La verdadera maestría.

theravada-buddhism-1823527_960_720Yo creo que la maestría está en lo que se hace y no en lo que se dice. Por eso un maestro habla poco y hace mucho.

Relatan las historias que Soyen Shaku, fue el primer maestro budista en enseñar en los Estados Unidos de América. Nació el 10 de enero de 1860 en Fukui, Japón y falleció el 29 de octubre de 1919 en Kamakura, Japón.

Su profundo trabajo espiritual se fundaba en elementales prácticas diarias.

Por ejemplo, él mismo se propuso realizar las siguientes tareas:

Por la mañana antes de vestirse encendía incienso y meditaba.

Se acostaba a dormir a la misma hora.

Comía con moderación, a intervalos regulares y nunca hasta el hartazgo.

Recibía a los huéspedes con la misma actitud que tenía cuando estaba solo.

Cuando estaba solo mantenía la misma actitud que tenía cuando recibía huéspedes.

Cuidaba lo que decía y sea lo que fuera, lo practicaba.

Cuando surgía una oportunidad, no la dejaba pasar, y pensaba siempre dos veces antes de actuar.

No lamentaba el pasado, más bien miraba el futuro.

Tenía la actitud valerosa de un héroe y el corazón amoroso de un niño.

Cuando se acostaba, dormía como si ése fuera su último sueño.

Cuando se despertaba, dejaba la cama inmediatamente… como si hubiera votado un par de zapatos viejos.

Al releer las conducta de este maestro me cuestiono con cada frase. Por la profundidad que puedo encontrar allí…” …cuando se acostaba, dormía como si fuera su último sueño”.

Cada expresión, representa tareas simples que de tanto repetirlas se convierten en voluntad.

Yo creo que el secreto de esta vida iluminada está en la disciplina de realizar tareas sencillas que al sumarlas van confeccionando una personalidad con voluntad consciente, profunda y maravillosamente iluminadora.

Es en la práctica donde se hace el maestro, no en el pensamiento. El Universo no premia a quien piensa, el Universo premia a quien actúa.

A partir de este momento tomo conciencia de qué estoy haciendo y cómo lo estoy haciendo…pues he perdido mucho tiempo pensando…por miedo a actuar.

Claro, existen momentos para actuar y otros para observar los acontecimientos. La sabiduría del maestro sabe establecer la diferencia.

Con la certeza de que hay muchas cosas buenas por descubrir, en la experiencia que me regala cada día, acepto el riesgo de vivir como me dicta el corazón, pues intuyo que éste es fundamental, para alcanzar la verdadera maestría.

La importancia de la tarea pendiente.

buddhism-1822518_960_720Yo creo que tener una tarea pendiente o en otras palabras estar ocupado en un asunto por hacer, es una buena manera de encontrarle sentido a la vida, precisamente por la meta y por el proceso mismo de alcanzar dicho objetivo.

Por ejemplo, cuando emprendo la tarea de ahorrar frente a la pregunta ¿para qué ahorro?

Entonces la respuesta precisa aparece en forma de circunstancia grave o generosa, porque así es la gramática de la vida; se ahorra, como una manera de paliar la incertidumbre que produce el futuro y la necesidad de tener algo de control sobre él.

Así como cuando invertimos en un proyecto habitacional, ya por negocio o como lugar de vivienda, o planeamos unas vacaciones, desde la ilusión del viaje añorado a tierras lejanas que están más allá de diez horas de vuelo, o cuando queremos cambiar de muebles o hacerle mejoras a la casa…todo ello trabajando sobre la construcción hipotética de futuro, que se confecciona a partir de la tarea que hago hoy.

Es muy importante tener tareas pendientes, con vistas a lo porvenir. Hacer ejercicio, estudiar, comer en forma saludable, pedir perdón, abrazar y decirles a otros las palabras de aliento que están esperando, producir la llamada telefónica que les devuelve el alma a los seres queridos y que les recuerda lo importantes que son.

¿Qué tareas estoy haciendo mientras muero?

Al hacer balance en este período que termina, reconozco que tengo muchas tareas pendientes para el año que comienza:

Reconciliarme conmigo mismo, es decir…Perdonarme.

Darme regalos con mayor frecuencia.

Llamar a mis amigos para facilitar el encuentro.

Abrazar más a mis seres queridos, mientras les digo que los amo.

Viajar y a partir de ello, encontrarme conmigo mismo.

Alimentarme mejor.

Hacer ejercicio adecuado para mi edad y mi capacidad física.

Estudiar con profundidad, lo que me gusta y me apasiona, como por ejemplo aprender otro idioma.

Sacar más tiempo para el descanso y la meditación.

Hacer nuevas y diferentes actividades muy bien remuneradas.

Yo creo que mi pasado ya ocurrió y que mi futuro está en construcción desde la actividad presente, gracias al conjunto de tareas pendientes que al ejecutarlas van haciéndole el quite prematuro a la parca.

Entonces este tiempo que me regala el Universo, es perfecto para hacer las tareas pendientes con plena conciencia de su significado, con la intencionalidad de dejar huella, para proyectar el futuro, con la certeza de que mi paso por la tierra tiene propósito.

Las curiosas leyes que rigen la abundancia del dinero.

money-2724241_960_720

Yo creo que el dinero y el tiempo obedecen a las mismas leyes.

En estos días, me encontraba sumido en el vacío fértil de la meditación, preguntándome si la fortuna económica era importante para el logro de metas y objetivos.

Para un académico como yo, el poder está en el conocimiento, sin embargo, observando el mundo real, descubro, confirmando mi sospecha, que lo rige el poder del dinero. De nada sirve saber mucho, si no ejecuto acciones productivas, desde el conocimiento para que se conviertan en dinero. El Universo no premia el pensamiento, premia la acción. Continuar leyendo

Los regalos del universo

hand-3319720_960_720
Yo creo que el universo me regala sus dones, pero a veces no estoy preparado para verlos.

Recuerdo que mi vida ha estado llena de regalos de felicidad, como la vez que me encontraba en la casa de mi mamá, un domingo, en una reunión familiar. En esa época, ella vivía en un segundo piso, pues siempre adoró la idea de tener un balcón para sentarse allí, y sentir la frescura del aire y de esta forma tener la sensación de libertad y de poder, al mirar a las personas, sin ser observada. Continuar leyendo

Soy el pintor, frente al lienzo en blanco de mi propia vida

painting-1380016_960_720

Yo creo que soy responsable de las experiencias que vivo. Y que lo que pienso, imagino, sueño y deseo, son los materiales que van creando mi futuro.

Es por esto por lo que, como un pintor frente al lienzo en blanco de mi vida, voy dándole pinceladas a las condiciones dañinas del resentimiento, la crítica, la culpa y el desamor por mí mismo. Mi sufrimiento viene de la manera como pienso, sin embargo, como al fin y al cabo son pensamientos, los puedo cambiar, antes de que se conviertan en decretos. Continuar leyendo

Depende de mi y a pesar de mi

beach-1845081_960_720

Yo creo que ser feliz depende de mí y no puedo responsabilizar de ello a los demás.

Como sé que interfiero para que suceda, con frecuencia, hago esto con quienes convivo, y es convertirlos en mis cómplices, para que hagan parte de mis planes felices. Y creo que ahí está el error. Continuar leyendo