Omara Portuondo, Sencillamente

  • FOTO JAIME PÉREZ
    FOTO JAIME PÉREZ
Ronal Castañeda | Publicado el 23 de junio de 2018
en definitiva

Luego de tres años, Portuondo vuelve a Medellín a hacer un concierto sinfónico. Es una oportunidad para escuchar a una de las voces cubanas más importantes de la actualidad.

Todos la estaban pasando bien. El director de orquesta con la batuta retaba a los 65 músicos: llevar los tiempos, ritmos y el repertorio de corrido de Omara Portuondo. Los primeros eran precisos y había que resolver cualquier duda compositiva de forma rápida. En el ensayo el director Gonzalo Ospina reía, los músicos reían, el pianista cubano Roberto Fonseca reía. Omara reía también.

Parecía que en lugar de intrepretar un instrumento estuvieran bailando; al fin y al cabo era el encuentro de dos países que tienen en común el son y el bolero. Roberto Fonseca, quien la ha acompañado por más de 15 años, sabía que no importaba la cantidad sino la calidad. “Es más necesaria la conexión entre los músicos y la cantante. Son muchos más colores”.

Entró a la sala con sandalias, balaca y algo de maquillaje –siempre ha cuidado de llevarlo–. Su paso era lento y débil, sujeto al brazo del otro. A sus 87 años su fuerza la concentraba en su garganta y su voz envolvía la sala con facilidad. Era un parlante humano, un amplificador clásico, un gramófono con el sonido del mar Caribe.

Hace tres años también Fonseca la acompañó en Medellín, pero en realidad lo ha hecho por más de 15 años, desde 2002 que se unieron para un concierto en el Tokio
Jazz
Festival.

“Es una de las cantantes más importantes que tiene el mundo. Cada vez que toco con ella, aprendo mucho”, dice. También los músicos lo siguen: es el pianista y entrena con la flauta traversa y afina unos compases desajustados.

La mujer de Cuba

“Siempre que te pregunto/ qué cómo, cuándo y dónde,/ tú siempre me respondes:/ quizás, quizás, quizás...”.

A Portuondo la conocieron en el resto del mundo por temas como Lágrimas negras y Amor de mis amores, que cantaba con la orquesta Buena Vista Social Club.

Todavía las interpreta y en esas estaba en el ensayo con la Filarmed en la sala de Oviedo. Jóvenes y adultos curiosiaban y se quedaban al escuchar ese sonido clásico del son cubano.

Muchas de las canciones que hacen parte de su repertorio fueron en algún momento tocadas por otros compositores, especialmente la Orquesta Aragón en los 70 y Buena Vista a finales de los 90.

Sin embargo, en las últimas dos décadas se ha destacado su trabajo como solista, con el acompañamiento del pianista de afro-jazz Roberto Fonseca y otros jóvenes músicos cubanos.

En el ensayo preparatorio de su concierto en Medellín, Fonseca siguió a su lado y pasó lo de siempre: mientras ella canta, él la mira atentamente, le tararea con la voz, le marca los tiempos y le ayuda con algunas entradas. Es con la admiración de quien ve la voz de la experiencia.

“Ella es un símbolo de Cuba, es cubanía”, dice. Los músicos miraban a la reina, ella le confíaba la voz a su pianista. Le cantaba a él que, a su vez, le tocaba a ella.

Al director de la orquesta, Gonzalo Ospina, se le veía igualmente emocionado cada que terminaba un tema. Se volteaba y le hacía una venia. “Es una leyenda viva. Mientras más años tiene mejor canta”, contaba antes de encontrarla en el segundo día de ensayo.

La artista comenzó su carrera musical a los 15 años, y parece que a sus 87 años aún no termina. Omara Portuondo, la novia del filin, la voz de Cuba, se escucha otra vez en Medellín.

Contexto de la Noticia

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección