Campesinos de Tumaco se enfrentan a policías encargados de erradicación de cultivos

  • El Centro de Operaciones Estratégicas de Tumaco ha logrado la erradicación 1.254 hectáreas de hoja de coca y 421 más han sido asperjadas de manera manual en 2017. FOTO Colprensa
    El Centro de Operaciones Estratégicas de Tumaco ha logrado la erradicación 1.254 hectáreas de hoja de coca y 421 más han sido asperjadas de manera manual en 2017. FOTO Colprensa
Por Olga Patricia Rendón M. | Publicado el 15 de abril de 2017
Infografía
Campesinos se enfrentan a policía por erradicación de cultivos en Tumaco, Nariño

La situación en Tumaco se está tornando insostenible: cada que llegan los policías, carabineros y militares a realizar la erradicación manual ordenada en la Resolución 3080 del Ministerio de Defensa, la concentración de campesinos cocaleros se les enfrenta y el miércoles pasado se presentó el episodio más complicado de las últimas semanas.

Después de que la Policía hubiera logrado la apertura de la vía Pasto - Tumaco (Nariño) que estaba bloqueada por los manifestantes cocaleros, hacia las 9:00 a.m. más de mil personas armadas con machetes, cuchillos y bombas molotov arrinconaron a 54 policías en el sector Pusbí, de la vereda Porvenir. Solo la presencia del Esmad, que llegó en helicópteros, permitió la dispersión de la manifestación y la recuperación de 43 de los uniformados. Once quedaron en poder de la turba enardecida, ocho auxiliares y tres patrulleros profesionales.

“Nos golpeaban con palos y a patadas para que entregáramos el armamento, nos despojaban de nuestras prendas como si se tratase de una jauría de fieras, a unos compañeros los tomaron del cuello y les pusieron unos filudos machetes amenazándolos de cortarlos si hacíamos uso de las armas”, relató uno de los policías cuando recuperó la libertad, junto con sus compañeros, 34 horas después, por la intermediación de organizaciones de Derechos Humanos, entre ellos de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los DD.HH.

Erradicación vs sustitución

Tumaco fue una de las regiones priorizadas por el Ministerio de Defensa para darle solución al problema de los cultivos ilícitos, ya que solo en ese municipio se concentraron, según el Observatorio de Drogas de la ONU contra la Droga y el Delito, el 17 % de los cultivos de coca de todo el país, el equivalente a 16.690 hectáreas, en el 2015.

Según el Centro de Investigaciones Insight Crime, el año pasado en Nariño se presentó una batalla sin cuartel por los valiosos territorios de producción de droga. “Además de sus abundantes cultivos de coca, la intrincada red de ríos de la región, los cientos de laboratorios de producción de drogas y su extenso litoral sobre el Pacífico contribuyen a su papel como una plataforma para el envío de drogas hacia Estados Unidos”.

Para reducir al menos 100.000 hectáreas en Colombia, la acción de la Fuerza Pública se orienta, de acuerdo con la Resolución 3080, en varios esfuerzos: la sustitución de cultivos, la erradicación forzosa y la interdicción aérea y marítima de naves sospechosas de transportar drogas.

Precisamente este año el Gobierno Nacional presentó su iniciativa de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, que se gestó como parte del acuerdo de paz con las Farc.

En este programa se contemplan una serie de beneficios para las familias que, hasta ahora, han encontrado su sustento en el cultivo de hoja de coca, para que siembren productos lícitos y el Gobierno se compromete a mejorar las condiciones para su producción y darles un subsidio de manutención a las familias mientras el cultivo rinde fruto.

Sin embargo, el Gobierno sostiene sus políticas de erradicación forzosa y de interdicción, que tienen una meta clara desde el Ministerio de Defensa: acabar con, por lo menos, 50.000 hectáreas en 2017.

“El Gobierno tiene dos discursos, algo así como la zanahoria y el garrote”, dijo César Jerez, miembro de la coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana.

El representante de los campesinos aseguró que “lo que se está dando en Tumaco es una respuesta a la erradicación violenta que vienen haciendo la Policía y el Ejército. Hay un acuerdo de sustitución de cultivos y la mayoría de los cocaleros en esta región se han acogido al programa, firmaron un acuerdo y el Gobierno Nacional a través de la Defensa insiste en las medidas fracasadas de fuerza, que en este caso son erradicaciones manuales violentas y fumigación manual terrestre con glifosato”.

Los mismo denunció la Oficina de Washington para los Asuntos Humanitarios, Wola: “Ha habido reportes de erradicación forzada en comunidades que aún no eran partícipes firmantes de los acuerdos de substitución de cultivos. El primero de marzo, varios cultivadores de coca en Los Alpes, Guaviare, presenciaron cuando la Policía eliminaba sus cultivos un día después de firmar un pacto de sustitución”.

Sin embargo, el general José Ángel Mendoza Guzmán, director de la Policía Antinarcóticos, expresó que “estamos hablando de organizaciones narcoterroristas que se mezclan con el campesino que, de manera ingenua, está cayendo en el juego de participar con ellos en actividades absolutamente ilegales, aquí vamos directamente contra los líderes de estas actividades criminales”.

Dijo, además, que estas organizaciones estarían financiando con $100.000 a cada manifestante.

Los armados ilegales

De acuerdo con el general Mendoza, en Tumaco delinquen el “Clan del Golfo” con alias “el Zorro” como jefe; las “Renacer” con alias “Cusumbo”; “La gente del orden” con alias “Hugo”, y el frente “Comuneros del Sur” del Eln, al mando de alias “Gustavo” o “HH”, y a ellos se les atribuye la promoción de las manifestaciones campesinas.

Insight Crime señaló que “uno de los factores que promueven la producción de coca en lugares como Nariño y su vecino, Cauca, es que los actores criminales han estado presionando a los cocaleros para que aumenten los cultivos”.

Pero eso no es lo que ocurre en Tumaco, insiste Jerez, quien advirtió que “los que se están confrontando son la Fuerza Pública y los campesinos, los que siembran la coca no son bandas criminales ni guerrillas, la siembran campesinos y esa es su economía”.

Y agregó que los campesinos no cultivan o dejan de hacerlo porque un grupo armado así lo exija, sino porque las condiciones en el campo colombiano no están dadas para que otros cultivos puedan producirse, “la coca es el único cultivo viable”.

Mientras tanto, la Policía Nacional reiteró que la erradicación manual “continúa en la zona de cultivos industriales que benefician al narcotráfico, se duplicaran los apoyos trasladando más uniformados a la región desde otras compañías de erradicadores en el país”.

Contexto de la Noticia

INFORME El problema de los cultivos ilícitos en Colombia

· El gobierno de EE.UU. estimó que en el 2015, en Colombia se cultivaron alrededor de 159,000 hectáreas de coca, en ese periodo, según la ONU fueron 96.000.

· Según EE.UU. en 2016, por primera vez en la historia de Colombia llegaron a 180.000 hectáreas cultivadas.

· 200 erradicadores manuales fueron asesinados en la última década y más de mil resultaron heridos.

· En 2015 se erradicaron menos de 20.000 hectáreas.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección