La hermosa ingenuidad frente a la verdad.

fantasy-3237644_960_720Yo creo que nuestra ingenuidad evita que veamos la realidad. Y creo que a veces preferimos vivir en un mundo de fantasía, antes que enfrentar los horrores del mundo real.

En un principio nos educaron para creer en todo lo que decían los libros de texto, como una verdad incuestionable. Principalmente los de historia, en donde aparecían héroes maravillosos, que habían conquistado territorios y aumentado sus imperios, pero que nunca declaraban los costos de estas gestas y las consecuencias en vidas humanas y ecosistemas afectados.

Del mismo modo, cuando leíamos cuentos de hadas, donde la princesa de turno, contrae matrimonio, vive sin problemas familiares y tiene como dieta el consumo de perdiz, “…ave gallinácea, del tamaño de una paloma, con el cuerpo grueso, el cuello corto y la cabeza pequeña, de plumaje ceniciento rojizo, y pico y patas rojos”, que como sus primas “vuela poco y que abunda en el sur de Europa, y es comestible y muy estimada como pieza de caza”. Fantasía suprema en tierras lejanas de Latinoamérica, y donde, además los hijos de la familia real, no juegan en la manga, sino en la pradera, tienen como mascotas liebres y no conejos y en los alrededores, entiéndase bosque encantado, y no matorral, merodean ogros y brujas variopintas, léase enemigos que afectan el futuro feliz espiritual y emocional de sus majestades, pero nunca el económico, ya que estaba asegurado, debido a los impuestos que eran recogidos de manera no muy santa.

Es decir, vivimos en una mentira de la familia feliz, y económicamente fuerte, que no tiene problemas de comunicación, ni de pareja y que su felicidad consiste en ganar dinero, para aparentar un estilo de vida, a costa del sufrimiento de los seres con quienes convive, por la soledad que produce la ausencia del proveedor, que tiene que ir a trabajar y a estudiar, con la ilusión de cobrar más por su conocimiento, pero que en realidad está “sobre perfilado” y la compañía donde labora ya no puede asumir el incremento de salario, a pesar de que sigue beneficiándose de los conocimientos superiores del incauto.

He preguntado a mis lectores: ¿qué es la felicidad? Y dentro de las múltiples respuestas que he recibido encuentro ésta que me parece serena, profunda y práctica: “Felicidad es encontrar el balance entre la familia, el trabajo y los proyectos y gustos personales. ¿A cuál entonces le doy prioridad? ¿A la familia, a los gustos personales, al trabajo?

Cada uno en su real saber y entender, encontrará la clave para ser feliz. Por mi parte sigo creyendo que estamos perdiendo mucho tiempo, ganando dinero. Y que la ingenuidad en que pretendemos vivir es hermosa, porque anestesia, dentro de una burbuja fantástica, donde no pasa nada, y nos protege de las invasiones de la realidad, que es cruel y dolorosa, pero que a la postre, es la vida que tiene sus momentos de altas y bajas.

Y entiendo que puedo ser manso, pero no menso y que esta vida es una prueba a mi inteligencia adaptativa, que se apoya en la inteligencia emocional, para sacarle provecho a lo que me acontece.

Yo creo que soy feliz cuando soy consciente, por lo tanto, me doy cuenta y me hago cargo, sin ingenuidad.

Los regalos del universo

hand-3319720_960_720
Yo creo que el universo me regala sus dones, pero a veces no estoy preparado para verlos.

Recuerdo que mi vida ha estado llena de regalos de felicidad, como la vez que me encontraba en la casa de mi mamá, un domingo, en una reunión familiar. En esa época, ella vivía en un segundo piso, pues siempre adoró la idea de tener un balcón para sentarse allí, y sentir la frescura del aire y de esta forma tener la sensación de libertad y de poder, al mirar a las personas, sin ser observada. Continuar leyendo

Depende de mi y a pesar de mi

beach-1845081_960_720

Yo creo que ser feliz depende de mí y no puedo responsabilizar de ello a los demás.

Como sé que interfiero para que suceda, con frecuencia, hago esto con quienes convivo, y es convertirlos en mis cómplices, para que hagan parte de mis planes felices. Y creo que ahí está el error. Continuar leyendo

La mente del mono

monkey-2158511_960_720
Yo creo que focalizar el pensamiento es muy importante para el logro de la paz y la serenidad interior; sobre todo si nuestra mente salta de rama en rama, en el árbol del sufrimiento. La “mente del mono”, se caracteriza por pensamientos divagantes, que pueden canalizarse sí se practica la meditación. Continuar leyendo

Cuando lo importante es encontrar el propósito.

man-2734073_960_720
Yo creo que a veces nos sentimos perdidos cuando no encontramos el propósito que le de sentido a nuestras vidas. Entonces nos preguntamos: ¿para qué nacimos? ¿Qué sentido tiene mi vida?

Momentos de oscuridad intensa acechan la esperanza de vida. Nubarrones oscuros se ciernen sobre nuestra existencia, cortando cualquier espacio para la luz. Sin embargo, una palabra amiga, una lectura juiciosa o la mirada atenta de la realidad que nos circunda, se convierten en procesos terapéuticos que nos permiten darnos cuenta y hacernos cargo y la iluminación, inunda todo con un nuevo aliento, y entonces se ve clara la razón de ser y esto le da sentido al para qué estamos en la tierra. Continuar leyendo

El ciego y el despertar de la conciencia.

traffic-light-1024768_960_720

Yo creo que siempre me ha generado curiosidad el hombre ciego que vende confites en la calle. Su sensibilidad y sus oídos están tan afinados que confía plenamente en ellos y de una manera temeraria se lanza al mundo para ofrecer su mercancía. Es un hombre mayor, robusto, se ve sano y lo más impresionante sereno. Cuando el semáforo está en rojo, se acerca cuidadosamente percibiendo el sonido del motor y el calor de cada carro. Continuar leyendo