Yimmi hace más grande la dinastía Chará

  • FOTO Juan Antonio Sánchez
    FOTO Juan Antonio Sánchez
Wilson Díaz Sánchez | Publicado el 20 de diciembre de 2015
24

años tiene Yimmi Chará, quien nació en Cali el 2 de abril de 1991.

4

clubes suma en su carrera: Centauros, Tolima, Monterrey y Atlético Nacional.

23

partidos ha disputado este mediocampista en la actual Liga Águila-2.

2.022

minutos suma Chará con los verdes; siempre ha sido titular en el equipo de Rueda.

5

goles acumula Yimmi con el verde. Con la Selección tiene dos convocatorias.

El América de Cali lo descartó “por chiquito”. A Nacional también se presentó cuando tenía 12 años, pero no tuvo cabida en las divisiones menores. Yimmi Javier Chará Zamora, sin embargo, nunca se rindió. Detrás de su figura menuda se esconde una férrea personalidad, un hombre de convicciones, guerrero y luchador.

Quería ser futbolista como sus hermanos mayores, Luis Felipe y Diego Ferney, y echó mano de las enseñanzas que recibió de su mamá, Graciela Zamora, una matrona que, además de apoyarlos en el deporte que ama, les inculcó disciplina y temple.

Cuentan que a Graciela su papá la llevaba al estadio todos los fines de semana y que luego se enamoró de un jugador aficionado, llamado Yimmi, con quien tendría tres hijos que hoy son su orgullo y adoración. Ella, sin abundancia económica, les inculcó valores, los educó y los proyectó como ciudadanos de bien en el barrio Floralia, a la entrada a Cali.

La dinastía despuntó con los triunfos de Luis Felipe (34 años) en Cali y Nacional, y actualmente vinculado a Águilas Doradas; continuó con Diego (29), reciente campeón con el Portland en la MLS y ahora se enorgullece por el gran momento de Yimmi (24) con Atlético Nacional.

Un trío que, además de buen fútbol y goles, ha puesto un sello especial con su exótico peinado de trenzas.

Personalidad firme

Yimmi tenía 15 años cuando llegó al club Boca Juniors de Cali, luego de superar las decepciones en América y Nacional. Allí lo recibió el técnico Alejandro Guerrero, hoy en día asistente en Universitario de Popayán.

Este formador señala que el muchacho no medía más de 1,60 metros y con su peinado de corte alto, sin las trenzas que empezó a lucir a los 17, era uno más del grupo.

Pero en poco tiempo y apoyado en su talento empezó a marcar diferencia en los torneos de la Liga, en los que fue goleador. Y en las selecciones juveniles del Valle del Cauca, hasta debutar en la segunda división con Centauros de Villavicencio, ciudad en la que terminó el bachillerato de manera acelerada.

“Siempre dio muestras de liderazgo en el grupo”, relata Alejandro, quien recuerda que en un enero de 2008 lo sorprendió con una llamada para pedirle, en nombre del grupo, que le bajara la intensidad al trabajo. “Estábamos preparando la Copa de las Américas que ganamos. Al día siguiente le agradecí la sugerencia porque lo hizo con respeto y altura, como son todas sus actuaciones”.

Tolima, el trampolín

Tras actuar en algunos partidos de la Primera B con el técnico Eduardo Cruz, y de recibir el apoyo de Alejandro Guerrero que era asistente y orientaba la Sub-18, el paso siguiente de Yimmi fue el Tolima, en el que tuvo al comienzo pocas oportunidades con Hernán Torres.

Jorge Luis Bernal, que tenía para el ataque a Robín Ramírez y Andrés Andrade, valoró sus condiciones. “Fue ganando confianza con sus pases y goles; es muy técnico y por eso siempre he preferido que juegue adelante y no en primera línea de volantes como alguna vez lo vi en la Selección Colombia”.

Bernal rememora y dice que en 2012 le dio la oportunidad de actuar, así los directivos quisieran que fogueara más a otro muchacho.

En un partido ante el Real Cartagena comprobó que tenía razón por la demostración de habilidad, rapidez e inteligencia de juego.

“En Tolima era algo introvertido y calladito, pero muy juicioso y trabajador”, añadió Bernal sobre el menor de la familia Chará Zamora.

Así comenzó la carrera de Yimmi que, tras jugar una temporada con el Monterrey mexicano, cumplió el sueño de vestir el uniforme de Nacional. Y a diferencia del pasado cuando él pidió una oportunidad, esta vez la afición y el cuerpo técnico lo pidieron como refuerzo, una misión que cumple con autoridad.

Contexto de la Noticia

Wilson Díaz Sánchez

Comunicador social periodista de la U. de A. Sigo el fútbol profesional y aficionado, la gimnasia, el voleibol y las otras disciplinas del ciclo olímpico. Redactor de El Colombiano

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
  • 1