La vida que pasa en un lugar llamado Criacuervo

  • Esta es la segunda novela de Orlando. En ella se cuenta el relato de Klaus y Adler, dos hermanos que compartieron la infancia, el amor por la misma mujer y el destino impredecible. FOTO colprensa
    Esta es la segunda novela de Orlando. En ella se cuenta el relato de Klaus y Adler, dos hermanos que compartieron la infancia, el amor por la misma mujer y el destino impredecible. FOTO colprensa
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 20 de junio de 2018

Fueron cinco veces las que Orlando Echeverri escribió Criacuervo. En la quinta la envió a Angosta sin ninguna expectativa –ya la había llevado a otras editoriales y no la habían ni leído– y a ellos les gustó y se volvió una novela publicada entre dos carátulas anaranjadas, escrita en cuatro partes (Los hijos del bosque, Gritar bajo el agua, El desierto de Klausa y La voz de nadie) y una muerte al principio.

Es de Cartagena, es escritor y es periodista. Criacuervo es su segunda novela. La primera se llamó Sin freno por la senda equivocada.

El tono de Criacuervo es muy rápido

“La novela me llevó un año escribirla y tenía un problema entre la forma y el contenido, yo sabía cuál era la historia, pero me costaba trabajo la forma, así que la reescribí más de cinco veces: en primera persona, en segunda, en tercera. La escribí de mil maneras y al final me pareció que el mejor vehículo era ser muy concreto, frases cortas e ir narrando rápido, veloz”.

¿Qué no le convencía?

“Había intentado escribirla en primera persona, por ejemplo, con cada personaje, pero era muy inverosímil, así que decidí hacerlo toda en tercera, así fuera en cuatro bloques, conectados. La tercera me permitía una cierta distancia de los personajes y al mismo tiempo me daba esa facultad del arquitecto para diseñar los rasgos de cada personaje sin involucrarme”.

¿Por qué los protagonistas son extranjeros?

“No lo sabría decir. Me he dado cuenta de que a través de un extranjero uno puede revitalizar la mirada. El desierto de La Guajira (un escenario de la historia) yo ya lo conocía, y para un colombiano la sorpresa es menor que la que puede tener un extranjero. Entonces lo que está ahí, el desierto, la fauna, la flora, serían más apreciados por una mirada nueva, que por la de un local. Esa mirada enrarecida de un extranjero me permitía ser más descriptivo”.

Tendrá que ver con que es un viajero. Ha vivido aquí y allá

“Me convertí en eso, pero fue algo que está más determinado por mi esposa que es bióloga. Ella viaja mucho por el trabajo y yo siempre la sigo. No es algo que haya decidido”.

La Guajira y Alemania...

“No fue algo deliberado, así surgió la idea. Está el desierto, el calor, una atmósfera árida, solitaria, y en contraste Berlín, una ciudad cosmopolita, mucha gente, invierno. Me parecía que ese juego de contraste le hacía bien. Dividir los capítulos y situar los personajes en atmósferas que se contrastaban me parecía chévere”.

Y la investigación sobre Alemania, ¿cómo fue?

“Esa novela la escribí en Buenos Aires. Allí vivía, fue un momento porque había perdido el trabajo, no sabía qué iba a hacer con mi vida, me encerré a escribir y fue para mí una especie de delirio. No pensaba en nada sino en la novela. Cuando creí que la terminé, me gané un premio de Idartes con mi primer libro y con esa plata me fui a Alemania. Viví en Berlín unos meses, me fui a sus calles, tomé la parte atmosférica de Berlín. Cuando la tuve lista se la mandé a Angosta”.

Antes de ir a Alemania ya la había escrito

“Sí, pero la Alemania que tenía en mente era más que todo una influencia literaria. Yo leía en esa época mucho a autores que me encantan, por ejemplo un poeta que se llama Gottfried Benn y eran como lecturas que me desarrollaban cierto imaginario del país. Esa novela es como un delirio. Hay una que escribió Kafka, América, y él nunca fue a Estados Unidos, y toda está llena de imprecisiones geográficas e históricas y eso le da precisamente algo único”.

De La Guajira no se escribe mucho, y usted toca algunas problemáticas, sin ahondar mucho. ¿Era un guiño?

“Claro, y ten en cuenta que aparece al final y en un bloque muy pequeño, pero La Guajira como espacio para contar historias es un nicho poco explotado. Hay cosas, pero se puede escribir mucho más”.

Contexto de la Noticia

En un minuto un solo movimiento

Hay una muerte al principio, es una sombra...

“ La muerte de los padres. Yo quería sentar un precedente, algo fáctico, que constituyera cierto desamparo en los personajes. Era como la piedra angular sobre la cual construir el resto de los personajes”.

Y ahí está el destino...

“La vida es una suma de casualidades. El hecho de que mueva este libro ya determina lo que va a pasar después, no puedo volver atrás. El destino es la consecuencia de las elecciones. El filósofo Sartre decía que somos esclavos de las elecciones, cuando uno elige no elegir, está eligiendo, y es una idea que me ha cautivado mucho”.

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta escribir. A veces intenta con la ficción, y hasta con los poemas, y entonces se llama Camila Avril. Le gusta la literatura, el teatro, el arte y las historias. Es periodista de Cultura de El Colombiano. También estudió Hermenéutica Literaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección