La mente del mono

monkey-2158511_960_720Yo creo que focalizar el pensamiento es muy importante para el logro de la paz y la serenidad interior; sobre todo si nuestra mente salta de rama en rama, en el árbol del sufrimiento. La “mente del mono”, se caracteriza por pensamientos divagantes, que pueden canalizarse sí se practica la meditación.

Hace poco, aproveche la calma de la ciudad, para observar la serenidad infinita que ofrecía aquella vista. Y pensé, así como es afuera es adentro. Entonces me di cuenta de que, si aquietaba el pensamiento, y me enfocaba en el placer profundo del silencio, podía encontrar las respuestas que estaba buscando.

Buda dice que el dolor existe, y que lo que no debe existir es el sufrimiento. ¿Qué nos hace confundir el dolor con el sufrimiento?

La primera tarea consiste en buscar la causa del sufrimiento. Porque cuando identificamos el origen del problema, podemos tomar las medidas suficientes y necesarias para resolverlo. Es decir, el sufrimiento puede detenerse si entendemos la causa de este y acto seguido, cambiamos nuestra forma de actuar, que fue precisamente, la que ocasionó la cadena de eventos traumáticos.

La infelicidad no es permanente… viene y va dependiendo de las condiciones generadas por nuestras expectativas. Lo que quiere decir que si bajo la expectativa, el sufrimiento también disminuye.

La causa básica del sufrimiento es la ignorancia. Esta ignorancia es el fruto de nuestra falta de atención a la naturaleza de la realidad. – ¿Sin embargo a que realidad se refiere Buda? -.

La sabiduría es el antídoto a esta ignorancia. Para desarrollar esta sabiduría, necesitamos un mayor entendimiento de nuestra mente, que se logra gracias a la meditación.

El sufrimiento se presenta dependiendo de la manera como pensamos; por ejemplo, sobre la enfermedad, el envejecimiento, la muerte, la guerra, la hambruna, la violencia, los odios, la depresión, el miedo, los deseos, el abandono, la soledad, los celos, la ansiedad.

Buscar la felicidad, que es lo opuesto al sufrimiento, es posible, pero no de la forma como nosotros la buscamos, en lo externo, pues realmente se encuentra en nuestro interior.

Dado que el sufrimiento tiene su origen en la percepción distorsionada que tenemos de nuestra propia existencia y de las falsas expectativas que se vuelven el referente para considerar qué nos hace felices y qué no; por lo tanto, el problema está en nuestra percepción afectada por el deseo.

Esta falsa percepción comienza cuando nos vemos a nosotros mismos como seres separados de los demás. Todo en el Universo está conectado y nada sucede al azar.

Cuando deseamos y nos atamos a relaciones, posesiones y estilos de vida, viene la tristeza y la decepción, si no podemos alcanzar la meta. De otro lado, le huimos a los factores de infelicidad: los enemigos, la falta de recursos, las situaciones difíciles, y nos frustramos, nos enojamos, nos desesperamos, si no somos capaces de evitarlos.

El sufrimiento crece, cuando cultivamos pensamientos y acciones basados en la consecución de resultados. Desapegarnos del resultado, es la vía para centrarnos más en el proceso.

Las cosas suceden como tienen que suceder, lo importante es cómo las percibimos, para crecer a partir de nuestro entendimiento de la realidad sin engañarnos.

La paz y la serenidad llegan cuando detenemos al “mono” para que no salte de rama en rama sin sentido, sino cuando logramos que se centre, aspecto fundamental del proceso de la meditación: observar en silencio, sin juzgar, para desapegarse del fin, y centrarse en lo que se hace aquí y ahora.

El perro que me muerde… es mi maestro

wolf-62898_960_720Yo creo que todo en el Universo tiene un tiempo cíclico que va y viene en espiral ascendente y al volvernos a tocar, porque al fin y cabo todo se repite, aunque lo miremos diferente, en tanto soy distinto, por efecto de la experiencia que el mismo tiempo nos va regalando, y que como las lecciones se vuelven a presentar si no las he aprendido, entiendo que el perro que me muerde…es mi maestro, porque aprendo mucho del sufrimiento, cuando me doy permiso de escudriñar el sentimiento de enojo y dolor y lo puedo contrastar con lo que necesito descubrir en mi sombra. Continuar leyendo

El deseo crea poder

railing-2560065_960_720

Yo creo que el deseo crea poder, pero no basta con desear. Desde niño me han dicho “querer es poder”, y descubro que hay algo más que impide el logro de objetivos y que está asociado con el miedo al fracaso.

Continuar leyendo

Elaborar el duelo se facilita… cuando me permito sentir.

hands-1926414_960_720
Yo creo que elaborar un duelo, frente a una pérdida significativa, es una tarea obligatoria que requiere absoluta conciencia para identificar la diferencia entre el dolor y el sufrimiento. Continuar leyendo

Cuando lo importante es encontrar el propósito.

man-2734073_960_720
Yo creo que a veces nos sentimos perdidos cuando no encontramos el propósito que le de sentido a nuestras vidas. Entonces nos preguntamos: ¿para qué nacimos? ¿Qué sentido tiene mi vida?

Momentos de oscuridad intensa acechan la esperanza de vida. Nubarrones oscuros se ciernen sobre nuestra existencia, cortando cualquier espacio para la luz. Sin embargo, una palabra amiga, una lectura juiciosa o la mirada atenta de la realidad que nos circunda, se convierten en procesos terapéuticos que nos permiten darnos cuenta y hacernos cargo y la iluminación, inunda todo con un nuevo aliento, y entonces se ve clara la razón de ser y esto le da sentido al para qué estamos en la tierra. Continuar leyendo

Cuando el cuerpo expresa lo que la boca calla.

smile-122705_960_720
Yo creo que las enfermedades representadas en el cuerpo tienen componentes emocionales, definitivamente psicológicos, que deben ser develados. Continuar leyendo

Detenerse…para saber

meditate-2105143_960_720
Yo creo que es importante detenerse…para saber. Entrar en una profunda calma para concentrarse. En el budismo se utiliza la palabra samatha, para indicar la importancia de parar y calmarse. Así mismo existe la palabra vipassana, para referirse a la capacidad de percibir y mirar con profundidad, ambos principios fundamentales en la meditación. Continuar leyendo