Farc, a responder por violaciones

  • ILUSTRACIÓN RAÚL ZULETA
    ILUSTRACIÓN RAÚL ZULETA
Por Olga Patricia Rendón M. | Publicado el 30 de diciembre de 2017
en definitiva

La violencia sexual contra menores de edad salió de la JEP. Testimonios de desmovilizadas muestran cómo fue una práctica sistemática dentro de la insurgencia. Mujeres de Farc lo niegan.

La salida de los delitos sexuales contra menores de edad de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, si la corte Constitucional así lo avala, significará que los exguerrilleros de las Farc que violaron a niños, obligaron a planificar a adolescentes dentro de sus filas y a abortar a quienes esos métodos les fallaron o no los utilizaron, será materia de investigación en la justicia ordinaria.

La Fiscalía General de la Nación tiene conocimiento de que 232 menores de edad fueron abusados sexualmente después de ser reclutados y, según información encontrada en el computador de “Mono Jojoy”, la directriz era clara: “La planificación es obligatoria y en los casos de embarazo realizar el legrado. Mantener el secreto de las áreas de los hospitales...”.

Los bloques Oriental, Magdalena Medio y Sur fueron los máximos responsables de delitos sexuales, según el ente investigador. EL COLOMBIANO habló con una delas víctimas, Sara Morales, quien llegó con tan solo 11 años y fue reclutada de manera forzosa. Quince días después, fue violada por hombres al mando de alias “Pastor Alape”.

Sara, asegura, perdió la cuenta de cuántos hombres abusaron sexualmente de ella, pero está casi segura que superó los 50, y sabe que no es un caso aislado, “en la escuela de adoctrinamiento éramos 360 menores de edad y la mayoría contaban la misma historia”.

Según contó, en alguna oportunidad Sara le contó al comandante “Martín” lo que estaba ocurriendo, ya que se suponía que las políticas de las Farc eran claras en que no era permitido ningún tipo de violencia sexual, pero él la puso a bailar con su violador delante de todos sus camaradas para que se mantuviera el orden en el frente: “Pastor Alape también fue permisivo, como todos los demás comandantes, se tapaban con la misma cobija”, denuncia Sara.

De esas violaciones Sara tuvo dos hijos, aunque en muchas oportunidades, dice, intentaron hacerla abortar. Duró seis meses pagando el castigo impuesto por haberse atrevido a “conservar su prole”.

11 años después de ser reclutada Sara se escapó del frente, fueron 10 días atravesando el monte a hurtadillas. Pocos meses después se desmovilizó oficialmente y no tuvo que presentarse ante Justicia y Paz porque no tenía en su contra delitos de lesa humanidad. Ya en libertad tardó tiempo en contar su historia.

Farc se defienden

“Las mujeres del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) rechazamos la campaña mediática que vienen desarrollando algunos medios de comunicación y que usa el tema de la violencia sexual como un arma contra nuestros compañeros. Las mujeres que formamos parte de la lucha armada y que asumimos la palabra y la acción política, no nos consideramos víctimas de violencia sexual en las filas de la organización en la que militamos”.

Así inició un comunicado público de las mujeres farianas, en el que desmienten a las 65 mujeres que se desmovilizaron y hoy conforman la Corporación Rosa Blanca para denunciar los abusos de quienes dicen haber sido víctimas. Esta organización recibió el aval de la Federación de Víctimas de las Farc, Fevcol.

Las mujeres farianas insistieron en que “nuestra organización contaba con las normas y elementos para protegernos a todas y todos de la violencia machista, fuimos educados y formados para luchar contra el patriarcado, a pesar de formar parte de una sociedad machista. Los rigores de la guerra nos obligaron a renunciar a la maternidad, no podríamos ser tan irresponsable de tener hijos en medio de la batalla diaria”.

Desde otra orilla, el Centro Nacional de Memoria Histórica, en su más reciente informe “La guerra inscrita en el cuerpo”, explica que las Farc fueron enfáticas en la prohibición de la violencia sexual dentro de la estructura guerrillera y, de cometerla dentro de ese grupo, condena al responsable a un consejo de guerra, “en la cual se le impondrá una sanción que va desde la imposibilidad de ostentar cargos de responsabilidad, la imposición de trabajos o actividades como castigo, hasta el fusilamiento”.

Sin embargo, ese mismo informe también muestra cómo “Raúl Reyes” violaba a las niñas que reclutaba para ser sus escoltas.

“Las normas, si bien especifican las acciones que las personas al interior del grupo armado no pueden cometer, en la práctica están filtradas por las jerarquías y los poderes encarnados en comandantes y hombres con algún nivel de autoridad”, reza el informe.

Sara dice que eso de “mujeres farianas” es un invento de Victoria Sandino, quien hizo parte de la subcomisión técnica del enfoque de género en los diálogos de paz en La Habana.

Sandino es hoy candidata al Senado y su curul está garantizada gracias al Acuerdo de Paz. Cuenta que entre sus logros está que los delitos sexuales no sean amnistiados, sino que vayan a la JEP.

Sin embargo, en el trámite en el Congreso cambiaron las condiciones, si esos delitos sexuales fueron contra menores de edad será de estricto conocimiento de la justicia ordinaria. La última palabra la tendrá la Corte Constitucional en la revisión de la reglamentación de la Justicia Especial para la Paz..

Contexto de la Noticia

DICEN DE... El Gobierno lo quiere en la JEP

El ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, explicó, en diálogo con EL COLOMBIANO, que “en la JEP se concederán una serie de beneficios jurídico-penales a condición de que las personas acepten su responsabilidad, ofrezcan verdad plena a las víctimas y contribuyan a su reparación integral lo cual garantiza la no impunidad. Mientras que en la justicia ordinaria, por tratarse de delitos cometidos sobre niños, niñas y adolescentes, no existe ningún tipo de mecanismo o incentivo para que haya un efectivo reconocimiento de responsabilidad, no quedando otra opción que adelantar un juicio contradictorio para probarle a la persona su responsabilidad en estos delitos, que son sumamente difíciles de probar”.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección