Co Creación Ciudadana en Marketing Político y Gobierno

La co-creación es un ejercicio que se ha aplicado con éxito en reconocidas empresas a nivel internacional para generar cercanía con los clientes-ciudadanos, quienes desde la experiencia de uso de un servicio o producto, compartirán  soluciones para  hacer mas eficiente su producción, generación o préstamo.
El modelo de comunicación pública va más allá de la información pública. Hoy no se habla de la comunicación como contacto o transmisión por mass media, sino que hablamos de la prevalencis de las conversaciones y diálogo con relativa inmediatez y brevedad, luego de haber consumido la información.
Una campaña política que no genere co-creación, es una campaña que cae en la endogamia del conocimiento.  No sólo se debe investigar en marketing político, sino saber escuchar y valorar los aportes de los clientes directos de la acción pública.
La co creación me sirve como instrumento para configurar mi propuesta de gobierno, para diseñar mi estrategia, para orientar mi discurso, para acercarme a los nichos, para cautivar electores indecisos.
La co creación pública es hoy un ejercicio político que transita y nutre países, regiones y ciudades a manera de plataformas de encuentro y diálogo  donde se comparten experiencias y Conocimientos exitosos entre realidades distintas para atender problemas que son globales.
Tanto en campaña como en gobierno, hay conocimiento y lecciones aprendidas que nos vienen de los usuarios finales a quienes queremos conducir al voto y a quienes soñamos gobernar.
El conocimiento es un bien público, cada vez menos encerrado en las paredes de un aula universitaria o una sala de juntas y cada vez más expuesto al servicio de quienes lo necesitan.
La nueva era de la comunicación pública es horizontal, directa. Trasparente, por lo cual, la relación actual entre candidato-ciudadano y gobernante-ciudadano se ha replanteado, dejando de ser una emisión vertical de órdenes para convertirse en una interacción de doble vía.

Encuestas prematuras: Muy Lejos de la Intención de Voto

La motivación usual de los ciudadanos en un continente como América Latina por los procesos electorales solo se presenta – a lo sumo-  los últimos 15 días previos al día D, por ello resulta absurdo, confuso e inútil hacer encuestas de intención de voto a tantos días de las elecciones.

Es claro que estas encuestas, en su mayoría pagadas por las mismas campañas o impulsadas por estos de manera indirecta desde medios de comunicación, buscan mostrar con fortaleza a algunos candidatos que no la tienen en la vida real, pero necesitan el oxigeno de un poco de opinión y rumor para sostener el respaldo financiero de empresarios y el político de algunos partidos y dirigentes, y así seguir nadando en las aguas turbias de una campaña, donde algunos logran pescar en río revuelto.

En muy pocas oportunidades ha habido una coincidencia exacta entre los resultados de las encuestas de favorabilidad realizadas y publicadas varios meses antes y lo que ocurre en las urnas. Foto:

En muy pocas oportunidades ha habido una coincidencia exacta entre los resultados de las encuestas de favorabilidad realizadas y publicadas varios meses antes y lo que ocurre en las urnas. Foto: CORTESÍA

En resumen: Antes de la recta final de una elección, el nivel de motivación de la ciudadanía hacia el voto es muy poca, ni que decir de la cultura sobre el proceso e incluso sobre los mismos candidatos.

¿Qué es Efecto Tijera?

Cuando una tractomula frena intempestivamente, el vagón que impulsa se viene con violencia de lado, arrasando con lo que hay por el carril paralelo. En física a esto se le llama Efecto tijera y cuando lean el siguiente post, no van a dejar de comparar este significado con el que tiene el mismo término en el terreno de la investigación electoral.

:::

En este cuadro que registra una encuesta de hace algunos años realizada por la empresa Gallup se puede observar al entonces candidato presidencial Horacio Serpa Uribe con una proporcionalidad similar entre opinión favorable y desfavorable y una suma de ambos valores cercana al 90%, lo cual podría representar una cercanía al techo de crecimiento. Fuente: Gallup

En términos de marketing e investigación electoral llamamos efecto tijera a la proporcionalidad equilibrada que existe entre la opinión favorable y desfavorable sobre un candidato. Cuando ambos resultados, con proporción directa en crecimiento, cobijan una alta proporción del segmento de personas que potencialmente lo conocen, podría producirse un estancamiento en el crecimiento de dicha opción electoral por cuenta de nichos de indecisos, nuevos votos o voto de opinión, sectores poblacionales que son bastante útiles en la recta final de un proceso como el electoral, que solo le interesa a la mayoría de los ciudadanos a pocas semanas del día D.

El estancamiento obliga al candidato y su equipo a medir las posibilidades de crecimiento real por adhesiones, generación de círculos concéntricos de apoyo e incluso haciendo un esfuerzo en segmentos de votos imposibles o con opinión desfavorable por revertir esta opinión y lograr un crecimiento que le permita correr la carrera real de los votos y la virtual de la moral de sus apoyos, quienes podrían cambiar de bando si ven que el competidor se queda rezagado y pierde opción de triunfo.

Investigar, investigar e investigar es clave para que no nos pase como al camión gigante y terminemos además de frenados, estrepitosamente llevándonos a muchos a nuestro paso en la recta final de un proceso electoral.

Sobre Eficiencia y calidad en la acción de las Contralorías

contraloria

Es común que en Colombia y otros países de América Latina se comprenda la misión del control fiscal con un ánimo represivo y de persecución al funcionario público, sin embargo un reciente documento del Banco Interamericano de Desarrollo, así como algunas experiencias de México y Chile principalmente, proponen que las llamadas contralorías, actúen en clave de un acompañamiento  a la función pública, sin perder el rigor o la fortaleza que supone identificar y sancionar a aquellos servidores que han cometido fallas en la ejecución de los recursos bajo los cuales se les ha tutelado como ordenadores de dicho gasto.

Continuar leyendo

El de Hillary, un video emocional para nichos

No se trata de un video que descreste desde la tecnología o el guión.  Sobre escribir bonito y emotivo, los gringos saben bastante; pero lo realmente novedoso de la pieza de presentación de Hillary Clinton como pre candidata a la Casa Blanca, es la inclusión de poblaciones o segmentos de voto poco explorados en las campañas anteriores, al menos en los productos audiovisuales. Nuevos nichos buscan los asesores de la esposa de Bill.

 

Larga carrera le espera a una mujer que desde el guión se vende como una campeona, y se decide a arrancar hablando de mujeres fuertes y valientes. No es fácil pensar que una sociedad machista se decida a elegir a una dama, pero tampoco lo era cuando pensamos que ver a un afroamericano en el Salón Oval sería imposible. En la apertura del nicho estará la clave. Lo cierto es que el video de lanzamiento de la candidata Clinton es una clara herramienta con una inteligente segmentación emocional de nichos poblacionales, de cara a las elecciones preliminares que le permitirían ser la candidata de su partido por el primer cargo del ejecutivo norteamericano.

 

Llama la atención el segmento de 6 segundos dedicado a los 2 emprendedores de origen latino cuyo audio en castellano se traduce en subtítulos y luego se ven afroamericanos, asiáticos, aunque no árabes. Así mismo la presencia formal de parejas LGBTI de hombres que se van a casar y luego de dos mujeres sobre el final del video y también más de 8 segundos para los perros y los gatos en clara alusión de cercanía a la creciente tendencia de compañía y defensa de la protección animal en muchos hogares gringos.

 

No fue gran cosa haberlo lanzado por twitter cuando se tiene que hacer un previo por medios masivos tradicionales y las proporciones de vistas en youtube o según este mapeo de la red del pájaro azul, demuestran que hay una proporción muy baja para haber sido un ejercicio mundial en horario estelar de domingo y con tanta expectativa.

 

Arrancó la campaña hacia el 2016 por la Casa Blanca, con un potencial electoral de más de 130 millones de votantes y aún es prematuro predecir cómo avanzará este interesante proceso electoral que concita la atención mundial.

Los 7 ingredientes claves de un buen Cuarto de Guerra

A mi juicio, un buen cuarto de guerra en Marketing Polìtico y Gobierno, debe contar con 7 características esenciales:

 

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto:  DRA

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto: DRA

Multidisciplinar:     Se conforma por personas con diversas profesiones, formación, pensamiento e incluso experiencia. Solo debe unirnos la lealtad con el candidato, líder o interés político que los reúne.

No Áulico:   Los lambones y los áulicos del líder o candidato sobran en los buenos cuartos de guerra. Allí se discute de manera descarnada la estrategia y por ende se debe tener apertura y franqueza para debatir sobre virtudes y defectos sin generar heridas, susceptibilidades o daños en la relación de equipo.

Eficiente:   El Cuarto de Guerra debe tener una reunión periódica con objetivos precisos, medibles y verificables, emplear bien el tiempo, actuar con prontitud, disponibilidad a ejercer participación y consejo, incluso vía virtualidad.

Variable:     Desde mi experiencia no recomiendo un Cuarto de Guerra permanente para todas las etapas de una campaña o un gobierno. Hay momentos en que las posturas se vician, las tensiones aumentan o hay desgastes que obligan a la rotación de los integrantes.

Cercanía:     Con el gobernante o el candidato, quien debería liderarlo periódicamente o delegarlo en el gerente de la campaña y verificar que el flujo de consulta-recomendaciòn y la escucha de doble vía es eficiente.

Capacidad de lectura y análisis:       Los principales escenarios donde se libran las tensiones públicas de un gobierno o una campaña son los medios o los actos públicos y un buen cuarto de guerra debe contar con información veraz y –sobretodo- capacidad para interpretar los discursos, los actores, las arenas y los mensajes no verbales de cada hecho político.

Prospectivo:   Debe analizar las fisuras de discurso y tensión que se generan en el terreno político y que podrían ser aprovechadas por sus rivales. Anticiparse en la planeación no es actuar, es observar en prospectiva y preparar las armas y la munición ( díria Sun Tzu) para el momento de la defensa o proactivamente a necesidad.

Generar táctica, revaluarla y volverla a generarla:   El principal producto del War Room no son palabras, análisis u opiniones. El ritmo vertiginoso de las campañas y los gobiernos, matizado por la velocidad con la cual la comunicación 3.0 hizo horizontal la relación con los ciudadanos; obliga a que estos comités generen productos tácticos y decisiones que deben implementarse, evaluarse y si es necesario: reforzarse, replantearse o acabarse.

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es un Cuarto de Guerra en Marketing Político y Gobierno?

A partir de un texto publicado hoy en El Colombiano, donde se menciona el término Cuarto de Guerra (War Room), me permito citar algunas definiciones que facilitan el trabajo práctico de este concepto en marketing político y gobierno.

Fue la hoy pre candidata a la Presidencia de EEUU Hillary Clinton en la campaña por la presidencia de 1992 la que creo un centro estratégico de ataque y contraataque en la redacción de un diario de Arkansas con el objetivo de atender las coyunturas complejas de dicha campaña. Foto: historyrat.wordpress.com

Fue la hoy pre candidata a la Presidencia de EEUU Hillary Clinton en la campaña por la presidencia de 1992, donde su esposo fue candidato, la que creo un centro estratégico de ataque y contraataque en la redacción de un diario de Arkansas con el objetivo de atender las coyunturas complejas de dicha campaña y que llamó Cabinet War Room. Foto: historyrat.wordpress.com

 

Aunque para muchos el término viene del cuartel general del líder inglés Sir Winston Churchill en la II Guerra Mundial, denominado Cabinet War Room; fue William Safire, un periodista norteamericano que le escribía los discursos a R. Nixon, uno de los primeros en aproximarse al término y definirlo así: “Oficina Central de mando donde se toman las decisiones estratégicas de una campaña” Por su parte José Adolfo Ibinarriaga y Roberto Trad Hasbun, reconocidos expertos en comunicación estratégica, en 2009 lo definían como: “Un cuerpo colegiado de trabajo diario que atiende situaciones relacionadas con ataques o denuncias contra una campaña” Yo agregaría que ambos conceptos son útiles para marketing político y gobierno.

Un Cuarto de Guerra es en la práctica, el circulo de mayor confianza, compromiso y discrecionalidad que tiene un líder para recibir consejería sobre la estrategia y la táctica que debe aplicar en una situación particular. Un War Room no es un comité dedicado a crisis. Para las crisis puede existir un equipo alterno. No es un cuarto de guerra el espacio donde se tejen las estrategias de campaña negra o guerra sucia. Habrá campañas o gobiernos que lo entiendan así, pero este es un concepto profesional, que demanda de las campañas, los políticos y las personas que se atreven a integrarlo: creatividad, audacia e inteligencia.

Calendario Electoral Colombia 2015

 

Por medio de un calendario electoral, el organismo estatal responsable del proceso democrático para elegir dignatarios de las corporaciones públicas de un Estado, plantea los tiempos que deben seguir los ciudadanos, movimientos políticos y demás instituciones que rodean el proceso para tomar las decisiones enfocadas en hacer exitosas unas elecciones.

Estos tiempos diferencian 4 ciclos básicos que es necesario conocer y diferenciar:

PRE CAMPAÑA:   Definición de candidatos a partir del aval político de un movimiento o de un grupo de ciudadanos. También se abre un plazo para la inscripción de cédulas no habilitadas para ejercer el voto o para aquellos ciudadanos que deseen cambiar sitio de votación.

CAMPAÑA:   Debate público de candidatos con miras a incidir en la decisión del constituyente primario elector. Se define ubicación en el tarjetón.

DIA D: Jornada de elecciones por medio de las cuales ese realiza la consulta a los ciudadanos habilitados para ejercer el sufragio.

POST CAMPAÑA: Realizados los escrutinios iniciales, los alegatos y el reconteo, se entrega la credencial a los ganadores.

Compartimos el Calendario electoral para los comicios regionales y locales de Colombia cuyo día D será este domingo 25 de octubre de 2015, cuya fuente es el Consejo Nacional Electoral de Colombia.

Los 11 tipos de candidatos más viciosos de América Latina

Al buscar en el diccionario de la Real Academia de la Lengua sobre la palabra vicioso se encuentra uno esta definición:

Vicioso, sa.

(Del lat. vitiōsus).

  1. adj. Que tiene, padece o causa vicio, error o defecto.
  2. adj. Entregado a los vicios. U. t. c. s.

En esta breve entrada propongo 10 categorías de aquellos vicios errores o defectos más usuales que he conocido en América Latina, de manera directa como consultor o en el seguimiento de algunos comicios y la forma cómo los aspirantes son torpes en caer en los mismos defectos propios o de otros que han errado de manera evidente y muy sonada en su estrategia política para enfrentar un proceso electoral.

La fotógrafa Melina Mara, del diario «The Washington Post», inmortalizó en septiembre de 2013 al senador John McCain, quien fuera candidato a la presidencia de los Estados Unidos, jugando al póquer con su iPhone durante una audiencia del  Comité de Relaciones Exteriores del Senado en la que se autorizó el uso de la fuerza militar en Siria. Foto ABC.ES

La fotógrafa Melina Mara, del diario «The Washington Post», inmortalizó en septiembre de 2013 al senador John McCain, quien fuera candidato a la presidencia de los Estados Unidos, jugando al póquer con su iPhone durante una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en la que se autorizó el uso de la fuerza militar en Siria. Sin duda un vicio desde la coherencia. Foto ABC.ES

En un mismo candidato podría haber una, dos, incluso los 11 vicios o ninguno. Qué esto sirva como examen para el aspirante e incluso para el equipo que lo rodea

El piloto de avión: Adora la estrategia de aire, le encanta la ventanilla para mirar y pilotear desde arriba, seduce con una sonrisa al flash o a la grabadora del periodista, se viste bien para la sesión de fotos, pero no sabe que hacen sus líderes en el terreno, no direcciona la estrategia, no sabe que es el asfalto ni mucho menos las arenas, tensiones o las fuerzas del territorio.

El callejero:   Hay un placer innato en él por creer que solo con la estrategia de tierra va a ganar y que el aire es tiempo perdido. No hay espacio en su agenda para los medios, la publicidad o el impacto masivo. Cree que todo el que lo mira en la calle con admiración, conversa con él o le pide una fotografía, es un voto fijo, pero se equivoca por exceso igual o más que el “Piloto de Avión”

El financista: Dos son los propósitos en los que debe enfocarse un buen candidato: Buscar Votos y recursos; pero a este tipo de candidato vicioso lo cautiva la búsqueda de recursos y a ello concentra las tres comidas, la montada en bicicleta, el juego de golf e incluso el tiempo con su propio equipo. Este vicio lleva a perder de vista la prospectiva y a centrar todo en una mirada economicista de su propuesta.

Horizonte corto: Busca ganar las elecciones, pero su propuesta no parte de un acumulado, de un proyecto de gobierno que está concluyendo, de retomar lo bueno y ajustar, de un trabajo holístico y con perspectiva. Este vicioso sólo piensa en sus propias propuestas, no lee, no investiga, no cuestiona y sobretodo: No escucha a sus asesores cuando tratan de darle perspectiva y prospectiva frente al fondo que tienen los temas programáticos.

El rey del garaje político: Este candidato vicioso disfruta mucho en reuniones, desayunos, almuerzos, cenas, cocteles con grupos, movimientos, sectores o dirigentes políticos, que se bien podría garantizarle votación, canales de apoyo económico o ideas desde su experticia, el exceso de este vicio de “reinar en los garajes políticos” sesga la percepción de los steakholders que rodean al candidato y sesga la mirada fresca e integral que se debe tener más allá de los cálculos y las arenas de deliberación.

El vicioso qué miedo hacerlo distinto:                         Un candidato debe ser una fina mezcla de buenas intensiones con una capacidad para romper estilos y formas tradicionales de hacer las cosas. Bajo preceptos de rutina y no romper con el confort de unos pocos, el vicioso candidato “qué miedo hacerlo distinto” opta por no moverse de la ruta habitual, no cuestionar o proponer otras formulas ni opciones para buscar soluciones más integrales y de mayor impacto.

El madre Teresa de Calcuta: Es muy positivo que un candidato en medio de ver un territorio con los ojos de ser solución e ilusión para las comunidades, trate de ayudar a las personas más vulnerables, pero el vicio de atender de manera directa estas dificultades hace perder perspectiva global de los problemas, objetividad para su análisis y tiempo para la construcción de soluciones desde una mirada racional aunque siempre sensible.

El omnipresente: El buen producto es aquel que es escaso en persona, que se valora, que define y raciona celosamente los lugares y tiempos donde debe dejarse ver, compartir y darse a sus públicos. El candidato que comete el vicio de la omnipresencia se vuelve “paisaje” y ya sus seguidores lo verán tanto que van a empezar a ignorarlo. Cercanía y simpatía pero racionando la omnipresencia e incluso siendo breve y departiendo lo necesario con los públicos.

El couching: Ciertos candidatos confunden su papel como solución y su propuesta de esperanza como cautivadores; con la función de solucionarle la vida propia a los electores. Un buen candidato es un buen orador y es un buen líder, pero ante todo no puede caer en el vicio de ser orientador personal, psicólogo o couching ni siquiera de su propio equipo. Los electores votan por soluciones, por salidas, por esperanza y no solo por buenos conversadores ni orientadores humanos.

El señor malicia de felpa: Se le puede ver silencioso en las reuniones, nunca está enterado de nada, ni siquiera de las noticias, en su agenda priman los espacios blindados para él mismo o para un grupo de áulicos que le repiten lo bien que va. No tiene fuentes extras, no busca versiones adicionales, no percibe el movimiento de sus enemigos, su estrategia no contempla mirar el futuro y avizorar escenarios. Como el osito de peluche, este candidato se creerá triunfador y el día D su falta de malicia le dirá que la realidad de la política y del gobierno requiere menos candidez y un poco más de habilidad para dudar, pensar mal, no creer en todo y cruzar versiones de la información que recibe para tomar decisiones más cercanas al acierto y no abrazados al osito de felpa.

Señor Doble personalidad:             Llega a la oficina en Bicicleta pero sudando y asfixiado pues nunca monta en cicla, es más, cruza la ciudad veloz en su camioneta con escolta e incluso hace intervenir semáforos afectando la movilidad y agrediendo el derecho de los demás. Es el típico aspirante que carga niños para la foto, se hace tomar el video con las botas pantaneras en la inundación y solo tiene redes sociales para mostrar todo lo “bonita” que es su vida. Hoy ese vicioso tiene muchos flancos débiles para ser descubierto, pues su condición de candidato hace que cientos de hábiles periodistas, gigs o rivales, le estén buscando detalles para evidenciar su doble personalidad.

Un País sin minas de Muerte

Por tratarse de un tema de vital importancia en medio del conflicto armado que ha vivido el país, las implicaciones humanitarias internacionales del tema y el abordaje de este texto, comparto Editorial de El Colombiano de hoy 10 de marzo sobre intención de  Pre-Acuerdo para el desminado con las FARC. 

 

El pasado sábado, desde La Habana, se emitió un comunicado conjunto del Gobierno colombiano y de las Farc, en el que anunciaban que dentro del marco de desescalamiento del conflicto armado, se iniciará un proceso de limpieza y descontaminación de “minas antipersonal, artefactos explosivos improvisados, municiones sin explotar o restos explosivos de guerra en general”.

Todo este proceso se va a realizar entre representantes de las partes, con la colaboración de la organización Ayuda Popular Noruega (APN) y la participación activa del Batallón de Desminado del Ejército Nacional, BIDES.

Este es uno de los pasos que los colombianos más esperábamos. Se trata, en primera instancia, de un acuerdo que plasma aspectos puramente operativos, dejando la definición de responsabilidades para más adelante. Incluso, dice el texto del acuerdo que corren por cuenta del Gobierno Nacional los recursos técnicos y materiales necesarios para llevar a la agencia noruega y a los acompañantes de la guerrilla y el Gobierno a las zonas de trabajo.

Esas discusiones de las responsabilidades legales y patrimoniales por los daños causados podrán abordarse luego. El trabajo humanitario, en cambio, no da espera. Según datos de organismos tanto oficiales como independientes, prácticamente todo el territorio nacional tiene zonas que o están sembradas de minas antipersonal o son zonas de riesgo. Muchos de esos artefactos no son detectables ni siquiera con aparatos especializados.

Ayer en este periódico se contó la historia de Reinel Barbosa, quien en 2008 perdió su pierna izquierda por una mina sembrada por la guerrilla en La Uribe (Meta). El año pasado hizo parte de la delegación de víctimas que viajó a La Habana para que las Farc las escucharan. Allí plantó su prótesis en la propia mesa. “Me lo pidieron las víctimas de esos artefactos y así lo hice”.

Reinel sobrevivió, al igual que otras 8.834 personas que quedaron gravemente mutiladas entre 1990 y enero de 2015 (datos oficiales de la Dirección contra las Minas de la Presidencia de la República).

Pero también hay 2.209 personas que murieron por minas de las Farc, del Eln y demás grupos ilegales que consideraron que estas armas eran válidos instrumentos de rebelión “política”. De las personas asesinadas de esa forma, 235 eran menores de edad.

Por eso el sábado, Humberto de la Calle inició su mensaje dirigiéndolo a los niños de Colombia. Aquellos que en el campo salen buscando aprender en las escuelas y encuentran o la muerte o la mutilación o la destrucción de sus familias.

De las 11.043 víctimas contabilizadas desde 1990, 2.459 fueron en Antioquia. Y en el departamento solo cuatro municipios han tenido desminado humanitario (Cocorná, Granada, Nariño y San Francisco).

Esta será una tarea de décadas. En la que además de limpiar la tierra de estos instrumentos de muerte, los encargados de hacerla se toparán con miles de historias de dolor y de desgarro humano. Enfrentando no solo las condiciones adversas de territorios de guerra sino los intereses criminales de controladores de cultivos ilícitos, rodeados también de minas no propiamente por razones revolucionarias.

Anunciar una Colombia libre de minas suena tan difícil y remoto como una Colombia pacífica en su sentido más íntegro. Pero por lo menos ya en la primera se va a empezar.