Elecciones: cuando los ataques opacan las ideas

  • ilustración Elena ospina
    ilustración Elena ospina
Por óscar andrés sánchez á. | Publicado el 11 de abril de 2018
en definitiva

El ataque personal, que hasta hace unas semanas era solo de sus seguidores, empezó a entrar en el discurso y publicaciones de los candidatos. Esta estrategia deslegitima el proceso electoral.

Entre los seguidores y posibles equipos no oficiales de las campañas hace rato hay cruce de descalificaciones, no a las propuestas de los candidatos sino a la persona. Y aunque los presidenciables se habían contenido, desde la semana pasada, después del debate en Barranquilla, los ánimos se caldearon.

De forma velada algunos empezaron a hacer eco de lo que circula en las cadenas, en las que cuestionan la corta trayectoria de Iván Duque, el pasado guerrillero de Gustavo Petro, el rol de negociador de Humberto De la Calle, la cercanía de Germán Vargas con el presidente Juan Manuel Santos y la “revolución serena” de Sergio Fajardo.

Esto se debe en parte, según Nury Astrid Gómez, politóloga y máster en Asesoramiento de Imagen de la U. Camilo José Cela (España), a que el componente principal de una campaña es la emoción, positiva o negativa. Agregó que tocar fibras sensibles de ciudadanos es táctica de estrategas, además de apelar al relato de héroes y villanos.

Que empiece la escena

En la campaña de Vargas, por ejemplo, publicaron un video en el que hay una puesta en escena entre dos candidatos. El primero le enrostra al otro su experiencia política, en contraste con el cargo de senador de su oponente. Al final, se refuerza la falta de autonomía del aspirante ficticio desprestigiado. Dos meses atrás el exvicepresidente calificó a Duque de “pollo”.

Casi al tiempo, el candidato Gustavo Petro publicó en Twitter un montaje en el que Duque se complacía con un supuesta alusión al paramilitarismo hecha por el cantante vallenato ‘Poncho’ Zuleta. Minutos después tuvo que borrar el trino, porque era un montaje, y pedir excusas.

Y esta semana, el Centro Democrático cuestionó que el candidato Humberto de la Calle “se centre en ataques sin argumentos válidos”, e hizo un llamado a formular propuestas sin agresiones, que es lo que esperan los ciudadanos.

Esto a raíz de que el exjefe negociador del Gobierno en Cuba, en un video, dijo que ‘Popeye’ venía actuando como vocero o propagandista de la campaña del uribismo y, por eso, le pedía a Duque y a Marta Lucía Ramírez que se pronunciaran al respecto.

Si bien Fajardo y Duque no han hecho ataques de este tipo, el primero sí se ha referido, en varias oportunidades, a candidatos corruptos o que representan los extremos. Por su parte, Duque no pierde oportunidad para decir que existe riesgo de que Colombia se convierta en Venezuela, si el país elige a la izquierda. Y en el debate en Barranquilla, trató de mentiroso a De la Calle.

Al candidato del uribismo también le tocó publicar un video con su peluquero, para que “certificara” que sus canas eran naturales, pues en redes sociales recibió críticas por la supuesta decoloración de su cabello para aparentar tener más años, lo que lo hacía ver como un candidato “postizo”.

Para Juan Carlos Gómez, docente de Comunicación Política de la U. de la Sabana, los ataques personales en los procesos electorales son “hábiles estrategias políticas que buscan la polarización de los ciudadanos”, quienes se ven forzados a tomar partido.

“Esa decisión está signada por propensión humana que la psicología y las ciencias del comportamiento denominan como empatía. Cuando observamos una confrontación, tomamos una posición a favor de quien consideramos es el bueno, o el más débil. Pierde el debate y gana la emocionalización de la política”.

Efectos en la democracia

Cuando la discusión no es sobre por qué eliminar o no las EPS, atajar o no la producción de hidrocarburos, modificar o no el sistema de justicia, hacer o no ajustes al Acuerdo con las Farc, acabar o no el Inpec, o seguir negociando igual o poner nuevas condiciones al Eln, se desfigura el debate.

Los ataques personales tienen por objetivo desdibujar al candidato frente a sus públicos y el imaginario de líderes perfectos, expresó la profesora Gómez. Agregó que la estrategia de “contraste” busca generar opinión, implantar hechos en el imaginario y crear memoria emocional que se revierte en la votación final.

“Ese relato llega a polarizar, a cambiar votación y adherir simpatizantes. Tendemos en Colombia a votar a quien es víctima de un villano poderoso (sin importar el lado ideológico en que se encuentra).

En contraste Liliana Gómez, doctora de la U. París 2 y y docente de Comunicación Política de la U. Sergio Arboleda, afirmó que esa estrategia no da votos, pero sí se los puede quitar a otros. Añadió que pierde el país, porque eso genera que los ciudadanos crean menos en la democracia y en las instituciones.

“Un posible ganador es el clientelismo, porque como menos gente quiere votar por ese descontento y desilusión, al final deben comprar menos votos y más baratos”.

Al respecto Eugenie Richard, doctora en Estudios Sociales y docente de la Maestría en Comunicación Política de la U. Externado, afirmó que es costumbre que el tono suba entre los candidatos cuanto más se acercan las elecciones. Sin embargo, advirtió que Colombia ha sufrido mucho de la polarización y esta táctica podría cansar al electorado y generar efectos perversos para los que atacan.

“Parte del electorado valora a los candidatos más moderados, como Fajardo, que le apuesta a no más polarización. Otros electores prefieren a los candidatos más enérgicos, que hablan con autoridad. Ven en ellos unos verdaderos jefes capaces de lidiar con los asuntos del estado con mano dura”.

Ataque o estrategia

No toda propaganda negativa o de contraste es un ataque personal. Las declaraciones o comportamientos públicos en el pasado o presente son las herramientas que tienen las campañas o candidatos para enaltecer su proyecto político o deslegitimar al oponente.

Alicia Peñaranda, experta en marketing del Centro de Análisis Político de la U. Eafit, explicó que el tiempo electoral es para escoger opciones y, en ese sentido, los candidatos deben mostrar sus cualidades y destacar defectos de los otros, como errores del pasado sobre temas políticos o contradicciones de ellos, de sus partidos y coequiperos.

Agregó que la campaña negativa es legítima en democracia en la medida en que no sea sucia, es decir, que respete la verdad.

¿Subirá más el tono?

Aún falta mes y medio de campaña y decenas de debates y quien más respetuoso se muestre, podría salir mejor librado. Hace cuatro años, una semana antes de la segunda vuelta, el candidato Óscar Iván Zuluaga se alteró en el debate de El Tiempo y City TV, y le dijo al candidato presidente Juan Manuel Santos: “con usted no se puede ser respetuoso”. Eso afectó su imagen.

Según Miguel Jaramillo, experto en Comunicación Política, apenas hay asomos de los enormes esfuerzos de propaganda negra que vienen, sin que se den controles, pues el principal escenario serán las redes sociales con base en contenidos falsos, montajes o versiones erradas. “El contraste de propuestas, lamentablemente confundido con la guerra sucia, es el gran ausente. Vendrá un lodazal y posteriores heridas para el ejercicio del nuevo gobierno”.

Aunque un presidente no actúa como el candidato, la forma de hacer la campaña da luces del posible estilo de Gobierno que viene en camino.

Contexto de la Noticia

radiografía la teoría de

Perelman, fue un filósofo belga de origen polaco (1912-1984) que creó la nueva retórica, una de las principales teorías sobre la argumentación del siglo XX. Según Alejandra Ramírez, docente de Análisis de los Discursos Políticos de la U. Javeriana, la política de pasillo se mueve por el dominio de las técnicas de la retórica; gana el que tenga un mejor uso de la palabra y logre persuadir a futuros votantes. “Para Perelman este ataque obedece a una falacia argumentativa denominada Ad hominem ofensivo, porque busca exaltar los sentimientos y los prejuicios, más allá de una argumentación clara y elocuente”.

Óscar Andrés Sánchez Á.

Politólogo de la Universidad Nacional, Periodista de la Universidad de Antioquia y maestrando en Gobierno de la Universidad de Medellín. Tratar de entender e interpretar el poder, un reto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección