Favores, el mal que afecta votar en el Norte

  • Municipio de Bello, al norte del Valle de Aburrá. Foto: Jaime Pérez
    Municipio de Bello, al norte del Valle de Aburrá. Foto: Jaime Pérez
RONAL CASTAÑEDA | Publicado el 02 de marzo de 2018
Infografía
Elecciones al Congreso en Aburrá Norte, Antioquia

Qué ofrece y cuánto le doy. Como si se tratase de mercancía, el voto ciudadano se permuta según lo que ofrezcan los candidatos. Para analistas y líderes sociales, a pesar de que la región Aburrá Norte aporta una cantidad de votos, no existe una fuerte conciencia política ciudadana a la hora de votar.

Esta región tiene candidatos que han predominado durante varios periodos legislativos. Los votos del Centro Democrático -por ser lista cerrada- en las pasadas elecciones representaron el peso del expresidente Álvaro Uribe Vélez. En relación al Partido Liberal se mantiene el liderazgo de barones de la política como John Jairo Roldán o Mauricio Parodi. En su lugar, el Partido Conservador tiene dos grandes cartas que repiten candidatura: Germán Blanco y Olga Suárez Mira.

De los cuatro municipios de Aburrá Norte, Bello es el segundo con más cantidad de habitantes después de Medellín. Aporta una nada despreciable cantidad de sufragantes (tiene un potencial de votantes de 300.000). En esta ciudad ha ocurrido un fenómeno político electoral particular. Es de las pocas circunscripciones electorales donde ha ganado el voto en blanco en elecciones a Alcaldía y donde se ha movilizado la ciudadanía de cara a la recolección de firmas frente a la revocatoria del mandato en la Alcaldía.

Este municipio, en las últimas dos décadas ha sido manejado por la familia Suárez Mira, quienes han tenido constantes señalamientos y sucesivos pleitos judiciales en sus administraciones. Es el caso del pilar de esta casa política, el exsenador Óscar Suárez Mira, quien es investigado actualmente por enriquecimiento ilícito y está prófugo de la justicia. Aún así, su poder se mantiene: César Suárez Mira es el actual alcalde y Olga Suárez Mira vuelve a aspirar a una curul en el Senado, siendo hoy una de las favoritas.

Calma chicha

Vallas, pendones, afiches, volantes, pasacalles, camisetas, cachuchas, manillas, botones. Cada municipio regula la instalación de propaganda política en su jurisdicción. Entre Bello, Copacabana y Barbosa, este último podría ser un paraíso para cualquier publicista: en una calle había hasta seis pasacalles colgados, con cortinas de afiches y pendones a los lados. No hay ojo que alcance para tanto candidato.

Con todo, de vez en vez, en la propaganda aún late una figura con su mano en el corazón: Álvaro Uribe. A pesar de los reveses y triunfos de sus últimos años, su cacicazgo sigue siendo ineludible. Esto no es gratuito ya que el exalcalde Óscar Andrés Pérez, ha sido su mano derecha.

En Copacabana, por su parte, hay un fenómeno diferente. Jesús Antonio Foronda, asesor de capacitación en proyectos de la Unidad de Víctimas, cuenta que existen aproximadamente 500 víctimas desplazadas asentadas en el pueblo sin trabajo. “Como hay un gran porcentaje de desempleo, la gente le apuesta al mejor postor, al que más plata dé: unas bases empobrecidas son más susceptibles de influir”, anota.

¿El doctor cuándo volverá?

Lo complejo de esta situación es que entregar el voto es similar a la oferta que recibe el doctor Fausto con Mefistófeles cuando le vende su alma al diablo. Si se busca una concesión material y no una realización de políticas públicas, el voto termina entregándosele al mejor postor, y de paso se le vende la democracia al diablo.

En el ambiente se nota un común desencanto por los partidos y los candidatos a la hora de actuar. Para Gabriel Ángel Villa, habitante de Copacabana, “a los políticos les pasa como con las aves migratorias, vienen a buscar comida y luego se van”.

Según Foronda, el modus operandi tradicional es el contacto de los candidatos con los líderes para hacer la convocatoria. “La gaseosa, el roscón de mil, viene el líder local y ‘el jefe’. El candidato presenta su publicidad, habla de su programa y sus promesas, pide que lo apoyen y chao”.

Para Foronda no hay formación ni conciencia política. “Los congresistas y sus agentes compran la voluntad popular para explotar su necesidad”.

Por su parte, John Fernando Restrepo, decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Medellín, cuenta que desafortunadamente la cultura política en las regiones carece de formación. “La intensión de muchos electores es lo que recibe a cambio del voto”. Por tanto, apenas pasan las elecciones, hasta el más desprevenido ciudadano no puede evitar la pregunta: “Y el doctor, ¿cuándo volverá?” .

Contexto de la Noticia

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección