Año de ensueño y retos cumplidos para Caterine

  • Caterine, la mejor deportista del año en Colombia. FOTO colprensa
    Caterine, la mejor deportista del año en Colombia. FOTO colprensa
Publicado el 19 de diciembre de 2018

Los años 2006 y 2018 han sido para la saltadora Caterine Ibargüen Mena definitivos en su carrera deportiva.

En el primero, su actuación en el Campeonato Mundial en pista cubierta de Moscú, donde no obtuvo buenos resultados, la dejó a punto del retiro del atletismo pues, en ese momento, se llenó de dudas sobre sus condiciones.

Algo muy parecido vivió en el inicio de este 2018, cuando volvió a sentir ese mismo impulso y estuvo a punto de tirar la toalla, tras un 2017 complicado en el que, al decir de ella, no se le dieron las cosas que había proyectado a pesar de haber sido subcampeona mundial del salto triple.

En ambos episodios, Caterine encontró una fórmula salvadora. En 2006 optó por un cambio radical en su vida: se radicó en Puerto Rico, empezó a estudiar Enfermería y hasta cambió de cuerpo técnico, dándole el manejo de su carrera al entrenador cubano Ubaldo Duany.

Este no solo la hizo cambiar de modalidad, pues hasta ese momento Caterine se había dedicado al salto alto, sino que se convirtió en su sombra y consejero y faro para alcanzar sus sueños deportivos.

En el arranque de la campaña de 2018, la atleta antioqueña pensaba en su retiro definitivo, luego de sufrir bullying por haber perdido su hegemonía en la Liga de Diamante, en la que fue tercera y quedar subcampeona mundial del salto triple, corona que, en el 2017, fue para la venezolana Yulimar Rojas.

Tras estar en su casa, sin hablar con nadie, pero con la insistencia del entrenador isleño que la buscó para reanimarla e impulsarla a que volviera a entrenar, Caterine reaccionó y volvió a ser esa aguerrida deportista que no se da por vencida tan fácilmente.

Tomó un nuevo envión y retornó a los entrenamientos para cumplir la mejor de sus temporadas: ganó 12 de las 14 competencias que tuvo y no solo en triple, pues incursionó con éxito en el largo y recibió el premio como la Atleta del año, por la Federación Internacional de Atletismo.

“El 2018 fue de retos, de saber si de verdad era buena para lo que hago, un año para atreverme y buscar más allá de lo que hacía y así lo planificó mi profe. Sin importar nada, trabajé con tantas fuerzas y no me esperaba ser la Deportista del Año, porque en la nominación había atletas de otras modalidades, por eso al escuchar mi nombre la sensación fue increíble, y este 2018 lo catalogo como el año de retos cumplidos y sueños realizados”, dijo al hablar de su elección como la mejor deportista del país, según el Comité Olímpico Colombiano (COC).

Más tranquila y feliz con los reconocimientos (Acord Antioquia, Federación Colombiana de Atletismo, Iaaf, COC y Acord Antioquia), Caterine ya se ha proyectado y quiere retirarse de las competencias tras los Olímpicos de Tokio-2020, donde buscará el oro en ambos saltos, defendiendo ante todo el primer lugar de Río de Janeiro, con la tranquilidad de hacer parte de la historia dorada del atletismo mundial

Contexto de la Noticia

Luz Élida Molina Marín

Periodista de la Universidad del Quindío. Cuyabra hasta los huesos y mamá de un milagro llamado Mariana, amante de la salsa y apasionada por el deporte.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS