Cantos de los llanos son patrimonio inmaterial de la humanidad

  • FOTO COLPRENSA
    FOTO COLPRENSA
COLPRENSA | Publicado el 06 de diciembre de 2017

Los cantos de trabajo de los llanos colombo-venezolanos acaban de ser reconocidos por la Unesco e ingresarán a la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial Mundial.

Además, esta manifestación compartida entre Colombia y Venezuela entra a esta lista con medida de salvaguardia urgente, lo cual demuestra la preocupación que existe dentro de la Unesco por la posible desaparición de esta manifestación cultural autóctona de los Llanos Orientales, siendo la octava declaratoria colombiana reconocida por la Unesco gestionada durante el actual Gobierno.

En la Ciudad de Jeju, Corea del Sur, durante la decimosegunda sesión del Comité para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, fue aprobada dicha inclusión, aclarando que se debe atender, de inmediato, los riesgos identificados en esta expresión cultural que evidencia las tradiciones compartidas entre Colombia y Venezuela.

“En el Ministerio de Cultura hemos venido trabajando con las comunidades, desde el 2011, para preservarla como un valor patrimonial para la región y para la humanidad. Se trata de una expresión única, asociada a los oficios de los vaqueros, los arreadores de ganado y demás portadores de esta bella e inmensa zona geográfica. Esta decisión es un importante respaldo para seguir trabajando con la población llanera en acciones y estrategias de salvaguardia de esta expresión”, afirmó la Ministra de Cultura de Colombia, Mariana Garcés Córdoba.

¿Qué son los cantos de trabajo?

Los cantos de trabajo de los llanos representan un conjunto de expresiones inmateriales de la Orinoquía colombo-venezolana, asociado a las actividades de la ganadería.

Esta tradición de más de 200 años tiene como principal acción cuatro variantes orales y sonoras: los cantos de ordeño, los cantos de cabrestero, los cantos de vela y los cantos de domesticación (silbos, gritos, llamados, japeos), todos interpretados a capella en las faenas de trabajo con el ganado tanto en las sabanas como en los corrales y, las fincas y los hatos.

La comunidad portadora de esta tradición, definida en los llaneros, mujeres y hombres, se ubica en la gran depresión de la Orinoquia. Los trabajadores de fincas, hatos y fundos que desempeñan tareas en el manejo de reses, en rebaño (arreo) o individual (ordeño) se consideran los portadores primarios de esta manifestación cultural reconocida a nivel mundial.

Los cantos de trabajo del llano se practican y se escuchan en Colombia, en la región de los Llanos Orientales, que comprende los departamentos de Arauca, Casanare, Meta y Vichada, y en Venezuela, en los Llanos Centro Occidentales, en los estados de Portuguesa, Cojedes, Barinas, Guárico y Apure.

La región binacional la constituyen algo más de 500 mil kilómetros cuadrados. En esta extensión se adaptaron vacunos y equinos, junto con otras especies de animales domésticos, allegados con la presencia europea a partir del siglo XVI y constituyeron la base de una economía pastoril acondicionada a las condiciones geomorfológicas y ambientales del lugar.

Carácter urgente

La importancia de esta candidatura radica en la posibilidad de visibilizar y salvaguardar una expresión cultural que tanto en Colombia como en Venezuela se ha visto progresivamente afectada por procesos económicos y sociales en la región.

Esta s causas han generado cambios en la vocación pecuaria y en el uso de la tierra, al igual que de los patrones culturales básicos de la vida tradicional del Llano. Estos cambios han debilitado sensiblemente los Cantos de Trabajo de llano al modificar el universo cultural llanero, dando lugar a un lento proceso de desmemoria y abandono.

Buscar su salvaguardia urgente desde una propuesta binacional pretende poner en marcha medidas de protección que integren más a la comunidad de los dos países portadora de la manifestación.

FOTO COLPRENSA
FOTO COLPRENSA

Trabajo en conjunto

A través de una agenda conjunta entre el Ministerio de Cultura de Colombia y el Centro de Diversidad Cultural de Venezuela se dio paso a esta postulación. Sin embargo, en cada país, la participación comunitaria fue fundamental en la construcción de las estrategias de salvaguardia que acompañan el expediente que se remitió a la Unesco.

En Colombia, entre 2011 y 2015, durante la elaboración del Plan Especial de Salvaguardia, PES, y del expediente de nominación ante la Unesco, se desarrollaron varias actividades de la mano con la población llanera: seis foros en los que participaron portadores, instituciones y actores regionales, tres talleres de cartografía social, más de 60 entrevistas a portadores, cuatro espacios de socialización de los productos audiovisuales que acompañan el Expediente, involucrando un número muy significativo de portadores, comunidades interesadas y actores locales.

La manifestación ‘Cantos de Trabajo de Llano’ fue incluida en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial del ámbito nacional colombiano desde 2014.

Su Plan Especial de Salvaguardia, PES, que también se aprobó en 2014, tiene en cuenta a sus portadores, quienes están desapareciendo, al igual que el sentido original de los cantos, que los ligaba a una forma de vida y de sustento. Los espacios de trasmisión oral y los oficios característicos de esta manifestación, están debilitándose en razón de la transformación acelerada que enfrenta el territorio llanero.

En Venezuela, durante el periodo de 2008 y 2013, los portadores provenientes de numerosas comunidades localizadas en los Llanos Centro Occidentales, participaron activamente en diversas ediciones anuales del Foro Permanente de la Diversidad Cultural, aportando sus saberes en 12 Mesas Técnicas sobre identidad llanera y en entrevistas editadas en 6 programas audiovisuales titulados Maestros de Tradición, región Los Llanos.

En Colombia y Venezuela, se realizaron seis talleres de valoración patrimonial en los que, de manera colectiva y bajo un enfoque participativo, reflexivo e incluyente, se construyó todo el proceso de nominación, la metodología de trabajo y la validación de los contenidos finales que se incorporaron al expediente. Los resultados recogen, entre otros, sus amenazas y riesgos, la identificación de propuestas de solución, y el establecimiento de compromisos para la salvaguardia.

COLPRENSA
COLPRENSA

Siete años de gestión

Durante los últimos siete años se han gestionado ocho manifestaciones culturales colombianas declaradas por la Unesco como patrimonio de la humanidad durante el periodo 2010-2017: ‘Fiestas de San Francisco de Asís o San Pacho’ en Quibdó’ (2012); ‘He Yaia Keti Oka, el conocimiento tradicional (Jaguares de Yuruparí) para el manejo de los grupos indígenas del río Pirá Paraná’ (2011); ‘Músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico sur de Colombia’ (2010) y el ‘Sistema Normativo wayúu aplicado por el palabrero Putchipu’ui’ (2010), incluidas en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; ‘el Paisaje Cultural Cafetero’ (2011) y ‘el Qhapaq Ñan o Sistema Vial Andino’ (2014), incluidas en la Lista de Patrimonio Mundial, y ‘la música vallenata tradicional del Magdalena Grande’ (2015) y ‘Cantos de trabajo de llano colombo venezolanos’ (2017) que se ubicaron en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial en necesidad de salvaguardia Urgente.

En 2015 la provincia de Esmeraldas, en Ecuador, se sumó a la manifestación ‘Músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico sur de Colombia’, convirtiéndose en la primera declaratoria de carácter Binacional.

En la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, también se encuentran: Puerto, fortalezas y conjunto de monumentos de Cartagena, en 1984; el Parque Nacional Los Katíos, en 1994, el Centro Histórico de Santa Cruz de Mompox, en 1995; el Parque Arqueológico de San Agustín, en 1995; el Parque Arqueológico de Tierradentro, en 1995, y el Santuario de Fauna y Flora de Malpelo, en 2006.

Adicionalmente, en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, están: el Carnaval de Barranquilla, en 2008; el Espacio Cultural de San Basilio de Palenque, en 2008; el Carnaval de Negros y Blancos, en 2009, y las Procesiones de Semana Santa en Popayán, en 2009.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección