Viajar…para el aprendizaje del desapego.

sunset-2173918_960_720Yo creo que viajar, permite sondear en las profundidades del ser.

Es abandonarse a la fortuna…algo así como confiar en lo que el destino tenga preparado para mí.

Supone además el desprendimiento y el desapego, para poder andar ligero de equipaje.

La sola pasantía por un aeropuerto nos regala el universo variopinto de quienes llegan y salen con sus múltiples idiomas y dialectos, vestuarios y formas de actuar y reaccionar y la pregunta imposible de evitar en torno a sus vidas, su cultura y sus estilos de pensamiento.

En un viaje, el destino alcanza múltiples significados… Destino como suerte, destino como tarea, destino como lugar a donde llegar. Elegir el destino, hace parte del arte de viajar, cuando podemos responder a las preguntas: ¿a dónde quiero ir? Y realmente ¿qué es lo que busco allí.

Entonces, una cosa es cierta…en el proceso de viajar, los mayores descubrimientos están asociados conmigo mismo y con mis capacidades de adaptación y aprendizaje.

Volar de suyo, ya es impactante. Estar metido durante horas en una cabina, ofrece demasiado tiempo para pensar en la vida y en la muerte. Y como el pensamiento vuela, mucho más rápido que el cuerpo, si me descuido aparece la conciencia de la mortalidad, cada vez que el aparato volador sube y baja a consecuencia de las bolsas de aire. Razón tenía el premio Nobel Gabriel García Márquez, cuando afirmaba que viajar en avión tiene una magia especial…pues primero llega el cuerpo y dos días después el alma.

En este viaje que acabo de realizar tuve la fortuna de ser acogido por una familia maravillosa. Su generosidad sin límites, y su alegría evidente al recibirnos, me confirmó la idea de que el amor existe en sus abrazos y sonrisas y en la disposición de su casa para que estuviéramos confortables durante la estadía; mi eterno agradecimiento para ellos.

Así mismo, compartí el increíble mundo de Esteban, un joven que, con su abrazo y su profundo silencio, irradia la ternura de quien da y recibe amor, gracias a su magnífica familia. Para él todas mis bendiciones.

Me dejé abrazar y besar por Buddy, un perro gigante peludo y sereno…viví la intensidad juguetona de Cona, una perrita celosa y líder de la manada y me topé varias veces con la mirada penetrante de Zippy, el gato gris que, desde su cama, me observaba inquisidor, con esa desconfianza típica de quien marca territorio.

Conocí lugares especiales, por su historia, naturaleza y significado. Me divertí como niño en parques y museos y compartí en familia almuerzos y cenas llenas de alegría, respeto y amor desbordante.

Se que fue un paseo muy feliz…porque más que conocer nuevas tierras, me encontré conmigo mismo en función de familia, y de convivencia y aprendizaje asociado con tolerancia, desapego y capacidad para andar en grupo, conciliando mis intereses particulares, para unirme al interés colectivo.

Por eso, para mi próximo viaje, dejaré de complicarme, trabajaré el desapego pues, aunque esta vez viajé ligero de equipaje, confieso que aún extraño la almohada, y alguna que otra comida típica de mi tierra natal.

Yo creo que viajar es una buena escuela para aprender el desapego y la vía para preparar el viaje final.

 

¿Soy competente?

meditation-1794292_960_720

Yo creo que existe diferencia entre ser competente y ser competitivo. Mientras que el primero se refiere a ser capaz desde el talento y la suma de habilidades, logradas a pulso y fruto del esfuerzo sostenido, el otro está asociado al proceso de vencer, midiendo fuerzas con un oponente para determinar quién es mejor, incluyendo la posible trampa que se haya maquinado para alcanzar la meta; pues para estos individuos, lo importante es llegar primero, no importa si se ha alcanzado, utilizando métodos fraudulentos.

Continuar leyendo

Propuesta de acción para la vida, en este año que comienza.

stone-1995051_960_720Yo creo que cuando un período termina, siempre es bueno hacer el cierre, desde una evaluación juiciosa, desde la objetividad, para elaborar una propuesta de acción, para la vida.

Cerrar asuntos pendientes es fundamental para poder continuar mi marcha. De no ser así, quedaría reciclando el pasado, dándole vueltas a aquello que requiere una decisión, que tal vez, por dolorosa, no he tomado y hace ver todo muy oscuro y sin salida, entonces al final del túnel se ve la luz, porque siempre hay una mano que se tiende o una puerta que se abre, sin embargo, me resisto a verla.

Entonces para este ciclo que comienza, me propongo responder varias preguntas, que, dependiendo de mi voluntad, van a ser los faros que iluminen mi camino, en este nuevo año que comienza.

Al menos por hoy, el sólo hecho de plantearme las preguntas, ya me ayuda a darme cuenta, para hacerme cargo, de lo que tengo como tareas por hacer. Y que, además, sé que muchos de los frenos que me he impuesto, están orquestados por el miedo.

En consecuencia, con lo dicho en el párrafo anterior, la primera pregunta para trabajar es:

¿Si no tuviera miedo…que haría?

Y de lo que responda aquí, tendré las luces para todas las demás.

Sí supiera que no puedo fallar… entonces ¿qué metas me propondría para este nuevo año?

Al finalizar este período de trecientos sesenta y cinco días… ¿Qué debo haber logrado?

¿Cómo describiría mis objetivos terminales?

Durante este año, ¿cómo voy a hacer uso de mis dones y valores? Y ¿qué haré con mis anti-valores?

¿Qué huellas quiero dejar y qué aportes quiero hacer, para que, al momento de partir, tenga sentido mi paso por el mundo?… claro está, si llegara a suceder en este año, ya que morir pertenece al campo de todas las posibilidades.

¿Qué es aquello a lo que estoy aferrado y que realmente para la vida que me propongo no lo necesito cargar más, y puedo desprenderme?

Tengo claro que, durante este año, voy a centrar mi atención y mi tiempo en las personas que más me inspiren: amor, paz, serenidad, sabiduría y tranquilidad, para reflejar todo esto también.

Finalmente, en este año que comienza, mis propósitos, en orden de importancia ya son:

Darme cuenta para hacerme cargo desde la conciencia que me permite ver sin temor.

Iniciar cada día con el objetivo entre ceja y ceja debido a la visión clara que me obsequia la fe en mí mismo.

Ser agradecido y agradecer, porque puedo hacerlo desde el amor incondicional.

Pronunciar, en la medida de lo posible, palabras sabias, para que sirvan más que nada a mi propia alma.

Obsequiarme con frecuencia, el infinito placer de abrazar a los seres que amo, mientras me dedico tiempo con ellos.

Y, a pesar de las circunstancias… practicar la amabilidad.

Yo creo que desde esta propuesta de acción para mi proyecto de vida, este año que comienza, pinta bien, porque así lo he decidido.

El curioso arte de manipular y ser manipulado

lion-cub-2886432_960_720

Yo creo que existe un curioso arte que consiste en manipular y ser manipulado por otros. O a lo mejor, más que arte, es un manual, que podría titularse: “Métodos infalibles para chantajear y/o evitar ser chantajeado emocionalmente”.

Por estos días, alguien me preguntó si dentro de mis charlas, tendría una que hablara de la manipulación. Y recordé que hace algunos años, en un programa de televisión, hablé del chantaje emocional y sus implicaciones y entonces motivado, me dispuse a reflexionar nuevamente sobre el tema, para publicarlo hoy. Continuar leyendo

Los regalos del universo

hand-3319720_960_720
Yo creo que el universo me regala sus dones, pero a veces no estoy preparado para verlos.

Recuerdo que mi vida ha estado llena de regalos de felicidad, como la vez que me encontraba en la casa de mi mamá, un domingo, en una reunión familiar. En esa época, ella vivía en un segundo piso, pues siempre adoró la idea de tener un balcón para sentarse allí, y sentir la frescura del aire y de esta forma tener la sensación de libertad y de poder, al mirar a las personas, sin ser observada. Continuar leyendo

¿Te extraño?…o ¿dependo de ti?

balloons-2066434_960_720

Yo creo que extrañar es sinónimo de depender. Y creo que aquello de lo que dependo, es en definitiva lo que me esclaviza. La mayor libertad, está en no necesitarte.

Quien dice: “necesito un cigarrillo o un trago”, es un esclavo, porque depende física y psíquicamente de dicho consumo; pues como la ansiedad es intolerable, siente que no puede vivir sin ello y sufre síndromes de abstinencia e infiernos similares; sin embargo, no extraña su presencia como tal, sino que el organismo pide a gritos que fume o beba licor, y es comprensible, porque depende de él para sentirse bien. Continuar leyendo

Aprender a vivir.

Little Girl Reading in Backyard

Yo creo que la familia es el mejor lugar para aprender a vivir.
Era la hora de regresar a casa. El transporte escolar, para iniciar su recorrido, esperaba a la última alumna en la fila. La profesora del preescolar le tendió la mano para ayudarla a subir las escaleras del automóvil. Sin embargo, la pequeña no quería subirse. La profe, frente a la negativa, hizo la pregunta obligada. ¿Qué sucede hija? Es que se me perdió mi muñeca, -dijo. Continuar leyendo