El ABC del Congreso de la República de Colombia

c073862a60594853ade337edf8e583f5

Este 11 de marzo, los colombianos habilitados para votar, elegiremos un nuevo Congreso. PP quiere aportar al conocimiento de este órgano legislativo, con el propósito de que se comprenda la importancia de la participación en este proceso de elección.

Los congresistas deben ser ciudadanos colombianos en ejercicio, mayores de 30 años para el caso del Senado de la República o mayores de 25 años para el caso de la Cámara de Representantes. Fuente Senado de Colombia.

Continuar leyendo

Los Liberales salieron lastimados de su consulta

1511025886_319284_1511026129_noticia_normal

Ha ganado Humberto de la Calle la Consulta interna del Partido Liberal colombiano el domingo anterior y  desde antes de realizarse este evento político, quedaba claro que ese tradicional partido iba a salir lastimado de este ejercicio que en teoría debió ser democrático, pero terminó convirtiéndose en el resultado de la incapacidad de un mismo partido de conciliar reglas para la selección de un candidato y en un escenario de “guerra fría” interna con pésimos resultados para las toldas rojas.

Continuar leyendo

Ocho nichos de opinión que suelen trabajar mal las campañas

_MG_5620 - copia

¿Cuáles serán los principales nichos electorales de opinión que se disputarán los candidatos en 2018?  A partir de nuestro trabajo en las cinco subregiones colombianas y más de 14 departamentos entrenando y orientando líderes que aspiran a la Cámara y el Senado, podemos inferior que son estos los 7 principales nichos donde se deben dirigir la búsqueda del voto que no sea de estructura.

Continuar leyendo

Y las marcas políticas sí tienen precio

Promocion

Una de las más recurrentes teorías del marketing es la denominada como las cuatro p de Kotler, una reconocida y sencilla matriz que permite al usuario abarcar las variables más sensibles del mercadeo, por medio de valores como el producto, la plaza, la promoción y el precio; sin embargo cuando hablamos de intangibles como el marketing político es válido preguntarse por temas como ¿Cuál es el precio y cómo medirlo?

Continuar leyendo

¿Se extingue la Democracia en Colombia?

consultas

El proceso de paz con las Farc ha puesto el pie en el acelerador de las Presidenciales del 2018 y en medio de dicho debate prematuro, la democracia y la institucionalidad viven uno de sus peores momentos en el clima de opinión del país, Colombia no es ajena a dicho fenómeno en tiempos de horizontalidad y redes y la pregunta que muchos nos hacemos es: ¿Se extingue el sistema político más antiguo de Occidente en Colombia?

Continuar leyendo

Le estalló la Paz en la cara a Vargas Lleras

Vargas-lleras-580x400

En varios medios de comunicación lo dije con antelación: A Germán Vargas Lleras le va a estallar la Paz en la cara y va a desfigurar el rostro de su aspiración a la Presidencia. Y ocurrió además con un estratégico llamado de su jefe el Presidente Santos a “ponerse la camiseta” para lograr en este mes y unos días que el referendo nacional para refrendar el Acuerdo con las FARC, reciba una respuesta afirmativa por parte de los colombianos.

Continuar leyendo

El Storytelling de Fajardo

csm_AgenciaUN_20150521-01_10_4fc53b9839

Sergio Fajardo Valderrama, ex alcalde de Medellín, ex gobernador de Antioquia, aspira nuevamente a la Presidencia de Colombia como lo ha manifestado por medio de su cuenta de twitter. Vale la pena recordar que este líder colombiano tiene un storytelling como figura y proyecto político que ha querido evidenciar así:

Continuar leyendo

Los 7 ingredientes claves de un buen Cuarto de Guerra

A mi juicio, un buen cuarto de guerra en Marketing Polìtico y Gobierno, debe contar con 7 características esenciales:

 

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto:  DRA

Uno de los más reconocidos cuartos de guerra de Gobierno es el que integran el Presidente de los EEUU con su cúpula militar y la línea de fuego de su gabinete. Foto: DRA

Multidisciplinar:     Se conforma por personas con diversas profesiones, formación, pensamiento e incluso experiencia. Solo debe unirnos la lealtad con el candidato, líder o interés político que los reúne.

No Áulico:   Los lambones y los áulicos del líder o candidato sobran en los buenos cuartos de guerra. Allí se discute de manera descarnada la estrategia y por ende se debe tener apertura y franqueza para debatir sobre virtudes y defectos sin generar heridas, susceptibilidades o daños en la relación de equipo.

Eficiente:   El Cuarto de Guerra debe tener una reunión periódica con objetivos precisos, medibles y verificables, emplear bien el tiempo, actuar con prontitud, disponibilidad a ejercer participación y consejo, incluso vía virtualidad.

Variable:     Desde mi experiencia no recomiendo un Cuarto de Guerra permanente para todas las etapas de una campaña o un gobierno. Hay momentos en que las posturas se vician, las tensiones aumentan o hay desgastes que obligan a la rotación de los integrantes.

Cercanía:     Con el gobernante o el candidato, quien debería liderarlo periódicamente o delegarlo en el gerente de la campaña y verificar que el flujo de consulta-recomendaciòn y la escucha de doble vía es eficiente.

Capacidad de lectura y análisis:       Los principales escenarios donde se libran las tensiones públicas de un gobierno o una campaña son los medios o los actos públicos y un buen cuarto de guerra debe contar con información veraz y –sobretodo- capacidad para interpretar los discursos, los actores, las arenas y los mensajes no verbales de cada hecho político.

Prospectivo:   Debe analizar las fisuras de discurso y tensión que se generan en el terreno político y que podrían ser aprovechadas por sus rivales. Anticiparse en la planeación no es actuar, es observar en prospectiva y preparar las armas y la munición ( díria Sun Tzu) para el momento de la defensa o proactivamente a necesidad.

Generar táctica, revaluarla y volverla a generarla:   El principal producto del War Room no son palabras, análisis u opiniones. El ritmo vertiginoso de las campañas y los gobiernos, matizado por la velocidad con la cual la comunicación 3.0 hizo horizontal la relación con los ciudadanos; obliga a que estos comités generen productos tácticos y decisiones que deben implementarse, evaluarse y si es necesario: reforzarse, replantearse o acabarse.

 

 

 

 

 

 

 

Con la política 2.0 no se ganan elecciones

A partir de varias entradas de este blog sobre el manejo adecuado de contenidos en la política 2.0, he recibido gran cantidad de comentarios de personas que quieren que profundice en este tema, por ello quiero compartir con ustedes un principio que es clave de la buena gestión de contenidos en los social community, no para ganar en las redes sino en la urnas.

Las redes sociales y la gestión de la POLÍTICA 2.0 en sí misma NO GENERA VOTOS, GENERA MEMORIA E INCLUSO APOYOS, PERO NO VOTOS.

Muchos me dirán que Barack Obama y su fenómeno tantas veces cacaraqueado desmiente mi teoría, pero creo que al leer los documentos y escuchar a los expertos cuyo trabajo concreto permitió este logro del ex senador de raza negra, quedo más convencido de que las redes sociales y su complejo entramado, sirven para generar MEMORIA, RECONOCIMIENTO Y HASTA UN NOTABLE APOYO VIRTUAL, pero no representan el principal fruto que busca cualquier dirigente político: VOTANTES.

Esto se gana es con VOTOS, dicen todos. Nadie duda que hoy las redes sociales y todo el lenguaje e impacto que proporciona la política 2.0 son una herramienta muy valiosa que se iguala en audiencias, fidelidad y credibilidad ( depende la fuente de la información) con los grandes mass media. Sin embargo en el 2010 uno de los candidatos que mejor gestionó su estrategia en redes sociales y obtuvo indicadores notables en interacción, visibilidad, memoria, donaciones e incluso compromiso de voto fue el profesor Antana Mockus, sin embargo en las urnas lo dobló Juan Manuel Santos, quien renovó y replanteó su  estrategia digital dos meses antes de las elecciones.

¿La política 2.0 genera VOTOS?

Se abre la Plaza pública

¿Aval o firmas hacia el 25 de octubre?

Por estos días los candidatos  se apuran en la búsqueda de un camino lógico por llegar primeros a la meta. Todo se inicia con la búsqueda del aval de un partido con la legitimidad suficiente para luego trabajar intensamente en la gestación de alianzas con diversos sectores, colectividades, matices, empresarios, dirigentes, líderes de opinión y – por supuesto-  los ciudadanos “de a pie” quienes son los aliados definitivos.

A 7 meses y 20 días de las elecciones regionales muchos candidatos deshojan la margarita de lograr un aval político, que es cobijarse bajo un requisito de la autoridad electoral colombiana, por medio del cual un Partido con personería Jurídica debe respaldar una aspiración y con ello arriesgar su reputación y capacidad de movilizar electores a las urnas con un candidato que tenga opción de triunfo o al menos la prolongación de su vigencia jurídica como partido.

Y si no hay un aval de partido, la ley permite que sean miles de ciudadanos los que brinden legitimidad con sus firmas, y lo que se denomina como un Grupo Significativo de ciudadanos que brindan un mecanismo para la inscripción de personas sin respaldo oficial de un partido, si logran juntar, en caso de una Alcaldía de una ciudad como Medellín, 50.001 firmas válidas desde la validación de grafología que hace la Registraduría.

Sin duda la recolección de firmas permite anticipar la campaña antes de lo que la Ley permite y da cierta sensación de asfalto y toque popular a la campaña, sin embargo para nadie es que  secreto que las maquinarias de los partidos siguen haciendo de las suyas en medio de las altas tasas de abstencionismo y el modelo de Estado y procesos electorales que hay hoy en Colombia.

¿Qué piensa de la inscripción por firmas y la inscripción por partidos? ¿A cuál le da mayor validez?

Se abre la Plaza Pública

12