De damiselas en peligro a protagonistas

  • House of Cards es protagonizada por Robin Wright, Big Little Lies por Nicole Kidman y Sharp Objects por Amy Adams y Patricia Clarkson. FOTO Netflix - HBO
    House of Cards es protagonizada por Robin Wright, Big Little Lies por Nicole Kidman y Sharp Objects por Amy Adams y Patricia Clarkson. FOTO Netflix - HBO
  • Amy AdamsSharp Objects
    Amy Adams
    Sharp Objects
  • Nicole KidmanBig Little Lies
    Nicole Kidman
    Big Little Lies
  • Patricia clarksonSharp Objects
    Patricia clarkson
    Sharp Objects
Por Valeria Murcia Valdés | Publicado el 23 de agosto de 2018
48

premios de 51 nominaciones ha recibido The Big Little Lies desde 2017.

en definitiva

Series como Sharp Objects y Big Little Lies están mostrando personajes femeninos que revierten los estereotipos, evidencian patologías y resignifican la debilidad de los personajes.

Camile Preaker lucha con sus demonios y se nota en las cicatrices de sus brazos y piernas. Arreglar y desaparecer son algunas de las palabras que esta mujer escribió con objetos cortantes sobre su piel. Son huellas de años que revelan sus miedos y duelos sin resolver, ella, que es apenas una periodista treintañera, protagonista de la nueva miniserie de HBO, Sharp Objects (Objetos filosos).

Preaker –interpretada por Amy Adams– tiene que cubrir la historia de un asesinato y una desaparición de dos niñas en Wind Gap, el pueblo donde creció y el que abandonó siendo muy joven. Se comunica poco o nada con su familia y, además de su historial de daño autoinfligido, es adicta al alcohol y le pesa su pasado. Ambos misterios se revelan un poco más con cada capítulo.

La trama está basada en el libro de la escritora norteamericana Gillian Flynn, con el mismo nombre de la serie. La autora también publicó Gone Girl (Perdida), una historia sobre una mujer que finje su secuestro para vengarse de su esposo. La novela se llevó al cine en 2014 y fue interpretada por Rosamund Pike.

La mujer de antes...

Los recuerdos que tienen algunas personas de series protagonizadas por mujeres hace diez o 15 años se remontan a comedias románticas como Sex and the City o Amas de Casa Desesperadas. “Han existido historias corales de mujeres que tratan de abordar ese universo de las mujeres a partir de sus interacciones sociales: cómo conciliar lo familiar de lo profesional y lo social”, comentó Jerónimo Rivera, docente e investigador de la Universidad de La Sabana.

Dichas producciones narraban el mundo desde la perspectiva estereotípica y rosa de las mujeres: de amigas y enemigas cuyos temas de conversación favoritos eran las citas, el trabajo, la moda, el sexo o sus problemas matrimoniales. No había muchos referentes de ellas en papeles protagónicos en géneros como el misterio y el suspenso en las series televisivas.

Eso ha cambiado. Producciones como Big Little Lies, de HBO, se atrevieron a partir de ese eje, si bien desde otro punto de vista. La serie aborda el complejo mundo de las relaciones entre las mujeres y lo que se dice (o se deja de decir) mientras se investiga un asesinato a su alrededor.

En ella, Celeste Wright –interpretada por la australiana Nicole Kidman– es víctima de abuso físico por parte de su esposo, pero lo oculta porque su matrimonio es envidiado por todo el pueblo.

Otra mujer, Jane Chapman –Shailene Woodly–, es una madre soltera muy joven que llega al pueblo para tratar de empezar de cero con su hijo, un niño concebido en una violación. Madeline MackenzieReese Witherspoon– es la mujer que conoce a todo el mundo y que parece tener todo en perfecto control después de haber pasado por un divorcio.

La producción entreteje las historias y muestra los verdaderos dramas detrás de sus comportamientos en sociedad. Estas narrativas corales, pues se expresan desde varios puntos de vista, permiten que no solo florezcan personajes fascinantes y profundos, sino actrices capaces de asumir el reto de interpretarlos.

Nicole Kidman había estado muy invisible en el cine, quizá muchos pensábamos que era el ocaso de una gran diva en los noventa. Aunque era la típica diva: la chica en apuros, la chica linda o la que está en peligro todo el tiempo”, comentó Diego Agudelo, crítico de cine y televisión.

“Este tipo de series le dan mucha más importancia a construir personajes de carácter, más profundos, que tienen complejidades que dificilmente un hombre podría exhibir porque finalmente la descricpción de ese mundo femenino muestra todas las aristas que puede tener en ese tipo de conflictos en el misterio”.

Luchas fuera de la pantalla

El espacio que ellas se han abierto a partir de las fuertes denuncias de acoso sexual en la industria demuestra una vez más que no son caras bonitas y objetos sexuales, que tienen mucho por expresar.

Se especuló mucho sobre qué pasaría con la serie House of Cards de Netflix después del escándalo de acoso en el que Kevin Spacey, su protagonista, estuvo involucrado, pero los realizadores de la serie decidieron soportarse en la figura del personaje de Claire Underwood –interpretada por Robin Wright– para ser el nuevo hilo conductor.

“Los productores del cine y la televisión quieren adherirse al progreso en materia de derechos humanos que ha experimentado el mundo en las últimas décadas, por lo cual es usual encontrar películas que desde sus temáticas en contra de la misoginia, el racismo o la homofobia sientan un precedente de mundo igualitario”, afirmó Rafael París, publicista y crítico de cine y televisión.

“Tal vez lo más interesante de estas series es cómo subvierten el ideal femenino de los norteamericanos conservadores, mostrando a las mujeres más allá del estereotipo del ama de casa, la madre, la bruja o la prostituta; más como seres humanos que luchan contra las etiquetas”, comentó.

En Sharp Objects, el personaje de Amy Adams debate contra un estereotipo social marcado y encarnado en su madre Adora CrellinPatricia Clarkson–. Se vuelve una intrusa no solo en su pueblo, sino en su mismo hogar, al ser tan diferente.

Además, este tipo de trabajos que mezclan el misterio y el drama le están apostando a utilizar patologías marcadas para describir a sus personajes como seres con fracturas que tienden a incomodar, como el sadomasoquismo o la automutilación.

“Estos rasgos autodestructivos son parte de los escollos que deben superar los personajes para ser como ellas quieren ser; son una especie de talón de Aquiles, de kriptonita, que les da profundidad y permite que nos podamos identificar con ellas, al reconocer total o parcialmente que sus debilidades se parecen a las nuestras”, contó París.

La oscuridad femenina

Más que mostrarlas como seres débiles, hay una necesidad por destacar las cualidades y los atributos inherentes a las mujeres.

“Hay que reconocer que hay unos patrones culturales asumidos por la mujer. Si eso se traduce en heroinas y en villanas con características de su género, puede llegar a ser un aporte muy positivo a lo narrativo. Antes se planteaban personajes de mujeres con patrones masculinos que se alejaban de su condición de feminidad”, dijo Jerónimo Rivera.

Encontrarse personajes tan particulares como Camille Preaker o Celeste Wright abre la puerta a que la audiencia siga buscando y consumiedo narrativas cada vez más distintas.

“Creo que el público está cansado de los héroes típicos que siempre eran hombres fuertes e inexpugnables que salían libres de todos los peligros”, comentó Agudelo. “En esa búsqueda de nuevas historias, las mujeres tienen esa ambivalencia: pueden parecer débiles, pero finalmente terminan siendo la fuerza de gravedad de las historias”.

Contexto de la Noticia

PROTAGONISTAS Detrás de la mente de Sharp Objects

Gillian Flynn
Periodista y escritora
Las novelas de Gillian Flynn dan cuenta de personajes femeninos complejos y con muchos problemas por resolver. La autora de Gone Girl (Perdida), Sharp Objects y Dark Places (Lugares Oscuros) ha conseguido que sus tres novelas se transformen en producciones audiovisuales muy exitosas. Flynn escribió el guion que adaptaba Gone Girl al cine, luego HBO transformó su primera novela en miniserie y Lugares Oscuros, protagonizada por Charlize Theron, se estrenó en 2015 en las salas de cine.
Valeria Murcia Valdés

Periodista que entiende mejor el mundo gracias a la música, que atrapa cada momento que puede a través de su lente fotográfico y a la que le fascina contar historias usando su voz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección