Plátanos de la paz irán al exterior

  • Doña María Inés Guisao (foto) y su familia estuvieron desterrados por casi 20 años. Hoy disfrutan de su tierra y tienen proyectos de exportar plátano a Europa y EE. UU. FOTO Manuel Saldarriaga
    Doña María Inés Guisao (foto) y su familia estuvieron desterrados por casi 20 años. Hoy disfrutan de su tierra y tienen proyectos de exportar plátano a Europa y EE. UU. FOTO Manuel Saldarriaga
Por Olga Patricia Rendón M.Enviada especial a Turbo* | Publicado el 11 de abril de 2017
Infografía
Plátanos de la paz irán al exterior
1.138

hectáreas fueron despojadas en Paquemás, ya han sido restituidas 380 hectáreas.

en definitiva

Campesinos de Paquemás, en Turbo (Antioquia), que fueron restituídos años después de ser despojados por paramilitares, empezarán a exportar plátanos con ayuda de empresarios.

Exportar era prácticamente un sueño imposible. Los campesinos de Paquemás (ver ayuda), empezaron a retornar a sus tierras en 2014, después de que los tribunales de Restitución de Tierras restablecieran sus derechos en las propiedades que los grupos paramilitares, que incursionaron en Urabá en 1995, les despojaron.

Desde elmomento de la devolución del predio, hasta que su tierra fuera productiva y el plátano que sembraran fuera a dar “al otro lado del charco”, había mucho trecho.

Hoy la familia de María Inés Guisao tiene una hectárea y media sembrada con plátano que está apunto de exportar, ya que en su predio quedó una de las 10 empacadoras (bodegas y zonas especiales con todos los materiales para hacer más técnico el empacado del fruto) que, con ayuda de la Embajada de Suecia, la FAO y con la certificación de Uniban, les permitirá lograr los estándares de calidad necesarios para enviarlos al exterior.

Además de plátano en su finca tiene una hectárea cultivada con maracuyá y el resto con pasto para diez cabezas de ganado.

“Por ahora vendemos lo que producimos aquí mismo en Turbo, pero muy pronto vamos a exportar, como los grandes empresarios de Urabá”, dice sonriente doña María Inés.

Algunos de sus vecinos, también restituidos ya han logrado envair su producto al exterior. En 2016 enviaron 113 toneladas y actualmente, producen 116 cajas a la semana, que dueños de fincas certificadas les ayudan a empacar y exportar.

Los años del despojo

Los años de la violencia pasaron, pero doña María Inés los recuerda. Le parece mentira que la tierra que le otorgó el Incora en 1994 haya vuelto a sus manos, después de que tuvo que rodar por tantos años sin saber bajo cuál techo cobijarse.

En total eran once hectáreas, de las que tuvo sembradas dos con maíz, media con yuca, tres con plátano y en el resto criaba dos vacas lecheras, tres bestias, un caballo, una potra, varios cerdos y gallinas. Recuerda los árboles de cacao, mango, mamoncillo y guama. A su regreso no había nada.

Jhon Fredy Doria es hijo de María Inés, y cuenta que salir de la que había sido su casa fue muy doloroso: “Estábamos próximos a coger la producción cuando cierto día llegaron hombres armados a decirnos que teníamos que salir de esta tierra porque tenía dueño”. Con 18 años tuvo que dejar de estudiar para ayudar a mantener a la familia que rodó por Montería, Urabá y Chocó.

En el exilio su padre murió. “Él sufría del corazón, no pudo con la pena de vernos mendigando”, así que no alcanzó a ver a su familia con un negocio próspero en su propia tierra.

María Inés -recuerda Jhon- vendía lo que podía: empanadas, arepas, mazamorra, para darles un sustento, y justo cuando perdió las esperanzas, alguien le dijo que fuera a la Unidad de Restitución de Tierras porque podía recuperar su finca.

Serán exportadores

María Nubia Vera es la representante de Asopaquemás, organización que se constituyó en agosto de 2014 para que los campesinos, casi todos restituidos, se organizaran y así conseguir mejores beneficios. Su proceso de restitución está en manos de los jueces; sin embargo, aunque aún no ha podido volver a su predio, acompaña a sus anteriores vecinos en sus proyectos productivos.

“Los empresarios bananeros, Uniban, nos ha capacitado sobre las buenas prácticas agrícolas y nos van a colaborar con el Certificado ICA, por eso, tenemos estas empacadoras con las cuales pretendemos cumplir los estándares de calidad”, dice Vera.

Elkin Rocha Noriega, director de la Unidad de Restitución de Tierras en Urabá, asegura que la experiencia de Paquemás es interesante porque la asociación lo que permitió fue que la capacidad productiva de las personas restituidas se incrementara y tuvieran mejores posibilidades de lograr ese encadenamiento productivo que genera valor agregado.

“Esto fue posible porque ya la Unidad de Restitución de Tierras había intervenido con proyectos productivos, aquí, particularmente, es la potencialización de la fuerza institucional que se dio con los proyectos productivos y una generación de capacidades productivas que son un valor agregado para toda la comunidad”, agrega Rocha Noriega.

Mejor que antes

“Estamos muy contentos y agradecidos, tenemos una casa digna, ya pensamos exportar plátano y así le pagan a uno mejor la caja; pienso que los ingresos van mejorando cada día, y la idea es seguir buscando formas para que todos estemos bien en familia y en comunidad”, dice Jhon Fredy al hacer un balance de lo que les pasó tantos años después del despojo. Compara el pasado con el presente y puede mirar el futuro con esperanza.

A Mélida Isabel Martínez también le restituyeron su tierra y junto a su esposo Carlos Pereira tiene una empacadora en su finca. Están dispuestos a dedicarse a su negocio por lo que les quede de vida.

“Los racimos se enganchan en la barcadilla, se lavan con los procedimientos adecuados, se empaca el plátano cuando ya no mancha y se sella”, ese proceso Mélida quiere hacerlo cada día, saber que es el fruto de su propia tierra y que sobrevivió para plantarlo, cosecharlo y llevarlo a la mesa de algún extranjero que, tal vez, no sepa el dolor que recorrió la tierra en la que fue sembrado su manjar.

*Por invitación de la Unidad de Restitución de Tierras.

Contexto de la Noticia

Paréntesis El despojo en Paquemás

En 1991, 40 familias llegaron a ocupar 1.138 hectáreas del corregimiento El Tres, de Turbo (Antioquia), que era propiedad de Inversiones Ovalar. Así que el Instituto Colombiano para la Reforma Agraria, Incora, compró los predios para ubicar a 114 familias campesinas. Urabá había sido azotada por diferentes grupos armados, especialmente el Epl y las Farc, y, más tarde, con el ingreso del paramilitarismo “se desató una concentración masiva de predios y una situación de despojo y abandono forzado”, explicó Elkin Rocha Noriega, director de la URT en Urabá, quien agregó que diferentes propietarios han tenido estos predios.

Olga Patricia Rendón Marulanda

Soy periodista egresada de la Universidad de Antioquia. Mi primera entrevista se la hice a mi padre y, desde entonces, no he parado de preguntar.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección