El rincón de Antioquia que la sustitución olvidó

  • Campesinos de la localidad Buenos Aires aseguran que están pasando hambre. La coca les daba para comer, ahora sin dinero por la sustitución, no tienen que cultivar. FOTO julio césar herrera
    Campesinos de la localidad Buenos Aires aseguran que están pasando hambre. La coca les daba para comer, ahora sin dinero por la sustitución, no tienen que cultivar. FOTO julio césar herrera
Por ricardo monsalve gaviria | Publicado el 03 de septiembre de 2018
Infografía
El rincón de Antioquia que la sustitución olvidó
13

departamentos del país tienen familias inscritas en el programa de sustitución.

en definitiva

Unas 20 familias de Tarazá que sustituyeron la coca dicen estar pasando hambre porque no han recibido el primer pago del Gobierno. Violencia y emergencia de Hidroituango, las causas.

La casa de Rosalina Herrera* está ubicada en la vereda Buenos Aires del municipio de Tarazá. Para llegar allí es necesario desviarse de la vía que comunica a Medellín con la costa Atlántica, justo en el sector conocido como El Doce, un corregimiento de esa población del Bajo Cauca antioqueño. A partir de ahí, sin la necesidad de cruzar el río Cauca, hay que recorrer unos ocho kilómetros de una vía típica veredal: lodo, maltrecha y con unos tramos solo aptos para vehículos con doble tracción.

Hace poco más de un año, por ese recorrido era normal ver hectáreas y hectáreas de mata de coca, ahora, solo se observan rastrojos, ganado y uno que otro cultivo de arroz, maíz o cacao. Precisamente, desde la vivienda de Rosalina, se puede observar ese panorama, que paradójicamente, según los habitantes de esa área, les ha traído hambre y más pobreza.

“Fuimos unos 20 núcleos de esta vereda que nos inscribimos al plan de sustitución voluntaria. Todos queríamos dejar atrás esos cultivos. Infortunadamente ya se va a cumplir un año y no hemos recibido un solo pago. Fue la misma Policía la que nos arrancó las matas de coca y ahora mire nuestra situación”, dice la campesina.

Rosalina se refiere a que prácticamente no tienen ningún sustento para alimentar a su familia compuesta por nueve personas; donde tenían la coca, ahora cultivan un poco de arroz y maíz que ayuda a resolver en cierta forma la situación, y es solo un poco, porque les da temor que después el Gobierno les diga que en esa zona nunca se cultivó algo ilícito y así se queden sin un solo centavo de manera permanente.

“Es que ahora es un rastrojo y como nadie del Gobierno ha venido por acá, nos podrían decir que ahí nunca hubo coca, por eso dejamos una parte tal y como quedó después de la arrancada de los palos”, añade la mujer mientras muestra los papeles que el Estado le dio como muestra de que hace parte del Programa de sustitución de cultivos de uso ilícito.

A 500 metros de la casa de Rosalina está la de José Alberto*, un anciano que a sus 83 años reconoce que la coca que cultivó y raspó le dio alimento a su familia por varios años. Ahora, como las otras familias de la zona, espera, casi un año después, el primer pago del Gobierno nacional tras cumplir con dejar a un lado el cultivo de uso ilegal.

“Cada dos meses nos entraban entre 3 y 4 millones para poder comer. Ahora me está tocando vender unos animalitos que tengo por ahí, unas cuatro o cinco vaquitas. Este año no hemos tenido con qué comer, ahora no consigo prácticamente nada, si logro vender un ternero, tengo unos 500 y 600 mil pesos para poder sobrevivir varios meses”, explica don José.

La idea es entrar a la zona

Desde el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS), explicaron a EL COLOMBIANO la situación particular que se tiene en esa zona de Tarazá.

“En diciembre cuando se entró al corregimiento El Doce para la inscripción de familias, la comisión fue amenazada por un grupo armado ilegal y tuvo que salir de la región. Cuando se volvió a entrar, ocurrió la emergencia de Hidroituango y con las alertas declaradas, la ONU no puede tener funcionarios en la zona. Actualmente estamos gestionando la entrada para solucionar la situación de al menos 120 familias”, añadieron desde el programa oficial.

En el PNIS también aclararon que hasta no recibir el segundo pago por parte del programa, las familias inscritas no están en la obligación de arrancar las matas de coca que tengan cultivadas.

La otra cara de la moneda

La actualidad para otras 2.139 personas en Tarazá, que también hacen parte del plan de sustitución de cultivos de uso ilícito es muy diferente.

Según cifras de la ONU, organismo que se encarga de verificar el cumplimiento tanto del Gobierno como de los campesinos con ese plan, esos 2.139 individuos hacen parte de los 83.161 personas que a nivel nacional han dejado la coca a un lado y han recibido los beneficios del Estado.

Sin embargo, específicamente en Tarazá, la situación para estos labriegos no es del todo positiva, según cuenta Alfredo Montoya*.

“Hemos recibido los pagos y mucha gente ya tiene sus cultivos, otros han sido más desorganizados y ya embolataron el dinero en otros gastos. Pero ese no es el problema, lastimosamente en algunas zonas donde están ‘los Caparrapos’, todo el mundo que recibe pago del Gobierno debe cancelarle a esa gente el 10 %, de lo que reciban y si no lo hacen, la orden es abandonar la zona en menos de 24 horas”, afirma el labriego.

La Alcaldesa de Tarazá, Gladis Rebeca Miguel, confirma que la confrontación entre las bandas criminales, Clan del Golfo y Caparrapos, junto a la contingencia vivida por Hidroituango, han sido las principales amenazas al plan de sustitución.

“A pesar de lo ocurrido ya hemos sostenido reuniones para que los encargados del programa regresen. Creemos que ya hay condiciones”, afirmó la mandataria.

*Nombres cambiados por razones de seguridad.

Contexto de la Noticia

informe Sostitución de coca según ONU

· 49.031 hectáreas de cultivos ilícitos han sido caracterizadas por la ONU en Colombia.

· 18.396 hectáreas de cultivos ilícitos han sido erradicadas de manera voluntaria y verificadas por Naciones Unidas.

· 20.512 hectáreas están sujetas a verificación de erradicación voluntaria.

· 77.659 familias se han inscrito en el programa de sustitución.

· 913 jornadas de socialización se han realizado en 13 departamentos del país, 126 de ellas en Antioquia.

· 9.320 personas se han beneficiado en Antioquia con el plan de sustitución de cultivos de uso ilícito.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección