Jossimar tiene más motivaciones para el 2020

  • Jossimar Calvo, gimnasta colombiano con posibilidades de podio en Tokio si continúa su proyección. FOTO archivo ec
    Jossimar Calvo, gimnasta colombiano con posibilidades de podio en Tokio si continúa su proyección. FOTO archivo ec
Por Wilson Díaz Sánchez | Publicado el 22 de marzo de 2018
espere mañana

Éider Arévalo Truque tiene por delante dos años de arduo trabajo para cumplir el objetivo que se trazó luego del título mundial en Londrés, en 2017. El marchista llegará a Tokio con 27 años.

Compitió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro-2016 con un tobillo roto y aún así logró la décima casilla en el concurso completo de la gimnasia artística.

Jossimar Calvo Moreno supo de su lesión meses antes del certamen, después de hacerse una resonancia magnética. Los médicos le dijeron que necesitaba cirugía y que el tiempo de recuperación no le alcanzaba para ir a Brasil.

Pero él, que apenas tenía 21 años de edad, no quiso renunciar al sueño por el que había luchado toda la vida. Era su debut olímpico y estaba dispuesto a todo por cumplirlo, como en efecto lo hizo, a pesar de los dolores que soportó durante los entrenamientos y las competencias.

Solo su mamá (Nora Moreno) y su entrenador (Jairo Ruiz) saben de los sacrificios que hizo el cucuteño para no dejarse arrebatar del infortunio ese honor que se había ganado a pulso.

En Brasil se comprobó la fortaleza de este muchacho que creció en un barrio popular de la capital nortesantandereana bajo el abrigo de su mamá, una mujer luchadora que lo sacó adelante en el deporte y la vida, y que fue testigo de la actuación de su hijo gracias a la invitación de una empresa patrocinadora.

EL COLOMBIANO habló con este campeón, quien evocó esos días agridulces y se refirió a sus nuevas metas. Ahora, a los 23 años, después de ser la figura de los Juegos Bolivarianos de 2017 en Santa Marta (ganó cinco oros y una plata) y próximo a ser papá, su mira está puesta en Tokio-2020, donde prepara su revancha, así la actuación en Río lo haya dejado satisfecho.

Jossimar, ¿cómo ha iniciado esta nueva temporada?

“Este es un año especial porque hay competencias fundamentales para el desarrollo de la gimnasia artística. Tenemos el Pacific Rim a finales de abril en Medellín, luego vienen los Juegos Suramericanos en Bolivia, los Juegos Centroamericanos de Barranquilla, la Copa Mundo de Hungría, el Mundial en Catar y el Campeonato Nacional en Melgar, en el que aún no sé si voy a participar”.

Hay pocas copas del mundo en el calendario, ¿por qué?

“Eso sí me sorprendió, pues ya han pasado varias este año. Nosotros solo tenemos registrada la de Hungría, en septiembre, de resto todas son competencias con el equipo nacional”.

¿El apoyo sigue bien, siente que lo están respaldando?

“Sí claro, estoy contento y agradecido con el apoyo de Coldeportes, del Comité Olímpico Colombiano y de la Federación. Buscamos que cada vez haya más respaldo no solo para mí, sino para los compañeros. La idea es que los gimnastas de los otros departamentos y de la Selección que vienen trabajando duro y con esfuerzo tengan su oportunidad de representar al país y cumplir sus metas”.

Noto mucha solidaridad en usted con sus colegas...

“A todos nos encanta llevar la vocería de Colombia, nos sentimos orgullosos de portar la bandera tricolor, y para eso se requiere acompañamiento y recursos. Quisiera que a las copas del mundo no vayan uno o dos, sino todo el equipo incluyendo a las mujeres. Para eso nos esforzamos y creo que el proceso se va dando de a poco. El objetivo final es ir con todo el equipo a los Juegos Olímpicos, ese es un anhelo general, de ahí que la participación en el Mundial sea tan importante porque ahí se logra la clasificación”.

Ya han estado cerca de lograrlo, falta muy poco...

“Queremos aprovechar la primera oportunidad, pero para eso el grupo debe estar consolidado, con un trabajo fuerte y estable para sacar los resultados. De la pasada Olimpiada estuvimos una casilla debajo para entrar al repechaje. En este ciclo que empieza aspiramos a una mejor labor”.

¿Siente que los jóvenes van bien o se están quedando?

“A nivel general van por muy buen camino. En Norte de Santander se llevan bien todas las categorías y la gente es dedicada. La idea es subir el nivel, se trabaja en el proceso de elementos nuevos para implementar rutinas, vamos bien y los avances se notan. Toca ver en otros departamentos y eso se podrá comprobar en el Torneo Nacional”.

Volvamos a Río de Janiero-2016, un capítulo que seguramente ya superó...

“Ahora estoy muy bien, lo sucedido allá fue una gran experiencia, quedé contento con la actuación, al igual que muchas personas. Las expectativas son grandes para ir a Tokio por mejores dividendos. Para eso me esfuerzo, estoy dedicado, poniéndole más ganas al trabajo. El tema de la lesión quedó superado, pues antes tenía dudas si iba a quedar bien. La operación fue un éxito, estoy óptimo de salud. No hay lesiones, solo aparecen molestias normales, pero nada de gravedad”.

¿En qué influyó ese problema para su rendimiento?

“Había bajado en poco el nivel en salto y suelo porque no podía forzar el pie, me tocó bajar la dificultad, no toleraba mucho los impactos. Ya ha pasado un año y medio de la cirugía y todo marcha excelente. Ahora trabajo estos aparatos para estar en mejor nivel y tener un rendimiento completo”.

¿Cuál fue la etapa más dura en ese proceso?

“Antes de la operación fue complicado para mí. Yo entrenaba y me dolía la extremidad, no sabía qué tenía. A principios de 2016 me hice una resonancia y salió que era rotura de ligamento en el pie, y el médico me dijo que la Olimpiada estaba cerca, que hiciera terapia, fortalecimiento, para que aguantara y que al regreso me operara. Me tocaba soportar los dolores durante competencias y entrenamientos y a veces me desanimaba mucho. Los resultados fueron los que me ayudaron a mantenerme en pie y cuando terminaron los Olímpicos descansé, tocaba empezar la recuperación y ser cuidadoso. Pero ya pasó y estoy muy bien de todo, muy animado”.

¿Por qué guardó tanto silencio, pues pocos sabían de los problemas físicos que usted presentaba?

“Estaban enterados los médicos de Coldeportes y el Comité Olímpico, a quienes les había dicho que las molestias iban en aumento. Me dijeron que pusiera de mi parte hasta el final y así cumplí mi sueño”.

¿Qué piensa cuando le mencionan Tokio-2020?

“Es otra meta, otro objetivo poder estar allá. Sería un éxito, me gustaría ir con todo el equipo nacional porque es algo que hemos buscado juntos. A nivel personal, quisiera llegar con mejor nivel al de Río-2016. Tener más nombre, más peso y reconocimiento, y en lo competitivo, superar la marca que hice en esa olimpiada (88,915 puntos en la general individual, luego de hacer 14.933 en barra fija, 14.833 en salto, 14.433 en anillas, 15.366 en paralelas, 14.700 en arzones y 14.650 en suelo. Paralelas fue el aparato en que más cerca estuvo de meterse a las finales)”.

Tengo entendido que pronto será papá, ¿cómo vive esta experiencia?

“Muy feliz, estoy con mi pareja (Ginna Zambrano, abogada), la persona con la que paso la mayor parte del tiempo desde hace dos años. Viene en camino una bebé (Valeria) y eso hace que yo sea una persona más centrada y responsable, porque estoy conformando un hogar. Ya no se mira para uno solo, sino para la familia, para la gente que la integra. A lo deportivo hay que sumarle otras responsabilidades, organizar para que todo esté bien en casa, en armonía, que todo funcione, que haya apoyo. Estoy dichoso por el próximo nacimiento de mi hija”.

Es joven y ya va sentir todo lo que encierra y exige la paternidad...

“Quizás muchos dirán que es apresurado o que no fue planeado, pero no fue así. Todo estaba en los cálculos de los dos. Yo quería una hija, viene en camino y estoy ansioso. Hay que mirar la vida desde otra perspectiva, viene una motivación más. Una persona que me va inspirar más”.

¿Cómo va la universidad?

“Estoy terminando el octavo semestre de Educación Física en la U. de Pamplona. Voy retomando los estudios, juicioso, aspiro a no parar este año, me falta poco para terminar, para llegar a la meta. Trabajo fuerte en mi deporte, echando para adelante con la academia y enfocado en el hogar”.

Y con el profesor Jairo Ruiz, ¿cómo va todo el proceso de preparación?

“Excelente. Aspirando a que este año sea muy bueno, maravilloso para todos y que al final estemos contentos, que se cumplan las metas. El 2017 fue muy positivo y la idea es que cada temporada sea mejor”.

Contexto de la Noticia

OPINIóN este año se inicia el clasificatorio

Image
Juan navor Medina
Presidente de la Federación
La prioridad de Jossimar Calvo es el ciclo olímpico de Tokio, a donde aspiramos lograr una medalla con él. Este año son importantes los Juegos Suramericano y los Centroamericanos y del Caribe. También está el Mundial de Catar, en octubre, donde comenzará la fase clasificatoria para la Olimpiada. En principio el equipo nacional debe ubicarse entre los 24 primeros, porque luego de las opciones se van a reducir. La Federación tiene la intención de enviar los equipos masculino y femenino, estamos trabajando en eso”.
Wilson Díaz Sánchez

Comunicador social periodista de la U. de A. Sigo el fútbol profesional y aficionado, la gimnasia, el voleibol y las otras disciplinas del ciclo olímpico. Redactor de El Colombiano

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS