El arte de la amistad, o la importancia de escoger los amigos.

kids-71716_960_720Yo creo que la amistad es un arte, y debo estar consciente al momento de escoger los amigos.

Para mí, esta conciencia de la amistad surge a partir de un paseo que hice este año a Capurganá.

Todo comienza cuando estoy en la fila para el chequeo frente al mostrador de la aerolínea, y esta se torna curiosa, ya que a cada pasajero le montan con maleta y todo en la báscula, para certificar que nuestro peso no exceda la capacidad de la nave, debido a que lleva la gasolina precisa para el regreso. Miro alrededor y calculo, que más de uno de mis compañeros de viaje, es tan “gordito” como yo, pues acabo de pesar cien kilos con maleta y quedo inquieto con el peso de los demás. Entonces, desde ese momento, hay una curiosa solidaridad debido a que no me siento el único.

Luego al llegar a nuestro destino, nos transportan en una moto acondicionada para llevar carga y los kilos nuevamente vuelven a ser protagonistas. Y mis compañeros de viaje, “peso pesado” incluyéndome, reímos de las circunstancias que, incluso van a ser motivo de angustia, al momento de regresar al avión, porque debido a la alimentación exuberante, pesaremos diez libras más de lo permitido y posiblemente no nos autoricen el abordaje.

En la noche, coincidimos en un evento de karaoke, cantamos, conversamos y compartimos la mesa y los paseos de los días siguientes y así comienza a fortalecerse un lazo de amistad con personalidades diferentes, ricas y maravillosas, donde hablamos de todos los temas y de Cali, New York, Medellín, Orlando y de nuestras familias y estilos de vida.

En ese momento percibo algo especial, y está asociado con el gusto que siento por la diversidad cultural, y las diferencias en las costumbres, y donde en el fondo de su corazón, la persona es la misma en cualquier lugar del mundo y confirmo que el amor, el respeto, la ternura y la camaradería son los denominadores comunes y entonces me doy cuenta de que tengo nuevos amigos.

Por esto estoy de acuerdo con la afirmación que dice que los amigos son los hermanos que uno escoge. Con una relativa ventaja y es que los amigos no son impuestos, como los hermanos, sino que son el resultado de la selección que hago, en primer lugar, desde la afinidad, y luego por la capacidad que tienen ellos de hacerme crecer como persona y de confrontarme con mi propia realidad, porque gracias a la convivencia con los demás, es donde mejor me puedo conocer.

Recuerdo la frase del abuelo Francisco, cuando en su forma de hablar pausada decía: - “al amigo bueno, como al caballo bueno, no se le cansan”- y es que sostener una amistad es un arte que invita a desarrollar destrezas como: la escucha, la tolerancia, el respeto, la responsabilidad, el compromiso, la paciencia y el amor incondicional.

La amistad hay que cultivarla, para estrechar los lazos afectivos, cuando demostramos preocupación genuina por el otro, quien, a su vez, también se preocupa por mí y mi bienestar.

Mi padre solía decir: “…hijo, es mejor tener amigos que plata”. Ahora percibo esta realidad, porque no es necesario el dinero, para pasarla bien, y si hace falta, ahí están los amigos que te pueden dar la mano, como sucede en algunos paseos, donde el esfuerzo cooperativo es lo más importante y entre todos, se asumen gastos y compromisos.

De otro lado concluyo que, quienes creen que con la plata pueden comprar amigos…tal vez consiguen “compañías temporales”, debido a que estos oportunistas, te acompañan mientras haya dinero.

Yo creo que es importante escoger los amigos y cuando encuentro uno verdadero, lo veo como un regalo maravilloso de la vida, porque puedo desarrollar la generosidad, en virtud de la elección que he hecho…ser amigo, para enriquecer mi espíritu, con los dones de su amistad.

El curioso arte de manipular y ser manipulado

lion-cub-2886432_960_720

Yo creo que existe un curioso arte que consiste en manipular y ser manipulado por otros. O a lo mejor, más que arte, es un manual, que podría titularse: “Métodos infalibles para chantajear y/o evitar ser chantajeado emocionalmente”.

Por estos días, alguien me preguntó si dentro de mis charlas, tendría una que hablara de la manipulación. Y recordé que hace algunos años, en un programa de televisión, hablé del chantaje emocional y sus implicaciones y entonces motivado, me dispuse a reflexionar nuevamente sobre el tema, para publicarlo hoy. Continuar leyendo

Los regalos del universo

hand-3319720_960_720
Yo creo que el universo me regala sus dones, pero a veces no estoy preparado para verlos.

Recuerdo que mi vida ha estado llena de regalos de felicidad, como la vez que me encontraba en la casa de mi mamá, un domingo, en una reunión familiar. En esa época, ella vivía en un segundo piso, pues siempre adoró la idea de tener un balcón para sentarse allí, y sentir la frescura del aire y de esta forma tener la sensación de libertad y de poder, al mirar a las personas, sin ser observada. Continuar leyendo

Soy el pintor, frente al lienzo en blanco de mi propia vida

painting-1380016_960_720

Yo creo que soy responsable de las experiencias que vivo. Y que lo que pienso, imagino, sueño y deseo, son los materiales que van creando mi futuro.

Es por esto por lo que, como un pintor frente al lienzo en blanco de mi vida, voy dándole pinceladas a las condiciones dañinas del resentimiento, la crítica, la culpa y el desamor por mí mismo. Mi sufrimiento viene de la manera como pienso, sin embargo, como al fin y al cabo son pensamientos, los puedo cambiar, antes de que se conviertan en decretos. Continuar leyendo

Una ayuda que incapacite… no es ayuda

fishing-1814486_960_720

Yo creo que una ayuda que incapacite no es ayuda.

A veces nuestras ganas de ayudar no nos permiten ver más allá de la apariencia de indefensión del otro y entonces, sin contar con el ayudado…nos convertimos en un buen servidor, prestos a ofrecer nuestra colaboración y conocimiento, pero sin contar realmente con las consecuencias que se generan con nuestra ayuda.

Tal vez porque hay algo que no vislumbramos en el momento de ayudar, y es la respuesta a esta pregunta: ¿será que nuestra colaboración empeora el cuadro, porque convierte en “inútil”, (o al menos podríamos hacerlo sentir así), a quien pide ayuda? Continuar leyendo

Depende de mi y a pesar de mi

beach-1845081_960_720

Yo creo que ser feliz depende de mí y no puedo responsabilizar de ello a los demás.

Como sé que interfiero para que suceda, con frecuencia, hago esto con quienes convivo, y es convertirlos en mis cómplices, para que hagan parte de mis planes felices. Y creo que ahí está el error. Continuar leyendo

“Después lo hago” no existe

the-eleventh-hour-2202815_960_720

Yo creo que soy un gran mentiroso cuando me digo: “luego lo hago”. Yo creo que “después”, no existe.

El tiempo pasa inexorablemente y pierdo el tiempo, mi valioso y escaso tiempo, cuando dejo para más tarde lo que puedo y debo hacer ahora mismo. Desde lavar los platos, terminar el informe, organizar el papeleo contable, o la llamada telefónica para solucionar un problema menor, hasta postergar esa conversación importante: todo esto es procrastinar si lo dejo para mañana pudiéndolo hacer ahora, pues, si no es ahora, ¿cuándo?

Continuar leyendo