“Creo más en la proposición que en la oposición”: Iván Duque

  • El presidente Iván Duque afirma que su obsesión es cumplir su programa de Gobierno. FOTO esteban vanegas
    El presidente Iván Duque afirma que su obsesión es cumplir su programa de Gobierno. FOTO esteban vanegas
Publicado el 24 de septiembre de 2018

Miércoles 19 de septiembre confirman que a las 11:30 de la mañana del día siguiente EL COLOMBIANO tendría la primera entrevista otorgada a un medio de comunicación impreso con Iván Duque como presidente de la República. Antioquia le puso más de 1.844.000 votos en la segunda vuelta al líder y esta es su primera gran conversación con la región.

En elecciones había estancamiento económico, hoy hay un movimiento interesante, pero no a la velocidad que podría estar por el temor a la reforma tributaria. ¿Qué mensaje da a los empresarios?

“Tengo una respetuosa discrepancia. Sí se ha sentido una recuperación de la inversión. Hemos planteado una agenda de reactivación económica. Queremos reducirles la carga a los generadores de empleo: a la micro, la mediana y a la gran empresa. Eso ha generado confianza”.

Prefiere hablar de reactivación económica y no de reforma tributaria, pero de algún lado deben salir los recursos ¿a quiénes le subirá impuestos?

“Quienes no pagan renta, no van a pagar. Quienes están pagando, no van a pagar más. Vamos a identificar personas naturales de altísimo ingreso, que no están contribuyendo lo que deberían. Hay cerca de 10.000 personas con ingresos de más de 50 millones de pesos mensuales que tienen baja tributación porque presentan ingresos salariales bajos o no gravables. Sin ánimo populista invitamos a que paguen más, podemos conseguir cerca de 3 billones. Si nos concentramos en quienes ganan más de 35 millones, podríamos conseguir 5 billones. Eso permite bajarles carga tributaria a los generadores de empleo y atraer inversión”.

El ejemplo empieza por casa, ¿cómo va apretar el cinturón el Estado?

“Eliminar gastos innecesarios. En el primer año esperamos ahorrar cerca de 1,2 billones y llegar a 7 en los cuatro años. Mejorar la eficiencia de impuestos, hay algunos que son bastante regresivos para los más pobres y ahí es donde queremos buscar esquemas de anticipo para familias necesitadas. Es uno de los pilares de la reactivación, acompañado de la eliminación de trámites, un estado eficiente, impulso a sectores en crecimiento como: turismo, infraestructura e industrias creativas. Hay más entusiasmo que preocupación”.

Según un informe de la Contaduría, de 2017, entre personas naturales y empresas le deben al Estado 63 billones ¿Cómo hará para recuperar ese dinero?

“Hay una evasión preocupante de IVA y renta que puede superar los 40 billones al año. Debemos fortalecer el recaudo. Para eso vamos a profundizar la factura electrónica y a dotar a la Dian de mejores instrumentos de fiscalización, haremos un programa agresivo para combatir el contrabando técnico. Esperamos que esa tendencia se reduzca”.

¿Cómo lograr que el impacto de la ejecución de todos sus proyectos sin tocar la Ley de Presupuesto? Hay trámites o normas presupuestales que necesariamente llevan a generar mayores gastos. Ejemplo, el principio de anualidad en el que muchas veces se gasta por gastar el presupuesto y no perderlo en la vigencia siguiente...

“Quiero un sistema tributario sencillo. Ahora, desde la transparencia fiscal, hemos dicho que recibimos programas desfinanciados para cumplir compromisos sociales. Recibimos una reducción de inversión en 6 billones y aumento del servicio de deuda de 18 billones, que el Congreso participe en la reorganización de ese presupuesto y que los recursos faltantes se puedan tramitar a través de una ley de financiamiento donde el Congreso, de manera transparente, participe en la fórmula para conseguir los recursos”.

¿Cuál es el estado en el que encuentran las vías 4G y cuáles serán los megaproyectos?

“Hay muchos rezagados o paralizados. Mi consigna es concluir, concluir, concluir. Le he dicho a la Ministra de Transporte que, en el primer año, debemos darles ejecución. Segundo, seguir adelante con el Plan Maestro de Transporte. Tercero, que podamos aumentar la cobertura de vías terciarias apelando al sistema de placa huellas, trabajando con ingenieros militares e incentivando la ingeniería con recursos de regalías. Hay proyectos de gran envergadura como la vía que comunica a Puerto Carreño con Buenaventura, que conectará la Orinoquía con el Pacífico. En Antioquia, es vital sacar adelante Mar 2, para lograr el desarrollo del departamento. Es clave abordar la navegabilidad del río Magdalena, que tiene problemas desde la estructuración. Tenemos que resolver la crítica situación del canal del Dique de acceso a Barranquilla. Todos son megaproyectos”.

Tiene un presupuesto ajustado ¿Cómo lo va a conseguir?

“Muchos se han estructurado con vigencias futuras bien planificadas. Para que sean exitosos es necesario que los supuestos financieros se den, al igual que las tasas de retorno. Es importante que los proyectos tengan agilidad en licenciamiento y entrada en operación. En la media que esto se resuelva, y los bancos tengan el retorno de la confianza, vamos a agilizar los cierres financieros”.

Hace 30 años se convocó la Misión de Sabios, usted ha dicho que la quiere revivir. ¿Cómo lo va a hacer, a quiénes va a convocar?

“Para mí es una obsesión y la he delegado a la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, pensando en la ciencia, tecnología e innovación y que, de cara al segundo bicentenario, genere proyectos para los próximos 100 años. Quiero una comisión de nuevos sabios, personas con experiencia probada que quieran darnos orientación y propuestas para materializar. La primera Comisión fue importante pero nunca se estableció un mecanismo para ejecutar sus recomendaciones. Debemos aprender, invitarlos a que las propuestas sean concretas y que se asignen los recursos para materializarlas”.

¿Usted respalda el proyecto de creación del Ministerio de la Ciencia que lleva dos debates en el Congreso?

“Crear ministerios no es la mejor solución, pero hay temas que ameritan mayor estructura. Uno podría llevar a que Colciencias se transformara en ministerio y tuviera herramientas para cumplir su propósito. Creo en el del Deporte, pero no quiero burocracia, estructura liviana, articuladores, orientadores de políticas, siempre bajo el principio de la neutralidad fiscal. Sobre el de la Familia, más que un ministerio, necesitamos mejorar la articulación de las políticas de cuidado de los niños, de equidad de género y de programas sociales que beneficien la calidad de vida”.

¿Cómo va a manejar el reto que presenta la tecnología e innovación?

“Radicamos la ley TIC, que busca una regulación efectiva que permita además ampliar la cobertura de redes de alta velocidad, aprendiendo la lección de España que, después de 2009, sin inversión del Estado, pero con buenas medidas regulatorias se convirtió en el país de mayor inversión en TIC en los últimos 10 años en Europa. Dos, la regulación, al ser más sencilla, y entender que el Estado no puede contener la tecnología, va a incentivar la cobertura de alta velocidad y motivar a los operadores a llegar a los lugares apartados. De otro lado, soy respetuoso de la neutralidad de la red; esta no se puede comprometer porque es un principio de transparencia. Vamos a seguir estimulando que el país sea un buen generador de contenidos y que en la economía digital de contenidos no seamos un espectador. Por eso la importancia de desarrollar la Economía Naranja basada en la propiedad intelectual y la cultura, que utiliza la tecnología como autopista”.

¿Cuál va a ser la política de financiación del sector salud y la reforma al régimen legal de las EPS?

“Tenemos que sincerar las cifras. Unos hablan de una deuda de 7 billones, otros de 10 billones. Queremos un marco de punto final donde se sepa quién debe, cuánto y pagar la deuda para aliviar la estructura financiera. Hay que resolver temas de largo plazo, en el país hay más personas en el régimen subsidiado que en el contributivo, para lograr que entren al contributivo se requiere formalización laboral. En la medida en que le bajemos la carga a quienes generan empleo lo lograremos.

Frente a las EPS, estas reciben pago por número de afiliados y terminan comportándose con actitud rentista. Queremos que sea por calidad de servicio. Sacar las malas, que se queden las buenas. Ponerle dientes a la SuperSalud, necesitamos capacidad sancionatoria que genere intimidación. Fortalecer la facturación electrónica en el sistema de salud, con contabilidad en línea”.

Usted dijo que no gobernaría con espejo retrovisor, pero ha denunciado el hueco fiscal ¿le tocó moverse de ese principio?

“Quiero mirar hacia adelante, pero encontramos que el Estado ha tenido gran capacidad de prometer, pero no de asegurar recursos”.

¿La Consulta Anticorrupción le impuso la agenda? ¿Qué de su programa ha tenido que sacrificar por darle prioridad?

“No la impuso, la respaldamos. La apoyé y le pedí a mi partido que la votara. Desde el Gobierno radicamos cinco proyectos y, después de la Consulta, invité al país a unirse a ese propósito. Convocar una Mesa Técnica con todos los partidos, que presentara iniciativas y esta semana radicamos otros seis proyectos. Es prioridad Uno A, debemos ser recordados por la lucha contra la corrupción.

¿Detrás de estos proyectos se están albergando intereses mediáticos de políticos?

“Ha sido un ejercicio sin vanidades. Por eso convoqué la Mesa, ha sido importante porque los partidos han presentado ideas, se han puesto de acuerdo. El pacto se materializó con los proyectos presentados y muestra que cuando trabajamos por lo que nos une somos más efectivos. He visto en los participantes el deseo genuino de que así sea”.

En la última entrevista le pregunté al presidente Santos por el término “mermelada”. Me respondió que “la democracia es una transacción”, usted prometió trabajar sin ella. ¿Cómo va a lograr consensos para sacar sus propuestas adelante?

“Cuando uno llega a la Presidencia debe cumplir la propuesta de Gobierno. Le presenté al país 203 propuestas. La número 45 dice: “poner fin a la mermelada”, y la 48: “respetar la independencia de poderes”. Creo en la cooperación armónica, fui congresista y me honró ser designado como el mejor senador en dos oportunidades. Nunca solicité ningún cargo o cupo indicativo por cumplir mi deber. Respeto que los congresistas presenten proyectos de ley o de inversión para sus regiones, pero nunca cambiar un voto por un contrato o puesto”.

Con su gabinete mandó el mensaje de un gobierno tecnócrata, con equidad de género y juventud. Sin embargo, Defensa y Trabajo son la excepción si se busca coherencia entre su hoja de vida y su rol. ¿Por qué los nombró?

Es el gabinete más joven que ha tenido el país, el promedio es 49 años. Si uno mira la historia de los ministros de defensa civiles, ninguno tenía formación militarista; lo que uno busca es gerencia, Guillermo Botero es ideal. En el caso de la ministra Alicia Arango, me motivó que fue embajadora ante la OIT, una persona que ocupe esa cartera debe conocer los convenios de la OIT y su funcionamiento, ella tuvo buena relación con las centrales obreras. También era un mensaje importante, fue mi jefe de debate, eso muestra la importancia del tema laboral”.

¿Cómo se siente con las declaraciones que el ministro de Defensa, parece no estar informado? ¿qué pasa ahí, no hay diálogo?

“El ministro trabaja de manera coordinada con el presidente y está siendo elocuente con sus resultados en 60 días. Se ha recuperado la presencia en el territorio del presidente como comandante en jefe; de manera permanente hacemos consejos de seguridad y los resultados se ven. Los golpes al Clan del Golfo, como la caída de alias David, que tenía las guerrillas unidas del Pacífico, un grupo disidente que controlaba el 4 % del narcotráfico en Colombia. Los golpes que se le han venido dando a las estructuras del Eln a la Oficina en Medellín. ¿Qué hay polémicas sobre declaraciones? Sin duda, eso es parte del engranaje de un Gobierno, mientras se afinan los mensajes”.

Se han dado más de 18.000 capturas en lo que va del Gobierno, ¿cuántas de esas se han traducido en procesos judiciales?

“Es el reto. Tenemos una Fuerza Pública con una gran capacidad de capturar y desarticular estructuras, pero necesitamos que la Rama Judicial tenga mejores instrumentos para sancionar, sobre todo cuando son capturas en flagrancia, o que requieren rápida judicialización. Lo llamo el matrimonio de seguridad y justicia, proporcional y efectivo.

¿Podrían los señalamientos sobre el ministro Carrasquilla y su apoyo afectar su gobernabilidad?

“Él se presentó al debate con argumentos contundentes y su honorabilidad está demostrada. Ojalá sirva para la reflexión, los debates de control político tienen que pasar más allá de señalamientos temerarios. Una de las lecciones que me dejó el paso por el Congreso, donde hice más de 20 debates, es que no son contra personas sino sobre los temas del país. Hay unos que llegan al Congreso a cultivar odios”.

En su partido han cuestionado nombramientos y se han mostrado en desacuerdo con planteamientos de sus ministros. ¿Cómo recibe ese fuego amigo?

“En la democracia debe haber críticas. No puedo esperar que todas las personas estén de acuerdo con mis decisiones, bienvenido el debate. En lo que tenga que ver con la política tributaria, invito a que la crítica presente una alternativa y sobre ella se discute. Los que han cuestionado nombramientos, los escucho y hago la valoración, pero me siento bien con la gente que tengo. No he nombrado a nadie por su color político, sino por su solvencia y conocimiento. Hubo críticas porque en el Gobierno hay personas que votaron por el Sí; les digo, yo no divido a la sociedad. Si el Gobierno no es capaz de aglutinar a las mejores personas, más allá de criterios ideológicos, entonces ¿Quién lo hace? Acepto la crítica, pero me interesa es demostrar que todos podemos acertar”.

Un sector del Centro Democrático es extremo y seguramente vendrán diferencias ¿está preparado para eso?

“Me pueden hacer cuestionamientos, pero tengo el programa con el que fui elegido y me esmero por cumplirlo. Dijimos que buscaríamos a las mejores personas, gané la nominación en mi partido, la Consulta, la primera vuelta y la segunda vuelta, así que mi propuesta está más que validado por la voluntad popular”.

La próxima semana estará en las sesiones de la ONU, en Nueva York, ¿cuál será su mensaje a los gobiernos del mundo?

“Voy a hacer referencia sobre la urgente necesidad de que la comunidad internacional abra los ojos sobre la crisis humanitaria y migratoria que ha detonado la dictadura de Venezuela”.

En la migración venezolana tienen un gran reto ¿Cómo cree que va a afectar su administración?

“Es muy complicado, Colombia ha recibido casi un millón de venezolanos en menos de dos años. No podemos cerrar fronteras, es preferible una política de brazos abiertos teniendo claridad sobre la normalización migratoria, invitando a América Latina que participe de la solución y que no sea Colombia el único país que absorba esa migración. Lo más importante es acabar la causa de la crisis, la dictadura. Que los países del hemisferio, con un respaldo amplío de la comunidad internacional, podamos acorralar diplomáticamente la dictadura para que Venezuela pueda tener una transición hacia un espacio de libertad y democracia. Por eso levantamos la discusión en la OEA. Lo hicimos con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. Retiré a Colombia de Unasur. En Naciones Unidas espero que, con varios líderes, podamos seguir denunciando los atropellos y reafirmar la urgencia de la denuncia ante la Corte Penal internacional, para iniciar investigación contra el dictador”.

El embajador en Washington, Francisco Santos, es reconocido por su imprudencia. Ya lo tuvo que frenar ¿por qué nombrar a una persona reconocida por su carácter imprudente?

“No lo reconozco como imprudente. Es una persona con entusiasmo, con formación bicultural con Estados Unidos, que ejerció la vicepresidencia durante ocho años, conoce bien el tema de Derechos Humanos y el manejo de los medios de comunicación. No me gusta contradecir funcionarios porque parto de la premisa de que todos están ejerciendo su labor con motivación por el servicio, pero he sido muy claro que mi espíritu no es belicista, eso es lo que quiere el dictador venezolano para crear un enemigo ficticio y atornillarse en el poder”.

El Colombiano y el Grupo Argos están haciendo una serie de entrevistas con líderes mundiales que se llama “Visionarios”. El expresidente Quiroga nos habló de las oportunidades que tiene la región si aprovecha la inversión de China, ¿qué planes tiene al respecto?

“Estoy buscando inversión, no discriminar en función de países. Dar las condiciones para el que quiera invertir en Colombia. Hay distintos sectores: turismo, infraestructura, economía naranja, servicios tecnológicos, fintec, industrias minero-energéticas, sector manufacturero, transformación industrial. Pretendo motivar a que inviertan en un país que debe tener una regulación más amigable para el desarrollo empresarial, que nos haga competitivos en términos tributarios, de trámites, en ventanilla única, facilitación para el comercio, apertura de mercados. Me interesa que llegue inversión y seguramente también de China”.

El departamento de estado de EE.UU. sigue viendo a las Farc como grupo terrorista.... ¿Cuál fue su reacción a la declaración?

“No me corresponde emitir juicios sobre la política exterior de EE.UU. Creo que la expectativa es que se vea voluntad contundente de cumplir acuerdos, en la entrega de activos, ponerle fin al narcotráfico, entregar información de niños reclutados, cumplir las penas, reparar a las víctimas y decir la verdad. A todos los miembros que estén en un proceso de desmovilización, desarme, reinserción y reincorporación les vamos a cumplir. Vamos a honrar el compromiso de inversión en los territorios golpeados por la violencia, con las familias que han adoptado la erradicación voluntaria y vamos a hacer todo lo posible por proteger las vidas. Con los que siguen en la ilegalidad, cero tolerancia”.

¿Negociaría con disidencias de las Farc?

“Son grupos armados organizados que hay que enfrentar”.

¿De los cultivos ilícitos, su política es la erradicación obligatoria?

“Desde luego, se pueden hacer acuerdos voluntarios contra resultados, pero el principio sigue siendo la obligatoriedad. Desde 2013, que pasamos de 50 mil hectáreas de coca a más de 200 mil. Si no erradicamos con resultados, se va a convertir en el combustible de la violencia. Vamos a presentar una política integral donde están los programas de interdixión, erradicación, sustitución, desarrollo alternativo, prevención del consumo, desde la óptica de la salud pública y el decomiso de sustancias ilegales en el espacio público”.

El gobierno retiró de la mesa de negociación con el Eln a los negociadores, ¿qué sigue?

“Estoy listo para hablar con el Eln si libera los secuestrados y pone fin a sus actividades criminales”.

En campaña hubo solicitudes de Medellín sobre el tranvía, seguridad, inversión...

“Hay un compromiso grande, es una tierra de mi corazón. Tengo gran admiración por el alcalde Federico, es quizá la figura más importante de mi generación en la política regional. Quiero ayudar con el cable Picacho y el tranvía de la 80. Es un esfuerzo grande, aunque tenemos restricciones. Tenemos proyectos conjuntos, desarrollo de la economía naranja con el nuevo distrito naranja en Medellín y la lucha contra el crimen organizado. Haber capturado a la cabeza de La Oficina fue un compromiso con la ciudad. No veo la hora de extraditar a esos sinvergüenzas”.

¿Hay algo que sienta que se le pueda salir de las manos con Hidroituango?

“Lo que ocurrió me impactó, pero muestra la resiliencia de los colombianos. Visité la obra, vi los trabajadores dándole toda su energía a la construcción, conteniendo las amenazas. Es el proyecto más importante de infraestructura energética y hay que colaborar para que sea exitoso. Mi anhelo es que cuando empiecen las pruebas del cuarto de máquinas, todo salga bien para que la obra se salve y no tenga retrasos. Hidroituango es un proyecto vital para la seguridad energética de Colombia”.

Túnel del Toyo: ¿hay recursos del Estado? Invías dijo que no...

“Hay dificultades. Dejaron presupuesto y obras desfinanciadas. Por es importante sacar el presupuesto y la ley de financiamiento, para asegurar recursos que nos permitan honrar los compromisos. El túnel del Toyo es vital para la conexión con Urabá y para el desarrollo competitivo de Antioquia. Buscaremos los mecanismos para cumplir”.

¿Qué compromisos quedaron con el departamento?

“Son varios. Con el Sena, para que la gobernación ayude con infraestructura y nosotros ponemos el Sena Integral; para fortalecer la universidad digital de Antioquia con el Ministerio de Educación. Se habló del programa de vías terciarias y se hicieron compromisos con el Invías de más de 100 kilómetros que conectan a municipios alejados. Se habló del programa del Fondo Emprender para apoyar industrias creativas, del Fondo Innpulsa para nuevos emprendimientos. Hubo más de 40 compromisos. Estamos incorporando una base de datos para hacer seguimiento. La diferencia entre un sueño y un proyecto es la fecha. Tratamos de ponerles fechas para cumplir”.

Antioquia es un departamento minero con retos como la minería ilegal, las licencias ambientales y las consultas, ¿cuál es su posición frente a esos retos?

“Donde haya criminalidad queriendo meterse al sector minero: desarticulación total. Acabar con extorsiones contra firmas extranjeras que han derivado en hechos violentos. En las comunidades hay que construir confianza, que van desde obras con regalías, anticipo de regalías, compensación, mejores prácticas de cierre minero. La pedagogía ayudará a que el país entienda la necesidad de usar la riqueza del subsuelo para poder enfrentar la pobreza del suelo. Eso implica gran responsabilidad social y ambiental”.

No ha habido mensajes claros, ¿al fin fracking sí o no?

“Se necesita una buena capacidad de análisis técnico y científico sobre las implicaciones para proteger los acuíferos, la biodiversisdad y los ecosistemas. Debemos invitar expertos que analicen zonas donde hay posibilidades para el desarrollo de yacimientos no convencionales, pero no se puede correr. Colombia tiene un gran potencial, que puede representar más de 300 mil barriles día, para que pase de 7 a 10 años de reserva. Además, es una fuente de recursos para que el Estado adelante programas sociales, financiamiento de la desmovilización, desarme y reinserción. Pero ninguna decisión se debe tomar sin agotar el debate científico”.

¿Cómo llevar lo que nos une a la sociedad por encima de la polarización y la radical oposición?

“Fui oposición durante 4 años el Congreso. Creo más en la proposición que en la oposición. Hacíamos críticas, pero en la otra mano la propuesta. Me pregunto si tiene sentido una oposición que insulta a un gobierno, el presidente no es su contendor. Invito a los partidos, incluyendo los de oposición, para que contribuyan con propuestas para fortalecer las políticas públicas”.

¿Cómo trascender a los políticos?, llegar a la sociedad...

“Quiero que el plan de desarrollo se llame “Pacto por Colombia, pacto por la equidad”. Lo queremos construir con los ciudadanos. Vamos a abrir una plataforma virtual de participación, buscando que en colegios, universidades y centrales obreras se propicie una discusión de propuestas. Espero que logremos ponernos de acuerdo en una agenda para estos cuatro años, materializable y con políticas de Estado para dos décadas”.

¿Ha cambiado algo en su vida con su elección como presidente?

“No. Disfruto cosas que pueden ser un poco irresponsables. Un domingo me escabullí al supermercado con mi hijo a comprar el desayuno, cuando le gente me vio así no lo podían creer. Me gustan los espacios de familia, compartir con mis hijos y amigos cercanos”.

Su papá fue una persona importante para usted y ha dicho que le hubiera encantado que lo viera como presidente. ¿Cómo mantiene una conexión con él?

“Todos los días, en cada decisión, lo pienso y lo recuerdo. Muchas veces me pregunto: ¿qué pensaría él? Curiosamente siento como si lo tuviera al lado, en todo momento”.

¿Cuándo él murió, usted cuantos años tenía?

“Iba a cumplir 40. Tenía 39”.

¿Alcanzó a intuir que su hijo sería Presidente?

“Espero que sí. La última vez que hablé con él me dijo que en la vida hay que atreverse. La última vez que lo vi fue el día del padre en 2016, me dijo eso, en la vida hay que atreverse, y hay muchos momentos en que me tira el salvavidas”.

¿En su oficina hay algún elemento que le dé paz o tranquilidad?

“Hay una guitarra eléctrica (risas), unos parlanticos en los que pongo música y me siento a escuchar en una mecedora que compré en Mompox, no es muy frecuente. También hay libros. La oficina tiene mucha cosa rara. Los cuadros que tengo son los de Alberto Lleras, el de Rafael Uribe Uribe, el de José Ignacio de Márquez, el libertador Simón Bolívar y nuestra señora de Chiquinquirá y un cuadro de Jorge Eliécer Gaitán. La camiseta de la Selección Colombia firmada.

¿Hay alguien más alrededor suyo que considere su mentor o un apoyo?

“Mi esposa, María Juliana, es mi polo a tierra, poco política, pero muy práctica, interpreta a la ciudadanía. Mi hermano y María Juliana cumplen mucho esa función, yo diría que después de la muerte de mi papá, a quien me gusta más escuchar y con quien me relajo y logro desconectarme es con mi hermano, con mis hijos y con mi esposa”.

¿El cuadro que le regalaron en Amagá con la imagen de su padre, ese dónde lo tiene?

“Está en la casa privada. Lo tengo en un estudio que espero llenarlo con mi biblioteca. Ese cuadro me arrancó un par de lágrimas porque es la foto que yo tenía de niño sentado con mi papá”.

Desde que es presidente, ¿cuál es la explicación más difícil que le ha tenido que dar a sus hijos?

“Por qué no he estado lo suficientemente con ellos”.

¿Cómo se los ha explicado?

“Les he contado las responsabilidades que tengo. Les ha dado duro los sábados porque estamos haciendo los talleres Construyendo País y son jornadas de todo el día, pero he tratado que los domingos sean de familia y que la calidad de tiempo mitigue la ausencia”.

¿Cuáles libros están en su mesa de noche?

“Hay muchos. Ahora estoy muy dedicado a Yuval Harari, sobre el siglo XXI. Ese me lo voy a llevar para Nueva York” .

Contexto de la Noticia

mi percepción 4 aviones para una conversación

Image
Martha Ortiz Gómez.
Directora de El Colombiano

Antes de partir para Bogotá se despertaba el jueves con un bello amanecer en el José María Córdova, en Rionegro. La entrevista estaba programada para las 11:30 a.m., pero llegó el primer mensaje, sería a las 12:30 p.m, después... una odisea.

Al llegar a Palacio nos encontramos con Carlos Cortés, secretario de prensa, que se manifiesta en las palabras del primer mandatario: ¨Servir para servir¨. La blancura de algunas paredes y las conversaciones informales de los corredores delatan que aún los equipos se están instalando para asumir quizás el reto más grande de sus vidas. El encuentro de nuevo se retarda, la reunión sobre la implementación del Acuerdo de paz con el secretario de la ONU, Jean Arnoult, terminaría con un comunicado oficial. Así, una cosa tras otra, terminamos en un auto, en la avanzada de seguridad camino a Catam, para encontrarnos con el primer mandatario en el avión presidencial que lo llevará a Cali, para el XXI Encuentro de la Jurisdicción Ordinaria: Justicia en Tiempos de Cambio. En los minutos en el aire, de ida y vuelta, nos permitiría finalmente conversar entre despegues, almuerzos, saludos y aterrizajes.

Contrario a lo que se podría pensar, el mandatario más joven en la historia de Colombia no parece novato, actúa, habla, camina y da instrucciones como presidente, sin por eso perder su carisma. No han pedido los temas de la entrevista y no tiene vetos sobre ningún asunto, todo indica que él y su equipo asesor se sienten seguros y están dispuestos a entregar el alma en esta oportunidad de 4 años que aunque breve tendrá grandes consecuencias morales para sus nombres y en la historia del país.

A las 9:30 p.m. regreso a Rionegro esta vez el paisaje es la noche y la luna creciente después de cuatro vuelos y una conversación.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección