El reto de cuidar los bienes estratégicos

  • El Ejército mantiene especial vigilancia en los bienes estratégicos. FOTO JAIME PÉREZ
    El Ejército mantiene especial vigilancia en los bienes estratégicos. FOTO JAIME PÉREZ
Por Ricardo Monsalve Gaviria | Publicado el 10 de enero de 2019
Infografía
El reto de cuidar los bienes estratégicos

La semana pasada se conoció el pedido que la multinacional minera Gran Colombia Gold (GCG) le hizo al gobierno colombiano para que se realice una intervención militar en los municipios de Segovia, Remedios (Antioquia) y Marmato (Caldas), por “los preocupantes” efectos que ha tenido la explotación ilícita de yacimientos mineros en las áreas mineras donde se encuentra dicha empresa.

Este tipo de solicitudes de compañías públicas o privadas son más comunes de lo que se cree y solo en esta zona del país (Antioquia, Córdoba, Chocó, Santander y Sucre), las Fuerzas Militares tienen en su misionalidad el cuidado de por lo menos 20 estratégicos de gran importancia como proyectos energéticos, de infraestructura, viales, mineros, entre otros.

Solo en los departamentos mencionados, hay más de 15 centrales hidroeléctricas, al menos cuatro minas de oro de gran envergadura, corredores viales, y dos oleoductos, entre otros bienes del Estado (ver infografía), que deben ser custodiados de diferentes amenazas como los grupos armados ilegales.

Estos esfuerzos se deben sumar al los que comúnmente se tienen en todo el territorio nacional como el combate contra grupos guerrilleros, bandas criminales y otros delitos como extorsión, homicidio y secuestro.

“En esta oportunidad se pidió que esta intervención militar sea similar a la que se hizo en Buriticá”, dijo José Ignacio Noguera, Vicepresidente de asuntos corporativos de Gran Colombia Gold, refiriéndose a las acciones de las autoridades en ese municipio del occidente antioqueño y que ayudó a estabilizar el orden público y así garantizar el desarrollo de proyectos mineros que allí se adelantan.

“Ahí hay un esfuerzo muy grande de Ejército con Policía para que el proyecto salga adelante y, en 2020, pueda iniciar su producción”, agregó el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Séptima División del Ejército.

Hidroituango, mayor desafío

La central hidroeléctrica se ha convertido en el mayor reto de los últimos años para la Fuerza Pública.

La construcción de este activo estratégico no solo necesitó de toda una planeación de seguridad, también cobró, entre 2010 y 2016 (antes de la dejación de armas de las Farc), la vida de 33 militares que tenían como misión el cuidado de las comunidades vecinas y de las obras que se hicieron en una zona con histórica presencia del exgrupo guerrillero.

Pero la seguridad no solo se limitó a las áreas que rodean Hidroituango, el Ejército también debió disponer de una protección especial de toda la instalación de la interconexión de la hidroeléctrica que va desde la represa hasta otras regiones del país, un “megaproyecto” de 700 kilómetros de líneas de transmisión, que es fundamental para garantizar la confiabilidad del sistema eléctrico nacional por la conexión que tendrá entre varias de las principales hidroeléctricas.

Intercolombia, empresa de ISA, que es la encargada de ese trabajo, afirma que la Fuerza Pública “toma un papel protagónico en la prevención de atentados y de accidentes con explosivos, entre otros delitos de los cuales hemos sido víctimas en el pasado”.

El general Ramírez explicó que el cuidado de este tipo de bienes estatales es una responsabilidad que tienen muchos ejércitos en el mundo ante la posibilidad de amenazas internas o externas.

“Todos estos lugares son activos de la nación, sitios donde hay posibilidades de desarrollo para las comunidades y cuando están amenazados, se hace necesario prestar seguridad de áreas o puntos. Eso se llaman operaciones de seguridad y defensa que ayudan al control institucional del territorio”, dijo el oficial.

Contexto de la Noticia

Paréntesis grupos para

Tanto la Policía Nacional como el Ejército han creado especialidades para el cuidado de los bienes estratégicos del Estado en todo el territorio. Desde grupos de hidrocarburos hasta batallones se han activado para desplegar policías y soldados en diferentes zonas. El Ejército cuenta con los batallones energéticos y viales, que están encargados de prestar la seguridad de los oleoductos, torres de energía y principales corredores viales del país. En este último caso, la VII División tiene un total de 863 kilómetros de tramos asignados para su protección en los departamentos de Antioquia, Chocó, Risaralda y Córdoba.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección