¿El talentoso se extingue en el fútbol colombiano?

  • Ese número 10 identificó a los creativos. Lo llevó Carlos Valderrama, uno de los estandartes del fútbol colombiano como hombre talentoso. FOTO colprensa
    Ese número 10 identificó a los creativos. Lo llevó Carlos Valderrama, uno de los estandartes del fútbol colombiano como hombre talentoso. FOTO colprensa
Publicado el 29 de marzo de 2018
2

volantes creativos, en promedio, tienen los clubes colombianos.

en definitiva

La transformación del futbolista colombiano va de la mano de la aplicación de esquemas defensivos que emplean los tecnicos para conseguir resultados en detrimento del espectáculo.

El fútbol evoluciona a pasos tan grandes que el jugador técnico y talentoso le está dando paso al de fuerza y velocidad (más atleta).

Y así como han cambiado las reglas, los torneos y la inversión económica, factores que hacen parte de este deporte, también se modifican las características de los jugadores.

El fútbol se volvió más exigente, señala Óscar Pareja, uno de los llamados virtuosos y quien fue ídolo y referente del Medellín en la década de los ochenta y hoy entrenador del Dallas F.C. de la MLS (Mayor League Soccer). Prevalece el jugador que cumpla diferentes funciones, no solo las de ser el hombre orquesta (el que distribuye el juego y brinda espectáculo para la tribuna) que, de a poco, va desapareciendo.

Los técnicos de hoy buscan aprovechar más el estado físico (velocidad, masa muscular y resistencia) que el talento en sus jugadores.

“Se eligen más los que mejor físico tengan y sean más rápidos, porque la competencia es así, física”, explica Pareja y agrega quea esos atléticos no los supera sino el jugador bien talentoso, uno excepcional. Solo el jugador virtuoso supera estos dos recursos físicos. Lionel Messi, el argentino del Barcelona F.C., es un ejemplo”.

Para Hugo Castaño, técnico antioqueño, quien dirigió a Medellín y Envigado, existen ciertas variantes que obligan a los elencos a contar con jugadores que, en la cancha, cumplan labores de ataque y defensa (aquellos que se denominan de ida y vuelta) en detrimento del jugador con talento.

La gran diferencia del fútbol de hoy está en lo físico, expresa Hernán Darío Gómez, extécnico de Selección Colombia y hoy dirigiendo a Panamá que estará en el Mundial. “Los jugadores de hoy deben tener más entrega en una preparación más exigente”.

Esos son los futbolistas más apetecidos, tanto por técnicos formados en escuelas en las que predomina la filosofía de los sistemas tácticos (estrategias que se implementan para “parar” un equipo en el campo de juego) como por los empresarios de los equipos europeos.

El fútbol de hoy ha obligado a la mayoría de técnicos que dirigen en el país ha sacrificar jugadores habilidosos en pos de los resultados. Dos de los ejemplos más recientes y claros fueron el DIM de Juan José Peláez y el Once Caldas de Francisco Pacho Maturana, técnicos que siempre han predicado que los jugadores se deben divertir cuando están en la cancha.

Ambos practican el fútbol de posesión, bien jugado y en el que los habilidosos lideren sus equipos. No obstante, el afán de resultados no permite tiempo para interiorizar esas ideas. La mayoría de entrenadores en Colombia se han definido, primero por lo táctico y después por el talento.

Los pocos que se resisten a eso, han pagado las consecuencias como le sucedió a Alexis Mendoza en el duelo ante el Palmeiras de Brasil este jueves por Copa Libertadores. Mendoza también es de esos técnicos que pretende darle rienda suelta a los virtuosos antes que, el orden táctico, arriesgando a marcadores en contra (0-3).

“Los talentosos, casos Alejandro Brand, Carlos Valderrama, Luis Fernando Mosquera, Máyer Candelo, Néider Morantes y Giovanni Hernández, entre otros, ya se ven poco. Ahora los representantes de jugadores quieren que éstos cumplan más funciones de correr y marcar”, señala Castaño.

La mayoría de estrategas en Colombia optaron por pedirle a sus dirigidos mayor sacrificio y que su equipo tenga primero orden táctico. Es el caso de Ismael Rescalvo, con el Medellín, que, por ejemplo, ubica a Andrés Ricaurte, un creativo, en la primera línea de volantes y le exige que arme la “figura” (esquema táctico defensivo) cuando no se tenga el balón.

Igual sucede con el técnico de Atlético Nacional, Jorge Almirón, quien le pide a Macnelly Torres, que en los partidos de visitante juegue retrasado y colaborando en funciones de marca.

La tendencia se repite en el resto de los equipos, y no existe un solo entrenador que no le exija sacrificio a sus jugadores de talento, como sucedía antes, y quienes lo hacen, pagan las consecuencias con resultados adversos.

Analistas consultados coinciden en que los entrenadores de hoy hablan más de futbolistas de área a área, es decir de los que van de defensa a ataque y viceversa. El volante 10, como se conoce al elegante en el manejo del balón, el que tiene buena tenencia, hace pases gol y se desgasta poco físicamente, no es el más solicitado en Europa.

Por eso, Juan Fernando Quintero, uno de esos casos de virtuosos con el balón, no pegó en el fútbol europeo. Allí jugó para el Porto de Portugal dos años y luego no tuvo mercado en otra liga de ese continente.

Según Peláez, la pretensión es contar con elementos que físicamente estén muy bien preparados, gusta más el “correlón que el pensador y talentoso”.

En definitiva, las necesidades del fútbol moderno obligan a que los jugadores creativos se amolden a unas condiciones distintas. Y así, de a poco, como dice Peláez, se va transformando y extinguiendo como sucede en la liga colombiana.

Contexto de la Noticia

A FAVOR Jugadores de ida y vuelta

Es muy importante tener jugadores completos, que pueden desempeñar diferentes funciones y se convierten en verdadera solución para los técnicos.

Se ubican en cualquier posición y dan una respuesta rápida en la cancha. Son una mezcla de talento y de derroche físico.

EN CONTRA Escasean los talentosos

Los jugadores que brindan espectáculo, gracias a sus genialidades, son relegados. Hoy, empiezan a faltar aquellos que con su creatividad saben definir un partido, colocar el balón en el sitio preciso, hacen del balompié algo sencillo por sus gambetas y facilidad para conducir el balón.

Versatilidad

La evolución del juego, según el analista Juan José Peláez, obliga a que un futbolista cumpla en varias posiciones. Los grandes equipos manejan sistemas en los que el técnico puede cambiar la forma de jugar sin necesidad de sustituir a un jugador. Si asume que puede rendir en varios puestos será más requerido y su exposición será mayor. Arturo Vidal, jugador chileno, inició como central. Hoy, de volante, juega en cualquier posición.

Sacrificio

No todos los jugadores están obligados a marcar, pero las condiciones modernas de este juego exige que lo hagan, advierte el analista Javier Álvarez. Cualquiera sea la posición en la que se desempeñen deben apoyar en labores defensivas. El talentoso no solo debe jugar en ataque, también tiene la obligación de ayudar en situaciones de marca y acoplarse a lo que exige el juego para no ser reemplazado.

Entender

El futbolista no solo debe tener talento y un excelente comportamiento, también saber leer un partido. Decidir bien, dar bien un pase, soportar la marca, manejar el ritmo y saber correr la cancha, manifiesta el técnico Luis F. Suárez. Esa clase de jugadores que entienden el juego, son los que gustan. Si hay talento y aprende a descifrar las distintas situaciones que ofrece un partido, el éxito está asegurado.

el juego

El Sao Paulo de Telé Santana, la Holanda de Rinus Michels, el Milan de Arrigo Sacchi y el Barcelona de Pep Guardiola, entre otros famosos técnicos internacionales, fueron equipos que se construyeron desde la concepción de que el colectivo (juego en equipo), ayudado de individualidades, maximiza las condiciones de cualquier expresión futbolística. El fútbol es un juego de equipo y las estrellas resaltan.

Primero el colectivo

Aprender a marcar, a tocar el balón, a moverse, a decidir bien, se consigue en la formación; pero, con el paso de los años, cada uno debe corregir los defectos para ser un jugador completo. Así lo advierte el extécnico Hugo Castaño. No debe existir más eso de “no soy derecho”, “solo puedo jugar en esta posición”. El buen jugador de fútbol se adapta a las condiciones. El jugador que no crece, se estanca, apunta.

Evolución táctica

Brasil y Argentina han sido tradicionalmente dos escuelas de fútbol en Suramérica, en las cuales han crecido grandes y talentosos jugadores, como Pelé, Maradona, sus dos referentes principales. Nunca supieron lo que era marcar, estaban para crear y dar espectáculo. Hoy, estos países también han cambiado y sus jugadores ya realizan diferentes funciones.

La Transformación en suramérica

“En lo personal, veo que sí existe una diferencia entre generaciones de jugadores. Primero, los que vienen de una escuela más vieja con entrenadores que le daban prioridad al juego con más impulso, intuición, creatividad. Y la otra generación, más cercana al presente, que piensa por aspectos más dinámicos, trabajando duro y que le apuesta al aspecto físico como una herramienta. Se vuelven muy atletas. En Brasil, no obstante, y por ser un país tan grande (8,5 millones de kilómetros cuadrados) también es posible identificar las escuelas de formación por regiones. Todo depende del técnico, hay unos que les gusta talentosos y otros que se van por el de fuerza y mayor físico. Esas diferencias no los hacen mejores o peores jugadores, solo con características diferentes, todo depende de como cada club quiera jugar al fútbol”, dice Leticia, analista ESPN Brasil.

En brasil hay 2 tendencias

“En Argentina suele pasar que cuando surgen talentos, muchos técnicos los emplean en una función de ida y vuelta, desluciéndolos porque, con ese ritmo en un partido, se les cansa y, entonces, cuando tienen la pelota, llegan con menos energía para pensar bien en la jugada que elaborarán. Y cuando sí pueden destacarse, gracias a su creatividad, duran poco en nuestro fútbol pues se rinden a una tentadora oferta de afuera y se van. Este fenómeno frena su progresión en el exterior pues, por lo general, terminan cambiando de club con rapidez o regresan al país. También sucede que esos talentos se tengan que adaptar a las exigencias del fútbol moderno que requiere de jugadores con múltiples funciones, menos vistosos. En las inferiores de muchos equipos se los prepara para esa función, que es de mayor exigencia física”, cuenta Lucas Casteran, analista argentino del diario Olé.

OPINIóN Hoy las exigencias son diferentes

Hernán Darío Herrera
Técnico
“El fútbol de hoy requiere otras cosas. No es lo ideal, pero parece que las exigencias, especialmente en Europa, pasan más por el tema físico que por el talento. El jugador dotado técnicamente, pero que no responde físicamente, no gusta. Me encanta el talentoso y en el caso de Nacional, donde laboro, también trabajamos el aspecto de la intensidad física”.
Juan José Peláez
Técnico y analista de fútbol
“Los jugadores talentosos no se han perdido, solo que no aparecen ya tanto como antes. Sufren una transformación. Los que se sepan amoldar a las exigiencias del fútbol de hoy, seguirán, ya que muchos entrenadores se van por el jugador que piense menos y corra más, que cumplan las dos funciones. El balompié de hoy es atacar con todo y defender con todo”.
Luis Fernando Suárez
Técnico de la Equidad
“El talento no se puede desperdiciar, pero hay que acoplarlo a la realidad del fútbol actual que es muy exigente en la parte física. Ahora se busca talla y que sean jugadores que respondan a varias funciones en el equipo. Ya no se ve tanto ese jugador que solo cumple la función de apenas atacar, de crear; ahora, también, le toca ayudar en marca”.
Javier Álvarez
Técnico antioqueño
“Muy pocos equipos se dan el lujo de tener jugadores que solo cumplan una función. Tal vez el Barcelona, con Lionel Messi, que es único, pero aún así, el fútbol es colectivo. Ahora se busca que sean polifacéticos, que puedan cumplir varias funciones. Elementos que sean muy creativos, pero también tengan su cuota de sacrificio cuando lo necesite el equipo”.

Protagonista De Talentosos, creativos y figuras escasea el fútbol nuestro

Image
Carlos Valderrama
Volante samario
Uno de los grandes volantes del fútbol colombiano. Se destacaba por entregar de primera el balón.
Image
Néider Morantes
Volante paisa
Inició su carrera en Nacional y fue figura en los equipos que jugó. Especialista en la gambeta corta.
Image
Alex Escobar
Volante valluno
Se destacó principalmente, en el América. Sabía ubicar el balón en espacios vacíos.
Image
Hernán D. Herrera
Volante paisa
Su fútbol brillante lo exhibió desde muy joven,19 años. Muy habilidoso y rápido ante la marca.
Image
Giovanni Hernández
Volante valluno
Uno de los grandes volantes del fútbol colombiano. Se destacaba por entregar de primera el balón.
Image
Juan F. Quintero
Volante paisa
De los creativos que aún persisten. Un especialista en los cobros con pelota quieta. Con mucho talento.
Julio César Acosta Valencia

Comunicador social periodista UPB. Cubro deportes a motor

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS