El buen año del Mamm y lo que se viene

  • Desde octubre de 2012 la santandereana María Mercedes González dirige Museo de Arte Moderno de Medellín. FOTO Santiago Mesa
    Desde octubre de 2012 la santandereana María Mercedes González dirige Museo de Arte Moderno de Medellín. FOTO Santiago Mesa
Por Ronal Castañeda | Publicado el 11 de enero de 2019
6.700

millones de pesos es el presupuesto anual del Museo de Arte Moderno de Medellín.

2.100

piezas de arte alberga la colección, principalmente
del siglo XX.

6.700

millones de pesos es el presupuesto anual del Museo de Arte Moderno de Medellín

El Museo de Arte Moderno de Medellín (Mamm) no deja de crecer. Hace 10 años llegó al corazón de lo que se llamó Ciudad del Río para darle vida a uno de los sectores con más renovación inmobiliaria de Medellín. En 2015 consolidó su expansión, aumentó su infraestructura y programación. El año pasado la institución cumplió 40 años y fue visitado por 130.000 personas (15 % más que en 2017). El Mamm está pasando por un buen momento.

A estos logros se llega gracias a las buenas decisiones y gestiones. La más reciente es la de la santandereana María Mercedes González, su actual directora, quien se siente privilegiada por vivir esta última década del Mamm.

Hace seis años llegó a Medellín para capitanear este barco de casi 10.000 metros cuadrados, según ella, un “privilegio” para su carrera.

El Mamm es el segundo museo de arte con más presupuesto del departamento, $6.700 millones (el primero es el del Museo de Antioquia, que tiene $ 12.000 millones).

En su sede de Talleres Robledo, alberga una colección de 2.100 piezas, principalmente de arte colombiano de diferentes periodos artísticos del siglo XX.

María Mercedes siente que en este momento la institución que dirige está blindada y bien acompañada por el sector público y privado. “Por supuesto que no estamos exentos de problemas, aunque eso hace parte del día a día”.

Le encanta vivir en Medellín y cree que es una ciudad ideal. “El tráfico es complejo pero sigue siendo una ciudad en la que moverse sea fácil”, comenta. Quisiera que hubiera más oferta cultural o gastronómica, pero aún así para ella eso no es nada que condicione que un lugar sea bueno o no.

Ha vivido en varios países y siente que no hay lugar perfecto: “Me sucede que este trabajo que tengo es tan pleno que esta ciudad inevitablemente me gusta”.

Una ínfima proporción de las obras que tiene el Museo están exhibidas. ¿Le preocupa?

“Digamos que es un elemento común en la vida de los museos. Ninguno tiene exhibida la totalidad de su colección. Yo diría que ni siquiera el 50 % de su acervo. El MET (The Metropolitan Museum of Art), que tiene millones de piezas, jamás podría encontrar el espacio suficiente para exhibirlas.

Nuestro compromiso está con el cuidado y la investigación alrededor de esas obras: qué hay ahí, qué historias se han contado, cuáles son las narrativas que se han construido a través de su colección. A finales de este año vamos a hacer un nuevo montaje de estas obras. En esto ya estamos trabajando de la mano con la curadora e investigadora Silvia Suárez”.

¿Qué tanto se abre el Museo a las nuevas tecnologías?

“Creo que los artistas se valen de muchos formatos y técnicas a la hora de crear. El Museo siempre ha tratado de responder a esas demandas y se puede ver en la sala de experimentación sonora Lab 1, dotada y acondicionada con equipos para ello”.

¿Qué tan importante es la educación en los programas?

“Nos gusta pensar más en procesos educativos. Espacios como estos (museos, teatros, bibliotecas), son fundamentales en el desarrollo humano porque completan los sistemas de educación formal”.

Los museos muchas veces son instituciones híbridas, públicos y privados. ¿Cuál es la vocación del Mamm?

“Somos una entidad privada sin ánimo de lucro y tenemos un esquema de financiación mixto, de varios sectores. La programación y el funcionamiento del Museo depende de varios actores, públicos y privados. 35 % viene de ingresos propios (locales, taquilla, alquiler, parqueadero, tienda, entre otros), la Alcaldía de Medellín aporta el 17 %, MinCultura un 3 % y el sector privado –fundaciones y empresas– un 45 %.

El proceso de expansión ha tenido mucho que ver en esta distribución”.

¿Cómo le ha ido bien con el ingreso de Crepes & Waffles?

“Ha dinamizado muchísimo y ha acercado a mucha gente. Creo que le ha dado una nueva vitalidad a la zona. Ahora se ven nuevos rostros que uno no veía frecuentemente”.

Este año fueron 16 exposiciones y eso representa una carga presupuestal alta para cualquier museo. ¿Cómo sobrevivió este?

“Fue un año memorable y mucho más llevadero. La celebración de los 40 años tuvo mucho qué ver en la vinculación de muchas empresas y fundaciones. De ahí que hayamos tenido una agenda mucho más ambiciosa”.

El Mamm ha tenido un crecimiento permanente los últimos 10 años. ¿Todavía le da para crecer más?

“En términos espaciales nos sentimos muy cómodos. No es un secreto que esta es una zona en construcción y vendrán más proyectos de vivienda y comercio. Tenemos mucha expectativa por esos nuevos flujos que va a haber en Ciudad del Río. Y sobre crecer, puedo decir que este año tendremos una nueva sala temporal de exposiciones en Talleres Robledo”.

Ahora que lo dice, ¿qué está pasando con las construcciones aledañas?

“Son proyectos inmobiliarios. Uno es de vivienda de Coninsa Ramón H. que se llama La Rivière, y el Distrito Vera, ubicado en lo que se conoce como lote de Erecos, un proyecto muy grande de uso mixto. Eso cambiará un montón la dinámica del sector de Ciudad del Río, el tráfico vehicular y el flujo de personas”.

¿Que se puede aprender de la tragedia del Museo de Río de Janeiro en 2018?

“Fue muy doloroso para quienes trabajamos en este sector. Tiene mucho qué ver con la desidia y la falta de compromiso de muchos actores. Para nosotros, que tenemos vocación pública, prever es fundamental: revisar sistemas eléctricos, ascensores y todo lo que tenga que ver con mantenimiento”.

¿Qué proyectos tiene el Mamm para el futuro, a corto y largo plazo?

“Principalmente habrá a corto plazo una serie de adecuaciones locativas así como algunos arreglos al edificio. Estamos pensando a largo plazo en hacer un endowment (fondos), un mecanismo común en los museos de Estados Unidos que ahora les representa un alto porcentaje de su presupuesto. Estamos pensando en hacer un fondo que nos dé mayores garantías, seguridad y posibilidad para invertir en el futuro.

Hacer esto implica un doble esfuerzo: a la par que se necesita conseguir recursos para la gestión, también se necesitará para el endowment. Pero es posible hacerlo y en el sector privado hay interés para que las entidades culturales fortalezcan su capacidad institucional. Estoy convencida de que le apostarían a una iniciativa así”.

¿Tiene garantizada la estabilidad financiera de este año?

“Desde el 2018 venimos haciendo la gestión de recursos del 2019. No digo que este año sea fácil pero ya tenemos algunos apoyos. La exposición de Dan Flaving es muy ambiciosa en todo sentido (ver recuadro). Fuimos merecedores de un grant (donación) de la norteamericana Terra Foundation, un voto de confianza muy importante nosotros.

Pero hay una base importantísima del sector público y privado, del que sentimos el acompañamiento y la voluntad, en particular de un par de fundaciones y empresas.

Eso, junto con la autogestión del Museo, nos da la posibilidad de pensar en grande y brinda la tranquilidad de no tener qué pensar en los gastos diarios. Pero esa gestión debe ser permanente”.

Para traer nuevos inversionistas...

“Atraer un nuevo aliado toma tiempo. Hemos tratado de diversificar esas fuentes y tocar puertas en otras ciudades.

Creo que Medellín es una buena plaza para cualquier empresa con intereses comerciales o de otra índole. Es cuestión de perseverar y estar convencidos de que esto no se hace por caridad sino para hacer una mejor sociedad” .

Contexto de la Noticia

informe Proyectos

· En marzo preparan una exposición sobre el arte colombiano del siglo XXI.

· En julio habrá una “mega exhibición” de Dan Flaving, pionero del minimalismo norteamericano.

· En octubre se tendrá una exposición internacional colectiva con la curaduría de la mexicana Magalí Arriola.

· El Museo quiere darle continuidad al Programa C, una sala que les abre las puertas a artistas emergentes del país.

· Para este año, en el Mamm se construirá una nueva sala de exposiciones temporales (por la entrada principal de Talleres Robledo).

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección