositivo. En pocas palabras, la experiencia de usuario es la actividad digital que sirve para planear y analizar la interacción entre humanos y aparatos.

La experiencia de usuario, en el caso digital, depende de la arquitectura de la información, la usabilidad, la accesibilidad y el diseño de la interacción. Las cuatro áreas de trabajo son igual de importantes y correlacionadas para la experiencia de usuario, tanto que el trabajo que se realice en una se reflejará en la otra (una buena arquitectura de la información aportará en la usabilidad y así sucesivamente).

Ahora bien, un buen punto de partida en el trabajo sobre la experiencia de usuario es la arquitectura de la información.

¿Qué es la arquitectura de información?

La arquitectura de la Información (AI) es un proceso de análisis e investigación que busca organizar, estructurar y clasificar información para que sea fácilmente encontrada, usada y comprendida por quien la necesita. Es decir, el arquitecto de la información es la persona que se encarga de que los usuarios entiendan con facilidad y rapidez la organización y ubicación de los contenidos dentro del sitio web.

Empezó a usarse en el contexto digital en 1959 por la empresa IBM, pero fue en 1975 que Richard Saul Wurman (fundador de TED talks) usó por primera vez el término “Arquitectura de la información” en su libro “Information Arquitects”; sin embargo, solo hasta 1998, Louis Rosenfeld y Peter Morville, publicaron “Information architecture for the world wide web” (el llamado “Libro del oso polar”) en el que adoptaron el término al ámbito del diseño de sitios web.

¿Cuales son los objetivos de la arquitectura de información?

Su principal objetivo es facilitar la comprensión y asimilación de la información y las tareas que ejecutan los usuarios en un espacio de información definido; adicionalmente, la arquitectura de la información busca:

  • Poner la información a disposición del usuario de una manera clara, relevante y significativa (hacer comprensible lo complejo).
  • Reducir las tasas de insatisfacción del usuario causada por no encontrar lo que busca o necesita.

Los 10 pasos de una buena arquitectura de la información

La arquitectura de la información pretende articular un conjunto de técnicas para ayudar al desarrollo y producción de espacios de información; con el fin de que la asimilación de contenidos por parte del usuario sea eficiente y efectiva, y para que el sitio sea accesible y usable. La arquitectura de la información se encarga de definir:

  1. El objetivo general y especifico del sistema de información (o sitio web).
  2. La definición, segmentación y entendimiento de cada una de las audiencias que usará la información.
  3. El diseño de la interacción entre usuario y herramienta.
  4. El diseño de la navegación de los contenidos.
  5. El etiquetado de los contenidos.
  6. La planificación, gestión y desarrollo de cada uno de los contenidos.
  7. La facilidad de búsqueda y el diseño de la interfaz de búsqueda.
  8. La usabilidad.
  9. La accesibilidad.
  10. La retroalimentación del resultado y los procesos de optimización.

Los 4 sistemas de la arquitectura de la información

Los arquitectos de información deberán trabajar al interior de la organización para construir una buena estructura de contenidos; aclarando y eligiendo 4 sistemas básicos:

1. El sistema de organización de la información: Aquí se debe definir como se agrupan (cuales serás las categorías y subcategorias), organizan (para que sea fácil de encontrar) y priorizan los contenidos (para hacer mas visible lo importante). Existen muchos tipos de sistemas de organización, pero los más reconocidos son: alfabético, cronológico, por temáticas, por ubicación geográfica, por solución o necesidad que satisface, por tipo de audiencia a la que va dirigido, por características físicas, entre otros.

2. El sistemas de navegación: La construcción de la forma como se navega tiene un alto impacto en la cantidad de contenidos consumidos por el usuario. De igual manera, las rutas de navegación ayudan a que el transito a través de la información sea natural y simple. Los principales sistemas de navegación son: jerárquico (cuando la información se anida en carpetas y subcarpetas), matricial (cuando se usan múltiples criterios jerárquicos) y contextual (cuando se usa la relevancia entre contenidos para sugerir la navegación).

3. El sistemas de etiquetado: La selección y unificación de rótulos agrega mecanismos de organización y navegación poderosos y versátiles al sitio web (que aportan alternativas de asociación y consumo de contenidos al usuario).

4. El sistemas de búsqueda: La fácil exploración, búsqueda y recuperación de los contenidos por parte del usuario es una de las principales tareas que debe realizar quien construye la arquitectura de información de un sitio web. Lo que no se encuentra no se puede utilizar.

6 consejos para mejorar la arquitectura de la información

1. Que sea lógico: Cuando construya la arquitectura de la información tome como ejemplo plataformas exitosas y usadas con frecuencia por su audiencia objetivo. El fin de esto es tratar de darle al usuario lo que ya entiende y lo que sabe usar.

2. Que sea escalable: Su sitio web y sus contenidos crecerán. Diseñe una arquitectura flexible que pueda escalar con el tiempo para incorporar nuevos contenidos, secciones o métodos de navegación.

3. Proteja los detalles: Muchas veces los pequeños detalles entorpecen la arquitectura de la información. Sea claro con la elección de las etiquetas, con el nombrado de los contenidos, con las palabras y las formas que usa para comunicar.

4. Limite las opciones: Ofrecer muchas alternativas puede causar confusión en los usuarios. Es preferible esforzarse para comunicar y educar al usuario a hacerlo para generar variantes de navegación o formas creativas de organización (No queremos decir que sea un error buscar formas creativas de organizar o navegar, sino que excederse en alternativas puede ser contraproducente).

5. Trabaje en su buscador: Un buscador robusto, intuitivo y que ofrezca siempre un resultado soluciona cualquier pequeño error en la arquitectura de la información.

6. Agregue herramientas: Existen muchas herramientas tecnológicas que apoyan la arquitectura de la información, úselas y promueva su uso. Un ejemplo de estas herramientas son: los mapas de sitio, la miga de pan, entre otras.

Bibliografía

Algunas definiciones fueron tomadas de Wikipedia.
CLAUDIA CHITIVA. Arquitectura de la Información (para sitios web profesionales). Oct, 2013. Slideshare.
DANI REGUERA BAKHACHE. Arquitectura de información de mi web. Ene, 2014. Slideshare.
VERONICA TRAYNOR. ¿Qué es la arquitectura de la información (AI)?. Abr, 2012. Blog.

Cómo transmitir el mensaje de su marca en un video de 15 segundos de Instagram

Aprenda algunos trucos para mejorar los resultados de su estrategia de redes sociales, utilizando los videos cortos de Instagram.

foto tomada de berepublic.es

Quienes hablamos de redes sociales, marketing y otros temas relacionados con el mundo digital pocas veces nos ponemos de acuerdo; y es que uno de los pilares del marketing digital, con la democratización de la web, es que la unificación de criterios no es una necesidad. Pero existe algo en lo que la mayoría de los trabajadores del mundo digital coincidimos: el futuro de los medios sociales es visual.

Esta claro que la tendencia visual en las redes sociales será la clave en la construcción de contenidos y el punto de partida de las interacciones con las audiencias; pero muchas marcas, lamentablemente, no han entendido el alcance y la importancia de sumar componentes visuales a su presencia social y de explorar las inagotables ventajas del video como herramienta de comunicación de marketing.

Y es aquí, cuando debatimos lo que no debería debatirse, que aparece Instagram, la plataforma para generar involucramiento de la audiencia más poderosa que existe hoy en el mundo digital.

Instagram es, de acuerdo a un estudio de Forrester Research, el rey del involucramiento social (ver estudio) y esto tienen que entenderlo las empresas hoy en día (y tomar acciones de inmediato para incluirlo en su mix de medios sociales). En el estudio, Forrester Research, evalua el comportamiento de 3 millones de usuarios y demuestra que Instagram es el medio social más importante para lograr el compromiso de los clientes con las marcas (enfrentando la plataforma con Facebook y Twitter, las redes sociales más populares del mundo).

Por otra parte, Business Insider reveló meses atrás un informe en el que muestra el creciente consumo de contenidos en video a través de los dispositivos móviles (ver informe). Resultados que ratifican que comunicar visualmente es el presente y el futuro de la actividad en las redes sociales y el relacionamiento con los prospectos y clientes.

Resumiendo estas dos investigaciones, llegamos a la conclusión que tener presencia en Instagram e incursionar en la creación de videos son las acciones de marketing que toda empresa debe empezar a implementar cuanto antes. Instagram y videos, dos palabras que deben ir de la mano en aquellas empresas que tienen un compromiso serio con su presencia en redes sociales.

Aquí es donde aparece la poderosa herramienta de captura, edición y publicación de videos de 15 segundos que ofrece Instagram; una herramienta poco utilizada por las empresas, que reúne todas las cosas buenas que tiene el mundo digital hoy. Para sacarle el mayor provecho y obtener mejores resultados con esta herramienta, tenemos algunos consejos que queremos compartir:

1. El sonido aporta mucho

Voces, narraciones, música o simplemente capturar el sonido ambiente le puede agregar emotividad al mensaje. No pierda la oportunidad de impactar el sentido del oído y aportar, vía audio, sensaciones o intenciones al mensaje. Sumarle sonido al video es una obligación.

2. Proteja la imagen

Una de las funcionalidades más usadas y más atractivas de Instagram son sus filtros; lamentablemente en algunos casos, quienes gestionan la presencia social de las empresas, se exceden en su utilización. Esta tendencia se mantiene cuando se publican videos. La invitación es a proteger la esencia del mensaje y usar los filtros para mejorar el video. El filtro debe decorar y aportar a la transmisión del mensaje, nunca opacarlo.

3. Simpleza

Los usuarios de Instagram están deseosos de recibir videos con un tinte amateur; simples y honestos. Lo importante no es crear videos de alto nivel profesional, sino secuencias que generen cercanía con la audiencia. Es necesario que la imagen y el sonido tengan buena calidad, pero esta no debe ser su obsesión; su obsesión debe ser lo que se intenta transmitir.

4. Piense en la forma

Cuide los ángulos, la iluminación y el objetivo de cada toma. Aunque, reiteramos, que no se debe obsesionar con la profesionalización del video, es crítico que preste atención en algunos detalles de producción: el ángulo de la cámara y la toma (para que no entren en escena distractores), la calidad de la iluminación (para que facilite la visibilidad de quien consume el contenido) y la intensión de cada una de las tomas (para que solo sea incluido en el video contenido que sume al mensaje). Haga que su video sea bien pensado.

5. Cuide los pequeños detalles

  • Elija bien la captura de pantalla que usará como portada del video; trate de que, a través de ella, se genere intriga para obtener más reproducciones del video por parte de los usuarios (la captura debe producir interés y expectativa).
  • Apóyese en su presencia en otros medios sociales para darle una mayor visibilidad a los videos.
  • Fortalezca su relación con los legitimadores en su audiencia para elevar la viralidad de sus videos.
  • Use un buen texto descriptivo para su publicación.

7 conceptos ortográficos y gramaticales que un community manager debe tener claros

El correcto uso del lenguaje es hoy primordial en la gestión de comunidades. Son muchas las crisis de reputación que están viviendo las marcas como consecuencia de un error ortográfico o gramatical del community manager.

Ambas, la ortografía y la gramática, son un extenso listado de reglas y principios que permiten que nos comuniquemos e interactuemos correctamente con una audiencia.

La ortografía se encarga de dictar las reglas y convenciones que rigen el sistema de escritura y la gramática estudia las reglas que gobiernan el uso de la lengua y la organización de las palabras para construir mensajes.

Aprender de gramática y ortografía no es opcional, es obligatorio para un community manager.

En esta publicación recopilamos siete conceptos que ya debe tener claros; siete conceptos con los que podrá mejorar su forma de comunicarse con una audiencia y que además le ahorrarán contratiempos por malos entendidos:

1. Entre signos

En la lengua española, a diferencia de la inglesa, tanto los signos de interrogación como de exclamación se abren y se cierran. Este es uno de los errores más frecuentes en el uso del lenguaje en las redes sociales; aceptamos que los caracteres son un bien escaso en estas plataformas, pero esto no lo puede llevar a maltratar el lenguaje.

Abrir y cerrar los signos de exclamación e interrogación lo ayudarán a evitar equívocos y facilitará la lectura e interpretación del mensaje.

2. No todas las frases terminan en punto

Los títulos y las firmas no llevan punto final. El título es la oración que encabeza un escrito y la firma es el texto que lo acompaña al finalizar; en ambos casos el punto al final sobra.

La RAE es muy explícita en el apartado 5.1.3. del libro Ortografía de la lengua española: “Nunca se escribe punto tras los títulos y subtítulos de libros, artículos, capítulos, obras de arte, etc., cuando aparecen aislados y son el único texto del renglón”.

3. ¡El punto y coma existe!

No existe un signo de puntuación más subutilizado que el punto y coma. La coma y el punto (cada uno por separado) están siendo sometidos a un abuso exagerado y el punto y coma podría serles de gran ayuda. El punto y coma es una buena alternativa para separar frases cuando los cambios entre ellas no son tajantes; también se puede usar para enumeraciones extensas que tengan conjunciones dentro de ellas.

4. El abuso de las mayúsculas

Evitemos de una vez por todas esa mala maña de usar mayúsculas para todo. El uso de las mayúsculas está regido reglas muy claras y específicas; usarlas para sobresalir o llamar la atención dentro de un texto es un grave error.

5. Cuidado con las unidades de medida

¡Alerta! Todas las unidades de medición tienen una abreviatura estándar; es incorrecto modificarla (y una obligación conocerla). Igualmente es importante entender que dichas unidades no tienen singular o plural.

6. La letra cursiva

La cursiva o bastardilla es un recurso tipográfico que se usa como instrumento para referirse a cosas.

Dentro de los usos correctos de la cursiva están: títulos de libros, títulos de publicaciones, manifestaciones artísticas (canciones, cuadros, esculturas, etc.), películas y programas, nombres científicos, notas musicales, nombres de vehículos, mascotas, apodos, términos extranjeros, entre otros.

7. Los extranjerismos

En algunos casos nos vemos obligados a insertar dentro de nuestros escritos, voces o expresiones en otro idioma. Cuando este sea el caso, la RAE recomienda respetar la ortografía y la gramática de la lengua original y destacarlo entre comillas o en cursiva.

Una sugerencia final: lea en exceso; esa es la mejor forma de perfeccionar su ortografía y ejercitar la gramática. Igualmente, ante la duda, consulte.

Bibliografía

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA. Ortografía de la lengua española. 2010. Espasa Libros.

PILAR COMÍN SEBASTIÁN. Ortografía y gramática para dummies. 2013. Grupo Planeta.