¿Hacia dónde va el país con la pelea Santos-Ordóñez?

  • FOTO COLPRENSA
    FOTO COLPRENSA
Por Santiago Cárdenas | Publicado el 09 de abril de 2015

Cuando comenzó el Proceso de Paz en Colombia también iniciaron las diferencias de opinión entre el presidente de la República Juan Manuel Santos y el procurador general Alejandro Ordoñez. Y cada día son más frecuentes. Así que lejos de ser un ejemplo de paz, el país se pregunta a dónde quieren llegar con estas declaraciones de lado y lado en los medios de comunicación.

No solamente se trata del tema de la paz, ambos han discutido sobre la elección del fiscal, la reforma del equilibrio de poderes, la justicia transicional, el caso de Petro, el tratamiento a la Fuerzas Militares y otros casos judiciales. La pregunta que les surge a los ciudadanos es ¿se trata solamente de diferencias ideológicas o existe algo más?

Su más reciente episodio tuvo lugar el 8 de abril cuando el procurador publicó 45 preguntas sobre el proceso de paz que, según él, “Santos Calderón, en su momento, calificó de “improcedentes” las inquietudes del Ministerio Público, pero no respondió de forma clara y precisa los interrogantes”. Cabe recordar que en una reunión personal que sostuvieron el pasado 13 de marzo, Ordóñez entregó estas preguntas que ahora hizo públicas.

Esta respuesta se dio luego que Santos calificara las críticas anteriores del Procurador como “ataques mentirosos al proceso”. De acuerdo con el jefe de Estado, aunque Ordóñez se ha mostrado dispuesto al diálogo, a veces tiene “posturas incomprensibles” sobre lo que discuten el gobierno y las Farc en La Habana, Cuba. “Si el Procurador quiere ser un Procurador con sotana no tengo problema (...) el problema es si debajo tiene intereses políticos”, dijo Santos y le pidió al jefe del ministerio Público que “no presuma como el vocero de la sociedad colombiana”, explicando que representa un daño para la democracia en el país.

La lista negra de militares

El pasado lunes 6 de abril, Ordóñez le solicitó al presidente todos los nombres de los integrantes de la Fuerzas Militares que supuestamente estarían dividendo a las tropas. La petición la hace luego de que el Jefe de Estado afirmara el pasado 1 de abril en el fuerte militar de Tolemaida, que “le duele tanto que dentro de las propias Fuerzas existan personas interesadas en dividirlos o actuando de mala fe”.

El Procurador aseguró que era preciso conocer quienes eran, pues si eran militares activos, estarían incurriendo en falta disciplinaria y hasta en delitos, ya que de acuerdo con el artículo 219 de la Constitución Política, “la Fuerza Pública no es deliberante” ni “le es dado controvertir o poner en entredicho las órdenes es de su comandante en jefe, el Presidente de la República, independiente de quien se trate”. Así, Ordóñez solicitó al Presidente que si se trataba de miembros activos de las Fuerzas Militares y de Policía, le informara sus nombres, grado, unidad militar a la que están adscritos y cargos que desempeñan.

“Señor presidente, serénese”

Este nuevo duelo tuvo raíz en unas declaraciones del presidente Santos del 25 de marzo, pidiéndole al procurador que no se metiera más en el proceso de paz, este último le recordó al mandatario que es una tarea del Ministerio Público preguntar y pedir aclaraciones sobre el proceso de paz.

“Yo si le pido al Procurador que deje de hacer política y de meterse en el proceso de paz que eso es una responsabilidad mía”, indicó Santos. “Cómo sale el Procurador esta mañana a declararse perplejo, ¡hágame el favor!”, insistió, visiblemente molesto por las recientes declaraciones de Ordóñez.

La molestia del jefe de Estado tiene que ver con un comunicado expedido por el Procurador, en donde se declaró “perplejo” ante los movimientos hechos por el Gobierno Nacional en el equipo negociador de paz, cuestionando las nuevas funciones de los Generales en retiro Jorge Enrique Mora y Óscar Naranjo, que suspendieron por unos días su papel de plenipotenciarios para recorrer las bases militares y llevar el mensaje de los avances del proceso. En la comunicación, Órdoñez dijo: “genera desconfianza en la Fuerza Pública y en la ciudadanía que cuando se negocia justicia frente a las Farc, se excluya con justificación insuficiente, a los altos oficiales de las conversaciones directas. Esta decisión afecta la transparencia del proceso ante las Fuerzas Militares y la ciudadanía en general”.

Entre las inquietudes planteadas por Ordóñez, le pide a Santos que le responda cuál es el fundamento constitucional y legal que le otorga competencia al Presidente de la República para negociar con las Farc un tratamiento jurídico que se deben dar a las Fuerzas Militares. “Señor presidente, le reitero, serénese. El proceso de paz, doctor Santos, no está por encima de la Constitución, ni el presidente por encima de la ley, ni siquiera con la excusa de la paz.”, manifestó por esos días el jefe del Ministerio Público.

Ejemplo de paz

Todas estas disputas llevaron a que desde el Congreso se hiciera público el malestar y se le pidiera buen comportamiento a Santos y Ordóñez. “Hago un llamado al señor presidente de la República y al procurador general para que así como estamos hablando de paz, ellos le den ejemplo al país y podamos tener en realidad una paz entre el Ejecutivo y uno de los órganos de control como es la Procuraduría, que es el que vigila a los empleados públicos”, dijo José David Name en declaración a los medios.

Y planteó además: “Me gustaría que estas discusiones públicas se acabaran, la verdad no estoy de acuerdo que una comunicación personal o un encuentro personal entre dos figuras como el presidente y el procurador hoy estén en los medios de comunicación”.

Por su parte, el senador conservador Hernán Andrade manifestó: “Rechazamos desde el Partido Conservador los descalificativos y términos peyorativos utilizados por el presidente de la República contra el procurador general, quien es estandarte y vocero de nuestra colectividad”. Incluso manifestó que “mal traída esa expresión (de Santos: “Procurador con sotana”), máxime cuando estamos invitando al Papa y estamos descalificando con el tema de la sotana”.

El 8 de abril en la marcha por las víctimas y los actos solemnes, Santos quiso dejar el asunto cerrado, argumentando que no es una discusión constructiva ni beneficiosa para el debate público. En ese sentido el mandatario se refirió a las preguntas publicadas por Ordóñez y señaló que como corresponden a cuestionamientos que también tienen otros colombianos, no le responderá a título personal, sino que se creará una página web para responder las inquietudes de todos los ciudadanos en general: “Quiero que esa pelea que tengo con el procurador quede cerrada; esa situación no le conviene a nadie (...) crearemos una página web para responder todas las inquietudes sobre el proceso de paz”, anunció el mandatario sobre el portal que se llamará “mitos y verdades sobre el proceso de paz”.

Y además rechazó las voces críticas sobre una supuesta “enmermelada” al Papa para que venga en épocas en las que se discute un proceso de paz, y así brindarle un apoyo político. “Estamos llegando a situación esquizofrénica, que hasta la visita del Papa la están politizando”, mencionó Santos.

Sin embargo, la paloma de la paz entre Santos y Ordóñez nunca volará en el mismo sentido y menos cuando comienzan a aparecer los los alfiles en las elecciones presidenciales, en las que el jefe del Ministerio Público se perfila como el candidato más fuerte del partido Conservador, sobre otros nombres como el del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas y la excandidata Marta Lucía Ramírez.

Las críticas de Ordóñez hacia el proceso de paz seguirán vivas, no solo como control político a un proceso de paz bastante cuestionado, sino también como un as bajo la manga para los debates presidenciales de 2018. “Todo lo que diga puede ser usado en su contra”, es la regla de todo debate.

Mientras tanto, el rifirrafe entre Santos y Ordóñez seguirá con sus visiones completamente diferentes y los partidos celebrarán esta confrontación. Los planteamientos de Ordóñez sobre la impunidad son apoyados por el uribismo y buena parte del Partido Conservador. Así como los de Santos, sobre los beneficios de la justicia transicional, son aplaudidos por los partidos de la Unidad Nacional.

Estas diferencias, que son el fiel reflejo de un panorama polarizado de la política colombiana, no muestran una solución rápida. Solo el fin del camino de los diálogos servirá para acercarlos más o alejarlos definitivamente.

Contexto de la Noticia

Santiago Cárdenas Herrera

Periodista de temas de actualidad en el área digital, comunicador social y periodista con estudios de maestría en Ciencias Sociales.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección