Once claves para una poderosa estrategia política

chess-603624_1920

El estratega uruguayo Daniel Esquivel, escribe un valioso texto que no solo aplica para quienes planean hacer una estrategia política, sino para quienes lo quieren gestar en cualquier ámbito de su vida cotidiana. Muy recomendado.

Continuar leyendo

Y las marcas políticas sí tienen precio

Promocion

Una de las más recurrentes teorías del marketing es la denominada como las cuatro p de Kotler, una reconocida y sencilla matriz que permite al usuario abarcar las variables más sensibles del mercadeo, por medio de valores como el producto, la plaza, la promoción y el precio; sin embargo cuando hablamos de intangibles como el marketing político es válido preguntarse por temas como ¿Cuál es el precio y cómo medirlo?

Continuar leyendo

¿La primera dama es figura decorativa?

El papel de la primera dama en los gobiernos de hoy no corresponde con ese rol decorativo del pasado que parecía sacado de un mal cuento de hadas y era la degradación de la valiosa condición femenina a temas menores e insignificantes de un gobierno; hoy la compañera del gobernante es una protagonista central de la tarea y una garante de la estabilidad personal y emocional de quien dirige un gobierno.

Continuar leyendo

¿Qué es autogerencia de un líder? Por Beatriz Campillo

Todo líder, independientemente del ámbito en el que se desempeñe, debe tener claro que la primera empresa que debe gerenciar es justamente él mismo, de allí que su nombre deba posicionarlo al igual que se posiciona una marca.

BC

 

Beatriz Campillo 

Continuar leyendo

El Storytelling de Fajardo

csm_AgenciaUN_20150521-01_10_4fc53b9839

Sergio Fajardo Valderrama, ex alcalde de Medellín, ex gobernador de Antioquia, aspira nuevamente a la Presidencia de Colombia como lo ha manifestado por medio de su cuenta de twitter. Vale la pena recordar que este líder colombiano tiene un storytelling como figura y proyecto político que ha querido evidenciar así:

Continuar leyendo

Por un Voto Limpio…

x-in-checkbox-1245025

Los últimos comicios en varios países de Latinoamérica se han caracterizado por prácticas de propaganda en clave de guerra sucia y propaganda negra donde no se respetan las normas mínimas de competencia entre varios aspirantes a tomar decisiones trascendentales para nuestras naciones, y como diría Esquilo de Eleusis “la primera víctima es la verdad” en medio del fuego cruzado, o en este caso -diría yo- en medio del nubarrón de insultos y ataques rastreros, el tiempo se agota para dar una mirada más seria a los problemas y las propuestas y finalmente los electores llegan a las urnas más motivados por el odio o el miedo que por la conciencia.

Hablamos de propaganda cuando nos referimos a contenidos altamente emocionales que se roban el alma y emociones de un perceptor; hablamos de propaganda negra o campaña negra, cuando se sacan a la luz pública atributos reales pero no ponderables o inapropiados de una persona que está en la contienda política, con el objetivo de desacreditarla en imagen, reputación y por ende respuesta emocional de voto. Hablamos de propaganda sucia, cuando sale a la luz pública información falsa, tendenciosa o descontextualizada que hace tangible los delitos de injuria y-o calumnia sobre una persona, pero en todos los casos hay dificultades en la judicialización de posibles denuncias, pues estas herramientas se utilizan desde medios indeterminados, estafetas anónimos o por medio de canales no identificables.

Asesores políticos y consultores hoy trabajamos con los candidatos, sus campañas y fortalezas, pero también ejecutamos labores de bench marking que suponen conocer muy bien al o los rivales que se enfrentan y poder capitalizar sus vacíos y falencias en favor de los atributos y fortalezas del potencial servidor público que tratamos de impulsar en una decisión de voto individual y colectiva. Sería imposible asesorar a un candidato sin conocer a fondo y cómo fruto de una investigación juiciosa, metódica y sin intereses distintos – al menos en mi caso- al de lograr el objetivo para el que se es contratado: Ganar las elecciones!

Cosa bien distinta es acudir a la propaganda negra o a la propaganda sucia. La pregunta clave que deberíamos hacernos en caso de conocer detalles de una información REAL de nuestro rival es: ¿Qué tanta incidencia en la incompetencia de nuestro rival para ejercer el cargo público al cual aspira, tiene esa información que vamos a dar a conocer sobre éste? Se parte de que el filtro de la VERDAD ya está transpasado y desde un criterio de alerta para los ciudadanos, podríamos poner en las arenas de la opinión, una información que puede ser trascendental sobre ciertas debilidades de nuestro contendor, que – SIN VIOLAR SU INTEGRIDAD PERSONAL, FAMILIAR O PRIVADA- sean de vital importancia para la decisión del elector, pues finalmente la determinación ciudadana debería permitir la total claridad sobre la naturaleza, origen, decisiones, relaciones, intereses, objetivos y CIERTOS aspectos de la vida e idoneidad de quien se arriesga a lanzarse a esta lides.

En un evento que estuve hace unas semanas en México un conocido consultor político internacional hacía una pregunta y él mismo la respondía, sin que nadie pudiera negar la validez de este juicio: ¿Quiere conocer sus más oscuros secretos? Pues conviértase en candidato, y se va a dar cuenta que se los van a sacar todos, incluso los que usted o sus amigos más íntimos no conocen.

El verdadero problema de la Guerra Sucia no puede ser la susceptibilidad del político, sino la irrelevancia de ciertos temas que se convierten en munición de las campañas sucias y dispersan la mirada, ocupan el tiempo de medios y debates, obnubilan la comunicación de las campañas y convierten el diálogo de los temas públicos de un territorio, en un simple juego de buenos y malos; negros y blancos; donde no cabe el discernimiento en tonos de gris, pues ni siquiera hay información suficiente para poderlo tener. Allí, en medio del lodazal, no cabe el sano abstencionismo o el voto en blanco, pues los bandos se convierten en hordas medievales que van a salvar, un país, una ciudad o una región con su voto, pero muy poco conocen la forma cómo ese caudillo emocional que es víctima y victimario a la vez, va a atender los problemas que al lunes siguiente seguirán siendo el talón de Aquiles de su vida cotidiana… y de nuevo se repite el ciclo ¿o el circo?.

¿Qué le queda a la clase política después de este tipo de confrontaciones? En América Latina solo un promedio del 28% de los ciudadanos consultados por el prestigioso estudio LatinBarómetro, expresa interés en la política y un 90% dice que nunca participaría con una firma, la presencia en un evento o incluso y trabajar para un partido, 3 prácticas tradicionales que no excluyen las demás, pero que constituyen frentes donde tradicionalmente se vincula el ciudadano de “a pie” con la política. Estas cifras hablan de un desinterés, a lo cual se suma que un 75% de los entrevistados latinoamericanos, casi nunca habla con familiares y-o amigos sobre política, comprendida esta desde la óptica electoral, aunque yo si creo que la política en tanto dinámica gubernamental o institucional, es motivo constante de conversación en muchos círculos de confianza en nuestros países, influenciados quizás por el bombardeo de información gubernamental en los medios masivos, debido a la publicidad de Estado que abunda en ellos.

Mis preguntas son: ¿Hasta dónde las prácticas de la propaganda sucia, atentan contra el deseo de los ciudadanos de hablar, participar o intervenir en política? ¿Qué porcentaje de la población siente fatiga y prefiere ceder a una mala negociación en procesos electorales por cuenta del abstencionismo o de un mal voto, debido al hartazgo con la clase política y sus dinámicas que ahora no solo se usan en elecciones, sino en el legislativo, en los medios de comunicación, en reuniones sociales, en debates públicos, en la discusión de temas centrales?

Al final de ciertas campañas, me parece ver a algunos candidatos como boxeadores ensangrentados que han recibido heridas que se prolongan a lo largo de los gobiernos, rencores irreconciliables que impiden construir las soluciones con aquellos que han sido vencidos en las urnas. También me parece que las manos y el voto de muchos ciudadanos llevan ese mismo tinto rojizo que impregna el voto de la ceguera típica de quien toma decisiones movido por el odio.

¿Qué tenemos que hacer los ciudadanos para que las próximas campañas pueden ser diferentes?

 

Política 2.0 en campaña presidencial del Perú II

Ollanta Humala vs. Keiko Fujimori  en 24 horas facebook

Apenas un 6.7% de los hogares peruanos tiene acceso a Internet, aunque un 20% de la población accede en el trabajo o por medio de cabinas, lo cual sustentó el esfuerzo de los candidatos a la Presidencia peruana, por hacer presencia en las redes sociales. Imagen cortesía.

Como pasa en algunos ejemplos latinoamericanos en relación con el ejercicio de la política 2.0, se cree que tener  presencia o un considerable número de “personas” en tu perfil de facebook es un indicador valioso, cuando los verdaderos indicadores se dan en clave de interacción, visibilidad, donaciones, interés y contacto con la campaña o el candidato. Y el verdadero éxito sólo lo dirán las urnas.

En el manejo digital de la red Facebook por parte de las campañas de los dos candidatos clasificados en la segunda vuelta de las presidenciales peruanas,  hubo una confusión inicial, aparentemente superada por el manejo de las comunidades sin conexión con las cuentas personales para la campaña. No se recomienda ni desde la técnica facebook, ni desde la imagen; la gestión de comunidades digitales de una campaña en redes desde perfiles personales sino desde páginas o comunidades por el número de seguidores, los recursos que permite, el manejo de aplicaciones y los protocolos de seguridad que existen.

La legitimidad y la seguridad se ven reforzadas con el saludo inicial del pluggin que permite conexión con audios, videos, fotos e incluso social media; con el fin de multiplicar seguidores, aunque –reitero- ese pulso hay que ganarlo o al menos empatarlo, lo más importante en medición es la interacción o la provocación de emociones que lleven en la mente del ciudadano, a la decisión de urna.

Plaza  Pública se dio a la tarea de contabilizar y analizar la interacción en las comunidades de facebook de ambos aspirantes (uno de los indicadores más importantes en materia de notoriedad en redes sociales) y ofrecemos aquí los resultados en un promedio de 24 horas de muestra a 20 días de la Segunda Vuelta.

Resultados

En facebook el candidato Humala posee una comunidad a la que se han integrado 29.350 usuarios (19.04.11) y en sus últimos 9 post ha recibido 4271 interacciones de cibernautas a razón de 95 expresiones de gusto por los posteos cada hora y 3.7 comentarios positivos y negativos hacia sus post, cada minuto.

La presencia en facebook del candidato Humala se caracteriza por estados extensos en texto y contenidos publicitarios que no motivan mucho al cibernauta.

En Facebook la candidata  Keiko Fujimori posee una comunidad a la que se han integrado 41.796 usuarios (19.04.11)  y en sus últimos 9 post ha recibido  8839 interacciones de cibernautas a razón de 285 expresiones de aceptación a los posteos cada hora y 1.9 comentarios cada minuto.

La comunidad facebook de Fujimori recibe al cibernauta con un mensaje en pluggin que luego da paso a la interacción por medio del muro.

En el caso de Humala su estrategia facebook se centra más en posturas muy extensas en el estado con bajo nivel de contenido, remisión permanente a su Web y muy poca convergencia de contenidos escritos con videos, multimedia y otros. Hay fuertes polémicas que son interactuadas por sus CM y el tono es cercano a las pasiones con el discurso recurrente de la desigualdad, la pobreza y el abuso de los extranjeros con la riqueza de su país. Por su parte Keiko Fujimori acude a la estrategia de divulgar su acción cronológica, emplea frases breves siempre ligadas a contenido, crea algunas polémicas con opositores y se esfuerza por reivindicar las fortalezas antiterroristas de su futuro gobierno y la distancia con la corrupción que tantos atribuyen al gobierno de su padre Alberto Fujimori.

Proporcionalmente desde sus indicadores; en facebook la vencedora es Keiko Fujimori y en mi opinión personal: aciertan sus asesores en la estrategia, pues la mayoría de su público cautivo o potencial está en las zonas urbanas y en los estratos altos, son personas que tienen acceso a la Internet y el interés en consumir e interactuar medios sociales.

Uno de los hechos lamentables para destacar en el manejo de las redes sociales durante la primera vuelta fueron los movimientos racistas que se generaron en la interacción, como lo amplía este artículo de la agencia EFE publicado por un portal peruano.

En una última entrega les compartiré mis opiniones sobre la presencia de los dos candidatos a la Presidencia del Perú en la red twitter.

Para leer y leernos las opiniones, críticas, comentarios y aportes…

!Se abre la Plaza Pública!

Política 2.0 en campaña presidencial del Perú I

El trabajo de comunicación política 2.0 en la campaña presidencial del Perú ofrece algunos ejemplos que marcan un precedente interesante y otros desaciertos que demuestran el poco conocimiento que seguimos teniendo en materia de medios sociales y presencia digital de los políticos Latinoamericanos. En esta primera entrega hago un breve análisis de las web de ambos candidatos, siempre abierto a sus opiniones para hacer más completa esta mirada.

www.ollantapresidente.pe

Al descargarse la web del candidato Ollanta Humala se activa un video automático lo cual es invasivo y poco amigable con el cibernauta. Foto: ollantahumala.com

La web del aspirante Ollanta Humala se caracteriza por dos fortalezas primordiales: Hay una presencia de voluminoso y significativo contenido digital en videos, audios, multimedia y otras aplicaciones por las que una persona ajena al entorno peruano, puede navegar y quedarse enganchado en las promesas del aspirante de Perú Posible.

Se acierta en buscar un dominio nacional peruano (.pe) y no de empresa como keiko (.com), sin embargo es invasiva por la activación de audios y videos sin previa autorización del cibernauta; la imagen del candidato no es corporativa ni obedece a criterios de styling, el look and field es desigual en el diseño y el descenso en la navegación se hace largo, eso sin contar que la barra de propuestas en el primer pantallazo está desactivada y los íconos de redes sociales parecen invisibles con el blanco de la bandera peruana que ondea detrás del aspirante. Se nota un gran vacío en el uso del lenguaje para facilitar las búsquedas en los motores como google, metacrawler, ask, entre otros, bajo estrategias de SEO.

Me llama mucho la atención el gran manejo del material de campaña con posibilidad de descarga y la presencia incluso de canciones, imágenes, publicidad y demás muy bien segmentada desde la cultura de sus potenciales votantes y el perfil de públicos de los estratos bajos y del sur del país; donde los asesores del aspirante saben que tiene un gran caudal de votantes.

El site de descargas del portal de Ollanta Humala ofrece la oportunidad de descargar canciones populares a emisoras comunitarias del Perú.

El site de descargas del portal de Ollanta Humala ofrece la oportunidad de descargar canciones populares a emisoras comunitarias del Perú.

www.keikofujimori.com

La web de la candidata Keiko Fujimori ofrece un lenguaje que se acoge a una estrategia técnica de SEO.

A la web de la aspirante Keiko Fujimori le hace falta mayor cantidad de elementos. Bajo un diseño simple donde predomina el color de su partido y una gran imagen de la aspirante en el costado izquierdo. En el frame derecho se desarrollan los 4 puntos principales de su programa, debajo hay un video y el acceso a redes sociales.

Por su simpleza le está dando la razón a sus contrincantes en las críticas que le atribuyen no tener un programa como tal. Falla Fujimori en no tener recursos para realizar descargas, en no ampliar muchos más detalles de su cronología de campaña, en no tener plug-in sociales como si los tiene en su comunidad de facebook y carecer de una oferta con mayores detalles de audio, video, multimedia y otros recursos, sobre la forma cómo gobernaría de ser elegida.

También se nota un gran vacío en el uso del lenguaje para facilitar las búsquedas en los motores como google, metacrawler, ask, entre otros, bajo estrategias de SEO por el abuso en elementos gráficos y la pobreza en información y navegabilidad que tiene el home principal.

En la segunda y tercera entrega les comparto mis ideas sobre le manejo de las redes facebook y twitter por parte de estos dos aspirantes.

Para leer y leernos las opiniones, críticas, comentarios y aportes…

!Se abre la Plaza Pública!

Perú: A elegir entre el cáncer y el Sida

El 5 de junio se cumple la segunda y definitiva vuelta en las presidenciales del Perú. Fujimori (Izquiera) y Humala (derecha) empiezan a generar polarización. Foto Cortesía PERÚ 21

Entre Ollanta Humala y Keiko Fujimori deberán elegir los peruanos al sucesor del actual presidente Alan García, luego de disputarse la primera vuelta de las presidenciales en el país hermano, cuyos resultados finales reseñó así el diario El Comercio.

Los peruanos llaman chorreo a la dinámica que permite el descenso de recursos hacia las comunidades más pobres del país, como consecuencia de la bonanza en las empresas y sectores productivos del país, en su mayoría radicados en la ciudad de Lima. Desde 2005, cuando García asume el primer cargo ejecutivo de los peruanos, la economía del país hermano evidencia un crecimiento en sus indicadores, principalmente por la forma cómo la minería y los fondos pensionales les permiten – incluso- tener una cifra de crecimiento positivo en 2008, año de la gran debacle financiera en los Estados Unidos. Sin embargo el chorreo no se hizo evidente y una gran brecha entre la miseria y la opulencia se empezó a notar en las grandes ciudades del país como Lima, Arequipa, Trujillo o Piura. El Sur del Perú y las clases menos favorecidas, que cada vez van creciendo; sintonizaron más con el discurso populista de Humala, quien lleva 12 años en campaña, la derecha dividió sus votos entre Toledo y PPK  y en segunda vuelta quedó la hija del ex presidente Alberto Fujimori, quien a pesar de las sanciones judiciales contra su padre, tiene una apasionada recordación de muchos en Perú, por lo que representó la imagen fujimorista en medio de la coyuntural guerra que libró el estado en los 90 contra los grupos de guerrilla como el Tupac Amarú.

Grandes medios peruanos y otros círculos de opinión,  plantean que elegir entre Keiko y Ollanta es como decidirse a padecer cáncer o SIDA. Es claro que habrá un cambio de rumbo a partir de la salida de García del Palacio de Gobierno peruano y el constinuismo está descartado. Por estos días los candidatos derrotados se reúnen con los dos ganadores de la primera vuelta y los “sobrevivientes” con sus equipos de campaña, tratan de hacer una lectura del panorama, pues la polarización será evidente y la forma cualquier palabra, decisión, actuación, adhesión o desacierto, será clave para que en la puerta del horno se queme el pan. Ollanta le pasó con García en las últimas elecciones y Keiko querrá que aquella historia se repita.

Sobre el tema, recomiendo este análisis de la periodista Carmen Villa.