Ser Pilo Paga se sostiene con un nivel de deserción de 0,17%

  • FOTO SHUTTERSTOCK
    FOTO SHUTTERSTOCK
Por: santiago valenzuela | Publicado el 22 de enero de 2016
Infografía
Ser Pilo Paga se sostiene con un nivel de deserción de 0,17%
22.505

estudiantes se han visto beneficiados con el programa Ser Pilo Paga.

en definitiva

La meta del Ministerio de Educación es que el programa beneficie a 40.000 estudiantes provenientes de los estratos 1, 2 y 3. Para educación superior deberán entregarse 400.000 cupos.

La familia de Sebastián Urán pasa por momentos de angustia. Los días para que él abandone la casa están contados. Por primera vez emprenderá un viaje solitario de cinco horas desde Urrao, su municipio natal, hasta Medellín. Buscará trabajo y empezará a estudiar ingeniería forestal en la Universidad Nacional, como lo soñó en el colegio. Lo hará solo, becado por el programa Ser Pilo Paga. Sabe que para sostener sus aspiraciones tiene que aprender un segundo idioma, reforzar las matemáticas y trabajar para pagar un arriendo y su alimentación.

Sebastián, de 16 años, es uno de los 1.446 estudiantes que fueron premiados en Antioquia por el programa Ser Pilo Paga. Todos estudiarán gratis una carrera profesional en alguna de las 39 instituciones de educación superior acreditadas en alta calidad. Este beneficio lo pueden perder si abandonan la universidad o si pierden el semestre. En el segundo caso podrían seguir pero tendrán que pagar el semestre perdido.

Desde el lanzamiento del programa en 2014, la principal preocupación de los expertos se ha centrado en la deserción. Los estudiantes beneficiados por la iniciativa provienen de estratos 1, 2 y 3. Fueron elegidos porque sus resultados estuvieron dentro de los mejores en las Pruebas Saber. ¿Por qué abandonarían la universidad? Costos de alimentación, transporte y materiales son algunas de las dificultades que han enfrentado estos estudiantes. Además, un factor les preocupa a las familias: en caso de que el estudiante pierda el semestre deberá pagarlo.

Hasta el momento, el programa ha superado algunos obstáculos. Según el Ministerio de Educación, 10.080 jóvenes continúan becados. La deserción sólo alcanzó el 0,17 por ciento. Actualmente, dice ese despacho, se presenta una “ausencia intersemestral de 17 jóvenes que por motivos de salud o fuerza mayor han dejado sus estudios durante un período”.

La deserción, por el momento, no ha generado mayores inconvenientes en el programa. Para la segunda convocatoria del programa Ser Pilo Paga, que comenzó este año, fueron seleccionados 12.505 estudiantes. En la primera convocatoria se vieron beneficiados 10.000 estudiantes y el Gobierno Nacional invirtió 155.000 millones de pesos. Para este nuevo ciclo que empieza, el Ministerio destinó 227.000 millones de pesos.

Ser Pilo Paga es, a la fecha, uno de los programas que más ha defendido la ministra de Educación, Gina Parody: “estamos construyendo un país con igualdad de oportunidades pues el país ya cuenta con 22.505 jóvenes pilos que con su disciplina y esfuerzo lograron acceder a este a este programa”, dijo.

Los departamentos que más estudiantes han aportado al programa Ser Pilo Paga en esta segunda convocatoria son: Antioquia, con 1.446, Santander, con 931, Valle del Cauca con 903 y Bogotá con 1.801”. Existen otros departamentos en donde apenas conocen el programa. En Vaupés se vieron beneficiados dos estudiantes, en Amazonas 1, en Vichada 9, en Chocó 20 y en Guaviare 13.

Otro dato que arroja la convocatoria de este año es que del total de estudiantes elegidos, 2.805 tienen un puntaje entre 0 y 20 en el Sisbén, es decir, hacen parte de la población más vulnerable del país (ver infografía). Para las comunidades indígenas, el Ministerio otorgó 74 becas, de las cuales 51 fueron para indígenas del departamento de Nariño. De hecho, 85 estudiantes de la Institución Educativa Ciudad de Pasto obtuvieron los créditos condonables que otorga Ser Pilo Paga.

Balance de los expertos

Una de las razones por las que los estudiantes de las regiones periféricas no están accediendo como se esperaría al programa Ser Pilo Paga (Bogotá acapara el 21 por ciento de los beneficiarios) puede ser porque la educación básica allí no es la mejor. Esto se ve reflejado en las pruebas Saber. Para Alejandro Ome, economista especializado en educación, “se debería cambiar totalmente el programa. Yo recomendaría dar créditos blandos en lugar de becas. Sería mejor destinar recursos a los niveles de educación básica y media y distribuir los de la educación superior de manera más equitativa”.

Según Ome, negarle créditos a otros estudiantes que también se han esforzado es inequitativo. El hecho de que un estudiante proveniente de una población vulnerable no pueda obtener un buen puntaje en las Pruebas Saber, puede estar relacionado también con la ineficiencia del Estado en el fortalecimiento de la educación básica. Ome aclara que el programa no es inequitativo sino que “es una extensión de lo que se ha venido haciendo en las universidades públicas por décadas”, es decir, recibir a los mejores.

Otros economistas, como David Bardey, han cuestionado que el Ministerio de Educación le atribuya el costo de perder el semestre al estudiante, que evidentemente proviene de un sector de la población vulnerable. Frente a este punto, el reglamento del Ministerio sigue siendo el mismo y el estudiante debe asumir el riesgo.

El programa Ser Pilo Paga por sí solo no ayuda a disminuir la iniquidad en el país. Así lo considera Óscar Sánchez, asesor internacional en temas de educación: “Es un programa bueno, que recoge los mejores talentos de los colegios. Sin embargo, no está ampliando el acceso a la educación superior, solo está premiando a los mejores. En Bogotá, por ejemplo, salen 55.000 bachilleres cada año y por lo menos 25.000 no llegan a la universidad. Pilo Paga absorbe recursos que podrían utilizarse para ampliar la oferta”.

Una de las razones por las cuales los estudiantes han estado cerca de la deserción tiene que ver con el problema de trasladarse a otra ciudad y asumir los costos que esto conlleva. Por esta razón Sánchez le recomendó al Ministerio de Educación que los estudiantes puedan cursar unos semestres en la universidad de su municipio o departamento y posteriormente terminarla en una institución de la capital, si así lo desea.

Para Rodolfo Arango, profesor de la Universidad de los Andes, el Ministerio de Educación “debe aclarar si el programa Ser Pilo Paga le está quitando recursos a las universidades públicas. Si es así, entonces los recursos se están yendo para las universidades privadas, que son las que están eligiendo los estudiantes de Pilo Paga”.

Fabián Sanabria, antropólogo y PhD en sociología, complementa el argumento de Arango: “La gran pregunta que se hacen las universidades públicas es por qué se financian 40.000 cupos para la educación superior (que es el objetivo de Pilo Paga) y no 400.000 cupos que se podrían financiar dentro de las públicas. De esta manera no se va a ver favorecida de ninguna manera la universidad pública”.

Teniendo en cuenta que en Colombia se gradúan 500.000 bachilleres al año, Pilo Paga estaría atendiendo solamente al 2 por ciento de los egresados. Sobre la oferta para educación superior, el Ministerio de Educación le dijo a EL COLOMBIANO que “en los últimos años el país ha avanzado considerablemente hacia el propósito de cerrar las brechas de acceso a la educación superior. Entre 2010 y 2014 se generaron poco más de 464.000 nuevos cupos en educación superior, y en el Plan Nacional de Desarrollo se estableció la creación de 400.000 nuevos cupos para el cuatrienio, de los cuales 92.000 correspondieron a 2015”. Actualmente, Colombia cuenta con una cobertura de educación superior cercana al 47 por ciento.

Retos para los rectores

En 2015, la Universidad Eafit recibió 321 estudiantes provenientes del programa Ser Pilo Paga. Este año ha recibido 620 jóvenes. Dentro de los retos que tiene la universidad, según Juan Luis Mejía, rector de la institución, está el de fortalecer el acompañamiento a los estudiantes en términos psicoafectivos y académicos.

Con esta opinión coincide el rector de la Universidad del Rosario, José Manuel Restrepo: “Somos amigos incondicionales del programa. En la primera convocatoria tuvimos 200 jóvenes, esta vez son 340. Ser Pilo Paga nos ha hecho modificar políticas internas porque los estudiantes que están llegando necesitan mejoramiento académico, por eso hemos creado programas adicionales de inglés y matemáticas. También tenemos egresados destacados que le están haciendo un acompañamiento a los pilos para lo que necesiten. Nos hemos dado cuenta de que se presenta deserción cuando los estudiantes no están seguros de la carrera. Por eso estamos haciendo un seguimiento cada semana de su ejercicio académico”.

Contexto de la Noticia

Quiero aportarle a mi municipio Sebastian Urán Figueroa

Beneficiario del programa Ser Pilo Paga en Antioquia


Nací y estudié mi primaria y mi bachillerato en Urrao. Desde chiquito tenía proyectado ir a la universidad para intentar cambiar la realidad de mi municipio. Quiero cambiar la realidad de mi municipio porque existen hábitos de las personas que le hacen daño al medio ambiente. Es un municipio muy descuidado desde el punto de vista ambiental. Nuestro municipio tiene mucha riqueza natural y quiero trabajar por ella. Acá influye mucho la política en todos los campos sociales, por eso creo que también toca mirar la política. En el colegio me gustaban todas las materias y me destacaba en todas, quise siempre aprender de todo. Laboré con Parques Nacionales Naturales para trabajar por el municipio. Después de estas experiencias decidí estudiar ingeniería forestal en la Universidad Nacional. Me toca hacer un esfuerzo para trasladarme a Medellín pero estoy dispuesto a hacerlo. Con mi familia haremos lo posible para pagar la comida, el hospedaje, todo lo demás. Soy consciente de que me toca estudiar y trabajar. Ahora me preocupan un poco matemáticas y química porque en mi colegio eran materias que no las enseñaban tan bien y sé que en la universidad será más complejo. En mi colegio pudimos obtener la beca de Ser Pilo Paga seis estudiantes y todos nos estamos preparando para entrar a la universidad teniendo en cuenta que no va a ser fácil. Sueño con graduarme y empezar a formular proyectos para mi municipio, no descartaría ser alcalde. Creo que la ingeniería forestal va de la mano con lo social, porque cuando uno va a una comunidad a ejecutar algún proyecto, tiene que entender a las personas que viven allí. Tengo dos hermanos menores, de 9 y 11 años, y me alegra que ellos quieran seguir mi camino. Antes no se pensaba tanto en eso porque yo soy el primero en la familia que va a una universidad pública. Mis hermanos y mis primitos quieren seguir mi ejemplo.

Santiago Valenzuela

Reportero. Creo, como Rainer Werner Fassbinder , que “ lo que no podemos cambiar, debemos al menos describirlo”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

ANÁLISIS

Tenemos que ajustar los vacíos que existen
Juan Luis Mejía
Rector de la Universidad Eafit

El balance del primer cohorte de Ser Pilo Paga fue muy satisfactorio. Los indicadores de deserción son muy inferiores a los indicadores generales de deserción en el país. Hemos notado un gran compromiso por parte de los estudiantes. Sin embargo, las universidades tenemos que complementar y ajustar los...

Notas de la sección