Alcolirykoz cumple una cita con la historia del rap

  • Alcolirykoz, de Aranjuez en Medellín, lleva más de una década luchando por hacer rap colombiano de una manera honesta y orgánica. Foto: Cortesía Carnaval Fest
    Alcolirykoz, de Aranjuez en Medellín, lleva más de una década luchando por hacer rap colombiano de una manera honesta y orgánica. Foto: Cortesía Carnaval Fest
Valeria Murcia Valdés | Publicado el 10 de agosto de 2018

El rap que vio la luz en las calles de Aranjuez ha sabido escurrirse, viajar lejos y colarse en los oídos de rockeros y punkeros hasta seducir a los escépticos del género. Alcolirykoz, un grupo con más de diez años de historia, todavía tiene centenas de historias por contar.

No les preocupa la popularidad, siguen viviendo en el barrio donde aprendieron a rapear con astucia y han procurado defender los legados que les permitieron ser quienes son hoy. Llenos de agradecimiento, los Ninjazz colaboraron con artistas como Rulaz Plazco y La Etnnia en su último álbum, Servicios Ambulatorioz.

Gambeta, Kaztro y Fa-zeta han conseguido una mezcla proporcionada de emociones que surge canción tras canción en el álbum. Sus letras se mantuvieron ingeniosas, sus beats novedosos y su sentido de realidad fue agudo, como de costumbre.

Protagonizaron la serie web del Canal Trece ‘Alcolirykoz – Una deuda con la historia’, una producción de seis capítulos que exploró cada tema de Servicios Ambulatorioz (2017) con la compañía de algunos de los parceros que han seguido de cerca la carrera de la banda. Se presentaron esta semana en la Plaza Gardel y hoy tomarán el escenario nuevamente para celebrar la Feria de las Flores en el Carnaval Fest.

El Colombiano habló con Gambeta sobre la serie documental, Servicios Ambulatorioz y cómo su rap ha transformado sus entornos:

¿Cómo fue la experiencia con la serie web que hicieron junto a Canal Trece?

“Ha sido de las experiencias más bonitas que hemos tenido últimamente porque sentimos que hacía falta un documental así. Hay mucha historia en Colombia y en el rap, pero no está contada. Si vos vas a hacer una historia del hip hop, tienes que ir a preguntarle a algunas personas, porque creo que ni siquiera hay oficialmente un documental que hable del rap colombiano o que hable de ciertas bandas importantes. Entonces sentíamos que había que empezar por algo y es una manera de seguir contándole a la gente la historia del rap de otra manera”.

Entrando al álbum Servicios Ambulatorioz, en Intro ustedes expresan que su responsabilidad con el arte es como la de un padre con un hijo, dan lo mejor y por eso le exigen, ¿cómo es la disciplina de Alcolirykoz en cuanto a su arte?

“Hemos tratado de ser muy autocríticos con lo que hacemos porque es la manera de no entregar cualquier cosa al azar. Somos conscientes de lo que decimos porque no queremos que haya arrepentimiento, una canción es para toda la vida. Por eso nos preocupamos por ser muy estríctos con lo que hacemos. Entre Kaztro y yo nos corregimos y nos hacemos aportes para mejorar la letra. Llevamos ya bastante tiempo haciendo lo que hacemos y queremos entregar lo mejor”.

“Es difícil ser leyenda en un país sin memoria”, dicen en Los Sospechosos de Siempre junto a La Etnnia. ¿Cuáles son esas leyendas de su carrera?

“A nivel nacional está Rulaz Plazco, uno de los pioneros del rap en el país. Él es de los más vieja guardia, de los que más lleva tiempo en esto y de los que empezó con La Etnnia de Bogotá. Él fue un pilar para nosotros cuando empezamos haciendo rap aquí en Medellín, tenía el estilo y la identidad que nos gustaba. Se le pueden unir grupos que trabajaron con él como Tribu Omerta y La Zorra. Creo que para mí esos son los que más han influido en la construcción de Alcolirykoz y los respetamos mucho por lo que hicieron en su momento”.

Tuvieron dos fechas completamente llenas en marzo en el Auditorio Lumiere de Bogotá. Lo interesante es que allí hubo gente que nunca en su vida se había conectado con el rap y ustedes fueron esa conexión...

“¿Sabés que es lo más bacano de eso? A mi me parece que ha sido un proceso natural, como que uno no lo busca, porque si uno tratara de buscarlo no lo logra. La gente se pone a crear estrategias y prefabricar cosas con la música, pero a lo mejor hay que dejarlas que surjan solas. Yo creo que el público que se ha alcanzado por fuera del rap, como la gente que escucha rock u otros géneros, o los que llegaron al rap hace poco y se enamoraron de Alcolírykoz es que eso de dio de una manera muy natural. Nosotros lo que sí hicimos intencionalmente fue no cerrar el rap, nunca lo hicimos pensando que era sólo para raperos. Sólo quisimos que las temáticas fueran más universales sin dejar de ser nosotros y sin dejar de contar lo que queríamos. Creo que terminamos viendo que la gente encuentra en Alcolirykoz letras o temáticas que no encuentra en otros géneros. No sólo en nosotros, sino que el rap en general tiene una libertad que no encontrás en otros géneros. Ahora todo el mundo anda preocupado por YouTube, por las vistas, por los fans, por likes, por resultados, ¿si me entendés? La gente percibe lo que nosotros hacemos con naturalidad y cuando escuchan música honesta, no son ajenos a ella. Eso hace que ahora el público sea tan diverso en los conciertos”.

El beat de Tararea tuvo una influencia interesante que partió de una canción muy conocida de house, ¿cómo ha sido para ustedes ese proceso de abrir el sonido a otros géneros?

“Nosotros nunca le ocultamos a la gente lo que escuchamos, al contrario. Yo creo que nosotros siempre andamos diciendo las referencias o de dónde viene todo lo que hacemos: de los boleros, de la salsa vieja, del jazz, del soul, del house (como ese de Modjo) y así. Es una manera de que la gente no se cierre a escuchar rap solamente, sino que vea que hay música muy tesa de la que uno se alimenta y con la que nos criamos. Es un poco una manera para devolverle a esa música que escuchamos desde hace muchos años”.

¿Siente que Aranjuez ha cambiado a raíz de lo que han logrado el rap y Alcolirykoz?

“Así no todo el mundo sea cantante o artista en Aranjuez, hay gente que es muy melómana y no creo que sea el único barrio en Medellín así. Hay manes que pasan en sus carros con música a todo volumen, ves gente salir a la esquina con bafles a escuchar música, así que la música es una parte fundamental de la vida en un barrio como Aranjuez. Lo que pasa es que cuando llegó Alcolirykoz la gente no se esperaba que eso pasara. Es como cuando un futbolista es profesional y salió de tu barrio, que vos hablás de él como “Uy ese pelao estudió conmigo”, así se volvió Alcolirykoz en Aranjuez. Los pelaos que viven acá llegan y sienten un orgullo al decir “yo vivo allá y vengo de allá”. Los mismos manes de por acá, los que cruzan el barrio, los buenos y los malos, todo el mundo sabe de Alcolirykoz. Pasas por ahí y te dicen “hey parce, ¿cuándo me vas a pasar un disquito?”. En Aranjuez se sabe que hay una historia ahí y que llevamos una bandera del barrio”.

Y ¿alguna vez han liderado una iniciativa de formación de rap en la ciudad?

“No, la verdad es que no. Sabemos que ya hay mucha gente haciéndolo en la ciudad, no sólo en Aranjuez sino en otras comunas, y por eso ponernos nosotros a hacer eso es más leña mal monte. No sentiríamos que haríamos demasiado. Lo que hacemos es tener cercanía con la gente, demostrarle que la escuela de nosotros es lo que hacemos. De cierta manera nosotros también somos de la escuela de los raperos que se criaron y aprendieron todo en la calle. No es que esa sea la mejor manera, pero nos gusta que también siga haciendo así. Eso es algo empírico de los raperos, que la calle siga siendo un sitio de encuentro y que la persona siga aprendiendo de lo que escucha, de lo que ve y lo que vive. Nos parece bacano que existan las dos cosas, tanto el que enseña grafiti y poesía del rap en un salón, como los que aprenden en la calle con sus amigos como nosotros”.

Ustedes proclamaron que Servicios Ambulatorioz era un disco que tenía una deuda con la historia, ¿cómo sienten que se ha saldado esa deuda?

“En realidad nos parecía muy importante aclararle a todas las generaciones, bien sea la vieja o la de ahora, que hay que ser agradecido con la gente que estuvo primero que uno y con la que hizo lo que estamos haciendo ahora pero hace muchos años y en épocas más difíciles. Ellos no tenían esa tecnología y quizá no tenían tanto apoyo. Fueron esos manes los que sembraron eso en nosotros y surgimos de todo lo que hicieron. Por eso pensamos que teníamos una deuda con la historia porque le pagamos tributo a cosas del pasado que sentíamos que debíamos decirle a la gente, como que esos grupos existieron. Así hace una hora no supieran cómo se llamaban, ahora lo saben porque nosotros se los contamos. La conclusión es que Colombia es un país muy desmemoriado, muy dado a no reconocer a sus ídolos o a las personas que han hecho cosas importantes. Al contrario, van renovando y renovando sin pensar en los que quedaron atrás. Eso era lo que definía la línea de Servicios Ambulatorioz”.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección