España le hizo el “paro” al PSOE

Un muy desgastado socialismo que deja a España con las peores cifras financieras de su historia reciente, fue derrotado por el partido conservador español. El derrotado es el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y el triunfador en las elecciones de este domingo en la madre patria es el PP (Partido Popular)

Rajoy celebra

Este domingo España anocheció con nuevo Jefe de gobierno. Mariano Rajoy salió a saludar a sus seguidores en compañía de su familia. Foto Diario El País.com

El ex presidente José María Aznar, quien fuera derrotado en 2003 como consecuencia, entre otros factores, de mentirle a la opinión pública sobre la autoría de los atentados del  11 M de 2004 en Madrid; es uno de los ganadores de la jornada, pues el nuevo jefe del gobierno español fue su ministro e integrante de su partido Mariano Rajoy VER SU HOJA DE VIDA. Rajoy de 56 años es registrador de propiedades, ha sido varias veces ministro, vicepresidente y es una destacada figura de la oposición al actual mandatario español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Además de las centenares de víctimas del 4 M de 2004, los españoles le cobraron al PP en las presidenciales de tres días después, el hecho de falsear la autoría de estos atentados. foto cortesía.

El “paro” como denominan los españoles al desempleo, es quizá uno de los más duros retos que deberá afrontar el nuevo gobierno ibérico, quien además se ve fortalecido por el logro de una notable mayoría en los escaños del congreso.

RECOMIENDO ESTE ESPECIAL DE LA RADIO TELEVISIÓN ESPAÑOLA SOBRE EL DRAMA DEL DESEMPLEO.

¿Cómo afectará a Colombia el cambio de partido en el gobierno español?

Ganó la Medellín-Antioquia del bien común

La llegada a los primeros cargos de la ciudad y del departamento de Sergio Fajardo y Aníbal Gaviria es el triunfo del bien común por encima de los beneficios particulares, del sentido común sobre el absurdo, del horizonte sobre la parcela, del colectivo sobre el individualismo.

La Alianza AMA es un acuerdo logrado por primera vez en la historia entre un candidato a la Alcaldía de Medellín y uno a la Gobernación de Antioquia, con el fin de estrechar vínculos en temas claves para el desarrollo de la ciudad-región. Foto. Cortesía Aníbal Alcalde

Serán la historia y los ciudadanos, quienes se encarguen de evaluar los resultados de esta dupla de gobernantes, pero el sentimiento ciudadano en Medellín y Antioquia es de una enorme satisfacción  por el triunfo de dos líderes que ya demostraron gran talento y resultados en la gestión de lo público y ahora quieren hacer equipo desde el principio, por ese todo que no se puede desmembrar: Antioquia-Medellín.

Se debatía nuestra ciudad-región entre dos propuestas: Una Medellín y una Antioquia para el beneficio de unos pocos, con ciertos proyectos individualistas, algunas iniciativas absurdas y – en  suma- una propuesta para suplir ciertas necesidades de corto plazo, personalistas, populistas, como para barrer la casa, meter la basura debajo de la cama y sentirse bien, aunque el hediondo y putrefacto olor del “guardao” no se solucione. Y la otra propuesta es – desde mi humilde juicio- una iniciativa que piensa, reflexiona y actúa mirando al horizonte, al futuro, buscando resolver los macro problemas de Medellín y Antioquia: La profunda inequidad, la pérdida del valor de la Vida y la necesidad de tener una sociedad mucho más educada para que los dos primeros valores puedan tener un soporte de largo plazo.

Un frente común contra la corrupción, eso quieren liderar Aníbal y Fajardo en su trabajo como nuevos gobernantes de Medellín y Antioquia. Foto. Cortesía Aníbal Alcalde

Algunos constructores se lamentan porque no tendrán gigantes autopistas para llenar sus bolsillos, ciertos colegas recuerdan con nostalgia épocas del pasado donde recibieron jugosos contratos de pauta publicitaria que nunca publicaron y ciertos optimistas conductores se quedaron esperando que la ciudad retrocediera en cultura ciudadana, quitando las fotomultas, como si el problema se resolviera “vendiendo el sofá”

Creo que habrá trabajo en lo público para los constructores pero con equidad y transparencia. Presumo que habrá publicidad para los medios pero siendo justos y cuidando cada peso; y sobre la tecnología, opino que deberán ponerla al servicio del ciudadano, como fruto de seguir madurando la mejor forma de utilizarla, para proteger su vida.

Servir o servirse he ahí la diferencia entre los dos modelos de ciudad y departamento que acaban de presentarse en la contienda política. Produce alegría que Medellín y Antioquia hayan aprovechado esa oportunidad, única en el país, de dos personas que proponen hacer equipo y actuar en coherencia con las urgencias  que la historia les demanda.

¿Qué sugiere para hacer realidad este trabajo conjunto?

Se abre la Plaza Pública

De regreso

Luego de algunas semanas de receso por actividades profesionales que no me permitían contar mis historias de actualidad y vigencia política, con todo el equilibrio que intento hacerlo, regreso a esta deliciosa bitácora que es puente digital para dialogar con todos ustedes, sobre temas que nos apasionan.

15 errores de los políticos al relacionarse con la prensa

Muchos saben hacerlo con habilidad, inteligencia y gran valoración por el trabajo del periodista, pero otros sólo piensan en medios poco antes de las elecciones o cuando están pasando por un momento difícil. Querido político, algunas sugerencias para que NO COMETA ERRORES en su relación con los medios…si se le ocurren otros, pues me los escribe y listo.

  • Vetar medios o periodistas. Implícita o explícitamente NUNCA lo haga, pues cierra las puertas a las audiencias que “representa” dicho periodista, podría haber molestia entre otros colegas del medio periodístico y además tendría usted como servidor, muy pocos argumentos para invocar la Libertad de Prensa, expresión o el equilibrio informativo, cuando precisamente usted no contribuyó con el mismo.


  • Llegar tarde o no llegar a citas pactadas con medios en directo. Si ya confirmó su presencia, el realizador de ese espacio en radio, TV o internet lo está esperando y si usted no llega, le tocará “rellenar” y como ya le había prometido a los oyentes, televidentes o cibernautas que usted iba a estar ahí, pues aténgase a recibir el castigo de los ausentes, pero en las urnas.

  • Decir Mentiras. Nunca. Aunque parezca imposible. Nunca.

  • Decir todas las verdades. Amo de lo que callo y esclavo de lo que hablo

  • Hablarle a todos los medios con el mismo lenguaje.  Cada medio tiene su lenguaje: La radio es emociones, ejemplos, poner a imaginar a los oyentes, acariciar con la voz a los escuchas, responder a quienes llaman por teléfono, imaginar que se ingresa a la casa, oficina e incluso al vehículo de las personas. La televisión permite la convergencia de la imagen, se debe cuidar mucho la apariencia, ademanes, vestuario, lenguaje corporal y demás. Las citas con la prensa requieren de mucha claridad, pero no descuide sus signos.

  • Pensar que los medios solo transmiten lo que yo digo. Jajajaja no sea iluso. Si usted no sabe manejar su voz, si usted gagea, si sus manos le sudan, si el carrizo varía, si está inseguro, si su vestuario es inadecuado, si los lentes se dañaron, si tiene manchada la ropa….TODO COMUNICA, no sólo sus palabras sino sus manos, sus ojos, el sitio donde atiende al periodista, quien lo acompaña, si contesta el teléfono, etc, etc.

  • Siempre me van a decir qué me van a preguntar: Puede que sí y quizá le pregunten lo que usted quiere, pero usted no sabe cómo utilizarán las respuestas, por ello es mejor exponerse a las preguntas que los medios busquen y prepararse muy bien para cada respuesta. No todas las entrevistas en medios publican las preguntas, la mayoría solo las respuestas y fuera de eso las editan a su antojo por el raiting, la atención del público o por lo aburrido y poco interesante que es su forma y fondo al hablar. No exija siempre los temas de sus entrevistas, enfrente los temas que le pongan y aproveche para responder lo que usted quiere, meta el gol en ese cuarto de hora que es la atención de las audiencias, sin pagar un peso.

  • Yo puedo llegar diciendo de qué no hablo. Ese es el mejor chiste que he escuchado. Depronto puede hacerlo un empresario que es dueño o mecenas del medio, un magnate que patrocina el espacio o un presidente con amigos en ese medio. Pero igual la entrevista será aburrida, poco interesante, con “rodilleras” puestas y las audiencias – que no son bobas- sabrán diferenciar, degustar y decidir ( ojo con sus votos) con criterio. Además e generan heridas irremediables con los periodistas y con las audiencias.

  • Yo pago para que me publiquen Algunos periodistas reciben pago y dicen lo que usted quiere que digan, pero se ha preguntado ¿qué nivel de credibilidad tienen en el medio? Puede funcionar algunas veces con publirreportajes, pero a la larga, una buena relación con los periodistas y con los medios no se contruye  con base en dinero, pues el cariño verdadero, las audiencias verdaderas, la credibilidad verdadera, no se compra ni se vende y la gente no es boba!

  • Tengo un relacionista que siempre PIDE EL FAVOR Grave error. Los medios no trabajan con base en favores. Quizá una o dos veces y eso que de mala gana. Los medios necesitan que les “vendas” buenas historias, declaraciones contundentes, imágenes, textos o audios que realmente transformen  la vida de la sociedad y pongan a opinar a sus audiencias. Las Public Relations hoy por hoy ya dejaron de ser la profesión de los favores, los amiguismos y las “deudas” y se convirtieron en un espacio para saber ejercer la profesión de clasificar en la agenda de los medios, mis temas, pero con criterio periodístico, con conocimiento, con argumentación.

  • Se me prendió el bombillo e hice una Rueda de Prensa Es el camino fácil que se  convierte en el más complejo.  Hoy los medios que mayor proporción de free press en pesos dan en América Latina son la Televisión y los medios interactivos. Conclusión: necesitas imagen ¿Y? un fondo con letreritos y un señor hablando ante un micro no es lo que más vende. Aprovecha la calle, cree situaciones reales con la gente. Sin hacer montajes o decir mentiras, aproveche sitios urbanos o rurales (depende del acceso y la hora del día para el periodista) y allí colma de sentido el mensaje que quiere poner en los medios. Piense, imagine, vaya más allá de los esquemas!

  • Los regalitos para los periodistas Nunca. Para ninguna situación. Es mal visto, mal interpretado. Al menos entre la prensa seria, con periodistas prestigiosos y que manejan opinión masiva y calificada. Organice una fiesta austera y cálida que les permita un encuentro entorno a su relación, brinde un espacio de formación con un buen tema y un calificado conferenciante o tan simple como: respete su trabajo y no agradezca lo que no se debe agradecer.
  • El reportero es el menos importante Ningún error es tan patético para las relaciones a largo plazo como pasar por encima de los reporteros y sólo buscar contacto con directores y editores. Servirá una o dos veces pero a la tercera lo mandarán donde el reportero y plop: Ya dañó la relación! De tantas veces que al reportero le “impusieron” cubrirle sus cosas tan poco noticiosas, él mismo se encargará de no vender sus temas en los consejos de redacción, de sacarle el cuerpo o simplemente colgarle sus noticias aunque lo haya entrevistado o pedido la información para su trabajo.
  • ¡Eso mando el boletín y ya! Recuerdo que en mi época de reportero de radio recibía un promedio de 500 piezas de papel por el fax y unos 340 e mails al día desde diferentes oficinas de prensa de la ciudad y la verdad me quedaba muy poco tiempo para leerlos. Generalmente el practicante universitario tenía la misión de revisarlos con su “criterio” y realmente muy poco se podía rescatar. El boletín de prensa debe ser breve, concreto, noticioso, con fotografía, impactante y sin contacto telefónico: NO SIRVE PARA NADA.
  • Yo llamo un par de amigos en los medios Nada más errado que pensar en que esos dos motivos van a generar publicaciones. Jajajaja. ¿Amigos? Quizá una o dos veces, pero luego o te echan del medio o nadie te lee, pues estás publicando por quedar bien, diría yo como periodista. Y solo llamar no genera publicación, es necesario generar soportes como textos, audios, videos, contacto con los voceros.

Los invito a seguir enriqueciendo la lista y cada vez que haya uno nuevo aumento las recomendaciones

Se abre la Plaza Pública

La ética de J.J.Rendón

Imposible no detenerse, pensar que se ha leído mal e incluso escandalizarse con las declaraciones del asesor político de moda en el mundo, en referencia a la ética. En Revista Semana el experto venezolano Juan José Rendón asegura que la ética es un asunto de filósofos y deja entrever en su publicitario estilo y falaz universo, donde prima sólo la percepción pero no la esencia humana, que el pragmatismo riñe con el deber ser de las cosas: la ética.

En su portal corporativo JJ Rendón afirma que tiene un método denominado Clínica del Rumor, por medio del cual puede distorsionar la verdad.

Siendo la política un verdadero arte que se ejerce desde el servicio a las comunidades, la concertación con ellas, la preocupación por los problemas públicos vistos al más alto nivel y el interés por la persona humana desde sus necesidades colectivas; resulta profundamente contradictorio recibir una asesoría para enfrentar un debate electoral en ausencia de la ética, núcleo de cualquier pensamiento y comportamiento humano que precisamente nos permite ser tan humanos como el mundo nos clama serlo y más en medio de esta dolorosa realidad llena de inequidad, desigualdad, discriminación, corrupción y miedo.

Imposible para un político generar confianzas, cuando éste acepta recibir una asesoría de una persona que relativiza la más elemental y universal de las bases del pensamiento y el comportamiento humano.

A propósito de esta referencia a la ética recomiendo esta entrevista de Semana al asesor político Carlos Andrés Pérez, sobre su último libro. Así mismo este texto de Jorge Mejía Martínez en El Mundo que hace referencia a lo mismo con una interesante reflexión.

¿Es confiable un político asesorado sin ética?

Se abre la Plaza Pública

Con la política 2.0 no se ganan elecciones

A partir de varias entradas de este blog sobre el manejo adecuado de contenidos en la política 2.0, he recibido gran cantidad de comentarios de personas que quieren que profundice en este tema, por ello quiero compartir con ustedes un principio que es clave de la buena gestión de contenidos en los social community, no para ganar en las redes sino en la urnas.

Las redes sociales y la gestión de la POLÍTICA 2.0 en sí misma NO GENERA VOTOS, GENERA MEMORIA E INCLUSO APOYOS, PERO NO VOTOS.

Muchos me dirán que Barack Obama y su fenómeno tantas veces cacaraqueado desmiente mi teoría, pero creo que al leer los documentos y escuchar a los expertos cuyo trabajo concreto permitió este logro del ex senador de raza negra, quedo más convencido de que las redes sociales y su complejo entramado, sirven para generar MEMORIA, RECONOCIMIENTO Y HASTA UN NOTABLE APOYO VIRTUAL, pero no representan el principal fruto que busca cualquier dirigente político: VOTANTES.

Esto se gana es con VOTOS, dicen todos. Nadie duda que hoy las redes sociales y todo el lenguaje e impacto que proporciona la política 2.0 son una herramienta muy valiosa que se iguala en audiencias, fidelidad y credibilidad ( depende la fuente de la información) con los grandes mass media. Sin embargo en el 2010 uno de los candidatos que mejor gestionó su estrategia en redes sociales y obtuvo indicadores notables en interacción, visibilidad, memoria, donaciones e incluso compromiso de voto fue el profesor Antana Mockus, sin embargo en las urnas lo dobló Juan Manuel Santos, quien renovó y replanteó su  estrategia digital dos meses antes de las elecciones.

¿La política 2.0 genera VOTOS?

Se abre la Plaza pública

¿Triunfa más el cambio o la continuidad en unas elecciones?

Es común que en una campaña política un candidato opte por dos posibilidades tradicionales de entrar en sintonía con los ciudadanos: Proponer la continuidad de quienes ocupan su actual cargo u ofrecer el cambio de dicho estilo y políticas. Por naturaleza a los seres humanos – y mucho más en democracias frágiles como las latinoamericanas- nos llama la atención mucho más el cambio que la continuidad.

Por medio de un dibujo-fotografía iluminado con los colores de la bandera nortemaericana y la mirada puesta en el horizonte, Barack Obama propuso el cambio y barrió en las últimas presidenciales de Estados Unidos.

Un caso histórico de propuesta de cambio que es modelo de estudio para muchos que nos gusta la comunicación pública y política, fue la campaña del actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama. El ex senador propuso un cambio total en la Casa Blanca, a raíz de un estilo gubernamental desgastado, ridiculizado y además con una torpe respuesta hacia el terrorismo como fue el de George Bush. La movilización ciudadana obtenida y reflejada a nivel financiero y en las urnas, fue abrumadora y llegó un gobierno cuya reputación se pondrá a prueba en su posible reelección en 2012.

En 2010 el entonces candidato Juan Manuel Santos pretendió comunicar continuismo con una imagen propia, pero sus asesores le recomendaron utilizar la imagen del Partido del entonces presidente Álvaro Uribe y eso le permitió ganar las elecciones. Foto Cortesía

Un buen ejemplo de propuesta continuista fue  la campaña del actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; quien luego de ser el ministro estrella del gobierno de Álvaro Uribe propuso el continuismo del reelegido e insigne mandatario que enarboló las banderas de la seguridad democrática.

¿Es posible proponer una campaña que no aluda al cambio o a la continuidad, sino a una opción neutral?

Se abre la Plaza Pública…

¿Aval o firmas hacia el 25 de octubre?

Por estos días los candidatos  se apuran en la búsqueda de un camino lógico por llegar primeros a la meta. Todo se inicia con la búsqueda del aval de un partido con la legitimidad suficiente para luego trabajar intensamente en la gestación de alianzas con diversos sectores, colectividades, matices, empresarios, dirigentes, líderes de opinión y – por supuesto-  los ciudadanos “de a pie” quienes son los aliados definitivos.

A 7 meses y 20 días de las elecciones regionales muchos candidatos deshojan la margarita de lograr un aval político, que es cobijarse bajo un requisito de la autoridad electoral colombiana, por medio del cual un Partido con personería Jurídica debe respaldar una aspiración y con ello arriesgar su reputación y capacidad de movilizar electores a las urnas con un candidato que tenga opción de triunfo o al menos la prolongación de su vigencia jurídica como partido.

Y si no hay un aval de partido, la ley permite que sean miles de ciudadanos los que brinden legitimidad con sus firmas, y lo que se denomina como un Grupo Significativo de ciudadanos que brindan un mecanismo para la inscripción de personas sin respaldo oficial de un partido, si logran juntar, en caso de una Alcaldía de una ciudad como Medellín, 50.001 firmas válidas desde la validación de grafología que hace la Registraduría.

Sin duda la recolección de firmas permite anticipar la campaña antes de lo que la Ley permite y da cierta sensación de asfalto y toque popular a la campaña, sin embargo para nadie es que  secreto que las maquinarias de los partidos siguen haciendo de las suyas en medio de las altas tasas de abstencionismo y el modelo de Estado y procesos electorales que hay hoy en Colombia.

¿Qué piensa de la inscripción por firmas y la inscripción por partidos? ¿A cuál le da mayor validez?

Se abre la Plaza Pública

Con túnel y sin agua

Por:  Jorge Mejía Martínez   jorgemejia@gmail.com

Jorge Mejía Martínez es contador público. Ha sido concejal de Medellín, secretario de Gobierno de Antioquia, Gobernador de Antioquia (e)

La improvisación en la ejecución de recursos públicos es una falta grave. Están en juego los dineros del Estado provenientes de las contribuciones de todos los ciudadanos. En Bogotá el tema está que arde con sindicados y detenidos de alto nivel.

La historia se repite en Antioquia con el proyecto túnel del oriente, por parte del gobernador actual. Una obra de casi un billón de pesos se viabilizó financieramente en la Asamblea departamental a pupitrazo limpio en diciembre de 2010, para ser adjudicada a los mismos concesionarios de la doble calzada a las Palmas, quienes el 26 de enero de 2009 habían sido fustigados por Luis Alfredo Ramos por que “en la construcción de la Doble Calzada de Las Palmas hubo improvisación, diseños mal elaborados, que era un fracaso de la Ingeniería” y advirtió que sobre las dificultades de esta vía tendrá que responder la firma Concesionario vial del Oriente.

(Leer declaraciones completas en http://www.caracol.com.co/nota.aspx?id=753096) como lo denunció el diputado Jorge Gómez.

El viacrucis del túnel viene desde hace rato. Pocos días antes de terminar su mandato como gobernador de Antioquia en 1997, Álvaro Uribe adjudicó a la Concesión Túnel Aburra Oriente S.A., la misma de ahora, la licitación para diseñar, construir y operar el túnel. El gobernador siguiente, Guillermo Gaviria, se opuso a la obra por falta de recursos y posteriormente Aníbal Gaviria consideró inconveniente el proyecto por carecer de estudios técnicos y ambientales.

Este martes 28 de junio la Gobernación de Antioquia firmó el acta de inicio de los trabajos del Túnel de Oriente. Foto Cortesía Gobernación de Antioquia

La historia siguiente les dio la razón a los Gaviria. Aníbal prefirió acercar la subregión del oriente ampliando a doble calzada la vía de las Palmas. El proyecto ha suscitado dos argumentos en contra: la inconveniencia ligada a la improvisación y el nocivo impacto ambiental. No entendemos que se destinen cuantiosos recursos en un túnel que sólo ahorrará menos de 20 minutos para llegar al aeropuerto de Rionegro, al cual hoy se puede acceder por cuatro vías distintas, mientras una región fundamental para Antioquia y el país como Uraba depende de una sola vía por el occidente con características deplorables.

Las dudas sobre el impacto ambiental negativo de la obra no se han despejado. La suerte de las aguas que nacen y cruzan la zona de Santa Elena está en entredicho.

¿Usted prefiere el refrito o el banquete?

En periodismo se suele llamar refrito a una información trasnochada, que carece de los más mínimos criterios para llamarse noticia. Muchas veces se trata de un “fusilamiento” de lo que ya han mencionado otros medios, sin citar fuentes u ocultándolas con algún interés. Novedad, impacto, cercanía, interés son rasgos que no tienen los refritos, al menos para quienes ya escuchamos esa noticia. Como diría el cantante Héctor Lavoe, es como un “Periódico de Ayer”

Ciertos medios tienen déficit de memoria en tiempos electorales o -quizás- los hilos se mueven desde otros lados distintos a sus redacciones. Foto: Cortesía

Suele ser corriente, aunque no es normal ni ético, que en épocas pre electorales como la actual, ciertos sectores de opinión se vean inundados por noticias viejas. Es como la pelea de novios donde afloran los viejos resquemores, las heridas del pasado o incluso hechos que se creían superados, pero que a los ojos de los familiares y amigos aparecen como episodios nuevos que afectan la imagen y reputación que tienen de los “actores” aunque para estos solo sean recursos desesperados en medio de la pelea.

En la política ocurre igual. Algunos medios, poco propensos a la investigación o recién llegados a los hechos (quiero pensarlos bienintencionados) reciben órdenes de “arriba” y con un papelito y muy poco rigor, deben buscar a un personaje – generalmente candidato a algún cargo importante y casualmente con alta favorabilidad-  para preguntarle por hechos que hace mucho fueron informados.

Pero no quiero echarle el agua sucia solo a los medios. Lamentablemente un poco más de carácter, criterio y menos manipulación, nos haría ser filtro de algo mucho peor: La politización de ciertos organismos de control y  jueces en épocas preelectorales. ¿Favorecimientos? ¿Deseo de figurar y mojar prensa?

En materia de información política ¿Usted le gusta el refrito o el banquete?

Se abre la Plaza Pública

“….Gente hay mucha, ideas pocas: todos pensamos aproximadamente lo mismo y las ideas nos las traspasamos, las pedimos prestadas, las robamos.”
Milan Kundera (1993: 238)