“Nunca me rindo hasta lograr mis metas”

  • Leidy Solís dice que además de alcanzar sus metas, quiere dejar un legado en las pesas. FOTO EFE
    Leidy Solís dice que además de alcanzar sus metas, quiere dejar un legado en las pesas. FOTO EFE
Publicado el 19 de marzo de 2018
espere mañana

La boxeadora Ingrit Valencia no para en su preparación con miras a estar en Tokio 2020. Tras ser medallista en Río dejó el anonimato y ahora disfruta al ser ejemplo para las nuevas caras.

Leidy Yessenia Solís Arboleda expresa que la palabra “rendirse” jamás ha pasado por su mente, aunque por su rostro hayan rodado lágrimas de dolor debido a los obstáculos que se le han presentado en el camino. Hasta ahora, todos los ha superado.

Las lesiones de columna, rodilla y antebrazo no han mermado su voluntad, disciplina, perseverancia y fe, cualidades que la han alimentado para mantener la fuerza mental y física que se requiere para montarse a una tarima y levantar, de un solo envión, más de 105 kilos.

Su récord personal, en la división de los 69 kilogramos, está en 253 kilos -suma de la modalidad del arranque y dos tiempos- y advierte que se esmera para superarlo. Además, confiesa, tiene en la mira, la única presea que aún no reposa en su palmarés, la de oro en unos Juegos Olímpicos.

“Solo estoy enfocada en los Juegos de Tokio-2020”, expresa, sin vacilar, la deportista tulueña, quien en diciembre pasado en Anaheim, Estados Unidos, logró una de sus metas por las que luchó en sus 16 años de carrera deportiva.

Conquistó por primera vez la medalla de oro mundial. Sus lágrimas en el podio hicieron llorar a medio país, al recordar que seis años atrás, cuando estaba en embarazo, el vidrio de una ventana que se rompió se le incrustó en su mano izquierda, accidente que por poco la aleja del deporte.

“Verla ganar en Anaheim fue motivo de orgullo. Es ejemplo de superación, es aguerrida, luchadora. Siempre quiere más. Con la experiencia adquirida está para cosas más grandes, sobre todo en Tokio”, dice sobre Leidy el entrenador de la Selección Colombia, Oswaldo Pinilla.

“Sería muy lindo que ella también lograra ganar en Olímpicos. Es una niña valiente, responsable y juiciosa, con ganas de salir adelante. Hay que ser cautos porque aún falta mucho tiempo y allí tendrá duras rivales, entre ellas las chinas, pero condiciones sí tiene”, comenta la expesista María Isabel Urrutia, la primer medallista de oro de Colombia en unos Olímpicos (Sídney-2000) y de un Mundial de halterofilia (Budapest-1990).

En charla con EL COLOMBIANO, Leidy no ocultó su satisfacción al saber todos los elogios hacia ella, y manifestó que esto la llena de mayor motivación para continuar luchando por sus propósitos.

Si esperó 16 años para ser campeona mundial, ¿cree que en sus terceros Olímpicos pueda conseguirlo?

“Claro que sí, porque considero que tengo las capacidades físicas y mentales para lograr el anhelado oro”.

Y más con la presea de plata que le otorgaron ocho años después de las justas de Pekín-2008 tras la descalificación de las medallistas por usar sustancias prohibidas...

“La ilusión de ganar oro en Olímpicos está intacta. Frente a ese caso, pienso que es lo justo. La vida siempre te va a premiar por lo bueno que hagas y por el trabajo limpio. Cuando te esfuerzas sin ninguna trampa tu buena preparación se verá reflejada, sin sobrepasar a los demás con acciones sucias. La vida me ha premiado con cosas bonitas, que merece alguien que ha luchado por más de 16 años en el deporte. Esto que estoy viviendo Dios me lo tenía guardado. Ahora me entreno con mayor dedicación para poder dar lo mejor de mí en Tokio”.

¿Ahora se compite en igualdad de condiciones?

“El juego limpio es la verdadera razón del deporte, es la esencia de lo que hacemos. Creo que estamos pasando por un momento bueno porque ahora hay justicia, están saliendo a la luz quiénes son los verdaderos campeones y medallistas. Esperemos que esto siga mejorando y que la cara de la actividad atlética continúe cambiando para bien, que miles de jóvenes sigan el camino del deporte, porque más allá de un logro internacional este es el vehículo para que ocurran cosas buenas, entre ellas la paz”.

Es joven -28 años-, y dicen que a usted le da para estar en los Juegos de 2020 y en otros más...

“Todo a su debido tiempo, voy paso a paso. Hasta ahora mi mirada está puesta en Tokio, de ahí en adelante no sé qué pasará. Por el momento estoy aprovechando el día como si fuera el último, dando lo mejor de mí. Nosotros los atletas tenemos mucha competitividad, demasiados deportistas que están detrás y eso nos motiva para seguir luchando, dejar un legado. Se trata de vivir el momento, y si Dios tiene deparado que siga después de esos Juegos así será”.

¿Ve a otras atletas en el país con el talento para dejar huella como lo ha hecho usted?

“Hay un semillero importante, jóvenes súper talentosos, que a pesar de que la mayoría son de bajos recursos, tienen el deseo de salir adelante. La voluntad que poseen es imparable, es bonito verlos cómo se superan cada día y es motivo de orgullo poder ser un referente para ellos”.

¿Qué siente al saber que es un referente?

“Más que responsabilidad, me siento feliz al saber que algo bueno he hecho para que estos atletas quieran seguir los pasos que estoy recorriendo. Ser un ejemplo para otros es gratificante, me motiva a continuar trabajando fuerte para ser un espejo, para que se den cuenta que pese a las adversidades sí se pueden alcanzar las metas. En lindo ser fuente de inspiración”.

Es mamá y atleta de alto rendimiento, ¿cómo hace para hacer rendir tan bien el tiempo?

“Tengo la fortuna de contar con mi abuela -Benicia Arboleda-, porque cuando estoy en entrenamientos, mi hijo - Alan Matías- está al cuidado de ella. Esto me permite estar en total concentración, tranquilidad y disponibilidad para cumplir con las tareas de pesas en Cali. Ya cuando me dan los permisos, el fin de semana voy a Tuluá y aprovecho para poder estar con él. Es mi motor para seguir”.

Es un sacrificio grande...

“Yo no lo llamaría sacrificio, porque es algo que uno está haciendo para cumplir los sueños. Cuando realmente uno se somete a algo es para conseguir lo que quiere. Cada segundo que estoy entrenando o con mi hijo lo disfruto como si fuera el último porque sé que tarde o temprano recogeré lo frutos. No tengo una vida como la de muchas personas o jóvenes, pero sí he conseguido cosas que jamás imaginé, y todavía me siento con fuerza para lograr triunfos importantes para mi país, sobre todo en Tokio”.

Además porque es lo único que le falta, pues ya fue campeona en todos los eventos del ciclo olímpico...

“Sí, siempre quiero más. Sería grandioso lograrlo, además mi pensamiento está en superar mis marcas personales -tiene en el total 253 kilos-. Voy paso a paso”.

¿Qué ha sido los más duro para usted en este deporte?

“Indiscutiblemente dejar a mi hijo, aún es muy pequeño -tiene 6 años-. Vuelvo y repito que no lo veo como un sacrificio, lo hago por él, porque quiero darle lo mejor en un futuro. Sé que este esfuerzo seguirá dando recompensas”.

¿De ahí sus lágrimas en el primer cajón del podio en el Mundial de Anaheim, California, en diciembre pasado?

“Es que fue un motivo de felicidad, ya que venía buscando ese título desde hacía mucho tiempo, entrenando, combatiendo lesiones, dificultades... y al final lo logré. En esos momentos se resumieron muchos capítulos de mi vida, entendí que todo lo malo que pasé era necesario vivirlo para fortalecerme y demostrarme que sí podía superar malos momentos. Fueron lágrimas de alegría, de superación”.

Ante la adversidad, ¿a qué se aferra?

“Siempre busco la ayuda de Dios, la protección de él, es el centro de mi vida. Lo pongo delante de todas mis competiciones y proyectos. Es la clave de todo lo que me rodea”.

¿Cómo es su dieta para no bajar ni pasarse del peso que requiere para competir en la división de los 69 kilogramos?

“Es muy normal, tenemos al lado grandes profesionales que nos asesoran frente a ese tema. Me alimento muy sano, como lo que es necesario en el día, soy juiciosa para mantenerme en el peso indicado, aunque debo reconocer que de vez en cuando me como una hamburguesita (risas)”.

¿Es cierto que pensó en retirarse tras el accidente que tuvo durante el embarazo y que le produjo una grave lesión en el antebrazo?

“Jamás, nunca me rindo hasta lograr mis metas. Fue un momento difícil, pero siempre vi la posibilidad de recuperarme y alcanzar mejores resultados”.

¿Cómo se fortaleció para salir airosa de esta situación?

“Con la ayuda de Dios, él fue la clave de mi éxito, así como los médicos, familia, entrenadores y compañeros, quienes me brindaron todo su apoyo y sabiduría. De ahí mi frase de batalla: fuerza espiritual, energía positiva y el impulso que me brinda el Señor”.

¿Qué le dice Alan Matías?

“Es un niño muy inteligente, me admira mucho, me dice que soy la mejor. Él me motiva más”.

¿Eso quiere decir que hay Leidy Solís para rato?

“Yo creo que sí. Me siento muy contenta con lo que hago, de ahí parten las ganas de levantarse cada día buscando ser mejor. Es más, si volviera a nacer y me ofrecieran ser pesista, diría de inmediato que sí y con los ojos cerrados”.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? GRANDES RETOS de LEIDY ESTE AÑO

Leidy Solís tiene varios retos este año. Primero competirá en el Panamericano de pesas, categoría mayores, en Santo Domingo, República Dominicana (12-19 de mayo), clasificatorio a los Juegos Panamericanos de Lima-2019. Luego acudirá a los Juegos Suramericanos en Cochabamba, Bolivia (26 de mayo al 8 de junio). También estará en los Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla (19 de julio al 3 de agoto); mientras que cerrará la temporada con el Mundial en Asjabad, Turkmenistán, (24 de noviembre al 3 de diciembre).

Jheyner A. Durango Hurtado

Periodista del área de Deportes

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS