Juan Carlos Posada MejíaJuan Carlos Posada Mejía

Psicólogo de la Universidad de San Buenaventura Profesor Universitario Conferencista Consultor Coach

All articles by Juan Carlos Posada Mejía

 

Depende de mi y a pesar de mi.

Yo creo que ser feliz depende de mí y no puedo responsabilizar de ello a los demás. Como sé que interfiero para que suceda, con frecuencia, hago esto con quienes convivo, y es convertirlos en mis cómplices, para que hagan parte de mis planes felices. Y creo que ahí está el error.

 

“Después lo hago” no existe

Yo creo que soy un gran mentiroso cuando me digo: “luego lo hago”. Yo creo que “después”, no existe. El tiempo pasa inexorablemente y pierdo el tiempo, mi valioso y escaso tiempo, cuando dejo para más tarde lo que puedo y debo hacer ahora mismo. Desde lavar los platos, terminar el informe, organizar el papeleo
Continuar leyendo

 

¿Te extraño?…o ¿dependo de ti?

Yo creo que extrañar es sinónimo de depender. Y creo que aquello de lo que dependo, es en definitiva lo que me esclaviza. La mayor libertad, está en no necesitarte. Quien dice: “necesito un cigarrillo o un trago”, es un esclavo, porque depende física y psíquicamente de dicho consumo; pues como la ansiedad es intolerable,
Continuar leyendo

 

Las preguntas del niño

Yo creo que no hay nada tan fascinante como las preguntas de un niño; sobre todo, si están salpicadas por la ingenuidad fantasiosa que todo lo puede y todo lo logra, con solo imaginarlo.

 

Todo en la vida…tiene su tiempo.

Yo creo que cada situación en la vida tiene su tiempo. Por lo tanto, no debo apurarlo, más bien debo ser paciente, pues cada vivencia llega cuando debe llegar. Cada situación se va, cuando se debe ir. Y no obedece a mi capricho, ni a mi deseo; pero eso si…obedece a lo que necesito de
Continuar leyendo

 

La mente del mono

Yo creo que focalizar el pensamiento es muy importante para el logro de la paz y la serenidad interior; sobre todo si nuestra mente salta de rama en rama, en el árbol del sufrimiento. La “mente del mono”, se caracteriza por pensamientos divagantes, que pueden canalizarse sí se practica la meditación.

 

El perro que me muerde… es mi maestro

Yo creo que todo en el Universo tiene un tiempo cíclico que va y viene en espiral ascendente y al volvernos a tocar, porque al fin y cabo todo se repite, aunque lo miremos diferente, en tanto soy distinto, por efecto de la experiencia que el mismo tiempo nos va regalando, y que como las
Continuar leyendo

 

El deseo crea poder

Yo creo que el deseo crea poder, pero no basta con desear. Desde niño me han dicho “querer es poder”, y descubro que hay algo más que impide el logro de objetivos y que está asociado con el miedo al fracaso.

 

Elaborar el duelo se facilita… cuando me permito sentir.

Yo creo que elaborar un duelo, frente a una pérdida significativa, es una tarea obligatoria que requiere absoluta conciencia para identificar la diferencia entre el dolor y el sufrimiento.

 

Cuando lo importante es encontrar el propósito.

Yo creo que a veces nos sentimos perdidos cuando no encontramos el propósito que le de sentido a nuestras vidas. Entonces nos preguntamos: ¿para qué nacimos? ¿Qué sentido tiene mi vida? Momentos de oscuridad intensa acechan la esperanza de vida. Nubarrones oscuros se ciernen sobre nuestra existencia, cortando cualquier espacio para la luz. Sin embargo,
Continuar leyendo

 

Cuando el cuerpo expresa lo que la boca calla.

Yo creo que las enfermedades representadas en el cuerpo tienen componentes emocionales, definitivamente psicológicos, que deben ser develados.

 

Detenerse…para saber

Yo creo que es importante detenerse…para saber. Entrar en una profunda calma para concentrarse. En el budismo se utiliza la palabra samatha, para indicar la importancia de parar y calmarse. Así mismo existe la palabra vipassana, para referirse a la capacidad de percibir y mirar con profundidad, ambos principios fundamentales en la meditación.

 

¿Quién soy…para juzgar?

Yo creo que juzgar es muy fácil; lo difícil es ponerse en el lugar del otro…cuando se juzga. Desde niños hemos sido receptores de juicios. El entorno se obsesiona calificando nuestro comportamiento. Crecemos en medio de críticas y dedicamos gran parte del tiempo a hacer lo mismo con los demás. Esto nos convierte en unos
Continuar leyendo

 

Vivir…sin excusas.

Yo creo que vivimos inventando excusas. Nuestra creatividad evasiva, nos permite diseñar una variada cantidad de disculpas, para sacarle el cuerpo a aquello que tememos u odiamos, por ejemplo, encontrarnos con alguien o algo que alborota nuestra sombra.

 

Con olor a mamá

Yo creo que el lugar más encantador de la casa materna es la cocina. Allí las tertulias, tienen el calor de la intimidad de la familia, que se van cocinando con los olores típicos de la sazón de la mamá.

 

Aprender a vivir.

Yo creo que la familia es el mejor lugar para aprender a vivir. Era la hora de regresar a casa. El transporte escolar, para iniciar su recorrido, esperaba a la última alumna en la fila. La profesora del preescolar le tendió la mano para ayudarla a subir las escaleras del automóvil. Sin embargo, la pequeña
Continuar leyendo

 

El ciego y el despertar de la conciencia.

Yo creo que siempre me ha generado curiosidad el hombre ciego que vende confites en la calle. Su sensibilidad y sus oídos están tan afinados que confía plenamente en ellos y de una manera temeraria se lanza al mundo para ofrecer su mercancía. Es un hombre mayor, robusto, se ve sano y lo más impresionante
Continuar leyendo

 

El dolor está ahí… existe, sufrir es opcional

Yo creo que el budismo cuando plantea el dolor como algo inevitable y el sufrimiento como una opción, nos invita a profundizar en las diferencias que insinúa entre el dolor y el sufrimiento.

 

¿Atrapado por el pasado?

Yo creo que soy el resultado de lo que sembré. El pasado tiene como función, ser el caldo de cultivo de lo que disfrutamos o sufrimos en el presente. Soy el resultado de mi pasado, lo que aprendí y lo que no quise aprender, y se verifica aquí y ahora. Es cierto que no puedo
Continuar leyendo

 

El hacedor apasionado de sombreros.

Yo creo que haciendo un inventario de las experiencias gratas y profundas que he vivido, me encuentro con algunas asociadas con personas que realizan actividades laborales… con pasión.

 

Cuando escuchar a otro…ya es terapéutico.

Yo creo que escuchar a otra persona per se, ya es terapéutico para ella. El otro día me encontraba en la cafetería de la universidad, repasando un texto para la clase de terapia humanista existencial y quería como objetivo de esta, explicar cómo la escucha es terapéutica, cuando desde el respeto y la aceptación del
Continuar leyendo

 

Más tecnológicos…pero menos humanos

Yo creo que el futuro, llegará bastante deshumanizado debido a la tecnología. Me pregunto: ¿será posible humanizarla? Debo confesar que las películas de ciencia ficción siempre me han fascinado. Y ahora miro con temor la realidad tecnológica que me rodea. Se que los dispositivos electrónicos y principalmente las aplicaciones serán las que dirijan nuestros destinos.

 

El señor de los aguacates…o la felicidad al atardecer de la vida

Yo creo que, el fin de semana pasado tuve una visión de mi futuro. Eran las dos de la tarde del domingo, cuando a la distancia, alcancé a oír al vendedor de aguacates. Su voz sonaba poderosa y juvenil. Llamé a la portería para invitarlo a subir y pasó un tiempo bastante largo, entre la
Continuar leyendo

 

Yo quiero ser yo

Yo creo que, en el sagrado arte de vivir, ser uno mismo es difícil. Por un lado, si pretendo “comprar” la aprobación de los demás. Y de otro lado, porque la lucha por ser uno mismo, es dura, si tengo partes de mí, que no valoro, no acepto o incluso no reconozco.

 

El problemático soy yo

Yo creo que la vida no es problemática…el problemático soy yo. La idea es ser feliz aquí y ahora; pero debido a mis falsas creencias y a la manera deformada como a veces percibo las cosas, me he llenado de miedos, de preocupaciones, de ataduras, de conflictos, de culpabilidades que terminan en una serie de
Continuar leyendo

 

Acompañ…arte

Yo creo que la pareja tiene sentido como esa persona que he elegido para acompañarla y que me acompañe en el camino de la vida, el resto de mi existencia. Sin embargo, no es fácil acompañar. 

 

Cuando te miro.

Yo creo que cuando te miro, mientras diriges la palabra, al momento de conversar, me doy cuenta de la enorme cantidad de información que aportas al diálogo. Es decir, confirmo que no basta con escucharte, sino que hay que mirarte, para comprender la profundidad del mensaje que transmites. Con el desarrollo tecnológico de los dispositivos
Continuar leyendo

 

Déjame llorar.

  Yo creo que llorar es un mecanismo valioso para expresar emociones. En el llanto hay una dolorosa magia que alivia, cuando me permito este desahogo y entonces confirmo que, en cada lágrima derramada, se representa mi humanidad sensible.

 

El destino y sus diferentes significados.

Yo creo que, de todos los recuerdos importantes de mi infancia, tengo varios asociados con mi padre y su gusto por la música.

 

Las limitaciones están en la mente.

Yo creo que las limitaciones están en la mente. Y se, que el cambio es posible cuando aplico el conocimiento, en obras concretas que luego puedo verificar, medir, y evaluar.

 

El poder de la voluntad.

Yo creo que la educación de la voluntad es el primer paso para salir adelante y lograr objetivos. Con frecuencia preguntamos cuáles son las claves para superar los momentos de crisis. Y a pesar de que existen muchas fuentes que explican cómo hacerlo, debemos reconocer que en el fondo todas apuntan a la misma cosa:
Continuar leyendo

 

Suerte, coincidencia o sincronía.

Yo creo que el Universo sincroniza cada evento que sucede en nuestras vidas. Algunos lo llaman suerte… otros: coincidencia. Y cuando tenemos desarrollada la capacidad para ver y oír, más allá de lo obvio…comprendemos el significado oculto de dichos fenómenos y los llamamos oportunidades, porque dejan de ser casuales para convertirse en causales.

 

El valor de las heridas en el arte de vivir.

Yo creo que todos tenemos una historia de sufrimiento y dolor. Las heridas emocionales que hemos ganado en el sagrado arte de vivir tienen un valor muy importante, gracias a su significado profundo.

 

El tiempo de todo…en su momento.

Yo creo que es importante descansar. Todo tiene su tiempo y cada cosa llega en su momento. Detener la actividad es básico para darse cuenta y hacerse cargo. Tomar una pausa, permite la conciencia necesaria para reorientar y/o confirmar si la ruta que llevamos nos permite estar alineados con el universo.

 

¿Para ti…qué es sagrado?

Yo creo que no podemos perder el valor de lo sagrado. Cada momento, situación, encuentro o experiencia, puede ser sagrados si así lo consideramos.

 

Ojos para ver… oídos para oír

Yo creo que la vida me regala maravillosas oportunidades para darme cuenta. Lo importante es estar despierto para de esta forma tomar conciencia. Un evento, por insignificante que sea, puede contener un enorme caudal de sabiduría. Si tengo ojos para ver y oídos para oír, entonces es posible lograr el despertar de la conciencia.

 

Lo que pasa… pasa

Yo creo que cada cosa que nos pasa debe pasar por algo…entonces es bueno que nos pase; al fin y al cabo…pasará y debemos aprender de esa situación, para reorientar el futuro. 

 

Hablar para sanar

Yo creo que la efectividad de la terapia está en la palabra. Hablar hace bien. Lo fundamental, es ser capaz de decir lo que hay que decir y no engañarse a sí mismo. La magia de este procedimiento radica en la verdad que se enfrenta al momento de hablar. Claro, el interlocutor es muy importante
Continuar leyendo

 

El fracaso no existe

Yo creo que el fracaso no existe. Mas bien creo que, esa situación que llamamos fracaso es una excelente oportunidad para aprender de nosotros mismos. Claro que se requiere de una muy buena dosis de humildad, para reconocer aquello que no estamos haciendo bien.

 

Miedo vs Sueños… ¿Cuál ganará?

Yo creo que de vez en cuando es bueno conversar con el sabio interior. Ese que habita en el fondo de nuestro ser y que responde cuando lo llamamos a conversar.

 

Dar para recibir

Yo creo que, dentro de la mezcla de emociones asociadas con la navidad, en mi baúl de los recuerdos infantiles, encuentro en mi memoria aquellos, asociados con la familia y el ambiente alegre decembrino, pues todo se disponía para las festividades de fin de año.

 

Promesas para cumplir

Yo creo que, al finalizar un período, siempre es bueno hacer balance para aprender de los propios aciertos y errores. En este año que pasó descubrí… que fui más perceptivo e intuitivo, y que al momento de vivir disfruté de lo que me rodeaba y acontecía. Sin embargo, también me di cuenta de que sucedieron
Continuar leyendo

 

Comunic…arte

Yo creo que la comunicación es un arte. Y la certeza proviene de la experiencia cotidiana, cuando al momento de comunicarme, encuentro situaciones tan diversas, como las maneras individuales que cada uno tiene de interpretar lo que digo.

 

Al caminar juntos…como pareja.

Yo creo que ser pareja significa, entre otras muchas cosas, salir del egoísmo, para permitirme compartir. Y este salto ya es difícil cuando he vivido desde la auto-referencia, sin darme cuenta de la existencia del otro, desde su singularidad y su manera propia de ver el mundo. Caminar de la mano con esa otra persona,
Continuar leyendo

 

El sagrado arte de vivir.

Yo creo que, al preguntarme sobre el sagrado arte de vivir retomo las palabras del escritor español Jose María de Pereda, – “La experiencia no consiste en lo que se ha vivido, sino en lo que se ha reflexionado”-, y entonces evoco la manera como he vivido. Dice el refranero popular que: “más sabe el
Continuar leyendo

 

Sincericidio…o el arte de decir y enfrentar la verdad.

Yo creo que no hay nada tan difícil como cometer “sincericidio”; algo así como producir la muerte al ego, la vanidad y la esperanza, propia y ajena por decir la verdad. Cuentan que una vez una persona amante de la verdad, se encontraba de paseo recorriendo un importante centro comercial. Realmente, sólo tenía la intención
Continuar leyendo

 

Realmente…¿qué me estresa?

Yo creo que el estrés que siento es proporcional a mi personalidad. Y esto lo digo porque en el momento de evaluar qué me estresa, descubro que es todo aquello que no puedo controlar. Entonces debe ser que tengo una personalidad controladora. Hace muchos años atrás, me encontraba en un taller para el manejo del
Continuar leyendo

 

Soy sabio cuando cambio.

Yo creo que todo está sujeto al cambio. He descubierto que todo cambia, y que eso quiere decir que también es lógico que yo cambie. Y sé que negar el cambio, es imposible cuando veo de frente mi propio proceso de envejecimiento. Un día me di cuenta de los cambios, cuando experimenté de cerca la
Continuar leyendo

 

Arquitecto de la felicidad.

Yo creo que soy el arquitecto de mi felicidad. Si la felicidad reside en la manera como pienso sobre algo, entonces está asociada con mi filosofía de la vida y por lo tanto tiene que ver con la forma como disfruto cada momento de mi existencia. Esto quiere decir que la felicidad es proporcional a mi
Continuar leyendo

 

Mente de piedra.

Yo creo que es tiempo de vaciar la mente con la ayuda de un Koan. Este se llama la mente de piedra y cuenta que Hogen, un maestro Zen chino, vivía solo en un pequeño templo en el campo. Un día, cuatro monjes peregrinos llegaron y le pidieron permiso para hacer un fuego en el
Continuar leyendo