Así vieron el desfile los niños

  • Jacobo dibujó el Nissan Patrol de 1967, ese también estaba entre sus carros favoritos. FOTO Dibujo de jacobo herrera

    Jacobo dibujó el Nissan Patrol de 1967, ese también estaba

    entre sus carros favoritos.

    FOTO Dibujo de jacobo herrera

  • Así vieron el desfile los niños
Por Jonathan Montoya García | Publicado el 07 de agosto de 2017
en definitiva

Jacobo Herrera y Nicolás Herrera estuvieron por primera vez en el desfile de Autos Clásicos y Antiguos. Allí vieron carros que los sorprendieron o que relacionaron con películas como Batman y Cars.

Una paleta azul, de esas que pintan la boca, fue el remedio para que Nicolás y Jacobo hablaran. Tal vez el sol los tenía agotados, o la cantidad de gente que había. En todo caso, no era un escenario al que estuvieran acostumbrados. Este era el primer Desfile de Autos Clásicos y Antiguos al que asistían y estaban sorprendidos.

Con la boca ya azul y frunciendo el ceño por el sol caminaban entre la gente mirando a tientas los carros, pero también a la gente que se vistió para el desfile queriendo hacer juego con el auto o con la época de este.

A Jacobo, por ejemplo, le pareció que uno de ellos parecía un ninja, tenía una pañoleta amarrada en la frente, muy al estilo de los años 70. “Hay muchos ninjas”, decía con su particular acento, el que tiene un niño de 9 años de padres colombianos, paisas, que creció en Nueva York.

“¿Dónde están los camiones de guerra?”, preguntaba Nicolás, el más pequeño, más tímido que Jacobo y con una clara tarea: encontrar el carro que más le gustara. Un propósito difícil, teniendo en cuenta que en el desfile participaban 260 carros.

Jacobo estaba en la misma búsqueda y lo tenía más claro, sus preferidos eran los jeeps y los Ford Mustang, estos últimos porque le gustan los mustangos, los caballos salvajes de Norteamérica, entonces cuando veía un carro con el animal en la punta lo señalaba y decía: “ese, ese me gusta, es un Mustang”.

Al identificarlos se les acercaba y los rondaba buscando una característica que su papá, David Herrera, le había explicado, que eran aerodinámicos y por eso en su carrocería había líneas o diseños que permitían cortar el aire para incrementar la velocidad del auto, y otras, según Jacobo, para “empujarlo”.

El niño, que se quitaba la capul de la frente como para mermar el calor, también encontró en el parqueadero a Luigi, uno de los personajes de Cars 2. “Ese es Luigi”, le decía a Natalia Jiménez, su mamá. ¿”Te acuerdas de Luigi”?, le preguntaba.

Jacobo se refería a un Seat 600 D, de 1965, pero Luigi es un Fiat, de 1959; modelos distintos aunque parecidos, por lo menos amarillos.

También vio los carros de Batman, según él, “el de la película vieja y el de la nueva”, uno rojo y otro negro, un Chevrolet Corvette negro, de 1970.

A todos se quería subir, igual que su hermano Nicolás, más pequeño y rubio. Este logró hacerlo, se montó a una Volkswagen Kombi, de 1968. “¡Tiene cama, lavamanos y fogón!” les contaba a su papás. Para Nicolás, la Kombi era el carro para ir de camping, se lo mostró a su hermano, que también se subió, mientras que la dueña contaba que el auto era de acá, de Colombia, pero que todos los accesorios, como el fogón, los habían traído desde California.

Otro carro que disfrutaron sentados, como si fueran los dueños, fue el de Bomberos. Los dos tocaron la sirena y se pusieron los cascos. Nicolás se lo quitó porque era “muy pesado”, además, le quedaba grande y le ocultaba la cara.

En el carro descapotado y con escalera estuvieron pocos minutos, cualquier otro niño que lo veía también quería subirse.

Tras varias vueltas por el parqueadero donde estaban los carros esperando la señal para arrancar, Nicolás y Jacobo se pararon en la salida para verlos empezar su recorrido. “Parece una carrera”, dijo el más grande.

Los dos vieron cómo un hombre le daba manivela al De Dion Bouton, de 1900; Cuando encendió lo sacaron empujado entre tres. De ahí, uno a uno salieron los 260, entre esos los nuevos favoritos de Jacobo y Nicolás: el MG TD 1951 y un Opel Rekord, de 1967.

Contexto de la Noticia

PROTAGONISTAS Paisas en cualquier país

Image
Jacobo y Nicolás Herrera
Visitantes de la Feria de las Flores
Jacobo Herrera y Nicolás Herrera tienen 9 y 5 años. Sus papás son de Medellín, pero hace 9 años se fueron para Estados Unidos, allá nació Nicolás y la hermana menor de los dos, Mariana. En Nueva York, su mamá, Natalia Jiménez, participa en la organización del Festival de las Flores y sus hijos en el desfile de silleteritos.
Jonathan Montoya García

Periodista de la Universidad de Antioquia. Interesado en temas de tecnología y cultura. Disfruto del cine y la música.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección