• 1
    Especiales

    Feria de las Flores

  • 1

Una fiebre con mucha a-tracción

  • FOTO esteban vanegas
    FOTO esteban vanegas
RONAL CASTAÑEDA | Publicado el 12 de agosto de 2018

Son los carros tupidos de racimos de plátano, bultos de naranja, papas o sacos de café. Son los clásicos del campo colombiano, por lo que su nombre era obvio: camperos. Se les conocía también como “mulas mecánicas”, por su laboriosa tarea para las fincas y la fuerza de su motor: su doble tracción los hacía un “todoterreno” que sobrepasaba las escarpadas estribaciones de las montañas colombianas. También se les conoce como jeeps, willys o yipaos.

La temática del 23 Desfile de Autos Clásicos y Antiguos era los camperos –se exhibieron 35 en total–, muchos de ellos referentes colombianos: Land Rover, Toyota Land Cruiser, Jeep, Suzuki, Nissan Patrol. Algunos con placas antiguas (más de 35 años de edad) y otros clásicos (mayores de 50).

(Lea aquí Postales de los Autos Clásicos y Antiguos que rodaron este sábado)

El Desfile fue precedido por 303 carros sobrevivientes, que superaron el trajín del tiempo, o fueron restaurados exitosamente, o porque fueron cuidados y conservados casi intactos, sin una restauración.

Gustavo García, por ejemplo, participó por primera vez en esta edición del Desfile con un Land Rover Santana que adquirió su familia hace un año. Es un 1970, 97 % original. La denominación Santana viene dado porque se fabricaba en una población española de ese nombre.

La particularidad de estos carros es que muchos eran de producción europea, por lo que había que traer repuestos de afuera. José González y su socio, Juan Manuel, participaron con un Land Rover serie 180 modelo 1950 que compraron en Bogotá hace siete años. Es un carro con un motor 1.600, de seis voltios con dinamo (el sistema de funcionamiento eléctrico antiguo), 100 % original. En su caso, la mayoría de los repuestos fueron traídos de Estados Unidos e Inglaterra, uno de los principales productores.

Pero había otras especies, muy populares y queridas por los amantes de cuatro ruedas. Fernando Jiménez, por ejemplo, vino de Bogotá con un Fiat Zastava modelo 77 –también conocidos como “topolinos” o “ratoncitos”–. Su padre se lo regaló en esa época para ir a la universidad, aunque de vez en cuando lo usa en una ocasión especial. “Son carros muy prácticos con capacidad para cinco personas. Hay italianos y checoslovacos”, comenta Jiménez.

Los carros antiguos y clásicos del Desfile contaron sus historias de origen y transportaron a Medellín a una época que se fue.

Contexto de la Noticia

Para saber más Tradición para la historia

·El primer Desfile de autos antiguos se hizo en el año 1996 y salió desde el Teatro Pablo Tobón Uribe. No tenía más de 60 participantes.

·Es un encuentro temático por lo que cada año hay nuevas propuestas automovilísticas. Ha habido temas como hot-rods, microcarros, el progreso y herencia sobre ruedas.

·Uno de los atractivos son los disfraces. El espectáculo es acompañado por atuendos y vestuarios a la usanza, que le dan un aire de época.

Ronal Castañeda

Periodista. Estudiante de maestría en Estudios y Creación Audiovisual.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección