Saber decir no, aunque el deseo grite sí.

apple-2206247_960_720Yo creo que es muy importante saber decir no, así como es fundamental saber entender cuando nos responden con un no, para entonces, si es del caso, trabajar por el sí.

Recuerdo que hace muchos años, siendo adolescente, llegué derrotado a mi casa, luego de estar jugando con fuego, como aprendiz de seductor y atreverme a invitar, a salir conmigo, a una vecina muy codiciada y atractiva.

Por supuesto ella me dijo que no, me miró molesta, y con tono decidido cerró la puerta de su apartamento “incómoda con mi osadía”, por haberle hecho este tipo de invitación. Entonces con el ego herido, me fui para mi casa, devastado, a encerrarme a llorar de enojo conmigo mismo, por haber sido tan evidente a través de mi intención y desconocer los secretos del arte de la seducción; sabiendo como lo supe después, que mi propuesta en el fondo, la había halagado.

Afortunadamente mi padre se encontraba ese día en casa, y notó mi malestar y mi disgusto. Cuando le conté lo sucedido, con profunda sabiduría de hombre conocedor de estos temas donjuanescos, me enseñó una de las mejores lecciones del arte amatorio. Me dijo: con las mujeres tienes asegurado el no, por muchas razones que van desde la estrategia, la dignidad, el no ser su tipo, querer conocer tu reacción y tu capacidad de insistir, hasta la necesidad de estar preparadas para la ocasión; por lo tanto, en el futuro trabaja por el sí.

Por ello desde ese día, frente a un no, ya lo entiendo como una maravillosa invitación a trabajar por el sí, y esto lo aplico en cada uno de los temas importantes de mi vida.

Todo esto vino a mi memoria, porque por estos días estoy releyendo con deleite a Hugo Finkelstein, un terapeuta de pareja y dramaturgo argentino quien, en su libro En nombre del amor, en un especial apartado, hace un exquisito ensayo sobre el arte de decir No.

Para Finkelstein un no que necesite de explicaciones y justificaciones y largas caminatas, y reflexiones profundas en el jardín, no es un no. Porque el no, será mas claro para el otro si hace rato fue claro para mí, antes de pronunciarlo.

Para este psicólogo, el verdadero no, jamás dejará abiertas las trampas para la esperanza o la posibilidad de futuro. Ni puede dejar de ser NO, aunque el otro y el mundo se pongan “patas arriba” como él dice.

Cuando el no es contundente, le quitará posibilidades a las segundas partes. Y ese no, debe decirse personalmente y jamás por redes sociales o por correo electrónico, para decirlo con la gallardía y el decoro que merece el respeto por la otra persona.

Agrega Finkelstein que el No, no se dice con silencios, ni en voz baja, mucho menos gritando, o con la cabeza agachada, ni mirando para otro lado, ni con símbolos devueltos, o con pena o satisfacción, porque la psicología de la asertividad nos enseña que la voz del no, no puede ser vacilante ni agresiva.

Entonces yo creo que, siguiendo la línea de pensamiento del colega Finkelstein, cuando sabemos decir no, estamos poniendo a salvo nuestra dignidad, y la ilusión del otro, ya que el no, en vez de ser una negación del pasado, es una corrección del futuro.

Sin embargo, hay momentos en donde es importante decir no… aunque nuestro deseo, grite si.

El curioso arte de manipular y ser manipulado

lion-cub-2886432_960_720

Yo creo que existe un curioso arte que consiste en manipular y ser manipulado por otros. O a lo mejor, más que arte, es un manual, que podría titularse: “Métodos infalibles para chantajear y/o evitar ser chantajeado emocionalmente”.

Por estos días, alguien me preguntó si dentro de mis charlas, tendría una que hablara de la manipulación. Y recordé que hace algunos años, en un programa de televisión, hablé del chantaje emocional y sus implicaciones y entonces motivado, me dispuse a reflexionar nuevamente sobre el tema, para publicarlo hoy. Continuar leyendo

Las preguntas del niño

kids-1508121_960_720


Yo creo que no hay nada tan fascinante como las preguntas de un niño; sobre todo, si están salpicadas por la ingenuidad fantasiosa que todo lo puede y todo lo logra, con solo imaginarlo. Continuar leyendo

El perro que me muerde… es mi maestro

wolf-62898_960_720Yo creo que todo en el Universo tiene un tiempo cíclico que va y viene en espiral ascendente y al volvernos a tocar, porque al fin y cabo todo se repite, aunque lo miremos diferente, en tanto soy distinto, por efecto de la experiencia que el mismo tiempo nos va regalando, y que como las lecciones se vuelven a presentar si no las he aprendido, entiendo que el perro que me muerde…es mi maestro, porque aprendo mucho del sufrimiento, cuando me doy permiso de escudriñar el sentimiento de enojo y dolor y lo puedo contrastar con lo que necesito descubrir en mi sombra. Continuar leyendo

El dolor está ahí… existe, sufrir es opcional

depression-2963439_960_720

Yo creo que el budismo cuando plantea el dolor como algo inevitable y el sufrimiento como una opción, nos invita a profundizar en las diferencias que insinúa entre el dolor y el sufrimiento. Continuar leyendo

El fracaso no existe

El inventor más importante de Estados Unidos

Thomas Alva Edison

Yo creo que el fracaso no existe. Mas bien creo que, esa situación que llamamos fracaso es una excelente oportunidad para aprender de nosotros mismos. Claro que se requiere de una muy buena dosis de humildad, para reconocer aquello que no estamos haciendo bien.
Continuar leyendo

Sincericidio…o el arte de decir y enfrentar la verdad.

black-2597198_960_720Yo creo que no hay nada tan difícil como cometer “sincericidio”; algo así como producir la muerte al ego, la vanidad y la esperanza, propia y ajena por decir la verdad.
Cuentan que una vez una persona amante de la verdad, se encontraba de paseo recorriendo un importante centro comercial. Realmente, sólo tenía la intención de disfrutar de las vitrinas, sin entrar en los almacenes, deporte visual predilecto de aquellos que, de manera auto-torturadora, quedan muy antojados, pero no tienen poder adquisitivo…y si lo tuvieran -luego de una profunda reflexión- se dan cuenta de que sin ese producto pueden vivir…pero con la nostalgia de lo no acumulado.
Lo interesante de este cuento, es que la persona en cuestión se queda perpleja observando el aviso de un elegante almacén que dice: La Verità: Vendemos Verdad Absoluta.
Sin dudarlo un momento, y siendo amante de la verdad como lo era, se adentró en el lujoso almacén para consultar sobre el producto ofrecido. El dependiente la miró con una extraña curiosidad y respondió amablemente a la pregunta: -Si señora, tenemos verdad a medias y verdad absoluta. – ¿Cuál es la diferencia? -insistió la recién llegada- y el asesor comercial con una sonrisa más irónica que considerada, le dice: el “valor de la misma”.
Ok quiero verdad absoluta. -manifiesta con actitud resuelta la clienta. -Muy bien, para clientes tan especiales como usted, la verdad absoluta la encuentra en nuestro segundo piso.
El local va cambiando de atmósfera, si el primer piso se ve elegante, este segundo es sofisticado y lujoso. Incluso el encargado parece más un diplomático de carrera que un vendedor de almacén.
– Madame, me han dicho que usted busca verdad absoluta…antes de llevarla, ¿quiere ver el precio? Pregunta el encargado, para evitar el incómodo momento que genera dicho conocimiento.
Por supuesto que sí, responde muy dispuesta a pagarlo. Sin embargo, al mostrarle la etiqueta…retroceden todas sus intenciones.
Yo creo que como en el caso de esa señora, el precio de la verdad absoluta es muy alto y no estamos preparados para pagarlo.
Ya que significa enfrentar la verdad que per se, tiene altos costos; entre ellos sacrificar el orgullo y el ego, la vanidad y el amor propio, que se protegen con aquellas mentiras que mantienen una percepción falsa de nosotros mismos frente a los demás.
Creamos un mundo ficticio, un juego de la imagen retocada, como ocurre con las egotecas de las redes sociales, pues solo subimos la foto que se puede mostrar.
Inventamos un mundo de fantasías, para silenciar nuestra conciencia y de esta forma anestesiarnos, dado el miedo que causa nuestra propia sombra.
Yo creo que me falta coraje para cometer sincericidio, es decir para enfrentarme a mis sombras… sin embargo, tengo la sospecha de que, si digo mi verdad…comenzaré o a ser valorado por lo que realmente soy y no por la manera como los demás desean verme, desde su idealidad, que en el fondo representa la forma como yo quiero que los demás me vean.
Como quien dice, el problema está claro, el sincericidio primero lo debo cometer conmigo.