Bienvenido 2016

Desde Taller de Opinión queremos desearles un feliz año 2016.

Ya empezamos a recibir sus columnas y nos entusiasma que, aún en vacaciones, sigan activos. Esperamos que nos envíen más textos y estaremos atentos a recibirlos en el correo tallerdeopinion@elcolombiano.com.co.

Mientras comenzamos con las publicaciones en el impreso y en la web de El Colombiano, les recordamos algunas claves para transmitir mejor sus ideas y elaborar columnas que dejen huella:

 

1. Documentarse. Investigar, analizar, conocer bien el tema que se va a abordar.

2. Ideas bien desarrolladas. Tener claro qué se quiere expresar y construir sólidos argumentos.

3. Ser riguroso es esencial: verificar cifras, nombres, fechas y tener soportes para cada dato.

4. Una adecuada redacción y una buena ortografía logran columnas más precisas.

5. A la opinión también la cobijan las normas legales: no se trata de opinar por opinar.

 

Recuerden que la extensión de las columnas es de 2.000 caracteres con espacios, que deben llevar un título y anexar sus datos personales.

Prepárense, además, para nuestro primer encuentro de columnistas universitarios de 2016, del que pronto les contaremos más detalles.

¡Queremos más columnistas universitarios que se atrevan a analizar la realidad y a posicionar la opinión joven!

 

EQUIPO TALLER DE OPINIÓN

Las columnas regresarán en febrero de 2016

Un cordial saludo a todos nuestros columnistas y a quienes por primera vez se suman a Taller de Opinión.

Primero, queremos agradecerles a todos los universitarios que escribieron sus análisis y compartieron con las audiencias de El Colombiano sus textos. Les contamos que en 2015 se publicaron 175 columnas y, desde que comenzamos el programa, a mediados de 2014, contabilizamos un total de 307, escritas por estudiantes de 35 instituciones de educación superior del país. Un gran logro, teniendo en cuenta que la opinión joven adquirió visibilidad en nuestras páginas.

Segundo, contarles que, debido a las vacaciones de las U., haremos un receso y en febrero de 2016 regresaremos con la publicación de sus columnas. Esto no quiere decir que dejaremos de trabajar en Taller de Opinión. Pueden seguir enviándonos sus escritos al correo tallerdeopinion@elcolombiano.com.co. El comité irá revisando las columnas que lleguen para tener material preparado a la hora de retomar actividades en 2016. Así que si se les ocurre un tema, que no pierda vigencia muy pronto, anímense, que estaremos pendientes.

Su aporte ha sido muy valioso. Por eso, también queremos escuchar sus sugerencias y comentarios acerca de Taller de Opinión. Pueden escribirnos al mismo correo o a través del blog.

Recuerden que sus columnas deben tener una extensión de 2.000 caracteres con espacios, llevar un título y que es necesario que agreguen sus datos personales: nombre completo, universidad, carrera, semestre, número de celular, correo electrónico y cédula.

Les deseamos unas felices fiestas y pronto estaremos en contacto.

 

EQUIPO TALLER DE OPINIÓN

¿Qué es el Taller de Opinión?

El Colombiano, en sus plataformas impresa y digital, abre espacios a la opinión de los universitarios, de cualquier pregrado.

En alianza con las universidades de Antioquia, Eafit y UPB se puso en marcha una iniciativa para formar, estimular y promover la participación de los jóvenes en el análisis de la realidad que los rodea y de los asuntos que son de su interés en el plano local, nacional e internacional, en todos los ámbitos de la actividad humana.

Para llevar a cabo este proyecto editorial se abrió una convocatoria pública para invitar a los estudiantes universitarios a participar en las páginas de opinión del impreso y se creó este blog Taller de Opinión, como soporte digital de comunicación e interrelación con los nuevos columnistas.

Un comité editorial integrado por representantes de las tres universidades y de esta casa periodística hará cada semana la selección de las columnas que se publicarán en el impreso y en este blog, según condiciones y requisitos que aquí se explican.

Taller de Opinión es un espacio abierto al pensamiento universitario, conscientes de que el desarrollo de las nuevas tecnologías posibilitó una mayor democratización de la información, amplió los canales de acceso y al mismo tiempo brindó posibilidades creativas e innovadoras para generar contenidos relevantes por parte de las audiencias, que contribuyan a la formación de opinión pública y a la construcción de sociedad.