¿Qué vamos a hacer con tantos huevitos?

En épocas electorales abundan las gallinas en Twitter. No dan la cara; pero, sí cacarean. Ponen huevos y desaparecen antes de que se quiebren.

De cada cinco seguidores que han llegado a mi cuenta esta semana, uno o dos de ellos han sido huevitos de Twitter. La gran mayoría tienen cosas en común: siguen a mucha gente, tienen pocos seguidores y sus alias terminan en números. Algunos de ellos, como es el caso de @Toro2525Toro  tienen el perfil bloqueado. Anotación importante: muy pocos de esos huevitos hablan.

La cuenta de El Colombiano en esta misma red social tampoco ha sido la excepción. En un transcurrir de una hora (promedio) le pueden aparecer 10 seguidores en forma de huevo. Todos tienen las mismas características que los anteriores. En esta ocasión se le suman aspectos interesantes, algunas descripciones han atravesado viajes galácticos para llegar hasta el medio regional.

Medios como El Tiempo tampoco fueron ignorados. Seguidores como @brendallaver, @yarrmer, @Petlikatessen y @AvellaNidia van apareciendo con recurrencia. Lo mismo: siguen a algunas personas (pocas), nunca han trinado o tienen un solo trino y no tienen seguidores.

Algunos de estos huevitos tienen características comunes. Entre sus seguidores hay candidatos políticos que aspiran a un cargo de elección pública en Colombia. Pero, ¿qué pasa al interior de las cuentas de algunos de estos candidatos? Realizamos una observación (sigue la tarea) y encontramos que entre 10 candidatos, al menos ocho de ellos, tienen entre sus cuentas 10 seguidores huevitos por cada 20 que fueron contados.

¿Están de moda los huevos en Twitter? Para quienes no saben, la primera imagen que esta red social pone cuando una persona es novata en una cuenta es un huevo. No haber cambiado la imagen es una de las señales que se emiten para catalogar una cuenta como spam.

Quienes navegan en la red social de los 140 caracteres no han sido indiferentes a la lluvia de huevos y con mensajes que van desde el humor hasta la ironía han señalado que esta clase de fenómenos son cercanos a los momentos políticos electorales y esconden detrás de tanta “huevonada” compras de listas de seguidores para “manipular a la opinión pública”.

¿Tanto huevito que no trina pero sigue, ¿qué significado tendrá? Qué respondan los expertos”. “Y qué justo sea en previo de elecciones. ¿Te dice algo la palabra monitoreo?” “Son trollers que por gallinas tienen es huevo”. Son algunos de los comentarios que han circulado.

Pero la relación entre elecciones, campañas políticas y redes sociales no es nueva. En el año 2011, cuando se realizaron las elecciones regionales y locales de nuestro país, El Colombiano denunció compra de seguidores por parte de algunas campañas políticas.

En 2010, cuando se realizaron las últimas elecciones al Senado y a la Presidencia de la República, La Silla Vacía también reportó algo similar. En este caso señalaba que la estrategia digital de Juan Manuel Santos tenía seguidores fantasmas.

Aunque ninguno de los partidos que han sido señalados ha reconocido la compra de seguidores, esta tarea de comunicadores y community managers es una verdad gritada a los cuatro vientos. Asimismo, la compra de listas de seguidores y de páginas de Facebook con cantidades considerables de “Me gusta” también son prácticas de vieja data en el ciberespacio.

Vale la pena anotar que estos seguidores fantasmas pueden dividirse en dos. Los primeros son simples huevitos que aumentan números e influencia. Pero, hay una especie más avanzada: “los homo-sapiens-huevos”, es decir aquellas cuentas, también falsas, a las que les crean vida propia. Defienden, pelean, hablan de los candidatos pero no existen. Un trabajo recurrente al interior de estas campañas es administrar cinco o 10 cuentas con estas características.

Aunque está visto que estas cuentas y perfiles no sirven para nada, que se reconocen con facilidad y que ala hora de la verdad terminan siendo basura ciberespacial, la tendencia a comprarlas sigue creciendo. ¿Cómo leer el fenómeno? Primero, hay que señalar a los candidatos desesperados que no saben cómo más llamar la atención.

Pero, segundo, y en este caso lo más importante, los electores tenemos otra rama de monitoreo. Si nos mienten con una simple cuenta de Twitter, ¿qué creen ustedes que podrían hacerle al país? El valor del pajarito por el valor de la nada.

El Colombiano promueve un ejercicio de política 2.0 y visibilidad electoral

Con la plataforma #CandidatosTransparentes el medio de comunicación antioqueño le brinda a la ciudadanía la posibilidad de conocer las hojas de vida de quienes aspiran al Senado y a la Cámara de Representantes. Los candidatos, por su parte, tienen en sus bolsillos la posibilidad de ser transparentes e intentar sostener un discurso en un momento político en el que muchos están siendo cuestionados.

Las primeras elecciones de 2014, que serán el 16 de marzo, plantean para las plataformas digitales un debate convertido en experimento político. El escenario que se vive en la actualidad no se había presentado con tanta fuerza en Colombia y por cuenta de las redes sociales la ciudadanía está cada vez más preocupada por las decisiones de la rama legislativa, una parte de las tablas políticas que estuvo abandonada por los ojos veedores durante varios años.

Congresistas que malgastaron el dinero, manejaron borrachos y no supieron ponerle cierre a sus palabras. Hojas de vida delatadas, proyectos que fueron frenados y leyes que tras ser aprobadas tuvieron que anularse, como el caso de la Reforma a la Justicia, incentivan en este 2014 a la ciudadanía a estar atenta a las elecciones del Congreso.

Un refuerzo interesante para este fenómeno fue presentado hace un par de semanas por El Colombiano. Se trata del proyecto Candidatos Transparentes, el cual recuerda otros casos de participación política en la web en los que los medios de comunicación le abrieron, años atrás, blogs a candidatos presidenciales o a alcaldías locales para ir compartiendo los detalles de sus campañas.

La plataforma del medio antioqueño quiere brindarle a los candidatos a la Cámara de Representantes y al Senado, la posibilidad de tener sus hojas de vida en línea, para que luego, los ciudadanos, puedan consultarlas. Seguramente, una vez superada esta primera etapa del período electoral también lo harán con candidatos a la Presidencia de la República y en 2015 le pondrán el ojo a las elecciones locales. O por lo menos, eso esperamos.

Sin ningún costo, solo el de la transparencia, los candidatos deben completar campos básicos como el nombre del partido y el número del tarjetón. También hacen parte de la hoja de vida los logros, las propuestas y las redes sociales; además, de otros datos que para algunos pueden ser considerados más delicados: especificar de dónde obtienen el dinero para financiar las campañas políticas, investigaciones pendientes y sanciones.

Para garantizar que la información que se ingresa es correcta y veraz, un grupo de periodistas de El Colombiano realiza control y verificación de fuentes de información.

Aunque la respuesta de los candidatos ha sido buena, faltan todavía un número importante de hojas de vida. Por el momento se ven nombres como el de Iván Cepeda y Víctor Javier Correa, del Polo. Jaime Alberto Garzón Araque y Óscar de Jesús Hurtado Pérez, del Partido Liberal Colombiano. Juan Jiménez Lara, del Partido Conservador Colombiano. Federico Hoyos Salazar de Uribe Centro Democrático. Y Faustina Manríque Ramírez, de Alianza Verde. Algunos de los que ya han ingresado su currículum.

La información también está siendo compartida por El Colombiano en redes sociales como Twitter y Facebook, lo cual fortalece la iniciativa en otras plataformas digitales.

Esperamos, como electores, el ingreso de la historia de los demás candidatos. Como parte de nuestros derechos como electores, queremos ver sus caras y votar por #CandidatosTransparentes.

La política 2.0 va de las redes a las calles

Existe una relación constante entre la política y los Trending Topics de Twitter. Podría decirse que todos los temas políticos de Colombia tienen ahora un reflejo inmediato en las redes sociales.

Incluso, en algunas ocasiones, solemos conocer primero las opiniones ciudadanas que las noticias publicadas en los medios de comunicación.

Los casos de Alonso Salazar, ex Alcalde de Medellín que fue destituido e inhabilitado durante 12 años para el ejercicio político, y el de la declaración de nulidad del proceso de elección de la Fiscal General de la Nación, Viviane Morales, por parte del Consejo de Estado, así demuestran y ratifican esta hipótesis. Incluso, le añaden un nuevo movimiento a las historias: aquellas que van de las redes sociales hasta las calles.

En el caso de Alonso Salazar pudo verse cómo la etiqueta #ApoyoaAlonso logró trascender, desde el miércoles 29 de febrero y hasta el viernes 2 de marzo, los píxeles, llegando hasta las calles en forma de mensajes publicados en carteles y en una lona que fue ubicada en las afueras de la Procuraduría General de la Nación, sede Medellín.

En esta, sus antiguos trabajadores y sus simpatizantes políticos, dejaron sus mensajes de apoyo por la decisión que tanto en la virtualidad como en la presencialidad han considerado injusta.

Se fue 2011 y se asoman las primeras luces de la política 2.0 en 2012


Aunque la Alcaldía de Alonso Salazar no cerró su administración en redes sociales con la misma altura que supo mantenerse en algún momento, sí creó una pequeña semilla para que los gobernantes antioqueños tuvieran una nueva meta a seguir: la política 2.0.

Perla Toro Castaño
perlt@elcolombiano.com.co

Para empezar siendo claros: la mejor estrategia de redes sociales que nació en la Alcaldía de Alonso Salazar Jaramillo fue la gestada en la Secretaría de Tránsito de Medellín bajo el alias @Sttmed.

Varias personas de las que navegan en el ciberespacio son testigos de que siendo la movilidad un tema tan complicado para una ciudad como Medellín, las ideas, momentos para brindar respuestas e interacción del equipo que hizo parte de este mundo social, fue, por no exagerar, excelente.

Y no era para esperar algo menos. La Alcaldía de Salazar se caracterizó por ser pionera en el uso de redes sociales en Antioquia, imponiendo una marca para los futuros gobernantes, no solo del Valle del Aburrá, sino también en otros municipios de Antioquia. Inspirados en el gobierno estadounidense, los funcionarios de la Alcaldía de Medellín demostraron que era posible mantener un diálogo entre ciudadanos y dirigentes haciendo uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (Tic).

No obstante, también hay que reconocer que el equipo de social media de Salazar no pudo sostener toda la estrategia de interacción en el tiempo y que justo después de que el entonces Alcalde fuera acusado por la Procuraduría, por una supuesta participación en política, los ánimos 2.0 empezaron a decaer.

Fue así como Alonso Salazar dejó de hacer anuncios importantes desde su cuenta de Twitter, incluso, se quedó callado frente a la detención de alias “Valenciano” en Venezuela, cuando en meses anteriores había lanzado una “chiva” en la que lo daba por detenido, “chiva” que resultó siendo falsa.

En resumidas cuentas, solo por mencionar el caso de “Valenciano”, el equipo que asesoraba en social media a Salazar, perdió la oportunidad de verlo reivindicado y fuerte frente a su público tuitero.

Pero 2011 se acabó, los gabinetes municipal y departamental se trinaron, y de este año que quedaron retos y aprendizajes, también quedó la curiosidad. Es así como en lo que va corrido de este mes de enero muchos hemos estado atentos a lo que ocurre con la política 2.0, encontrando dos cosas que son evidentes: a uno de los dos lados de la Alianza por Medellín y Antioquia, le está yendo mejor con el manejo de las redes sociales.

Para ser más claros, la Gobernación ya agarró el toro por los cuernos e incluso algunos municipios pequeños, antes no tuiteros, ya hacen parte de la web colaborativa. Mientras tanto, la Alcaldía camina con pasos medio tímidos, sin arriesgarse por completo a construir una comunidad de ciberciudadanos.

Evidenciar esto es sencillo. Una de las primeras cosas que hizo la Gobernación de Antioquia fue empoderarse de la cuenta @GobAntioquia, que fue creada en 2010 pero que era subutilizada. Desde que llegaron, ya es visible para muchos que pueden interactuar con las posiciones de Sergio Fajardo Valderrama haciendo uso de esta herramienta. Además, planeado o improvisado, supieron resolver con inteligencia el punto donde los ciudadanos nos preguntamos, ¿será que el Gobernado si maneja su cuenta de Twitter? Ahora, sabemos que Fajardo tiene su cuenta, pero que desde el perfil de la Gobernación puede respondernos cualquier persona que haga parte del equipo de comunicaciones del Partido Verde en Antioquia, en una voz coral y participativa.

Asimismo, puede observarse como otros secretarios y dirigentes de entidades descentralizadas, también han ingresado a la tuitosfera. EL COLOMBIANO, por ejemplo, ya tiene su propia lista de la Gobernación de Antioquia. Actualmente, también se construye una lista de alcaldes municipales, con el fin de poner a Antioquia a interactuar vía Twitter, desde el punto de vista de la política.

Lo último que se supo fue que Fajardo había creado un blog desde donde contará de su gestión como un ejercicio de transparencia.

Mientras tanto, a la Alcaldía de Medellín le ha constado un poco más adaptarse a este mundo. Pese a que @anibalgaviria trinó todo su gabinete desde esta cuenta y aún lo sigue haciendo con algunos cargos, esto no es suficiente. La gran mayoría de los tuiteros que consultamos para este post se quejan de algo: “el Alcalde no responde en Twitter”.

La Secretaría de Gobierno @secregobmed también creó su cuenta y los seguidores, la gran mayoría interesados en el tema de seguridad, comienzan a subir.

Sin embargo, no puede desconocerse que en la política 2.0 el tema de dar y recibir, preguntar y responder, es fundamental, un llamado de atención para la construcción de una ciberciudadanía.

Desde EC BLOGUER y EL COLOMBIANO realizaremos en unos días, les informaremos con previo aviso, una Twticam con los encargados de comunicación digital en la Alcaldía de Medellín y en la Gobernación de Antioquia, un espacio para conocer propuestas, responder preguntas y saber cómo han madurado estas estrategias con el tiempo.

Porque esto también es Política 2.0


La Revista Time, famosa por sus portadas anuales en las que se eligen los personajes del año, acaba de exaltar la labor de los manifestantes en este 2011. Indignados, árabes, estudiantes, entre otros, hacen parte de un especial de ocho páginas.

Perla Toro Castaño
perlat@elcolombiano.com.co

Este año la famosa revista TIME no le rinde homenaje en su portada a una sola persona, como lo hizo en 2010 cuando Mark Zuckerberg, creador de Facebook, logró conquistar este pedestal.

En 2011 fueron elegidos “personajes del año” y el nombramiento se lo llevan los grupos de manifestantes que participaron en las diferentes protestas de las que fuimos testigos a lo largo y ancho del mundo toda clase de ciudadanos.

Entre la lista, que puede encontrarse en el siguiente link www.time.com/time/person-of-the-year/2011 se encuentran los participantes de la Primavera Árabe, el movimiento de los Indignados, los vegetarianos y defensores de los animales, los estudiantes, entre otros.

De la noticia, que ya se está tomando diferentes redes sociales y medios de comunicación, vale la pena destacar algo: la participación ciudadana, pues los protagonistas de TIME, en resumidas cuentas, son los ciudadanos quienes durante estos doce meses protagonizaron algunas de las noticias más importantes del mundo, ya sea entre los árabes, en los  Estados Unidos, España, Inglaterra y otras ciudades.

Detrás de este protagonismo existe un valor que vale la pena destacar: la fuerza de las redes sociales como una nueva (ya no tan nueva) forma de expresión política ciudadana que ha demostrado que cuando la comunidad de lucha encuentra canales para comunicarse y difundir el mensaje, la fuerza humana y la manifestación en una forma no antes vista de comunidad, puede, literalmente cambiar el mundo.

Gracias a las tecnologías, los manifestantes se sienten más parte del mundo”, ha dicho el director de TIME en una entrevista.

Lejos de ser una moda como se les entendió en algún momento, las redes sociales son ahora parte de las expresiones y movimientos de la gente. Opiniones que se convierten en noticias y noticias que se convierten en opiniones hacen ahora parte de la cotidianidad.

Formas de comunicación que apuntan al futuro pero también a un presente que todavía circula en impresos y que convive entre lo que pasó, lo que viene y lo que vendrá. Otras expresiones del mundo de la Política 2.0.