Súmele una librería a Medellín

  • La inauguración de la librería Fernando del Paso es esta tarde, en un evento que incluye una conferencia magistral sobre los orígenes del Fondo con el historiador mexicano Javier Garciadiego. También habrá música con los sonidos mexicanos. FOTO santiago mesa
    La inauguración de la librería Fernando del Paso es esta tarde, en un evento que incluye una conferencia magistral sobre los orígenes del Fondo con el historiador mexicano Javier Garciadiego. También habrá música con los sonidos mexicanos. FOTO santiago mesa
Por mónica quintero restrepo | Publicado el 06 de septiembre de 2018
en definitiva

Desde hoy empieza a funcionar en la Biblioteca Pública Piloto la librería del Fondo de Cultura Económico. Es un convenio que además incluye más propuestas para la agenda cultural.

Hay un nuevo lugar para los libros en la ciudad desde esta tarde, cuando sean las seis y se inaugure justo a la entrada de la Biblioteca Pública Piloto, hablando de historia y escuchando un mariachi. Se llama Fernando del Paso, como el escritor y dibujante mexicano.

Y tiene mucho de México. Es la segunda librería en Colombia del Fondo de Cultura Económica (FCE), esa institución editorial del país manito que, según se describen ellos, edita, produce, comercializa y promueve obras de la cultura universal. La primera está en Bogotá.

La segunda se trata de una alianza entre el Fondo y la Biblioteca Pública Piloto. “Una que va a conjugar –dice Shirley Zuluaga, directora de la biblioteca– una apuesta para enriquecer las agendas de la ciudad y los programas en torno a temas de bibliotecas, librerías y del sector del libro en general”.

El funcionamiento

La alianza busca, precisa Shirley, seguir esos principios misionales de las dos organizaciones, como garantizar el acceso a los derechos culturales.

El marco general se firmó en septiembre de 2017 y se materializa, precisa Shirley, en un contrato de concesión del espacio y unos contratos con una periodicidad que será determinada por las dos partes. Además, por ejemplo, un porcentaje de las ventas de los libros será para una bolsa de recursos para organizar agendas comunes y públicas.

Porque Shirley comenta que si bien lo que se ve como acción física es la librería, lo más importante de esta conversación entre el fondo y la Piloto va más allá del lugar: se trata de enriquecer la agenda de la ciudad.

Lo fundamental, entonces, son los contenidos, en tanto la biblioteca, con su renovación física que espera ponerse en funcionamiento en octubre, tiene como intención un fortalecimiento de estos.

Según la directora, el convenio es vital en ese sentido para la biblioteca, que ahora le apuesta a un plan estratégico para seguir siendo epicentro cultural, de pensamiento e ideas, que también custodia la memoria y el patrimonio a través de sus colecciones. “Un espacio para el aprendizaje y la cocreación”.

José Carreño Carlón, director general del FCE, explica que funcionará como sus otras librerías y centro culturales, incluso los de México: “La misión no es hacer dinero, en el sentido de buscar beneficios para alguna de las partes. Son sociedades para cumplir una misión que está en la historia del Fondo: la formación lectora, que circule la obra de nuestros autores. No competimos con las demás editoriales”. Hace énfasis en que la biblioteca tendrá una librería plural, conectada con el sistema de librerías del Fondo. “La característica es propiciar la circulación de los bienes culturales de los países”.

El proyecto

No es la primera vez del FCE en Medellín. “Los vínculos que unen a la editorial con la capital antioqueña son mucho más fuertes y añejos de lo que la mayoría pensará”, dice Álvaro Velarca, gerente de la filial en Colombia. Fue la única sede en el país hasta 1975. Los primeros libros del sello, añade José Carreño, llegaron a través de la ciudad. Aquí se instaló la primera distribuidora y estuvo dos décadas. Luego se fue a Bogotá.

Ahora que vuelven con la librería, Shirley explica que hay varios sueños y retos que se cumplen con esta alianza.

El primero es que “abrir una librería como esta en la ciudad es un hecho histórico, que se suma a otros que han pasado con instituciones públicas y privadas para trabajar en lo que el Dane determinó al inicio de este año y es que somos una de las urbes más lectoras del país. Abrir más escenarios fortalece esa ruta de construcción que le apuesta a los procesos culturales”.

El segundo es que entre los objetivos de las dos instituciones públicas tienen programas para proporcionar el libre acceso a distintas informaciones, a través del rescate, la difusión y en algunos casos el acercamiento a temas relacionados con las identidades locales y regionales. Eso lo hacen, entre otros, con los fondos editoriales que tienen.

El tercero es que al compartir agendas comunes con procesos de promoción de lectura pueden sumar de manera colaborativa, incluso con otras librerías, actividades en procesos de talleres de poesía, de escritura, de fortalecimiento de concursos. Proyectos en general, indica Shirley, de promoción. “Materializar una programación mucho más rica en propuestas para todo el universo del libro”.

La alianza además tiene el propósito de traer a Medellín parte del calendario expositivo que el Fondo tiene en Bogotá, en el centro cultural García Márquez. En eso también hace énfasis Carreño: que vengan los autores de diversos países, que vayan colombianos, ser lugar de diálogo entre editores, autores y lectores. Un espacio para encontrarse, en general, alrededor de los libros. De la cultura.

Contexto de la Noticia

Paréntesis hay quienes no están convencidos

Desde que se anunció la alianza, algunos libreros se preocuparon, porque dicen que afectará a las librerías de la ciudad, sobre todo las cercanas. Esto, como lo explica Gloria Melo, de Al pie de la letra, por los precios y las promociones que maneja el Fondo. Por eso les pidieron una competencia leal. Ella dice que si hay más librerías, claro que es positivo, pero “si todos respetan y cumplen las normas”. Sobre el tema, Shirley Zuluaga señaló que se han hecho dos reuniones con ellos para explicar que se trata de hacer un trabajo conjunto y que estén todos en la misma ruta: fortalecer el sector. Entre los compromisos está la revisión de las buenas prácticas y que haya una comunicación clara cuando, por ejemplo, se trate de hacer descuentos. Para Shirley ha pasado algo bueno y es la reflexión conjunta que están haciendo. “Queremos que esta alianza venga a fortalecernos, con cabida para muchos proyectos”.

Mónica Quintero Restrepo

Es periodista porque le gusta escribir. A veces intenta con la ficción, y hasta con los poemas, y entonces se llama Camila Avril. Le gusta la literatura, el teatro, el arte y las historias. Es periodista de Cultura de El Colombiano. También estudió Hermenéutica Literaria.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección