Charla: Comunicación política: más que una herramienta electoral

Cada vez con mayor fuerza los partidos pol´
La Estrategia de Egresados de la Facultad de Comunicaciones (Universidad de Antioquia), invita a la charla de actualización titulada: Comunicación política: más que una herramienta electoral. Tendencias y casos del ejercicio profesional, a cargo del Comunicador Social – Periodista (UPB), Miguel Jaramillo Luján, director de la consultora Marketing Político y Gobierno, asesor de instituciones del sector público y estratega de comunicaciones en varias campañas políticas regionales y nacionales.Es innegable la importancia que tiene la comunicación en la política. El debate de ideologías y de propuestas partidistas pasa fundamentalmente por un escenario comunicacional, es decir, por un espacio público de reconocimiento del “otro”; rasgo distintivo de las democracias.
En tiempos preelectorales es necesario reflexionar sobre las potencialidades de la comunicación no sólo como herramienta (los medios) sino como proceso de interacción social que permite construir proyectos de gobernanza con sentido colectivo, en los cuales las comunidades legitimen con conciencia –más allá del voto- el accionar de las personas que las representarán en las diferentes instancias de administración de lo público.
La charla será la oportunidad para conocer algunas experiencias, y dotar a los profesionales de herramientas útiles para incursionar en el campo de la comunicación política
 
Martes 20 de octubre de 2015
Edificio de Extensión U. de A. (contiguo al Parque de los Deseos)
Auditorio segundo piso
6:00 p.m.Inscripción gratuita
Cupo limitadoTeléfonos 219 89 40 – 219 59 28 – 219 89 50
egresadoscomunicaciones@udea.edu.co

¿Son mentirosos los políticos?

politico-corrupto

politico-corrupto

 

Hace 40 años el psicólogo norteamericano Paul Ekman escribió el texto Unmasking The Face (quitando las máscaras) sobre las micro expresiones faciales, un tema realmente inexplorado, pero que la ciencia ha ido develando a partir de una exploración con base en las emociones simples que pueden evidenciarse en un rostro humano: ira, tristeza, desprecio, repugnancia, sorpresa, miedo y felicidad. amplía este texto haciendo click aquí

Encuestas Pobres, Pobres encuestas

 

Flaco servicio le presta a la democracia un Consejo Nacional Electoral más interesado en mojar prensa, que en tomar verdaderas decisiones en busca de erradicar una de las peores plagas que afecta la democracia: Las encuestas amañadas.

 

Los medios nacionales están llamados a dar cuenta de la agenda pública nacional y la forma cómo se debate en las regiones, para permitir una mirada más amplia del ciudadano que permita versiòn integral y holística de la realidad.

 

Tengo un profundo respeto por algunas empresas encuestadoras -muy pocas- pues la mayoría son prostitutas en medio del lodazal en que se convierte la recta final de los procesos electorales; vendiendo su credibilidad al postor que más dinero ponga sobre la mesa y cuyo candidato quedará muy arriba en el resultado, para luego maquillar la ficha técnica, el muestreo e incluso hasta el instrumento para no levantar sospechas.

 

A la luz de la conocida frase de Álvaro Gómez Hurtado: ya hoy la mayoría de encuestas ni siquiera saben a buena morcilla y hay muy pocos secretos sobre su vulgar elaboración. No hace falta ser muy inteligente para develar muestreos tendenciosos que toman porcentajes elevados en ciertos territorios donde los candidatos a favorecer tienen maquinaria o altos niveles de reconocimiento; tampoco se necesitan más de tres dedos de frente para ver que el orden de unas preguntas, la forma en que se realicen, el tono que se utilice, el medio empleado, la mezcla indiscriminada de canales a necesidad de los resultados o la manipulación directa de los mismos, para demostrar que no se está lejos de la tendencia que marca la media estadística; son algunos de esos procesos de elaboración a la medida del impostor, que lastiman la democracia, generando dudas y activando percepciones que enfilan ciudadanos de masa hacia el triunfalismo o el voto útil y le restan capacidad de competencia a varios candidatos por la ausencia del combustible financiero que se ve suspendido, cuando se percibe baja probabilidad de alcanzar la meta.

 

Viejos vicios del sistema estatal como el clientelismo, el gamonalismo y la corrupción; estimulan decisiones bajo el voto útil, el efecto vagón ganador o el efecto oráculo, donde muy pocos quieren quedar por fuera del bus de la victoria, más allá de las propuestas y bajo el más aterrador de los oportunismos.

 

En el caso de Antioquia es prácticamente imposible lograr una encuesta con un margen de error inferior al 8% pues el acceso geográfico y la determinación de universo y muestra siempre se va a quedar corto, y la extensión versus los tiempos no compaginan con la inmediatez que requiere un tracking poll.

 

Y mientras tanto el Consejo Nacional Electoral, sigue buscando la fiebre en las sábanas y ahora quiere censurar los medios, sin comprender que no son ellos quienes elaboran las encuestas, sino que las publican, citando como fuente a esas empresas avaladas por el mismo Consejo, pero que actúan, -algunas de ellas- bajo el disfraz de la ciencia, pero apenas si alcanzan a lucir un pobre atuendo de juglares . Marketingpoliticoygobierno.com

 

Parece un cuento la recta final por la Gobernación de Antioquia

gobernacion1

Por Sara Pérez Restrepo y Miguel Jaramillo Luján

A 11 días del Día D es intensa la lucha electoral por la Gobernación de Antioquia, una de las entidades ejecutivas de su tipo en Colombia, con mayor recurso financiero para ejecutar, pues el presupuesto que tendrá a su haber el nuevo Gobernador desde este primero de enero de 2016 se acerca a los 9.8 billones de pesos para el cuatrienio. Continuar leyendo

Por un Voto Limpio…

x-in-checkbox-1245025

Los últimos comicios en varios países de Latinoamérica se han caracterizado por prácticas de propaganda en clave de guerra sucia y propaganda negra donde no se respetan las normas mínimas de competencia entre varios aspirantes a tomar decisiones trascendentales para nuestras naciones, y como diría Esquilo de Eleusis “la primera víctima es la verdad” en medio del fuego cruzado, o en este caso -diría yo- en medio del nubarrón de insultos y ataques rastreros, el tiempo se agota para dar una mirada más seria a los problemas y las propuestas y finalmente los electores llegan a las urnas más motivados por el odio o el miedo que por la conciencia.

Hablamos de propaganda cuando nos referimos a contenidos altamente emocionales que se roban el alma y emociones de un perceptor; hablamos de propaganda negra o campaña negra, cuando se sacan a la luz pública atributos reales pero no ponderables o inapropiados de una persona que está en la contienda política, con el objetivo de desacreditarla en imagen, reputación y por ende respuesta emocional de voto. Hablamos de propaganda sucia, cuando sale a la luz pública información falsa, tendenciosa o descontextualizada que hace tangible los delitos de injuria y-o calumnia sobre una persona, pero en todos los casos hay dificultades en la judicialización de posibles denuncias, pues estas herramientas se utilizan desde medios indeterminados, estafetas anónimos o por medio de canales no identificables.

Asesores políticos y consultores hoy trabajamos con los candidatos, sus campañas y fortalezas, pero también ejecutamos labores de bench marking que suponen conocer muy bien al o los rivales que se enfrentan y poder capitalizar sus vacíos y falencias en favor de los atributos y fortalezas del potencial servidor público que tratamos de impulsar en una decisión de voto individual y colectiva. Sería imposible asesorar a un candidato sin conocer a fondo y cómo fruto de una investigación juiciosa, metódica y sin intereses distintos – al menos en mi caso- al de lograr el objetivo para el que se es contratado: Ganar las elecciones!

Cosa bien distinta es acudir a la propaganda negra o a la propaganda sucia. La pregunta clave que deberíamos hacernos en caso de conocer detalles de una información REAL de nuestro rival es: ¿Qué tanta incidencia en la incompetencia de nuestro rival para ejercer el cargo público al cual aspira, tiene esa información que vamos a dar a conocer sobre éste? Se parte de que el filtro de la VERDAD ya está transpasado y desde un criterio de alerta para los ciudadanos, podríamos poner en las arenas de la opinión, una información que puede ser trascendental sobre ciertas debilidades de nuestro contendor, que – SIN VIOLAR SU INTEGRIDAD PERSONAL, FAMILIAR O PRIVADA- sean de vital importancia para la decisión del elector, pues finalmente la determinación ciudadana debería permitir la total claridad sobre la naturaleza, origen, decisiones, relaciones, intereses, objetivos y CIERTOS aspectos de la vida e idoneidad de quien se arriesga a lanzarse a esta lides.

En un evento que estuve hace unas semanas en México un conocido consultor político internacional hacía una pregunta y él mismo la respondía, sin que nadie pudiera negar la validez de este juicio: ¿Quiere conocer sus más oscuros secretos? Pues conviértase en candidato, y se va a dar cuenta que se los van a sacar todos, incluso los que usted o sus amigos más íntimos no conocen.

El verdadero problema de la Guerra Sucia no puede ser la susceptibilidad del político, sino la irrelevancia de ciertos temas que se convierten en munición de las campañas sucias y dispersan la mirada, ocupan el tiempo de medios y debates, obnubilan la comunicación de las campañas y convierten el diálogo de los temas públicos de un territorio, en un simple juego de buenos y malos; negros y blancos; donde no cabe el discernimiento en tonos de gris, pues ni siquiera hay información suficiente para poderlo tener. Allí, en medio del lodazal, no cabe el sano abstencionismo o el voto en blanco, pues los bandos se convierten en hordas medievales que van a salvar, un país, una ciudad o una región con su voto, pero muy poco conocen la forma cómo ese caudillo emocional que es víctima y victimario a la vez, va a atender los problemas que al lunes siguiente seguirán siendo el talón de Aquiles de su vida cotidiana… y de nuevo se repite el ciclo ¿o el circo?.

¿Qué le queda a la clase política después de este tipo de confrontaciones? En América Latina solo un promedio del 28% de los ciudadanos consultados por el prestigioso estudio LatinBarómetro, expresa interés en la política y un 90% dice que nunca participaría con una firma, la presencia en un evento o incluso y trabajar para un partido, 3 prácticas tradicionales que no excluyen las demás, pero que constituyen frentes donde tradicionalmente se vincula el ciudadano de “a pie” con la política. Estas cifras hablan de un desinterés, a lo cual se suma que un 75% de los entrevistados latinoamericanos, casi nunca habla con familiares y-o amigos sobre política, comprendida esta desde la óptica electoral, aunque yo si creo que la política en tanto dinámica gubernamental o institucional, es motivo constante de conversación en muchos círculos de confianza en nuestros países, influenciados quizás por el bombardeo de información gubernamental en los medios masivos, debido a la publicidad de Estado que abunda en ellos.

Mis preguntas son: ¿Hasta dónde las prácticas de la propaganda sucia, atentan contra el deseo de los ciudadanos de hablar, participar o intervenir en política? ¿Qué porcentaje de la población siente fatiga y prefiere ceder a una mala negociación en procesos electorales por cuenta del abstencionismo o de un mal voto, debido al hartazgo con la clase política y sus dinámicas que ahora no solo se usan en elecciones, sino en el legislativo, en los medios de comunicación, en reuniones sociales, en debates públicos, en la discusión de temas centrales?

Al final de ciertas campañas, me parece ver a algunos candidatos como boxeadores ensangrentados que han recibido heridas que se prolongan a lo largo de los gobiernos, rencores irreconciliables que impiden construir las soluciones con aquellos que han sido vencidos en las urnas. También me parece que las manos y el voto de muchos ciudadanos llevan ese mismo tinto rojizo que impregna el voto de la ceguera típica de quien toma decisiones movido por el odio.

¿Qué tenemos que hacer los ciudadanos para que las próximas campañas pueden ser diferentes?

 

Así va la lucha por las alcaldías en capitales de Colombia

Por: Sara Pérez Restrepo y Miguel Jaramillo Luján

A sólo 20 días de las elecciones locales y con nuevas encuestas publicadas en algunos medios nacionales, las dudas respecto a los posibles resultados están al orden del día, mientras que, en general, las sorpresas son más bien pocas. Aunque no muchos creen en la veracidad y confiabilidad de los sondeos hechos por los diferentes medios y firmas encuestadoras, no se puede negar que estos influyen significativamente al electorado pues muchos, por no “botar el voto”, terminan inclinándose por el candidato que las encuestas den por ganador.

Compartimos este análisis sobre cómo avanza la recta final electoral en las 5 principales capitales colombianas, cuya puja marca mucho el mapa electoral del país.

Triple empate en la punta por Alcaldía de Bogotá

En la capital de la República hoy se habla de un empate técnico entre Peñalosa, Pardo y Clara López, con un 22%, 22% y 19% (Cifras y Conceptos octubre 5.15) de intención de voto respectivamente. Francisco Santos, aún vivo en la contienda, cuenta con el 13% de votantes a su favor mientras que a Ricardo Arias (2%), Alex Vernot (0%) y Daniel Raisbeck (0%) poco o nada les queda por hacer en esta campaña.

Así las cosas, en la capital colombiana siguen siendo los mismos con los mismos y, aunque Enrique Peñalosa suena como el más posible ganador, serán los que hoy afirman que el próximo 25 de octubre votarán en blanco (15%) o que aún no saben por quién lo harán (7%) los que terminarán por definir hacia quién se inclina la balanza de votos.

Hace 4 años el comportamiento era similar entre el puntero y el entonces aspirante Gustavo Petro quien a la postre se convirtió en el Alcalde al convertirse en una alternativa sólida al lograr generar hechos políticos contundentes y estimular la percepción de clase política tradicional en sus dos contendores de aquel entonces. Ya Pardo dijo que va a hasta el final y el “ToconClara” que muchos motivaban desde una unión del ex ministro de Trabajo con Peñalosa, esta vez no fue.

En Medellín toma ventaja el Centro Democrático

En la capital de Antioquia, Álvaro Uribe con su apadrinado sigue siendo el puntero de las encuestas en la capital de Antioquia, pues, si las elecciones locales fueran hoy (Cifras y Conceptos octubre 5.15), Juan Carlos Vélez obtendría el 44% de los votos. Alonso Salazar (12%) y Gabriel Jaime Rico (11%) superarían a Federico Gutiérrez (7%), algo para muchos increíble y sospechoso ya que en el voz a voz Gutiérrez goza de una muy alta favorabilidad entre el electorado.

Héctor Hoyos no tiene mucho por hacer con un 1% de intención de voto, mientras que quienes aseguran hoy que votarán en blanco o que aún no saben por quién hacerlo (25% en total), de decidirse por algún candidato, podrían transformar completamente el panorama actual, por ello aún la diferencia no genera una fuerte ventaja que permita anunciar que ya Aníbal Gaviria cuenta con su reemplazo desde el 1 de enero.

La agenda pública en Medellín se ha centrado en temas como delitos medios y menores en clave de percepción ciudadana, movilidad, empleo y oportunidades para mejorar los niveles de convivencia, bajo el aprovechamiento de los acumulados que tiene la segunda ciudada colombiana en materia de inversión social.

En Cali dos empresarios puntean

Si las elecciones fueran hoy para la Alcaldía de la capital del Valle, (Cifras y Conceptos octubre 5.15) el ganador sería el candidato liberal Roberto Ortiz, con un 28% de intención de votos; seguido por el ex vicepresidente Angelino Garzón, quien se mantiene estable en las encuestas y alcanzaría el 22% de los votos. El candidato independiente Maurice Armitage repunta y llega al 21%, mientras que el resto de candidatos, María Isabel Urrutia, Carlos José Holguín, Wilson Arias, Michel Maya y María Isabel Larrarte, no supera el 5% de la intención de votos.

En la capital del Valle, aunque cada encuesta arroja un nuevo ganador, las posibilidades de alianza son mínimas a 20 días de las elecciones y se asegura que la puja, definitivamente, será entre Ortiz, Garzón y Armitage quienes, con toda seguridad, le apuntarán a la conquista de los votos de quienes hoy votarían en blanco (9%) o que aún no tienen decidido quién es su candidato (5%).

Llama la atención que sean precisamente dos empresarios quienes puntean esta encuesta de intención de voto por el primer cargo ejecutivo de Cali. Movilidad, seguridad urbana y empleo son los temas màs apremiantes en una agenda pùblica donde tambièn se ha mencionado la desaceleraciòn de la econpomìa y el postconflicto como temas prioritarios que deberá atender el nuevo mandatario local de la Sultana del Valle.

En Barranquilla hay alcalde electo

Bajo una alto nivel de favorabilidad cuando dejó el cargo en 2011 y la sostenilibilidad de este saldo en números azules de su sucesora Elsa Noguera, el ex alcalde de Barranquilla y ex asesor presidencial para las regiones Alejandro Char es ya, por su ventaja de casi 50 puntos en las más importantes encuestas nacionales de intención de voto, el alcalde que asumirá el cargo este primero de enero de 2015 en la Puerta de Oro del Caribe, en un debate marcado por importantes temas de agenda pública que se han debatido pese a la baja probabilidad de que la tendencia varíe, como la creciente percepción de inseguridad, el decrecimiento en la economía, los temas ambientales e incluso el modelo de ordenamiento territorial que actualmente tiene Barranquilla.

 

La ciudad de los Parques y el Voto en Blanco

Finalmente, en Bucaramanga, hoy por hoy, el indiscutible ganador sería el voto en blanco, el cual ha alcanzado hasta el 49% de intención (Cifras y Conceptos octubre 5.15). El candidato respaldado por los partidos Liberal, Conservador y Cambio Radical, Carlos Arturo Ibáñez, llegaría al 29% mientras que Sergio Isnardo Muñoz, Rodolfo Hernández, Jhan Carlos Alvernia y Jaime Orlando Vargas, no superarían el 10% de intención de votos.

En este orden de ideas, en la capital santandereana será el voto de opinión el que tendrá la última palabra pues si ese 49% de votantes, que hoy optaría por el voto en blanco, termina inclinándose por algún candidato, la maquinaria tradicional, con Ibáñez a la cabeza, podría quedarse sin mayor opción.

¿Hastío con la clase política o movilización por una renovación en el sistema? Muchos analistas se hacen estas y otras preguntas sobre lo que ocurre en Bucaramanga, donde la puja entre las familias que tradicionalmente has ostentado los medios de producciòn, los medios de comunicaciòn y tambièn los medios de decisiòn política; hoy parecen estar desgastados de cara al criterio del elector no solo en Bucaramanga sino en varias de las regiones del gran Santander.

Las siguientes tres semanas serán decisivas para que el manejo que hagan los gerentes, estrategas, cuartos de guerra, cuartos de crisis, militantes y el equipo que viene planeando el importante Día de elecciones; puedan llevar a feliz término estos intensos meses de trabajo, pues para nadie es un secreto que los procesos electorales en Colombia, como pasa en casi toda América Latina son bastante irregulares y suelen estar caracterizados por factores sorpresivos que en cualquier momento hacen variar la percepción ciudadana y tambión contradicen existosas empresas encuestadoras.

 

 

No voy a tomar partido…

 

En medio de las emociones extremas, el frenetismo y vértigo que caracteriza la recta final de elecciones en mi país Colombia, quiero informar con profundo respeto hacia todos, que NO VOY A TOMAR PARTIDO, NO VOY A COMPARTIR PUBLICIDAD NI EN PÚBLICO NI EN PRIVADO y me reafirmo en mi apuesta por fortalecer lo público desde la formación, el entrenamiento o la consultoría; trabajando en proyectos que permitan mejores condiciones de vida para las personas que nos rodean, principalmente para aquellos que viven en malas condiciones.

Nunca he pertenecido a ningún partido y mi servicio a campañas o gobiernos siempre se ha dado desde una contratación laboral remunerada, que he aceptado luego de profundizar en cada persona y proyecto desde la convicción.

Gracias por valorar mi opinión, por eso quiero seguir escribiendo y hablando pero para construir cultura política.

Miguel Jaramillo Luján