Colombia, cielos abiertos para la aventura

Por Oswaldo Bustamante E. | Publicado el 01 de marzo de 2015

Récord de vuelo de Cali a Santa fe

Horacio Llorens ha sido cinco veces campeón mundial de parapente acro. Su palmarés es tan grande que imprimiéndolo necesita cinco hojas oficio, porque desde 2001 asombra al mundo con acrobacias en el aire.

Tiene 33 años y es oriundo de Madrid, España. En 2009 batió el récord mundial de infinity tumbling (la maniobra más extrema de este deporte), realizando 281 vueltas consecutivas, luego de saltar de un helicóptero a 5.300 metros de altura frente a las cumbres más altas del Himalaya, en Nepal.

En 2008 Thomas de Dorlodot se convirtió en el primer piloto de parapente en volar sobre Machu Picchu. Al año siguiente, implantó la marca mundial de distancia en un vuelo de Bruselas a Estambul.

Tom fue el piloto más joven en competir en 2007 en el Red Bull X-Alps y de ahí en adelante se ha dedicado a viajar por el mundo en busca de nuevas aventuras, desde el ángulo de parapente. “Mi filosofía de vida es: ¡al diablo! vamos a hacerlo”, cuenta este aventurero oriundo de Bruselas y de 30 años.

Ellos, acompañados por Álex Villa, un antioqueño que desde niño siempre soñó con volar y jugaba con las figuras que dejaban las nubes cada vez que iba a la finca de sus abuelos invirtieron seis días en la travesía de 404 kilómetros por Colombia en vuelo vivac, que consiste en recorrer largas distancias volando o caminando sin utilizar otro transporte.

Los tres viajaron de Cali a Santa Fe de Antioquia utilizando las alas de sus parapentes y la energía de sus pies para soportar entre 15 y 20 kilos de equipaje sobre sus hombros. De esos 404 kilómetros que emplearon para cubrir el recorrido, volaron 356 y caminaron 48, es decir, que el 88% del trayecto fue en vuelo y el 12% restante caminando. En ello, los tres invirtieron 20 horas de vuelo.

“Es un registro interesante y récord para el país”, cuenta Álex, quien recientemente hizo un trayecto Medellín-Cali, con otra marca nacional.

Thomas, un especialista en vuelos vivac y tiene experiencia en travesías aéreas, como la que celebró al cruzar Nueva Zelanda, de norte a sur, al volar el 60% de un trayecto de casi 1.000 kms, da fe de las garantías de los cielos colombianos.

“Fue un vuelo sensacional. Vengo cruzando casi todo el planeta hace ocho años y puedo decir que aquí superé la meta de los 7 mil metros volando y comprobé que Colombia es una mina para volar, sus cielos tienen gran potencial gracias a las buenas condiciones con las que se puede volar”.

Dos marcas de vuelo en cielo paisa

Una cosa es volar solo y otra, muy distinta, hacerlo en compañía “cargando” a alguien.

Pues en esa aventura se enfrascaron cuatro parapentistas antioqueños aprovechando la temporada de buenos vientos que tiene el país por esta época para realizar vuelos antes intentados pero jamás finalizados con éxito.

Dos pilotos lo hicieron en solitario (monoplazas), dos más en pareja (tándem). Y, ambos casos, con cierre triunfal.

“Siempre hemos tenido la idea de hacer vuelos largos, inicialmente pensamos en ir de Medellín a Manizales en vuelos de placer, lo hemos intentado, pero se nos dio esa posibilidad gracias al buen clima que ha imperado”, cuenta Felipe Arboleda -Palustre-, uno de los protagonistas de esta aventura.

Los otros son Gustavo Monsalve -Tom Sawyer- y Héctor Hugo Flórez -el Flori-, quien realizó el viaje llevando consigo a Jadisson Peña, el más novato del grupo.

Partieron de San Félix, pasaron por Armenia Mantequilla, Bolombolo, Jardín, Riosucio y terminaron en un punto llamado Bonafont, pequeño corregimiento caldense.

“Volar en cross es sensacional y si tenemos un objetivo -récord-, de por medio, mejor. Supimos aprovechar esta época del año en que hay buenas condiciones: buen sol y vientos térmicos no fuertes”, apunta Monsalve.

Y aunque los registros del vuelo en los gps de estos pilotos ya están en poder de la Federación Colombiana de Deportes Aéreos para su certificación como récord en Antioquia, la satisfacción es grande.

Palustre y Tom Sawyer volaron 108.8 kilómetros en línea recta (todo el recorrido fue de 147 kms); emplearon 5 horas y 28 minutos, y surcaron los cielos desde los 500 metros distante del piso hasta los 3.150 metros de altitud. La marca en Colombia es de 162 kilómetros, logrado en el valle de Roldanillo hace tres años.

Flórez y Jadisson recorrieron un poco menos -100.8 kilómetros-, terminando en Supía pero, aún así, es registro nacional como vuelo biplaza.

“Volamos hasta que las condiciones del clima fueron favorables. De no ser así hubiéramos seguido hasta Risaralda”, cuenta el Flori, quien años atrás ostentó el título de mejor parapentista del país. La idea es seguir haciendo vuelos largos, estableciendo rutas e imponiendo récords.

“Igual, fomentar los vuelos entre amigos, disfrutarlos”, agrega Felipe, quien ya tiene entre ceja y ceja su próximo reto: llegar a Pereira.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS