Asómbrese con los museos más raros del mundo

  •  En el Museo del Perfume está en Colonia, Alemania, explican la producción del agua de Colonia.
    En el Museo del Perfume está en Colonia, Alemania, explican la producción del agua de Colonia.
  • El de los juguetes, en el Centro de Medellín. FOTO Sstock y archivo.
    El de los juguetes, en el Centro de Medellín. FOTO Sstock y archivo.
Por John saldarriaga | Publicado el 18 de mayo de 2018
en definitiva

En el Día Internacional de los Museos, un vistazo a algunos de ellos dedicados a la observación y el estudio de asuntos peculiares, como uno para los fideos instantáneos, en Japón.

Hay un museo en Reikiavik, la capital de Islandia, dedicado a los falos. Tienen 300 elementos en su colección. Incluyen los de muchos mamíferos. El más grande mide 70 centímetros y es de un cachalote; el más pequeño, 2 centímetros, y es de un hámster. Según la información promocional, poseen copias de los órganos reproductivos de los jugadores de balonmano subcampeones olímpicos en 2008.

Hay otro destinado a exhibir orinales. Está en Rodrigo, una ciudad de Salamanca, en España. Abierto en 2007, contiene vasos para orinar de barro, metal y porcelana. Algunos de ellos verdaderas obras de arte. El más antiguo es de la Edad Media.

También hay de saleros y pimenteros, en Alicante, España; uno de momias, en Guanajuato, México; otro de extraterrestres, en Gruyeres, Suiza; otro más del espionaje, en Washington. El del perfume está en París; el del crimen, en Londres, nada menos que en la sede de Scotland Yard, la célebre policía creada en 1829 y que aparece en la literatura y en cine. El de las relaciones rotas, sí, los romances truncos, está en Zagreb, Croacia. Y un sinnúmero de aparentes excentricidades más.

Entonces, ¿un museo puede ser de cualquier cosa?

Sí. Así, categóricamente, responden María del Rosario Escobar, directora del Museo de Antioquia; Mauricio Hincapié, coordinador de la colección de Artes Visuales del Museo de la Universidad de Antioquia, y Lucrecia Piedrahita, museóloga y curadora de artes. Sin embargo, esta afirmación viene acompañada de explicaciones, por supuesto.

Que los dejen ver

María del Rosario comienza por definir museo como una colección de cualquier tipo de objetos, si es compartida por varias personas.

Lucrecia, que los museos nacieron de la idea de coleccionar objetos. Los que una persona conserva, motivada por un interés o un placer.

Mauricio dice que una colección adquiere el nivel de museo, cuando hay interacción con el público.

¿Y lo de raros? El concepto de rareza lo da la circunstancia de que en los últimos siglos, estas instituciones se especializaron en arte, antigüedades y ciencias naturales. Los que se clasifiquen tan fácilmente en estos, son extraños.

Para no ir muy lejos, el Museo de Antioquia comenzó en 1881, como gabinete de curiosidades. En la página digital de la entidad dice que se exhibía “un pedazo de la corona del mausoleo de Luis XVI y María Antonieta, una parte del sillón y del panteón de Víctor Hugo, un pincel que le perteneció a Millet, un textil de la silla de Voltaire, una piedra del Templo de la Sagrada Familia y otra del palacio de Nerón y una más de las catacumbas de Roma (...). El hacha del crimen del aguacatal, la carta donde Luis E. Vieco nos cede los derechos del Himno de Antioqueño, ¡y un relicario con pelo de Simón Bolívar!.

Lucrecia cuenta que Plinio, el historiador romano, en el siglo I habló del carácter público que debían tener las colecciones, para que el pueblo se diera cuenta de lo que el Imperio estaba conquistando.

Y que fue en Austria, en el siglo XIX, donde se propuso catalogar las piezas, para una mejor comprensión de ellas.

Así, dice Lucrecia, la muestra de orinales tiene sentido, si su catalogación y el guión —que cuenta la historia— ponen en contexto del interés de aquellos elementos, por qué se desean exhibir.

Ese museo en particular, dice Mauricio, puede ser importante porque en Europa, el manejo inadecuado de las aguas residuales, que las aventaban a la calle desde las ventanas, fue foco de enfermedades y pestes en siglos pasados. Un museo de rarezas que él no visitaría es el de ventriloquía que hay en Kentucky.

Lucrecia no iría al de los penes, de Islandia, y María del Rosario quisiera ir al de la Inocencia, en Estambul.

¿Qué tal el de las cortadoras de césped y el de los collares de perro, en Inglaterra? ¿Y qué dicen del de las cucarachas o del de la comida quemada, en Estados Unidos?.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? Visitas guiadas y una charla

Hay entrada gratuita a los museos de Medellín: El de Antioquia ofrece recorridos comentados cada hora, de 10:00 a.m. a 4:00 p.m. El de Arte Moderno, a las 2:30, 4:30 p.m., 5:30 p.m. y 6:30 p.m. El Museo Cementerio San Pedro, a las 10:00 y 11:00 a.m.; 2:00 y 4:00 p.m. El de la U. de A. tiene la charla Experiencias de una ilustradora científica: vivencias entre el arte y la ciencia, a las 10:00 de la mañana.

Paréntesis Tres colecciones muy cercanas

En nuestro medio hay colecciones singulares, como la de alacranes que tiene Héctor Emilio García, en Santa Fe de Antioquia. Los cuida y exhibe en su casa como quien tiene un acuario.

El Museo del Juguete, del artista Rafael Castaño, está en el Centro: avenida Carabobo con la 43. Juguetes de hasta hace 120 años.

En Bogotá hay uno singular: el de la basura, en Teusaquillo. Creado y dirigido por Francisco Antonio Zea Restrepo más conocido como ‘Ron’ Antonio de Jesús Casafús Torres de Restrepo y Zea —según relata la prensa capitalina— hace 22 años, con objetos recuperados.

John Saldarriaga Londoño

Envigadeño dedicado a la escritura de periodismo narrativo y literatura. Libros de cuentos: Al filo de la realidad y El alma de las cosas. Periodismo: Contra el viento del olvido, en coautoría con William Ospina y Rubén López; Crónicas de humo, El Arca de Noé, y Vida y milagros. Novelas: Gema, la nieve y el batracio, El fiscal Rosado, y El fiscal Rosado y la extraña muerte del actor dramático. Fábulas: Las fábulas de Alí Pato. Premio de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección