Así exterminaron a la temible banda ‘La Terraza’

Una de las organizaciones criminales más brutales que golpeó a Medellín y Colombia en su historia reciente, fue sin duda alguna ‘La Terraza’, una confederación de bandas del Valle de Aburrá al servicio del paramilitarismo.

Sus acciones, auge y caída regresaron a la memoria colectiva la semana pasada, cuando la Fiscalía le imputó la muerte y desaparición de los miembros de su cúpula a Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’. Con base en lo dicho por este extraditado, las indagaciones del ente acusador, las versiones de exmiembros del clan y entrevistas a investigadores judiciales, Revelaciones del Bajo Mundo reconstruye el expediente judicial de ‘La Terraza’.

Tres jefes de 'La Terraza', de izquierda a derecha: 'El Negro' Elkin, 'El Zarco' o 'San Pedro' y 'Gorra'. Cortesía de la Fiscalía.

Tres jefes de 'La Terraza', de izquierda a derecha: 'El Negro' Elkin, 'El Zarco' o 'San Pedro' y 'Gorra'. Cortesía de la Fiscalía.

 

Esta historia comienza a principios de 1994, después de la muerte del capo del Cartel de Medellín, Pablo Emilio Escobar Gaviria (2 de diciembre de 1993). El clan ‘Perseguidos por Pablo Escobar’ (‘Los Pepes’), una vez cumplida su misión de acabar con el Cartel, se disuelve.

Sus líderes continúan en la ilegalidad, aunque ahora pensando en construir estructuras paramilitares que combatieran a la guerrilla en todo el país y afianzaran el negocio del narcotráfico. Entre ellos estaban la familia Castaño Gil, Diego Murillo (‘Don Berna’) y Carlos Mauricio García Fernández (‘Rodrigo’ o ‘Doble Cero’), entre otros.

La ausencia del patrón Pablo Escobar, provocó el caos en el mundo del hampa, pues las bandas, ahora sin patrocinador, comenzaron a buscar sus propios ingresos. “Se disparó el secuestro extorsivo, saqueaban los camiones repartidores en los barrios, atracaban bancos, creció el robo de motos y carros”, recuerda un investigador policial que vivió aquellos tiempos.

Pero el trono de la criminalidad del área metropolitana no estuvo vacío por mucho tiempo y ‘Don Berna’ se apoderó de él. Entre las primeras cosas que hizo fue organizar a todas las pandillas en estructuras bajo su mando, y delegó la tarea y los contactos en dos hombres de confianza: Daniel Alberto Mejía Ángel, alias ‘Danielito’ o ‘Daniel Bum’, y Miguel Ángel Pérez Madrid, apodado ‘Tigrillo’, según el expediente policial. El primero había sido agente de Tránsito de Envigado y el segundo era hermano de Marlon Pérez Madrid, quien fue jefe del Departamento de Orden Ciudadano (DOC) de Envigado, una institución pseudopolicial al servicio del Cartel.

Estos personajes fueron los voceros de Murillo Bejarano en las comunas y lograron ‘alinear’ a los cabecillas barriales en la causa del nuevo patrón. Todo se jerarquizó bajo ‘La Terraza’, una banda que había existido en los tiempos del Cartel y logró sobrevivir, contrario a otras de su misma estirpe como ‘Los Magníficos’, ‘Los Cascos de Oro’, ‘La Ramada’ y ‘Los Priscos’, que se extinguieron.

Este nuevo ejército irregular se encargó de organizar el cobro de ‘vacunas’ extorsivas al comercio y también se financió con aportes de narcotraficantes como ‘Berna’, ‘Pacho’ Cifuentes y ‘Colorete’, para citar algunos.

Desde un principio, ‘La Terraza’ comenzó a tomar alas propias, a ganar autonomía y demostrar que a futuro se saldría de las manos de sus jefes. Por eso, para imponer condiciones, se ordenó la ejecución de ‘Tigrillo’, quien a juicio de los altos mandos pretendía independizarse y exponía las operaciones del grupo con un estilo de vida extravagante. En febrero de 1995, mientras estaba en la funeraria Ochoa de Envigado, lo acribillaron a bala.  Su lugar en la cofradía lo asumió Elkin Sánchez Mena, alias ‘El Negro’, ‘Digno’ o ‘El Viejo’.

SICARIOS DE ÉLITE

Así murió uno de los 12 funcionarios del CTI asesinados por 'La Terraza', entre 1997 y 1999.

Así murió uno de los 12 funcionarios del CTI asesinados por 'La Terraza', entre 1997 y 1999.

Mientras en la zona rural de la nación, las Autodefensas Unidas de Colombia (1997 en adelante) sembraban el terror en el marco de su lucha antisubversiva, en el área urbana ‘La Terraza’ ejecutaba sus trabajos de “alto perfil”.

Según las investigaciones de la Unidad Nacional de Justicia y Paz de la Fiscalía, que lidera las imputaciones contra el extraditado ‘Don Berna’, esa banda realizó varios de los asesinatos y secuestros más sonados a finales de los años noventa y el 2000, en Medellín y Bogotá.

Los hombres de ‘El Negro’ Elkin, siguiendo las órdenes del jefe paramilitar Carlos Castaño y de ‘Don Berna’, asesinaron al penalista Jesús María Valle Jaramillo, al humorista Jaime Garzón y a los investigadores sociales Mario Calderón y Elsa Alvarado. También raptaron a la congresista Piedad Córdoba y a cuatro investigadores de la ONG Instituto Popular de Capacitación, en cuya sede del barrio Prado Centro arrojaron una bomba.

De igual manera, entre 1997 y 1999 mataron a 12 funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, los cuales estaban tras la pista de las Autodefensas y ‘La Terraza’.

A principios de 1999 surgieron rencillas entre los patrones y la organización, que reclamaba una mayor participación en el negocio. Un investigador de la Fiscalía cuenta que había celos porque “la gente de ‘La Terraza’ no ganaba tanto dinero como otros hombres que siempre fueron protegidos por ‘Berna’, es decir, la gente que luego formó ‘La Oficina': ‘Rogelio’, ‘Valenciano’ y ‘Yiyo’ estaban entre esos preferidos”.

La situación se complicó cuando ‘La Terraza’ asaltó el edificio Villa Paola en Laureles, donde hubo varios muertos. “Carlos Castaño aseguró que se robaron una plata (millones de dólares) que debía ser para él, mientras que los de la banda dijeron que allá no habían encontrado nada”, relata la fuente.

El punto de quiebre fue la ‘Operación Milenio’, ejecutada por la DEA y la Policía Nacional en octubre de 1999 en Estados Unidos, Colombia, Ecuador y México, en la cual arrestaron a 31 narcotraficantes, incluido Fabio Ochoa Vásquez, sobreviviente de la época del Cartel.

Varias rutas de tráfico de droga hacia Estados Unidos y Europa quedaron huérfanas y ‘Don Berna’ y sus protegidos empezaron a apoderarse de ellas. ‘La Terraza’ solicitó parte de esas redes, y se les negó, por lo que declararon su independencia. Castaño y Murillo no iban a permitir la insurección y entonces comenzó la guerra.

EL EXTERMINIO

Si entre enemigos la guerra es despiadada, entre amigos es mucho peor. ‘La Terraza’ y los paramilitares conocían bien los asuntos del uno y del otro, y en las calles y campos empezaron a morir los aliados e integrantes de cada bando.

A ‘Don Berna’ le asesinaron a su hermano Rodolfo Murillo Bejarano, alias ‘Semilla’, en un concesionario de carros de El Poblado, en el 2000. Después le acribillaron a un hombre de confianza, apodado ‘El Míster’, en el sector Mangazul de Envigado. En ese episodio, ocurrido el 20 de septiembre del mismo año, perdió la pierna Félix Alberto Isaza Sánchez, alias ‘Beto’, otro protegido de ‘Don Berna’ y futuro cabecilla de ‘La Oficina’.

Precisamente, los protegidos de Murillo encabezaron la guerra urbana contra ‘La Terraza’ y así nació ‘La Oficina’ en el 2000 (que es diferente a la que operó en la época del Cartel a órdenes de Pablo Escobar). ‘Danielito’, ‘Rogelio’, ‘Yiyo’, ‘Valenciano’, ‘Douglas’, ‘Nito’, ‘Sebas’ y ‘Frank’ enfilaron sus aparatos sicariales contra sus antiguos socios y sus familias, muchas bandas se retiraron de ‘La Terraza’, se unieron a ‘La Oficina’ y la sangre corrió una vez más por las ya teñidas esquinas de Medellín.

Sin embargo, esta guerra no se decidió en la capital antioqueña, sino en el vecino departamento de Córdoba. Con la excusa de pactar una tregua, Carlos Castaño invitó a la cúpula de ‘La Terraza’ a una fiesta de desagravio en la finca Perra Perdida, ubicada en el corregimiento Villanueva, del municipio de Valencia. ‘El Negro’ Elkin, con su organización diezmada, no tuvo más remedio que aceptar meterse a la boca del lobo.

El 3 de agosto de 2000 se ejecutó el exterminio en aquel predio. Un comando integrado por combatientes de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu), liderado por ‘Móvil 5′, ‘El Rino’ y ‘El Amigo’, se enfrentó a los miembros de ‘La Terraza’, interceptándolos en un camino cuando viajaban en tres camionetas.

Según la Fiscalía 45 de Justicia y Paz, en el hecho murieron nueve personas de la cúpula y escoltas de la banda: el jefe Elkin ‘El Negro’ Mena Sánchez; Wilson Raúl Mosquera, alias ‘Gorra'; Alexánder Londoño Londoño, con el mote de ‘El Zarco’ o ‘San Pedro'; Jaime Mateus Moya, ‘Lotar’ o ‘El Tatuado'; Yeimar de Jesús Arboleda Suárez, ‘Yeimar'; Hugo Iván Correa Correa; Giovanni Figueroa Mosquera; Juan Fernando Cárdenas, ‘Papo'; y el último permanece como NN.

Algunos quedaron en la carretera, otros lograron llegar al planchón del río Sinú, donde los apresaron y les dieron muerte. A todos los arrojaron a ese afluente, por lo que los cadáveres nunca aparecieron; tan solo se recuperó el de ‘Yeimar’, que flotó hasta la superficie.

En el tiroteo fallecieron también dos miembros de las Accu, incluido ‘El Amigo’. Ese mismo día, la estructura paramilitar mandó un comunicado público a la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, anunciando lo ocurrido. “Consideramos que, ya descabezada la cúpula de estas bandas delincuenciales, será más fácil para las autoridades erradicar la desbandada delincuencial que esta acción ha originado. Estamos seguros que nuestro método de justicia, radical pero inevitable, contribuye a la paz y tranquilidad del pueblo antioqueño”, escribieron con ironía los paramilitares.

La retaliación de ‘La Terraza’ no solo fue con sicariato y bombas, sino mediática. Comenzaron a enviar a mensajes en video y escritos a los medios de comunicación, y a conceder entrevistas, en las que sindicaban a Carlos Castaño y a ‘Don Berna’ de ordenar los asesinatos. Así mismo, señalaron a los miembros de la Fuerza Pública que, al parecer, trabajaban con aquellos.

Escena del carro-bomba en el parque Lleras. Archivo de El Colombiano.

Escena del carro-bomba en el parque Lleras. Archivo de El Colombiano.

Algunos de los oficiales mencionados en esos documentos son los generales Enrique Mora Rangel y Harold Bedoya, del Ejército (ambos retirados hoy), y el entonces mayor de la Policía Mauricio Santoyo Velasco, quien llegó al grado de General, fue jefe de Seguridad del presidente Álvaro Uribe y hoy está en una cárcel de Estados Unidos, donde aceptó el cargo de conspiración para apoyar a una organización terrorista (por sus nexos con las Auc y ‘La Oficina’).

La guerra continuó y el 10 de enero de 2001 explotó un carro-bomba en el parqueadero del centro comercial El Tesoro, de Medellín, que dejó una muerta y 53 heridos. El 16 de mayo del mismo año mataron a Ronald Arroyave Castaño, alias ‘Ronald’, un cabecilla de ‘La Terraza’. Al día siguiente estalló una bomba en el parque Lleras de Medellín, dejando ocho civiles muertos y 138 lesionados. Hay que decir que la autoría intelectual de las dos bombas no se ha esclarecido aún por parte de las autoridades, pero los principales sospechosos son ‘Don Berna’, ‘La Terraza’ y después la guerrilla.

El último líder asesinado de la banda fue Dany Alberto Posada Patiño, alias ‘El Flaco’ o ‘New Wave’. A su cónyuge, Ángela María Torres George, la gente de Murillo la desapareció el 14 de septiembre de 2001. Según ‘Don Berna’, ella era integrante de ‘La Terraza'; la mamá de la mujer, Raquel George, se niega a creerlo y solo pide que le digan dónde está el cadáver.

Para el año 2002 no quedaba nada de esa organización y las fuerzas de Murillo, que en ese entonces también habían conformado los bloques Cacique Nutibara, Héroes de Granada y Héroes de Tolová de las Autodefensas, se concentraron en una nueva guerra: acabar al bloque Metro, que comandaba ‘Doble Cero’, su antiguo compañero de ‘Los Pepes’.

Hoy en día, ‘Don Berna’ paga una condena de 31 años de prisión en Estados Unidos, por narcotráfico, y la justicia colombiana apenas ha iniciado las imputaciones en su contra por los delitos cometidos en nuestro país.

LA OTRA ‘TERRAZA’

“Quien no conoce su historia, está condenado a repetirla”, dice el refrán popular. Después de semejante derramamiento de sangre, ha surgido otra banda en el sector La Terraza, una zona ubicada entre los barrios Santa Inés y Las Granjas, de la comuna 3 de Medellín (Manrique).

Como aquellos de la década del noventa, se hacen llamar ‘La Terraza’ y tienen influencia en las comunas 3 y 4 (Aranjuez), al mando de alias ‘Chicho’. Hoy en día obedecen los designios de ‘La Oficina’ y controlan combos más pequeños.

Entre 2010 y 2011 protagonizaron sus propias batallas, en particular contra la extinta banda de ‘El Desierto’, y también perdieron a un cabecilla: ‘Fresita’ o ‘Juanfer’, descuartizado por órdenes de la propia organización. Habrían ejecutado crímenes de alto impacto, como la muerte del coordinador del Grupo de Bandas Criminales del CTI y el atentado al presidente del Concejo de Medellín. ¿Será que las autoridades logran desarticularla, antes de que haya más muertos?

Una vez más, “quien no conoce su historia…”.

El Inspector.

104 comments

  1. quien mato a Jaime Garzón   •  

    si tanto saben haber si alguno sabe quienes iban en la moto en que mataron a jaime garzon.

  2. NN   •  

    Alguien sabe algo de Carlitos alias Lorenzo

  3. araña   •  

    cococho esta vivo, el quedo herido en el atentado, pero se fue para otro pais, mas de uno lo sabe

  4. La rana   •  

    Si yo conozco la historia y comenzó en 85 en la 41 entre la 83 y la 85 donde quedaba la antigua heladería la terraza conocí de primera la mano de pájaro gomero taquio millones Richar y todos pero el bandido de bandidos fue el flaco alias new Wei y que x cierto no era de ninguna terraza era de los rieles ese era un hombre de palabra con todos sus ecuases Carlitos Lotar el negro andres moncho siberiano Jhony hermano del flaco el enano tato Carlitos el calvo y muchos esos si eran verdaderos bandidos al fin y al cabo bandidos pero con principios de no traicionar al amigo los que se murieron de envidia fueron los de la terraza al mando de Don Berna porque estos muchachos eran los que hacían los trabajos duros tiempos difíciles pero esa es la verdad el flaco fue y será el bandido más grande de Manrrique un señor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>