Vivir…sin excusas.

sunrise-2624402_960_720Yo creo que vivimos inventando excusas. Nuestra creatividad evasiva, nos permite diseñar una variada cantidad de disculpas, para sacarle el cuerpo a aquello que tememos u odiamos, por ejemplo, encontrarnos con alguien o algo que alborota nuestra sombra.
En este orden de ideas, considero que, cumplir una cita, es el más sagrado acto que existe. De un lado, porque significa respetar el tiempo de la otra persona que, de suyo, es valioso e importante por todo lo que representa perderlo; y por el otro lado, porque está en juego la palabra empeñada, algo que con el paso de los años se ha venido perdiendo lamentablemente. Por lo tanto decir: “Ya voy en camino”, “hay un trancón enorme”, “ha sido difícil encontrar transporte”, “creo que te llego unos minutos tarde”, en el fondo, son “estrategias verbales” que indican la falta de planeación y ausencia de pericia en el manejo del tiempo; y que luego creemos subsanar con una excusa, como una forma de evadir el compromiso. La excusa se torna tan inverosímil como atrevida, si pretendemos ganar el respeto de los demás sobre todo cuando se busca ser valorados por nuestra credibilidad y cumplimiento.
Dejar esperando a una persona, es un acto de mala educación y por lo tanto carente de ética. Porque no sólo me refiero a una cita en cuanto al manejo del tiempo, sino también, cuando prometemos enviar algo, y esa persona está confiada que le va a llegar y dicho encargo, arriba cuando ya es tarde, cuando no se usa, o cuando la tarea solicitada se entrega a medias, sin cumplir debidamente el objetivo.
Yo creo que es mejor no prometer si de antemano se sabe que se va a incumplir, entonces de nada valen las excusas.
Conozco personas que a todo dicen que si, como también conozco a otros que por el contrario a todo dicen que no. El riesgo de esto, al fin y al cabo, radica en la fe y la esperanza puestas sobre nosotros, cuando asumimos una responsabilidad frente a los demás, llámese familia u organización laboral, y entonces se espera que demos respuesta a dicho encargo. Por eso es tan complejo cuando decimos sí, frente a un compromiso.
Lo más grave, es que, de la misma manera, le sacamos excusas a nuestra propia vida, algo así como auto-defraudar al Yo y de esta forma obstaculizar el éxito y el crecimiento personal.
Nos llenamos de razones y motivos para no hacer. Para no atrevernos, quizá porque le tenemos miedo al fracaso o a la equivocación. Entonces frente a un plan o proyecto, nos derrotamos anticipadamente, pensando el escenario más catastrófico, congelando todo proyecto porque ya en nuestra mente vimos que “no se podía”.
Yo creo que nada es imposible para lo que se atreven. Ellos saben que el éxito se logra al superar un camino plagado de pequeños fracasos. Entonces no hay excusa.
Me propongo a partir de hoy mismo, vivir sin excusas, sin obstáculos, neutralizando cualquier pensamiento lleno de miedo y falsas certezas. Pues, al fin y al cabo, las limitaciones están en mi mente, ya que todo es posible en el campo de todas las posibilidades.
Entonces desde ahora, me auto-autorizo a vivir… sin excusas.

Con olor a mamá

food-3230799_960_720

Yo creo que el lugar más encantador de la casa materna es la cocina. Allí las tertulias, tienen el calor de la intimidad de la familia, que se van cocinando con los olores típicos de la sazón de la mamá. Continuar leyendo

Aprender a vivir.

Little Girl Reading in Backyard

Yo creo que la familia es el mejor lugar para aprender a vivir.
Era la hora de regresar a casa. El transporte escolar, para iniciar su recorrido, esperaba a la última alumna en la fila. La profesora del preescolar le tendió la mano para ayudarla a subir las escaleras del automóvil. Sin embargo, la pequeña no quería subirse. La profe, frente a la negativa, hizo la pregunta obligada. ¿Qué sucede hija? Es que se me perdió mi muñeca, -dijo. Continuar leyendo

El ciego y el despertar de la conciencia.

traffic-light-1024768_960_720

Yo creo que siempre me ha generado curiosidad el hombre ciego que vende confites en la calle. Su sensibilidad y sus oídos están tan afinados que confía plenamente en ellos y de una manera temeraria se lanza al mundo para ofrecer su mercancía. Es un hombre mayor, robusto, se ve sano y lo más impresionante sereno. Cuando el semáforo está en rojo, se acerca cuidadosamente percibiendo el sonido del motor y el calor de cada carro. Continuar leyendo

El dolor está ahí… existe, sufrir es opcional

depression-2963439_960_720

Yo creo que el budismo cuando plantea el dolor como algo inevitable y el sufrimiento como una opción, nos invita a profundizar en las diferencias que insinúa entre el dolor y el sufrimiento. Continuar leyendo

¿Atrapado por el pasado?

change-3256330_960_720
Yo creo que soy el resultado de lo que sembré.
El pasado tiene como función, ser el caldo de cultivo de lo que disfrutamos o sufrimos en el presente. Soy el resultado de mi pasado, lo que aprendí y lo que no quise aprender, y se verifica aquí y ahora. Es cierto que no puedo borrar lo que pasó, pero si puedo cambiar lo que siento y pienso en relación con ello. Continuar leyendo