• 1
    fondo_especiales

El trofeo más anhelado por los clubes de América

  • FOTO Q´HUBO MEDELLÍN
    FOTO Q´HUBO MEDELLÍN

  • 1 Atlético Nacional
  • 2 Copa Libertadores
  • 3 Fútbol
  • 4 Marisol Valdés Ángel

En 1960 nació el torneo más importante de clubes en el continente: la Copa Libertadores de América, conocida en ese entonces como Copa de Campeones de América.

El trofeo original fue hecho en varias piezas de plata 925 (la más pura) y diseñado imitando la figura de un balón, unido por una cinta donde se lee «Copa Libertadores». Aunque inicialmente esa cinta iba a albergar el nombre de los equipos ganadores. En la cúspide se observa la figura de un futbolista pateando el balón.

En 1959, el peruano Teófilo Salinas, miembro del Comité Ejecutivo de la Conmebol en representación de Perú, tuvo la tarea de buscar una copa para el torneo que iba a comenzar a disputarse el año siguiente. Así fue como la Platería Camusso, una de las joyerías más antiguas de Perú, donde trabajaba Alberto de Gásperi, un inmigrante italiano, fue escogida para hacer el trofeo. El italiano junto a un grupo de 12 artesanos de la joyería dieron vida al trofeo que pesa 12 kilos y mide 98 centímetros, de los cuales 63 son de plata 925 y 35 de madera de cedro.

En toda la historia del certamen, la copa ha sufrido varias modificaciones. En el trofeo inicial cada equipo ponía su placa, en oro, plata o bronce, a su gusto. En un comienzo, había siete columnas con lugar para tres campeones, que se disponían en forma vertical, pero luego de 1980, cuando Nacional de Uruguay ganó el torneo, fue necesario agrandar el pedestal con una fila nueva y se reubicaron las chapas que ya estaban. Posteriormente en 1987, comenzaron a agregarse las insignias en el borde del pedestal en forma horizontal. El primer equipo en colocar su placa allí fue Atlético Nacional, campeón en 1989.

El borde del pedestal se llenó en 1994; sin embargo, este siguió del mismo tamaño hasta 2004.

Restauración

La copa recién se renovó en 2004. No obstante, ese año cuando por segunda vez un equipo colombiano ganaba la Libertadores, el Once Caldas de Manizales, uno de sus jugadores, Herly Alcázar, dejó caer el trofeo, obligando su reparación. La Conmebol envió la copa a Chile para su restauración. Desde ese entonces las asas del trofeo son más grandes y el jugador en la punta que antes pateaba con la derecha ahora lo hace con la zurda.

Posteriormente, en 2009 las placas se renovaron para que todas fueran iguales, desde la primera hasta la última. En total, desde la de Peñarol de 1960, hasta la de River de 2015, son 56 ordenadas en filas de 9 y quedan 16 espacios, por lo que volverá a llenarse en 2031.

Al comienzo, cada placa tenía el año de edición, nombre del club y país ganador, así: “1960, Peñarol, (URU)”, pero desde la modificación de las insignias en 2009, ahora tienen año del triunfo, nombre del ganador, ciudad y país del equipo, con el escudo del club a la izquierda.

Comunicadora social-periodista de la U. Católica de Pereira, con experiencia en medios digitales. Me interesan los proyectos transmedia. Periodista en el ELCOLOMBIANO.COM.