Óscar Ivan Zuluaga, el pago para salir del anonimato

Facebook:  OscarIvanZuluaga 294.571 Me gusta

Twitter: @OIZuluaga 240,052 seguidores. Cuenta verificada

Youtube: Óscar Iván Zuluaga 1.852 suscriptores 2.251.771 visualizaciones

En su sitio oficial no referencian la existencia de más redes sociales.

La campaña del candidato del Centro Democrático le ha apostado, desde sus inicios en redes sociales, a la visibilidad. Óscar Iván, en general, es de esos candidatos que representan un reto comunicacional para generar recordación, pues su rostro no era muy conocido por los colombianos.

Su estrategia, al igual que la de otros aspirantes a la presidencia, cambió sobre la marcha. Se ser “Óscar Iván presidente” y asociarlo principalmente a la imagen del partido, pasó a ser “Zuluaga presidente”. Así, con la “Z” del Zorro, evocando un ícono heróico. Ahora, los esfuerzos de su imagen se han centrado en la recordación de una sola letra y la imagen de esa “Z” trazada con espada, que figura en todas sus publicaciones sin falta.

Podemos resumir la maratón de comunicación digital de esta campaña en tres aspectos:

1. El pago por figurar.

2. Los testimonios de seguidores

3. Las fotos con muchas personas, táctica conocida en el marketing político como símbolo de apoyo y poder de convocatoria.

La vida personal del candidato no es tan relevante en esta campaña. Son cuentas creadas por y para las elecciones. El epicentro de los mensajes: hablar de propuestas generales en diferentes ejes temáticos y mantenerse tibio ante temas de coyuntura nacional. Es decir, a pesar de verse involucrado en enfrentamientos con el candidato presidente, en sus redes sociales estos asuntos no se tratan a profundidad.

 

La imagen de campaña con la "Z" del Zorro.

La imagen de campaña con la “Z” del Zorro.

Comenzaremos con el análisis de su cuenta de Twitter: Fue la primera cuenta de un candidato presidencial en tomar la iniciativa de pagar por la promoción de trinos y tendencias en esa red social. Hay que tener en cuenta que esta pauta es bastante costosa para un mortal común y corriente. Las promociones de este tipo pueden costar entre 5 mil y 10 mil dólares (por publicación). Es decir unos 20 millones de pesos.

Dependiendo del alcance del trino y el precio variable de Twitter, podrían costar más de us $2.000

Dependiendo del alcance del trino y el precio variable de Twitter, podrían costar más de us $2.000

Precisamente por los altos costos, esta opción resulta efectiva cuando de buscar visibilidad se trata. Twitter asegura un alcance definido y un rango de posibles seguidores que se pueden ganar cuando se paga por los trinos. Sin embargo, al pagar tal cantidad de dinero, esperamos que el mensaje sea lo suficentemente fuerte y convincente para aprovechar el ‘empujoncito’. Algunos de esos mensajes, teniendo en cuenta el bajo número de retuits, fueron desaprovechados.

Trending topic promocionado. El producto más costoso de Twitter.

Trending topic promocionado. El producto más costoso de Twitter.

 

Otro es el panorama de la etiqueta #VotoporZuluaga, promocionada justo al día siguiente del gran debate presidencial transmitido por televisión, en busca de un foco de atención. Aunque las redes sociales no dieron precisamente a Zuluaga como ganador, esta etiqueta logró recoger más de 14 mil menciones.

Antes de pasar a la cuenta de Facebook, hay que decir que la campaña de Zuluaga se ha encargado de hacer de sus influenciadores, piezas fundamentales de reconocimiento. Los trinos del expresidente Álvaro Uribe, de militantes del partido y seguidores le dan impulso a la cuenta principal con retuits, mensajes y repetitivas frases de campaña.

Es imposible dejar pasar el pequeñito detalles de la existencia de la cuenta fake @OIZuiuaga, que en Twitter se visualiza como la oficial. Es un reto para quienes están tras bambalinas lidiar con mensajes contradictorios, parodias y sátiras sobre su campaña.

Cabe anotar que no es fake cualquiera, pues ya ha logrado superar los 4 mil seguidores en poco tiempo.

Parodia de la cuenta de Óscar Iván Zuluaga.

Parodia de la cuenta de Óscar Iván Zuluaga.

Zuluaga cuenta con seguidores “huevito”, esos influenciadores que ya mencionamos en la campaña de Juan Manuel Santos. Son arrobas creadas hace poco, tienen menos de 10 seguidores y hacen el papel de repetidores y emisores de mensajes.

Como anécdota, hace poco trinando sobre el lamentable accidente de Fundación, Magdalena, recibimos una mención de una de esas cuentas que a propósito de la paz invitaba a no votar por Santos.

Cuenta con 5 seguidores que responde aleatoriamente con mensajes de campaña.

Cuenta con 5 seguidores que responde aleatoriamente con mensajes de campaña.

Ahora sí, pasando a Facebook, no hay muchas diferencias con el manejo de Twitter. Esta red les permite el uso de más recursos audiovisuales como los videos de propuestas y fotos de gente, principalmente joven, apoyando su campaña.

Aunque hay muchos mensajes de apoyo de sus seguidores, pudimos leer críticas a él y al expresdidente Uribe. Contrario a la campaña del presidente Santos, parece haber poca revisión y censura de los comentarios detractores.

No es muy divertido dar likes a páginas políticas y ver todo el día sus publicaciones en el Facebook, pero se le abona a esta campaña que se encarga de difundir mucho material gráfico con el fin de que sus seguidores la compartan y generen una ola de ‘zetas’ tricolor.

OIZ, como se le conoce en redes sociales para hacer más corta la escritura, sí tiene canal de Youtube pero, al igual que otras campañas, no lo usa como red social sino como un medio para publicar los videos y viralizarlos en otras redes. Importante decir que sí tienen los comentarios activos.

Para resumir un poco los números de la vida digital del candidato del Centro Democrático, el pago le ha permitido un crecimiento rápido en poco tiempo, aunque sus mensajes no generan mucha polémica. En el más reciente debate afirmó que sus cuentas las maneja personalmente o le ‘tira línea’ a su equipo de comunicaciones. Si es así, el candidato que vemos en redes conciliador y tranquilo no parece ser el mismo que le habló ‘durito’ a Juan Manuel Santos en el debate.

¿Estrategia de doble personalidad? o ¿falta de consenso entre los responsables de las redes? 

Juan Manuel Santos – Redes de un presidente candidato

Facebook: JMSantos.Presidente 728.980 Me gusta

Twitter: @JuanManSantos 2.801.753 seguidores. Cuenta verificada

Youtube: Soy Juan Manuel Santos 658 suscriptores – 1.283.700 visualizaciones.

Instagram: juanmanuelsantos 22.409 seguidores

Podría decirse que ser el candidato presidente tiene sus ventajas en redes sociales. Se tienen cuentas consolidadas, cuatro años de abono en trabajo con las audiencias, un equipo con estilo definido, tono y claridad en los contenidos que se publican.

Para el caso de Juan Manuel Santos, los mensajes que emite desde sus redes sociales no han cambiado mucho con la campaña. Sigue el tono tranquilo, conciliador, que no se entromete en conflictos ni responde a trolls audaces. Cabe anotar que, desde que se conoció su candidatura, ha variado la forma de acercarse a sus seguidores. Primero fue “Juan Manuel”, luego “Juan Manuel Santos” y ahora es, simplemente, “Santos presidente”.

Comencemos por Facebook. El material multimedia es predominante pero, principalmente, hablamos de una campaña que apela a lo emotivo. Sus fotos familiares antiguas, el joven político de barba, los recuerdos de su madre y de su padre, así como el nacimiento de sus hijos. El perfil de este candidato se queda con lo subjetivo y espera poner a “lagrimear” a sus lectores, sin ir más allá a los asuntos del momento político.

Fotos del Presidente en redes

“De los momentos más especiales para un hombre, ser padre por primera vez”, dice uno de sus post.

Aunque no podemos decir que leímos todos sus post en Facebook, sí hay una mayoritaria presencia de mensajes positivos en todas las publicaciones. ¿Las hacen ellos mismos a través de otros usuarios? ¿Moderan los comentarios negativos o cuestionamientos fuertes? No podemos asegurar ninguna de las dos. Lo cierto es que al ingresar a su muro o su TL de Twitter se respira tranquilidad entre anuncios amigables y videos a favor de la paz.

Diálogo en Twitter con el Presidente

Diálogo en Twitter con el Presidente

En Twitter, el presidente/candidato es bastante actual y tiene un foco de publicación especial. Como jefe de Estado menciona a aquellos colombianos destacados en deportes, artes o ciencia, como el caso de las felicitaciones al pedalista Rigoberto Urán, o al futbolista Carlos Bacca.

Relacionarse con los líderes y héroes deportivos es una jugada que le ha generado simpatía, en medio de la lluvia de críticas por parte de sus detractores.

Cabe mencionar que en su timeline no son muy abundantes los retuits. La voz del Presidente reina entre un par de réplicas al vicepresidente y algunos personajes influyentes.

Youtube más que una red social, para esta campaña, es un medio. Allí suben sus videos para viralizarlos en otras plataformas. Tiene pocos seguidores, pocas reproducciones y, lo más importante, se encuentra cerrado el espacio de comentarios en todas sus publicaciones. Cero espacio para la crítica o el apoyo, los cuestionamientos o los trolls.

Instagram cumple la misma función de trámite. Allí están ordenadas las mismas imágenes de Facebook y Twitter con los mensajes emotivos que se reparten en todas las redes. Un medio, no un lugar para interactuar.

 

Pagos y otras estrategias de crecimiento

Tendencia paga vs. tendencia genuina, mayo 22 de 2014.

Tendencia paga vs. tendencia genuina, mayo 22 de 2014.

El hecho de ser Presidente también le ha abonado un espacio importante en la influencia no paga. Digamos que muchos de sus trinos tienen relevancia informativa por sí misma, generando miles de reuits y favoritos.

Eso sí, en la recta final ha sacado todas sus armas. Este jueves, previo a elecciones, apareció una etiqueta paga de su campaña #VotaPorlaPaz, esta tendencia nacional, que puede costar unos 10 mil dólares, competía con el hastag #NoVotoPorSantos.

Como todas las tendencias pagas, esta campaña asumió el riesgo de las críticas y de quienes la usan con el fin de desacreditar la campaña.

Así quedó el mano a mano: #Votaporlapaz, 6.792 menciones; #NovotoporSantos, 4.561 menciones.

Robots impulsadores de la etiqueta #VotoPorSantos

Robots impulsadores de la etiqueta #VotoPorSantos

No todas las estrategias de pago son visibles y transparentes como los post y trinos promocionados. El uso de robots y cuentas fantasma con menos de 10 seguidores alimentan tendencias o campañas negras de ataque a otros candidatos.

Este pantallazo fue enviado por un usuario de Twitter quien se dio a la tarea de cazar robots. Este corresponde a un TT de la campaña de Juan Manuel (Imagen a la derecha)

Para concluir un poco este mar de cifras: Juan Manuel Santos, a pesar de verse envuelto en el más reciente episodio de propaganda negra con el candidato Óscar Iván Zuluaga, proyecta otra imagen en sus redes sociales. Ni conspirador, ni opinador, ni inmiscuido en la polémica. En sus cuentas no ha pasado nada.

Muestra de ello fue su popular trino (aprovechando el contexto del momento): “Esta noche publicaré un video en mis redes sociales, estén pendientes”. Muchos pensaron que se trataría de una prueba contra la campaña de Zuluaga o alguna conspiración. Cientos de usuarios respondieron con temas políticos. Pero no, se trataba de un clip sobre la paz.

Ya tenía la atención de todos ¿Oportunismo? ¿Oportunidad?

El reto está detrás de las urnas

twitter-elecciones

Al finalizar las campañas, algunos candidatos dan por terminada su estrategia digital de comunicación. ¿Por qué es importante seguir en la red? Expertos opinan.

Durante la campaña al Congreso los usuarios de redes sociales estuvieron expuestos a videos virales, memes cargados de promesas, infografías con propuestas, afiches de ataque a otros partidos, twitcams de debate, propaganda negra y otras “seducciones” políticas. ¿Qué pasa después del domingo 9 de marzo? ¿Desaparecieron?

La tradicional desazón de algunos ciudadanos que después de elegir a un candidato, no lo vuelven a ver nunca; también se vive en las campañas que usan estrategias de comunicación digital y se esfuman el día de la elección.

¿Por qué continuar en contacto con los electores?

Para Sarita Palacio, directora de Estrategia Digital de la Gobernación de Antioquia, el encanto no se puede acabar con el escrutinio.

“Las campañas están hechas para enamorar, para convencer. Si la gente le entrega su voto de confianza para que lo represente, usted debe seguir demostrando por qué resultó elegido. Aproveche esas redes para informar su gestión”.

Sin embargo, tener presencia en el mundo digital no solo implica hacer publicaciones. La coherencia y la interacción son importantes para administrar una cuenta de gobierno.

“Si el político no la maneja personalmente, su community manager debe conocer las prioridades de gestión, los temas, los programas para, posteriormente, definir el tono y el público al que se va a dirigir”, explicó Palacio, quien hizo énfasis en la responsabilidad de responder las preguntas de los electores.

Por otra parte el periodista y asesor digital Camilo García cree que muchas de las cuentas creadas para campaña no transcenderán al pasar las elecciones.

“Muchas cuentas serán abandonadas. También los miles de perfiles falsos y automáticos que se crearon para generar ruido en las campañas. Sumado a eso, los perfiles que fueron creados para trollear a rivales políticos”.

Las redes, según García, deberían servir además para fortalecer las instituciones.

“En nuestro sistema deberían ser más importantes que los mismos funcionarios”. Según él, las cuentas de corporaciones y partidos también deberían seguir en contacto con la comunidad después del 9 de marzo.

¿Qué deberían tener en cuenta los candidatos electos o no?

1. Constancia
Los ciudadanos, con el tiempo, olvidan a aquellos políticos que aparecen cada cuatro años. La constancia en redes conquista.

2. El tono
El ideal de las cuentas políticas es que sean manejadas por el mismo congresista. En caso de ser un tercero, debe conocer muy bien su estilo.

3. Interacción
Conversar es necesario y no solo en camapaña. Un político electo debe continuar respondiendo las inquietudes de los usarios. Que no se olvide que es un representante.

4. Responder
No solo los halagos hacen parte de una estrategia digital. Las críticas y cuestionamientos están ahí. Un congresista debe responder por sus actuaciones en el cargo.

5. Coherencia
Lo que se habla en redes sociales debe corresponder a la realidad, a los programas, proyectos y debates impulsados por el político.

6. Definir públicos
Si bien en campaña se sale a la “cacería” de votos. Es importante que el congresista elija el mejor canal para comunicarse con sus electores. ¿Cuáles son los medios que usan? Las redes no son receta mágica

A la Cámara con cuaderno y lapicero

Clic acá para ampliar la imagen.

Hacer campaña electoral en temporada escolar resulta perfecto para algunos políticos. José Caicedo, candidato del Partido de la U a la Cámara de Representantes de Cundinamarca, puede dar fe de ello con cuadernos, colores, borradores de nata y lapices: uno rojo y otro gris.

Gracias a la colaboración de Óscar Soto en Twitter, quien nos reportó esta fotografía que ahora circula en redes sociales, conocimos a este candidato a quien puede seguirse en redes sociales, puesto que cuenta con una estrategia, asunto que no suena novedoso, pero que sí lo es cuando se revisan otras hojas de vida. En Facebook pueden encontrarlo como José Caicedo y en Twitter su alias corresponde a @CaicedoCongreso.

Asombra de la estrategia publicitaria la poca relación que como representante ha tenido en otras ocasiones con la educación y la poca relación que tiene con este mismo tema durante los días de campaña.

Entre su actividad legislativa ha hecho parte de la aprobación del Marco Jurídico para la Paz, la Reforma Tributaria, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, el Estatuto del Consumidor, el Fuero Militar y la Ley de Salud Mental, entre otras.

¿Por qué regala entonces cuadernos? ¿Deberían los políticos en campaña ser consecuentes con los planes que proponen? ¿Qué piensan ustedes de esta forma de hacer política en Colombia?

Esperamos sus comentarios, son fundamentales para nosotros.

 

El creativo que irá con Falcao al Senado

1926658_231161743734443_1537570360_n

Política 2.0 recibió este singular reporte desde el Atlántico. Se trata de Fabio Cifuentes Cerón, un candidato de la Alianza Verde que aspira a un lugar en el Senado de la República.

Fiel a la fiebre mundialista que el mundo se prepara para vivir y enmarcado en la esperanza que tiene el pueblo colombiano de ver al Tigre Falcao en la Selección, Cifuentes se propuso llevar a Falcao al Mundial y su nombre hasta el Senado. Todo, enmarcado en la fe en Dios.

¿Qué opinión les merece esta campaña que ahora se difunde en redes sociales?

Recuerden que la invitación a realizar sus aportes sigue abierta. En las calles, miles de ojos ven más que dos.

Siguen llegando las sorpresas de “campañas creativas”

En una entrada anterior de este mismo blog, en la que se hablaba del ridículo y de la provocación política en las redes sociales, invitamos a los lectores a reportar otros casos de campañas políticas que consideraran “creativas” o que rayaran en la línea del mal gusto.

El llamado ha sido efectivo y durante esta semana dos joyas han sido reportadas. La primera llegó hace dos días por cuenta de @RosiGaviria. Se trata de un video erótico electoral que está sacudiendo al Meta con una propuesta de una mujer que danza para pedir los votos por el candidato a la Cámara de Representantes del Meta, Germán Baquero.

El segundo involucra a  Ricardo Quintero Baute, candidato a la Cámara de Representantes del César, quien aprovechó la muerte de Pacheco para rendirle un homenaje público delante de los electores. El mensaje, que se transmitió con una imagen, fue fuertemente criticado a tal punto que desde su cuenta de Twitter, @RicardoQuintin, ofreció disculpas.

“Ofrezco disculpas públicas. Quise hacer un homenaje a Pacheco. Ordené retirarla anoche mismo al ver que no era prudente. Gran error”. “En mi región saben que no soy un indolente. Cometimos eso sí un gran error; la pieza no debía llevar mi imagen. Reitero mis disculpas”.

Al segundo caso se le abona el manejo de crisis en redes sociales del community manager de Quintero. El equipo de campaña tuvo la iniciativa de ofrecer disculpas, un comportamiento no muy recurrente entre los políticos. No obstante, el desacierto y el oportunismo, en esta ocasión, fueron condenados por las audiencias en las redes sociales.

Les dejó tanto el video como la fotografía, la cual fue reportada por  Alejandro Carvajal. Sigo atenta a sus reportes.

Video: la vaquerita radical

Imagen de Ricardo Quintero Baute 

1897905_10152023594518772_1311497374_n

Comentarios con imágenes de campañas en redes sociales: no está bien invadir

comentariosenfacebook

Como dice mi madre: de todo se ve en la viña del señor. Las elecciones políticas de cualquier país se configuran como momentos precisos para tal afirmación y, como es de esperarse, nuestra Colombia no es la excepción de ninguna de las viñas.

Invasivas por historia, las campañas políticas han logrado sacarnos de quicio en diferentes momentos de la vida cotidiana. Solo basta con mencionar los buzones de unidades residenciales llenos de volantes, los pasacalles que le quitan la visibilidad a los semáforos o las arengas que se gritan en las calles unos días previos a los cierres de campaña (incluso durante el día de votaciones).

No obstante, cuando pensábamos que no podía haber algo que fuera más allá de estos límites de privacidad, apareció la política en las redes sociales y con ella más invasión política con o sin consentimiento. La diferencia, en este caso, es que darle eliminar a una de estas publicidades no es sinónimo de vandalismo. Una de las muchas ventajas que tiene el ciberespacio si se le compara con las calles.

Fieles a un proceso que algunos hemos llamado memificación (creación de imágenes con valor informativo y viral) que se comparten en redes sociales e incluso en comentarios de posts desde que Facebook dejó abierta la opción de comentar con imágenes; los partidos políticos le están apostando a las campañas virales vía memes.

El proceso es sencillo. Toman la fotografía de un candidato, le superponen un texto (como creando un volante), le agregan el logo del partido y el número del tarjetón. En algunos casos, también llevan un mensaje de campaña.

Luego, un grupo de seguidores políticos se encarga de difundir en Fan Pages el mensaje, esta vez convertido en imagen. Algunas de las páginas favoritas son las de los medios de comunicación. Y en otros casos, menores, también aplican las páginas de partidos que podrían considerarse competencia.

La invasión viene de toda clase de partidos. Incluso, quienes promueven el voto en blanco como una opción en las votaciones, también figuran entre la no tan honrosa lista de invasores.

Al que considero un error también se le suma la falta de criterio para ubicar la imagen en los comentarios. Uno de los casos que detecté y al cual le hice seguimiento (puede verse en la imagen) fue puesto en entradas que hablan de la Cumbre de la Alianza Pacífico, el Plan vial de Envigado e incluso la de una nota que hablaba del presidente de Estados Unidos Barack Obama. Tan siquiera, la estrategia, debería de incluir un plan de acción en noticias relacionadas con la propuesta política de cada candidato.

Esta nueva técnica, que resulta bastante molesta, nos deja una enseñanza: todavía, en el nivel político, no logramos entender las redes sociales. Contrario a lo que pasa en las calles, estos mensajes pueden borrarse sin problema e incluso reportarse como spam. Y eso es precisamente lo que hacemos los ciudadanos. También deberían de hacerlo los medios de comunicación y las instituciones, en especial las gubernamentales. No están en la obligación de soportar la presencia de campañas políticas al interior de una comunidad que con dedicación se ha gestionado.

¿Qué están logrando en cambio quienes se plantean estrategias como esta en redes sociales? Altas dosis de desprecio traídas al corazón por cuenta del hostigamiento político.

Estos candidatos no será recordados por sus propuestas sino por “haber sido mi invasor de Facebook”, un espacio casi sagrado para la vitrinas contemporáneas del ego.

El ridículo y la provocación como herramientas de campaña

Lo que para unos es abundancia para otros es ausencia cuando se habla de creatividad en campañas políticas electorales. Piezas que incluyen elementos virales o provocadores son evaluadas, criticadas y burladas en las redes sociales.
1536431_10152214017099510_298764370_n

El candidato de Uribe Centro Democrático a la Cámara de Representantes del Norte de Santander, Jorge Acevedo, ha provocado una serie de burlas entre quienes navegan en internet. ¿Cómo lo hizo? Con elementos virales. Aunque su propuesta política poco tiene que ver en el asunto, haciendo referencia a un clásico viral en internet: el Gan Gan Style, Acevedo ha logrado poner a hablar, para bien o para mal, a los medios de comunicación colombianos.

Durante el mencionado video, que ha sido difundido en redes sociales como Facebook, Youtube y Twitter, el cucuteño de 38 años de edad combina su propuesta como representante con escenas del baile de PSY, uno de los videos más vistos en la historia de Youtube.

Con motivo de este proceso de viralidad, pregunté entre mis seguidores de Twitter y de Facebook por las campañas políticas más “creativas” que se han visto durante esta primera oleada electora de 2014. Los resultados no se hicieron esperar y aunque por ahora Acevedo sigue siendo el rey, también se destacan otras campañas y diferentes sentimientos de indignación entre lo que muchos consideran una temporada de “circo”, como bien lo expresa Claudia Vásquez, periodista y documentalista.

Carlos Uribe de los Ríos, periodista y escritor, destaca que en Colombia sería mejor buscar las campañas creativas y rigurosas. Muchos están de acuerdo con esta apreciación pues creen que más allá de las burlas y de la risa, las campañas en Colombia, no pasan de ser populistas y ordinarias.

Entre las más destacadas dentro de esta racha de creatividad o mal gusto, cómo quieran llamarlo, también se ubican otras como la del reconocido senador y candidato del Partido de la U, Roy Barreras, quien le pide votar a los electores solo “sí les da la gana”. Un candidato de la Alianza Verde en Caquetá, quien se desnudó para difundir su campaña, y una candidata que invita a comer pizza mientras habla con sus potentes electores, también hicieron parte de los reportes.

Top 5 con las más destacadas por los usuarios.

1. Jorge Acevedo, a la Cámara

Ha sido el centro de las burlas en internet. Cientos de personas han compartido en su estado esta campaña que inicialmente fue difundida en la página de Facebook del candidato. Ya también circula en Twitter y en Youtube.

2. El candidato desnudo

desnudo

 Marlon Monsalve, quien aspira a la Cámara de Representantes de Caquetá desnudó su cuerpo como señal de transparencia. La campaña ha provocado indignación entre algunos y admiración entre otros. No obstante, la desnudez no es su única técnica. También tiene imágenes en las que anota frases como esta: “Le doy 10 mil por su voto… 10 mil razones y motivos sin comprar un solo voto”.

3. Roy Barreras: vote si le da la gana

Hay quienes dicen no saber si es una publicidad o una ironía. Pero, Roy Barreras, con pose de actor de Hollywood le sugiere a la gente “votar si le da la gana”… Luego, complementa que son las ganas de construir un mejor país.

4. La imitación de Uribe

Desde que es Expresidente, Álvaro Uribe Vélez ha tenido que escuchar como su voz es imitada en varias campañas políticas. En Medellín, lo vimos con Luis Pérez y ahora Daniel Quintero Calle, candidato del Partido Liberal. Así lo reseña El Espectador.

 daniel

 5. A comer pizza con Paloma

paloma

La candidata al Senado, Paloma Valencia, invita a los electores a escuchar sus propuestas mientras se comparte un pedazo de pizza. Promociona su campaña con la imagen de una pizza mientras cocina. En Twtitter promueve la etiqueta #PizzaconPaloma.

Telarañas de opinión

Útiles o no estas campañas políticas generan recordación entre la gente, aspecto que en algún momento puede ser considerado útil para los candidatos, por lo menos desde el punto de vista de la viralidad.

Aunque no se traduzcan en votos, esta afanada publicidad y su difusión en las redes sociales sí pueden, al menos, salvar el pellejo de uno que otro comunicador al presentar sus resultados finales.

No obstante, puede afirmarse que vemos en estas unas campañas completamente intervenidas por la tecnología y el social media. Hashtags, videos virales e imágenes tipo memes nos muestran una modificación del discurso a la hora de subirse a redes sociales, siendo lo nuevo el mecanismo de interacción y no las campañas en sí mismas.

La campañas, como en otros momentos de nuestra historia política, se caracterizan por ser diversas y, entre muchas de ellas, por tener pinceladas de mal gusto. ¿Qué es lo que cambia ahora? Que la reacción de las audiencias es mucho más rápidas, espontanea, vigilada y criticada.

Si ustedes tienen alguna otra campaña política que esté siendo difundida en redes sociales y que merezca estar en este blog, lo invito a escribir a perla.toro@gmail.com con la referencia y el por qué.

¿Qué vamos a hacer con tantos huevitos?

En épocas electorales abundan las gallinas en Twitter. No dan la cara; pero, sí cacarean. Ponen huevos y desaparecen antes de que se quiebren.

De cada cinco seguidores que han llegado a mi cuenta esta semana, uno o dos de ellos han sido huevitos de Twitter. La gran mayoría tienen cosas en común: siguen a mucha gente, tienen pocos seguidores y sus alias terminan en números. Algunos de ellos, como es el caso de @Toro2525Toro  tienen el perfil bloqueado. Anotación importante: muy pocos de esos huevitos hablan.

La cuenta de El Colombiano en esta misma red social tampoco ha sido la excepción. En un transcurrir de una hora (promedio) le pueden aparecer 10 seguidores en forma de huevo. Todos tienen las mismas características que los anteriores. En esta ocasión se le suman aspectos interesantes, algunas descripciones han atravesado viajes galácticos para llegar hasta el medio regional.

Medios como El Tiempo tampoco fueron ignorados. Seguidores como @brendallaver, @yarrmer, @Petlikatessen y @AvellaNidia van apareciendo con recurrencia. Lo mismo: siguen a algunas personas (pocas), nunca han trinado o tienen un solo trino y no tienen seguidores.

Algunos de estos huevitos tienen características comunes. Entre sus seguidores hay candidatos políticos que aspiran a un cargo de elección pública en Colombia. Pero, ¿qué pasa al interior de las cuentas de algunos de estos candidatos? Realizamos una observación (sigue la tarea) y encontramos que entre 10 candidatos, al menos ocho de ellos, tienen entre sus cuentas 10 seguidores huevitos por cada 20 que fueron contados.

¿Están de moda los huevos en Twitter? Para quienes no saben, la primera imagen que esta red social pone cuando una persona es novata en una cuenta es un huevo. No haber cambiado la imagen es una de las señales que se emiten para catalogar una cuenta como spam.

Quienes navegan en la red social de los 140 caracteres no han sido indiferentes a la lluvia de huevos y con mensajes que van desde el humor hasta la ironía han señalado que esta clase de fenómenos son cercanos a los momentos políticos electorales y esconden detrás de tanta “huevonada” compras de listas de seguidores para “manipular a la opinión pública”.

¿Tanto huevito que no trina pero sigue, ¿qué significado tendrá? Qué respondan los expertos”. “Y qué justo sea en previo de elecciones. ¿Te dice algo la palabra monitoreo?” “Son trollers que por gallinas tienen es huevo”. Son algunos de los comentarios que han circulado.

Pero la relación entre elecciones, campañas políticas y redes sociales no es nueva. En el año 2011, cuando se realizaron las elecciones regionales y locales de nuestro país, El Colombiano denunció compra de seguidores por parte de algunas campañas políticas.

En 2010, cuando se realizaron las últimas elecciones al Senado y a la Presidencia de la República, La Silla Vacía también reportó algo similar. En este caso señalaba que la estrategia digital de Juan Manuel Santos tenía seguidores fantasmas.

Aunque ninguno de los partidos que han sido señalados ha reconocido la compra de seguidores, esta tarea de comunicadores y community managers es una verdad gritada a los cuatro vientos. Asimismo, la compra de listas de seguidores y de páginas de Facebook con cantidades considerables de “Me gusta” también son prácticas de vieja data en el ciberespacio.

Vale la pena anotar que estos seguidores fantasmas pueden dividirse en dos. Los primeros son simples huevitos que aumentan números e influencia. Pero, hay una especie más avanzada: “los homo-sapiens-huevos”, es decir aquellas cuentas, también falsas, a las que les crean vida propia. Defienden, pelean, hablan de los candidatos pero no existen. Un trabajo recurrente al interior de estas campañas es administrar cinco o 10 cuentas con estas características.

Aunque está visto que estas cuentas y perfiles no sirven para nada, que se reconocen con facilidad y que ala hora de la verdad terminan siendo basura ciberespacial, la tendencia a comprarlas sigue creciendo. ¿Cómo leer el fenómeno? Primero, hay que señalar a los candidatos desesperados que no saben cómo más llamar la atención.

Pero, segundo, y en este caso lo más importante, los electores tenemos otra rama de monitoreo. Si nos mienten con una simple cuenta de Twitter, ¿qué creen ustedes que podrían hacerle al país? El valor del pajarito por el valor de la nada.

Óscar Iván, sin vida propia en las redes sociales

A la falta de protagonismo en los escenario presenciales, se le suma una falta de visibilidad en plataformas sociales. En Twitter y Facebook, Uribe también es Óscar Iván.

Mucho se ha dicho de la relación entre Álvaro Uribe Vélez y el candidato a la Presidencia de Colombia Óscar Iván Zuluaga. Uno de los comentarios más reiterativos obedece a la falta de credibilidad y de visibilidad que tiene Zuluaga en Colombia y a la importancia, porque no decir vitalidad, que tiene la figura de Uribe Vélez para el naciente candidato en las próximas elecciones presidenciales.

Lejos de ser una mera impresión ciudadana, el comportamiento en redes sociales y los números en esta clase de plataformas, cada vez más políticas, también lo demuestran. Asimismo, señalan que en materia de redes sociales el Uribe Centro Democrático tiene muchas cosas que aprender.

El 30 de enero, un sencillo mensaje de 140 caracteres dejó en evidencia uno de esos comportamientos que señalan que la figura de Álvaro Uribe jamás podrá ser reemplazada por la de Óscar Iván . En un trino, que incluía una URL de TwitLonger para ampliar información, Uribe Vélez señalaba:

“Óscar Iván Zuluaga exige al Presidente Santos decir la verdad sobre el proceso con las Farc”.

La pregunta, sencilla, que suscitó después el mencionado trino fue, ¿por qué el mensaje no era expresado por Óscar Iván?

Para quienes piensan que no, el candidato uribista también lo hizo. Desde su cuenta expresó: “Exigimos que el presidente Santos diga la verdad de lo que se negocia en La Habana”.

Lo curioso del asunto fue que el golpe de opinión se dio a conocer desde la cuenta de Uribe y no desde la de Zuluaga. Y, mientras que el trino del expresidente logró acumular 138 retuits y 37 favoritos, el del candidato presidencial solo logró una suma de 50 retuits y 10 favoritos. Los medios de comunicación que difundieron esta información, en su gran mayoría, señalaron y citaron el trino de Uribe Vélez.

Pero las estadísticas van más allá. Si miramos el Klout (herramienta para medir influencia) de ambos candidatos, Álvaro Uribe Vélez nos señala 79 puntos de popularidad y Óscar Iván Zuluaga 70.

Se entiende que Uribe Vélez sea más antiguo en la red social, más activo y que por sus características polémicas sume mayor cantidad de logros en el ábaco. No obstante, ¿puede vivir Zuluaga en un ciberespacio en el que Uribe no tenga presencia?

Si seguimos con los números, también siguen las sorpresas. Mientras que Uribe Vélez suma cerca de 3 millones de seguidores, Óscar Iván tan solo llega a los 57 mil. Mientras que el primero sigue a más de 700, el segundo, escasamente llega a los 200.

También hay un más allá de las cifras. Mientras que la cuenta de Álvaro Uribe solo incluye en su perfil una foto propia y el logo de su partido, la imagen de portada de Óscar Iván tiene a Uribe. El protagonismo solo se corona en su foto de perfil. Por último (aunque en estos asuntos manda Twitter) mientras que Álvaro Uribe tiene una cuenta verificada, la de Óscar Iván ni siquiera identifica al candidato con su nombre completo.

Casualidades o no, descuidos o desatinos, estrategia o propósito, parece quedar claro que ese sentir ciudadano se evidencia con creces en las redes sociales.

¿Qué tal si nos dejan ver, solo por un rato, un Óscar Iván capaz de opinar? Aunque no sea en tribuna pública, montarse en el “pajarito” de la transparencia, podría ser un ejercicio interesantes para estas elecciones.

12