Óscar Ivan Zuluaga, el pago para salir del anonimato

Facebook:  OscarIvanZuluaga 294.571 Me gusta

Twitter: @OIZuluaga 240,052 seguidores. Cuenta verificada

Youtube: Óscar Iván Zuluaga 1.852 suscriptores 2.251.771 visualizaciones

En su sitio oficial no referencian la existencia de más redes sociales.

La campaña del candidato del Centro Democrático le ha apostado, desde sus inicios en redes sociales, a la visibilidad. Óscar Iván, en general, es de esos candidatos que representan un reto comunicacional para generar recordación, pues su rostro no era muy conocido por los colombianos.

Su estrategia, al igual que la de otros aspirantes a la presidencia, cambió sobre la marcha. Se ser “Óscar Iván presidente” y asociarlo principalmente a la imagen del partido, pasó a ser “Zuluaga presidente”. Así, con la “Z” del Zorro, evocando un ícono heróico. Ahora, los esfuerzos de su imagen se han centrado en la recordación de una sola letra y la imagen de esa “Z” trazada con espada, que figura en todas sus publicaciones sin falta.

Podemos resumir la maratón de comunicación digital de esta campaña en tres aspectos:

1. El pago por figurar.

2. Los testimonios de seguidores

3. Las fotos con muchas personas, táctica conocida en el marketing político como símbolo de apoyo y poder de convocatoria.

La vida personal del candidato no es tan relevante en esta campaña. Son cuentas creadas por y para las elecciones. El epicentro de los mensajes: hablar de propuestas generales en diferentes ejes temáticos y mantenerse tibio ante temas de coyuntura nacional. Es decir, a pesar de verse involucrado en enfrentamientos con el candidato presidente, en sus redes sociales estos asuntos no se tratan a profundidad.

 

La imagen de campaña con la "Z" del Zorro.

La imagen de campaña con la “Z” del Zorro.

Comenzaremos con el análisis de su cuenta de Twitter: Fue la primera cuenta de un candidato presidencial en tomar la iniciativa de pagar por la promoción de trinos y tendencias en esa red social. Hay que tener en cuenta que esta pauta es bastante costosa para un mortal común y corriente. Las promociones de este tipo pueden costar entre 5 mil y 10 mil dólares (por publicación). Es decir unos 20 millones de pesos.

Dependiendo del alcance del trino y el precio variable de Twitter, podrían costar más de us $2.000

Dependiendo del alcance del trino y el precio variable de Twitter, podrían costar más de us $2.000

Precisamente por los altos costos, esta opción resulta efectiva cuando de buscar visibilidad se trata. Twitter asegura un alcance definido y un rango de posibles seguidores que se pueden ganar cuando se paga por los trinos. Sin embargo, al pagar tal cantidad de dinero, esperamos que el mensaje sea lo suficentemente fuerte y convincente para aprovechar el ‘empujoncito’. Algunos de esos mensajes, teniendo en cuenta el bajo número de retuits, fueron desaprovechados.

Trending topic promocionado. El producto más costoso de Twitter.

Trending topic promocionado. El producto más costoso de Twitter.

 

Otro es el panorama de la etiqueta #VotoporZuluaga, promocionada justo al día siguiente del gran debate presidencial transmitido por televisión, en busca de un foco de atención. Aunque las redes sociales no dieron precisamente a Zuluaga como ganador, esta etiqueta logró recoger más de 14 mil menciones.

Antes de pasar a la cuenta de Facebook, hay que decir que la campaña de Zuluaga se ha encargado de hacer de sus influenciadores, piezas fundamentales de reconocimiento. Los trinos del expresidente Álvaro Uribe, de militantes del partido y seguidores le dan impulso a la cuenta principal con retuits, mensajes y repetitivas frases de campaña.

Es imposible dejar pasar el pequeñito detalles de la existencia de la cuenta fake @OIZuiuaga, que en Twitter se visualiza como la oficial. Es un reto para quienes están tras bambalinas lidiar con mensajes contradictorios, parodias y sátiras sobre su campaña.

Cabe anotar que no es fake cualquiera, pues ya ha logrado superar los 4 mil seguidores en poco tiempo.

Parodia de la cuenta de Óscar Iván Zuluaga.

Parodia de la cuenta de Óscar Iván Zuluaga.

Zuluaga cuenta con seguidores “huevito”, esos influenciadores que ya mencionamos en la campaña de Juan Manuel Santos. Son arrobas creadas hace poco, tienen menos de 10 seguidores y hacen el papel de repetidores y emisores de mensajes.

Como anécdota, hace poco trinando sobre el lamentable accidente de Fundación, Magdalena, recibimos una mención de una de esas cuentas que a propósito de la paz invitaba a no votar por Santos.

Cuenta con 5 seguidores que responde aleatoriamente con mensajes de campaña.

Cuenta con 5 seguidores que responde aleatoriamente con mensajes de campaña.

Ahora sí, pasando a Facebook, no hay muchas diferencias con el manejo de Twitter. Esta red les permite el uso de más recursos audiovisuales como los videos de propuestas y fotos de gente, principalmente joven, apoyando su campaña.

Aunque hay muchos mensajes de apoyo de sus seguidores, pudimos leer críticas a él y al expresdidente Uribe. Contrario a la campaña del presidente Santos, parece haber poca revisión y censura de los comentarios detractores.

No es muy divertido dar likes a páginas políticas y ver todo el día sus publicaciones en el Facebook, pero se le abona a esta campaña que se encarga de difundir mucho material gráfico con el fin de que sus seguidores la compartan y generen una ola de ‘zetas’ tricolor.

OIZ, como se le conoce en redes sociales para hacer más corta la escritura, sí tiene canal de Youtube pero, al igual que otras campañas, no lo usa como red social sino como un medio para publicar los videos y viralizarlos en otras redes. Importante decir que sí tienen los comentarios activos.

Para resumir un poco los números de la vida digital del candidato del Centro Democrático, el pago le ha permitido un crecimiento rápido en poco tiempo, aunque sus mensajes no generan mucha polémica. En el más reciente debate afirmó que sus cuentas las maneja personalmente o le ‘tira línea’ a su equipo de comunicaciones. Si es así, el candidato que vemos en redes conciliador y tranquilo no parece ser el mismo que le habló ‘durito’ a Juan Manuel Santos en el debate.

¿Estrategia de doble personalidad? o ¿falta de consenso entre los responsables de las redes? 

Óscar Iván, sin vida propia en las redes sociales

A la falta de protagonismo en los escenario presenciales, se le suma una falta de visibilidad en plataformas sociales. En Twitter y Facebook, Uribe también es Óscar Iván.

Mucho se ha dicho de la relación entre Álvaro Uribe Vélez y el candidato a la Presidencia de Colombia Óscar Iván Zuluaga. Uno de los comentarios más reiterativos obedece a la falta de credibilidad y de visibilidad que tiene Zuluaga en Colombia y a la importancia, porque no decir vitalidad, que tiene la figura de Uribe Vélez para el naciente candidato en las próximas elecciones presidenciales.

Lejos de ser una mera impresión ciudadana, el comportamiento en redes sociales y los números en esta clase de plataformas, cada vez más políticas, también lo demuestran. Asimismo, señalan que en materia de redes sociales el Uribe Centro Democrático tiene muchas cosas que aprender.

El 30 de enero, un sencillo mensaje de 140 caracteres dejó en evidencia uno de esos comportamientos que señalan que la figura de Álvaro Uribe jamás podrá ser reemplazada por la de Óscar Iván . En un trino, que incluía una URL de TwitLonger para ampliar información, Uribe Vélez señalaba:

“Óscar Iván Zuluaga exige al Presidente Santos decir la verdad sobre el proceso con las Farc”.

La pregunta, sencilla, que suscitó después el mencionado trino fue, ¿por qué el mensaje no era expresado por Óscar Iván?

Para quienes piensan que no, el candidato uribista también lo hizo. Desde su cuenta expresó: “Exigimos que el presidente Santos diga la verdad de lo que se negocia en La Habana”.

Lo curioso del asunto fue que el golpe de opinión se dio a conocer desde la cuenta de Uribe y no desde la de Zuluaga. Y, mientras que el trino del expresidente logró acumular 138 retuits y 37 favoritos, el del candidato presidencial solo logró una suma de 50 retuits y 10 favoritos. Los medios de comunicación que difundieron esta información, en su gran mayoría, señalaron y citaron el trino de Uribe Vélez.

Pero las estadísticas van más allá. Si miramos el Klout (herramienta para medir influencia) de ambos candidatos, Álvaro Uribe Vélez nos señala 79 puntos de popularidad y Óscar Iván Zuluaga 70.

Se entiende que Uribe Vélez sea más antiguo en la red social, más activo y que por sus características polémicas sume mayor cantidad de logros en el ábaco. No obstante, ¿puede vivir Zuluaga en un ciberespacio en el que Uribe no tenga presencia?

Si seguimos con los números, también siguen las sorpresas. Mientras que Uribe Vélez suma cerca de 3 millones de seguidores, Óscar Iván tan solo llega a los 57 mil. Mientras que el primero sigue a más de 700, el segundo, escasamente llega a los 200.

También hay un más allá de las cifras. Mientras que la cuenta de Álvaro Uribe solo incluye en su perfil una foto propia y el logo de su partido, la imagen de portada de Óscar Iván tiene a Uribe. El protagonismo solo se corona en su foto de perfil. Por último (aunque en estos asuntos manda Twitter) mientras que Álvaro Uribe tiene una cuenta verificada, la de Óscar Iván ni siquiera identifica al candidato con su nombre completo.

Casualidades o no, descuidos o desatinos, estrategia o propósito, parece quedar claro que ese sentir ciudadano se evidencia con creces en las redes sociales.

¿Qué tal si nos dejan ver, solo por un rato, un Óscar Iván capaz de opinar? Aunque no sea en tribuna pública, montarse en el “pajarito” de la transparencia, podría ser un ejercicio interesantes para estas elecciones.

La política 2.0 va de las redes a las calles

Existe una relación constante entre la política y los Trending Topics de Twitter. Podría decirse que todos los temas políticos de Colombia tienen ahora un reflejo inmediato en las redes sociales.

Incluso, en algunas ocasiones, solemos conocer primero las opiniones ciudadanas que las noticias publicadas en los medios de comunicación.

Los casos de Alonso Salazar, ex Alcalde de Medellín que fue destituido e inhabilitado durante 12 años para el ejercicio político, y el de la declaración de nulidad del proceso de elección de la Fiscal General de la Nación, Viviane Morales, por parte del Consejo de Estado, así demuestran y ratifican esta hipótesis. Incluso, le añaden un nuevo movimiento a las historias: aquellas que van de las redes sociales hasta las calles.

En el caso de Alonso Salazar pudo verse cómo la etiqueta #ApoyoaAlonso logró trascender, desde el miércoles 29 de febrero y hasta el viernes 2 de marzo, los píxeles, llegando hasta las calles en forma de mensajes publicados en carteles y en una lona que fue ubicada en las afueras de la Procuraduría General de la Nación, sede Medellín.

En esta, sus antiguos trabajadores y sus simpatizantes políticos, dejaron sus mensajes de apoyo por la decisión que tanto en la virtualidad como en la presencialidad han considerado injusta.

Twitter: ¿solamente para las campañas?


Cerca de 20 días después de pasadas las elecciones en las que se eligieron alcaldes y gobernadores, hicimos un recorrido por las cuentas de quienes aspiraron a estos cargos en Medellín y en Antioquia. Al parecer, Twitter hace mucho ruido en las campañas, pero luego, poco que ver con las propuestas. ¿Dónde quedó la fuerza de la Política 2.0?

Perla Toro Castaño
Perlat@elcolombiano.com.co

Como en los cuentos de hadas lo último que supo Medellín de Luis Pérez fue por cuenta de un pajarito. Desde Twitter el ex alcalde de la ciudad y candidato derrotado en las dos últimas contiendas electorales, le dijo a sus seguidores en la noche del domingo 30 de octubre: “Gracias a todos por su apoyo, por confiar en nuestra propuesta y por demostrar que estamos #FirmesPorMedellín”. Desde aquel entonces el pajarito dejó de cantar.

Por su parte @AlvaroAntioquia, cuenta con la que se identificó el candidato a la Gobernación de Antioquia, Álvaro Vásquez, dejó que el pajarito cantara un poco más y el 6 de noviembre, citó sus últimas palabras en un post que decía: “El modelo de empleo masivo a través de la reforestación también queda a disposición de los señores alcaldes. La pobreza se cura con empleo”. Al sugerir que el árbol se derrumbara, el pajarito también hizo silencio.

En esa última frase podría acabarse el cuento; pero, no. Lo importante de esto es ver cómo luego de cerca de 20 días de haber pasado las elecciones políticas en las que Sergio Fajardo fue elegido Gobernador de Antioquia y Anibal Gaviria Alcalde de Medellín; muchos candidatos dejaron de usar Twitter, renunciando así a todas las palabras, ahora convertidas en pequeños trozos de olvido, en las que afirmaban que en un futuro, “todos los ciudadanos podrían hablar trino a trino con los mandatarios, haciendo uso de mecanismos de transparencia”.

Pero, Pérez y Vásquez no fueron los únicos que guardaron silencio. @MedLuisFernando, cuenta del candidato del Polo Democrático Alternativo también hizo su última mención el 1 de noviembre, agradeciendo, como lo hicieron todos, a quienes los acompañaron durante los días de campaña. No obstante, en el caso de Luis Fernando hay algo importante para tener en cuenta. Éste fue el último candidato en abrir cuenta de Twitter y cuando tomó la decisión de involucrarse con esta comunidad, muchos entendimos que lo había hecho por obligación. Tal vez, otro pajarito, le dijo que estar ahí, presente, era algo importante.

Por su parte, Rodrigo Saldarriaga, @rodrigosalda, quien fue por segunda ocasión candidato del Polo a la Gobernación de Antioquia, no ha dejado callar al pajarito y aunque ahora habla menos, se ha seguido pronunciando a favor de la educación y de la movilización social.

Y ¿qué pasa con los candidatos del Partido De la U? Carlos Mario Estrada dijo el 30 de octubre: “A Dios, a los Antioqueños, mil gracias!! Feliz noche”. Desde entonces solo ha publicado dos trinos. El último se registra el 11 de noviembre. Federico ha estado muy atento a la movida tuitera y ha trinado menos, pero lo sigue haciendo y desde diferentes frentes.

Dato curioso: todavía todos estos candidatos tienen sus templates vestidos de campaña.

Con los elegidos la cosa va así. Sergio Fajardo, @sergio_fajardo, sigue activo como siempre. Desde su cuenta ha expresado apoyos al actual alcalde de Medellín Alonso Salazar, quien se encuentra en un proceso de investigación por parte de la Procuraduría. También ha dejado claras sus opiniones y ha comenzado a revelar los nombres de quienes harán parte de su gabinete. Muchos, seguramente, y en este cambio de gobierno, estarán esperando a que su futuro laboral se resuelva en un trino de Fajardo.

Por su parte Anibal Gaviria, quien ya se ve triunfante en el fondo de su template, sigue trinando tanto desde @anibalalcalde como desde @anibalgaviria. Ahora el reto viene para sus asesores en socialmedia, ¿cuándo se van a decidir a dejar una sola cuenta? Los ciudadanos necesitamos tener ese canal claro, para llegar al Alcalde, para proponerle y para que nos escuche.

#FirmesContraLuisPérez: la etiqueta de la resistencia

Este hashtag ha llegado a ser Trending Topic local en varias ocasiones. Desde hace unas tres semanas se viene apoderando de la red y quienes lo usan solo tienen algo para decir: no quieren un nuevo mandato de Luis Pérez Gutiérrez.

Perla Toro Castaño
perlat@elcolombiano.com.co

Dice @victorcasas en Twitter, que la diferencia entre #FirmesconLuisPérez y #FirmesContraLuisPérez, radica en que el segundo hashtag es impulsado por usuarios reales. Para quienes estén fuera de contexto, esta afirmación merece una explicación.

Desde hace varios días, diferentes fuentes han venido señalando que parte de los usuarios que siguen a Luis Pérez en su cuenta de Twitter no existen y que son comprados en listas que ubican cuentas falsas en países como Indonesia, China, Estados Unidos e incluso Rusia.

Entre todos estos seguidores, que al momento de escribir este post suman 24.485, hay unos cuantos que tienen apariencia real, fotografía, seguidores y varios post en su TL (perfil de Twitter). Pero, también tienen algo en común: solo hablan de Luis Pérez y están dispuestos y atentos a atacar cualquier clase de opinión que vaya en contra de este candidato.

Esta clase de perfiles son conocidos, usualmente y en el lenguaje de esta red social, como fakes, que viene de la palabra falso en inglés, y se dedican a trolliar, término que viene del vocablo troll y que describe a las personas que sólo buscan provocar intencionalmente a los usuarios o lectores que navegan y comparten en el ciberespacio. Ambas figuras resultan insoportables.

Lo que afirma Víctor, entonces, es que la etiqueta #FirmesconLuisPérez, fue creada y es impulsada, primordialmente por fakes y, agregaría yo, que por trollers, que pueden ser reales y que tal vez reciban unos cuantos centavos (no creo que sea mucho) por defender al candidato Pérez  y confundir a la opinión pública.

Esto incluye, insultar a los opositores, atacar a los medios de comunicación, dejar comentarios en las noticias que van en contra del candidato y, sobre todo, estar dispuestos, las 24 horas a reaccionar en contra de todo aquel que se atreva a criticar un segundo piso vial, la entrega masiva de computadores de Negroponte, la compra de vajillas de 100 millones de pesos, los viajes ostentosos a la Guajira y los sistemas futuristas que buscan volver a los policías especies de robots inteligentes (es más fácil lo primero que lo segundo). En el caso de seguir, la lista podría ser interminable.

Como reacción ciudadana a estas irregularidades y producto de la indignación, desde hace unas tres semanas en Twitter se viene usando la etiqueta #FirmesContraLuisPérez, la cual, según algunos rastreos (más sentimentales y cercanos, que inteligentes y profundos) empezó a ser promovida por @JennyGiraldo.

Desde entonces ha comenzado a tomar fuerza e incluso se ha convertido, en varios momentos del día, en Trending Topic local, es decir, el tema más conversado en la esfera tuitera de Medellín.

#FirmesContraLuisPérez, es un hashtag que nace de iniciativas políticas ciudadanas y no de políticos y en esta frase simple, pero a la vez compleja, radican grandes diferencias que pueden visibilizarse en una lista de tendencias.

En Trendsmaps, herramienta que sirve para georeferenciar los trinos, #FirmesContraLuisPérez aparece regularmente como el tema más conversado del día, mientras que, si se le compara con #FirmesconLuisPérez puede verse, como disminuye su fuerza. Lo cierto del caso es que como lo ha afirmado @sillantioquia, estos son los HT que han dominado las redes sociales antioqueñas en los últimos días.

Tal vez un sabio sociólogo de la red como lo es Manuel Castells pueda explicar esta clase de fenómeno; pero, de lo que si estoy segura es que, al igual que yo, quienes usan la etiqueta #FirmesContraLuisPérez han encontrado en esta un mecanismo de resistencia, una forma de expresar la inconformidad y de decir: “nos sentimos engañados”.

La resistencia no tiene precio, no se cobra.

Las llamadas de Uribe no han gustado en las redes sociales

Perla Toro Castaño
perlat@elcolombiano.com.co

Hace poco o más de una semana, varios tuiteros empezaron a divulgar un mensaje en sus perfiles. Éste, que tenía un tono de orgullo pero a la vez de rabia, decía en la gran mayoría de las ocasiones: “Uribe llamó a mi casa y le colgué”.

Algunas de las personas que intarctúan con esta red social desde Medellín, afirmaron que la petición que les hacía el expresidente de la República, era a “votar por Federico Gutiérrez el próximo domingo 30 de octubre”. No obstante, los mensajes no solo se quedaron en Antioquia, y otros usuarios también reportaron la misma llamada pero en Bogotá, capital en la cual Uribe Vélez pedía que se votara por Enrique Peñalosa.

Lo cierto del caso es que los tuiteros se pusieron bastante molestos frente al acto, el cual consideraron “spam telefónico”. Algunos, incluso, pidieron que se investigara cómo los candidatos podían acceder a las bases de datos que incluyen los teléfonos de las familias colombianas. Otros dijeron que este acto violentaba su privacidad y unos pocos se sintieron a gusto de escuchar la voz de quien fue durante ocho años Presidente de Colombia.

Incluso, el colectivo de contenidos independientes conocido como Internautismo Crónico, hizo su particiáción política montando en Youtube un video que recibe el nombre Uribe volvió, en forma de spam telefónico, el cual fue subido a la red el 9 de octubre y en solo tres días logró obtener cerca de 10 mil visualizaciones.

Medellín ¿sede de la política 2.0?


Mateo Vahos

mvahos16@gmail.com
@Teovahos
Invitado especial

En Medellín estamos presenciando un fuerte enlace entre la campaña online y la offline. Los candidatos están invirtiendo tiempo y recursos en sus medios digitales. Algunos bien, otros con muchos problemas. Las redes sociales son espacios que si se utilizan bien se puede llegar al objetivo claro de la política, votos.

Los tres candidatos que puntean en las encuestas no sólo se diferencian en su color político, ideología o partido; también lo hacen en la forma cómo manejan sus redes sociales, acá es donde se podría decir que en Medellín estamos presenciando la lucha de candidatos 1.0 vs. candidatos 2.0.

Aníbal Gaviria

Tiene dos cuentas @anibalgaviria y @AnibalAlcalde, la primera existe desde que fue pre-candidato Liberal y fórmula vicepresidencial, la segunda fue creada para la contienda hacia la Alcaldía de Medellín. Una condición clara de Social Media es no dispersar la atención del usuario.

Muchos usuarios de Twitter pueden pensar esto ¿yo para qué voy a seguir dos cuentas que twittean lo mismo? Acá surge mi duda, ¿no sabían  acaso que podían modificar el usuario @anibalgaviria?

En Facebook repiten el mismo error y le agregan otro más, al tener dos fan page y un perfil.

La publicación de noticias negativas sobre Anibal Gaviria ha generado una dedicación constante por parte de una gran cantidad de perfiles (reales, trolls y que demuestran enlaces con otras campañas) Se debe entender que el silencio en redes sociales es tomado como una agresión.

Califico como ‘Muy grave’ la existencia de correos que pueden ser reenviados con información negativa sobre este candidato, hasta el momento no se hacen pronunciamientos en los medios digitales.

Luis Pérez

2.0 significa interacción, cosa que no se aplica de forma adecuada en el perfil de Twitter @Luis_Perez_G. La transparencia también debe ser un principio en el manejo de estos medios,  si el candidato no es quien maneja su cuenta que sea claro y lo diga, es muy normal que hoy en día algunas cuentas sean manejadas por un “Community Managers”, pero el usuario necesita saberlo, fue comprobado que la mayoría de usuarios de esta son ficticios o comprados (Trolls).

El éxito de las redes sociales no se debe medir por la cantidad de usuarios, se debe medir por el nivel de influencia de lo que se dice, las cantidades grandes de usuarios inactivos con la cuenta es igual a nada.

El eje de toda estrategia del manejo de contenido en redes sociales, gira en torno a la página web. Este candidato hace todo lo contrario, al realizar la generación de contenidos a través de redes sociales y sin conexión entre éstas.

Con el candidato Luis Pérez el efecto pasa de ser local a ser nacional, las noticias sobre declaraciones de su asesor, diferentes hechos de su pasada alcaldía y su candidatura han generado comentarios negativos en Twitter, comentarios sin respuesta por parte del candidato.

Por encima de la falta de respuesta el “beneficio” de este candidato es la gran cantidad de “Twitteros Adeptos” que tiene, siempre salen a su defensa. Reales o no, los “Twitteros Adeptos” hacen su labor de defensa fuerte y eficaz.

En Facebook existen algunos grupos que llaman a la negación del voto por Luis Pérez, grupos que no tienen fuerza en cantidad ni contenido.

Federico Gutiérrez

Con un aumento exitoso en estos meses de campaña en Twitter con su cuenta @FicoGutierrez, tiene deficiencia en la generación de contenido innovador (las redes no son solo texto, fotos y videos)

La rapidez y la calidad en la respuesta a los usuarios es uno de sus problemas, el usuario quiere ser escuchado y que le demuestren que su opinión si es tomada en cuenta, con un buen manejo una opinión negativa se puede transformar en un nuevo adepto.

En Facebook el fan page de Federico Gutiérrez se quedo estancado, la subida escandalosa de los otros candidatos (con pago de pauta) lo dejo en un tercer lugar después de venir con una tendencia de crecimiento muy positiva.

Lo más grave y complicado que debe manejar es el AntiUribismo que es fuerte en Twitter, pero ni con esa presencia de perfiles de ese estilo se presentan ataques fuertes a su cuenta.

En las redes sociales existe el rumor constante que Federico Gutiérrez va para un lado o el otro y se retiraría, él envía Tweets constantes de ir hasta el final. Este candidato ha dado respuesta a algunas críticas con videos y comunicados.

La conclusión es simple, en Medellín tenemos un candidato 2.0 enfrentado contra dos candidatos 1.0, la pregunta es ¿ganará la campaña moderna o se impondrán las tradicionales?

La política de las palabras

Lo que dicen las vallas y lo que quiere la gente cuando se habla de campañas políticas.

Perla Toro Castaño
perlat@elcolombiano.com.co

La brecha que existe entre los ciudadanos y las vallas políticas que inundan la ciudad puede medirse en centímetros, opiniones y propuestas.
Lo que dice la publicidad política, en muy pocas ocasiones, concuerda con lo que piensa o pide la gente.

Esto pudo demostrarlo la twittercrónica, que esta vez recorrió Medellín para buscar las palabras más comunes en la propaganda de los candidatos a la Alcaldía, la Gobernación, la Asamblea y el Concejo.

En su gran mayoría estas vallas, afiches, pasacalles y volantes se caracterizan por priorizar la imagen de los candidatos por encima de las propuestas, lo cual, para algunos tuiteros, como Alejandro Vargas, @alejov90, “no permite ver el mensaje que ellos (los candidatos) tienen para los ciudadanos”.

Otros, como es el caso de Manuel Cano, @manuelectores, afirman que las campañas políticas carecen de contenidos. “No hay propuestas serias que animen al electorado a votar masivamente”.

Comparamos las palabras encontradas en la publicidad política de las calles de la ciudad con las que, según quienes interactuaron con nosotros durante las dos horas de la twittercrónica, deberían ser prioritarias para todos los aspirantes.

En el primer punto, nos encontramos con que la palabra más común en las calles es firmes, seguida de otras como alcalde, Medellín y nuestro.

Por su parte, a la hora de definir la información que deberían transmitir los candidatos, los ciudadanos hablaron de educación, seguridad, oportunidades, compromiso y honestidad, dejando claro que los mensajes que reciben de la publicidad exterior no son tan constructivos, educativos e informativos como lo esperarían. Un llamado al diálogo y a la consulta ciudadana.

“El mensaje debe adaptarse al medio y no al contrario”

Guillermo Villa, o el Flaco Villa, como se le conoce, dice que la publicidad exterior debe ser corta porque está expuesta a personas que todo el tiempo están en movimiento y es por esta razón que los mensajes suelen ser breves y contundentes. “En las vallas no pueden ir propuestas y ahora hay una tendencia a acercar al candidato al pueblo, a la gente”.

Denise Caro, especialista en publicidad digital, resalta que, para lograr este objetivo, están las campañas en Internet que, aunque siempre deben estar enmarcadas en una misma estrategia política, permiten la conversación entre candidatos y ciudadanos. Una campaña proselitista debe involucrar tanto al candidato como a la propuesta.

Usamos Twitter, pero no somos bobos

Una mirada muy personal a un asunto impersonal de la Política 2.0

Perla Toro
perlat@elcolombiano.com.co
@perlatoro

Uso Twitter desde hace casi cuatro años. Cuando comencé a hacerlo no era más que una niña gomosa a la que le gustaba “experimentar con la tecnología”. En ese momento no se podía definir si eso que yo hacía por gusto era importante o si simplemente, era una moda traída de los Estados Unidos, país en el que un Presidente Negro había sido elegido por el pueblo gracias a una campaña innovadora en la que hacía uso de algo llamado “Social Media”.

Para aquel entonces, inicios de 2009 para ser más exacta, Facebook ya era una plataforma famosa, incluso en Colombia. Twitter, por su parte, se aproximaba a su segundo aniversario y en nuestro país era una red social apenas naciente.

Algunos meses después y luego de recolectar un par de seguidores como fueron los casos de @CrisbotalCobo y @Piscitelli comencé a darme cuenta (no había que ser muy astuta para hacerlo) que desde este lugar se estaba generando un cambio, no solo desde la difusión informativa, sino también desde las formas de comunicarse y de movilizar a las sociedades.

Obsesionada con esa idea y unos cuantos libros ligados a la literatura Cyberpunk que ya se habían pasado por mi cabeza, comencé a estudiar el uso de las redes sociales desde dos puntos de vista: la comunicación y el periodismo. Esta serie de observaciones me dieron entonces la oportunidad de trabajar en varios medios de comunicación, al menos tres; labor en la que me sostengo aún.

En estos pocos años de experiencia que ligan al periodismo con las redes sociales, que son mínimos sobre todo si se comparan con los de mis colegas de largo aliento en el oficio, he visto toda clase de cosas. En Twitter, hay desde personas dispuestas a colaborar y a realizar críticas constructivas, hasta aquellas que pierden la conciencia de ese acto “mágico” que hace que detrás de cada computador exista una persona y no un robot que contesta sin corazón. Por no mencionar a quienes creen que detrás de una cuenta de Twitter está el director o gerente de una empresa.

Bueno. Podría profundizar mucho en las experiencias, tal vez sin despertar interés alguno; pero, lo que es importante destacar es que durante estos años de trabajo, no he visto cosas más inusuales en Twitter, que aquellas que pasan con los movimientos políticos, sobre todo cuando comienza alguna clase de campaña electoral.

En las elecciones políticas de 2010, en las cuales se eligió a Juan Manuel Santos como presidente de la República, las redes sociales comenzaron a ponerse de “moda” entre las campañas electorales colombianas. Algunos entendían muy bien el movimiento social que desde estas plataformas se generaba, y otros solo sabían que debían estar allí, presentes, mientras tanto y por si las moscas.

Para este año se registraron casos de campañas negras en las redes sociales, suplantación de identidades, pagos masivos a universitarios para que crearan cuentas de Twitter falsas que siguieran a otros candidatos e incluso el aparente “plagio” de otras campañas, como le ocurrió a Juan Manuel Santos con un video que prometía Más Trabajo y que ya había sido difundido en una población mejicana.

Luego vino el olvido.

Más de un año después el tema político vuelve a ponerse en boca de todo el mundo y las redes sociales no se les escapan a estas lenguas. Hace poco uno de los temas que despertó y que relaciona ambas aventuras de eso que se conoce como Política 2.0, fue la compra de listas de seguidores de algunos candidatos de la Alcaldía de Medellín y de la Gobernación de Antioquia .

Las dudas que comprometen las campañas son claras. Solo basta con observar los primeros 50 seguidores de cada uno de los candidatos a estos cargos, para ver como en algunos casos, la globalización hace más efectos que en otros. ¿Por qué hacer esto? ¿En qué beneficia a un candidato tener seguidores que no pueden votar en Colombia y mucho menos en Medellín o Antioquia? La respuesta es clara y tiene que ver con la influencia, aspecto fundamental para definir la popularidad en Twitter. Tal vez usted no vote por el que más seguidores tenga, pero es mejor dejar el beneficio de la duda entre los indecisos.

Cuando se les preguntó a los asesores de campaña de estos candidatos (pueden verlos leyendo la nota que direcciono desde este post) por la “aparente compra de listas de Twitter”, fueron varias las respuestas que brindaron. La mayoría de ellas se escuchaban en tono ofendido (quien nada debe nada teme) y argumentaban que esta larga lista de seguidores internacionales, en las que figuran lenguas tan lejanas como el mandarín, el indonesio y el urdú, solo respondían al trabajo publicitario. “Los candidatos aparecen en todo el mundo y a la gente le gusta y simplemente le dan seguir”.

Pese a que esta respuesta suena extraña, hubo una en particular que llamó mi atención. “¿Cómo a los medios de comunicación no les dicen nada porque los sigue gente de Estados Unidos?”, dijo uno de los mentores.

Esta pregunta, tocó inmediatamente esas fibras Twitteras que se mueven en mi universo intestinal y comencé a revisar. Primero, la mayoría de personas que siguen los medios de comunicación para los que he trabajado vinculando el periodismo con las redes sociales son de Colombia. Segundo, aquellos que son extranjeros, tienen algún vínculo con nuestro país. Tercero, la gran mayoría de cuentas que provienen del extranjero son de Estados Unidos, España, Francia, Chile, México, Venezuela y Argentina (lo podemos demostrar con estadísticas). Cuarto, no contamos todavía con el beneficio de la globalización que trae hasta nosotros seguidores desde Indonesia. Y quinto, pasaron varios meses, incluso años, antes de que alguno de los medios de comunicación que me han acompañado en este recorrido, tuviera más de 20 mil seguidores. Incluso, en @Telemedellin, cuenta con la que ya no estoy pero a la que todavía le entregó el corazón, esa cifra solo se alcanzó hace poco. Dos años después de haberse lanzado la estrategia Telemedellin 2.0.

Señores, usamos Twitter, pero no somos bobos. Y aunque todavía hacemos parte de la lista de “muchachitos gomosos que experimentan con Internet”, pues muchas empresas todavía no comprenden que más que manejar Twitter y Facebook deben tener en el puesto de trabajo del “Community Manager” a alguien que entienda procesos comunicativos e interactivos; ya sabemos pensar, estamos grandes y entendemos desde hace rato de corrupción y manipulación política.

Solo por hacer un experimento, pregunté entre quienes navegan en Facebook por la opinión que generaba esta compra de listas y las respuestas más importantes de las más de 100 registradas, fueron: “no estamos de acuerdo” y “Twitter todavía no puede votar”.

Ahora, creo que la mecha no se puede dejar apagar porque así como los candidatos hacen de las suyas en las redes sociales, cuando son elegidos como Alcaldes, Gobernadores y otros cargos públicos, también siguen haciendo uso de “ayuditas” que les ayudan a mantener su “popularidad” entre los más jóvenes, a bajarle a los rumores incómodos y a mantenerse entre los Trending Topics como dioses y señores del mundo.

Que paren los alientos, que se detenga la energía política, pero, que por nada del mundo, independiente del resultado, se nos olvide la veeduría 2.0.

12