• 1

    Especiales elcolombiano.com

    Mientras Medellín trata de desvanecer la huella de violencia con la tasa de homicidios más baja de los últimos treinta años, el hurto de motos va creciendo, con un aumento del 13% respecto al año anterior.

    Cada día 16 motocicletas son robadas en el Valle de Aburrá, la mayoría mientras el dueño desprevenido hace alguna vuelta y deja su moto parqueada en la calle. ¿Quién, cómo, dónde, con qué frecuencia y para qué se roban las motos en el Área Metropolitana? En este especial se lo contamos.

    Video

    Robo de una moto

    ¿Quiénes se roban las motos?

    Las bandas de crimen organizado implicadas en robo de motos
    Por: Nelson Matta Colorado

    Dos asesinatos en Medellín, perpetrados en los últimos tres años, tienen en común dos factores: el móvil fue el robo de una motocicleta de alta gama y los perpetradores habrían sido de la misma banda, conocida como “la Viña”.

    El primer caso sucedió el 26 de diciembre de 2013 y la víctima fue Daniel Alberto Areiza Gómez, un médico de 29 años asaltado y baleado en el barrio Colombia; el segundo ocurrió el pasado 4 de junio, en el barrio Los Alpes, cuando el ciudadano mexicano Jesús Estrada de la Rosa trató de evitar el robo que le estaban cometiendo a un motociclista, y recibió los disparos.

    Fuentes de la Fiscalía señalaron a EL COLOMBIANO que en ambos hechos participaron supuestos miembros de “la Viña”, una organización criminal con base en Manrique, que en los últimos tiempos ha incursionado en el hurto de motocicletas de alto cilindraje en distintos puntos del Valle de Aburrá.

    Aunque las cerca de 350 bandas de crimen organizado que delinquen en el área metropolitana se dedican a múltiples conductas ilegales (extorsión, sicariato, narcotráfico, usurpación de lotes, desplazamiento forzado, en otras), hay algunas que tienen una mayor participación en el negocio de las motos robadas, el “gemeleo” y el tráfico de sus partes y repuestos.

    Investigadores de la Policía Metropolitana y la Fiscalía Seccional de Medellín coinciden en que las principales están localizadas en la zona oriental de Medellín, y extienden sus atracos a Laureles, El Poblado, Belén, Itagüí y Envigado

    De la misma manera, indican que en el nororiente y el centro de la ciudad funcionan la mayoría de desguazaderos de motos y carros, a los cuales las bandas llevan los vehículos después del atraco o halado.

    Los grupos implicados

    Además de “la Viña”, se suman a este listado “la Terraza” (Aranjuez y Manrique), el combo de “Colima” (Manrique), el de “Miranda” o “Plan de la Virgen” (Aranjuez) y “los Triana” (Santa Cruz y suroriente de Bello).

    Sobre el combo de “Miranda” o “Plan de la Virgen”, las autoridades han establecido que al parecer tiene injerencia en algunos de los talleres y locales de venta de repuestos y equipos para motocicleta ubicados en la comuna de Aranjuez, a los cuales surtiría con piezas desarmadas de los vehículos hurtados.

    En el centro oriente, los combos más especializados son “los Conejos” y “la Roja”, cuya base está en las comunas 8 y 9 (Villa Hermosa y Buenos Aires).

    70% de los robos de motos los cometen bandas del costado oriental de Medellín, según investigadores.
    FOTO: Edwin Bustamante Restrepo

    Respecto a “la Roja”, la Policía adelanta una investigación relacionada no solo con el hurto, sino con la consecución de documentación fraudulenta para el “gemeleo” de las motos. Este expediente produjo una primera operación el 10 de enero de 2013, cuando arrestaron a cinco de sus integrantes, los cuales comercializaban las motos y los repuestos en el sector de La Bayadera.

    En el costado occidental de la metrópoli antioqueña, las autoridades tienen en la mira a dos grupos: “los Mondongueros”, con base en Castilla, y “los Motorratones”, que delinquen en los alrededores del sector La Mota y el barrio Altavista (Belén).

    Esta última agrupación recibió un duro golpe en julio del año pasado, cuando su cabecilla Leonardo Díaz López (“el Zorro”) fue apresado y enviado a la cárcel.

    Rolando Plazas, quien administra la comunidad web “Motos robadas y encontradas”, opina que los robos de estos vehículos por parte de las bandas se incrementaron desde que la administración municipal sacó de circulación decenas de rutas de buses, para introducir las líneas del Metroplús. “Los combos perdieron mucho dinero, que ganaban extorsionando a esas rutas, y en consecuencia aumentaron los robos para compensar esa falta de plata”, afirma.

    ¿Cuáles son las motos más robadas?

    Las 6 motos que más roban en Medellín
    Por: Miguel Ángel López

    En los primeros 11 meses del año, la capital antioqueña tuvo 4.527 denuncias de motos robadas según información de la Policía Nacional. Esto significa que en Medellín se presenta uno de estos robos cada dos horas.

    En 2016 este delito tuvo un aumento de 14 por ciento, en comparación con el mismo tiempo del año anterior.

    La situación es preocupante, porque según la información de bienes robados realizado por el Sistema de Información para la Seguridad y Convivencia (Sisc) las motos hurtadas son el segundo caso de robos más común, superado solo por el robo de celulares.

    Como comenta Tulio Zuluaga, presidente de la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes (Asopartes), la mayoría de estos robos se deben a la venta de sus partes en el mercado negro. “Usualmente estas cifras concuerdan con las de las motos más vendidas en el país, que tienden a ser las que mayor índice de accidentalidad tienen, por lo tanto, son las que más partes necesitan. La gente, por economía, las compra de segunda sin comprobar su procedencia”.

    Acorde con información del Parque Automotor proporcionado por el RUNT, Yamaha y Bajaj son dos de las marcas más vendidas en todo el país e incluyen dos modelos, cada una, en el listado de las motos más robadas.

    La Boxer CT 100, de Bajaj, es la moto más vendida del país con 37.017 unidades entre enero y septiembre de 2016. Y a la vez, es la más robada con 802 casos registrados en Medellín. En el mercado en este momento se puede conseguir por un precio sugerido al público de $3’299.000.

    424 robadas este año y 520 en 2015 vuelven la NKD 125 de AKT la segunda moto más hurtada en Medellín. Además de ser el modelo más vendido de su marca, en este listado, es el más económico también, con un precio de $2.950.000.

    El tercer puesto se lo lleva la YBR 125 de Yamaha, una moto que en su modelo 2017 costará $4’800.000 y este año sumó 344 denuncias de hurto en Medellín.

    La primera moto automática y de la marca KYMCO en aparecer en este listado es la Agility, que reportó 198 casos en 2016, similar a los 183 del año anterior. Esta motocicleta tiene un precio sugerido al público de $5’699.000 es su versión Naked y $6.499.000 en su versión especial Digital 2.0.

    También de Bajaj, la Pulsar 180 GT, que ha marcado su paso en el país por presentar una moto potente a un precio accesible, está entre los modelos más robados este año con 142 denuncias. Esta moto tiene un precio de $5’890.000.

    La BWS 125 X registró este año 291 denuncias de robo. Esta moto automática es de las más usadas por las mujeres en Medellín y tiene un precio sugerido al público de $7’400.000 en su edición 2017. Se convirtió en una de las motos más vendidas por sus prestaciones urbanas.

    ¿Cómo se roban las motos?

    Así se roban las motos en Medellín
    Por: Vanesa Restrepo

    A Luis Alberto Cartagena lo mataron por robarle una motocicleta. Era un joven talento, reconocido en la ciudad por desarrollar un sistema para medir la calidad del aire por medio de un dron, y usaba la moto para transportarse entre la universidad y su casa.

    Según las investigaciones, Cartagena murió por intentar resistirse al robo del vehículo. Una banda del nororiente de Medellín necesitaba una moto como la suya para venderla en el mercado negro.

    Pero su caso no es único. En Medellín se roban, en promedio,13 motos por día; una cada 110 minutos. La cifra es la más alta del país y es incluso superior a la de Bogotá, donde el número de habitantes casi triplica a los de la capital paisa.

    El capitán Anyelo Vivas, jefe del Grupo de Patrimonio Económico de la Sijín y la Policía Metropolitana, asegura que gran parte de los robos de motos están en manos de bandas delincuenciales que usan principalmente para el despiece (venta de partes en el mercado negro) y para hacer gemeleo (adulteración con placa falsa).

    Vivas tiene en la mira por lo menos seis bandas delincuenciales que se han especializado en el robo de motos. “Aunque hay que aclarar que no sólo viven de eso. En Medellín las bandas son ‘multidelictivas’; es decir, se le miden a todo: desde extorsión, hurto de motos, fleteo, taquillazo y microtráfico, porque todas son fuentes de financiamiento.

    Según cifras del Sistema para la Seguridad y Convivencia de Medellín, Sisc, el uso de armas de fuego -como el de Cartagena- es la segunda modalidad de robo de motos má usada en Medellín. La primera es la más sencilla: el halado.

    Un regalo

    En los primeros 10 meses del año se robaron en Medellín 4.303 motos; de ellas, 2.665 fueron haladas.

    El general José Gerardo Acevedo, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, explicó cómo operan los delincuentes en este caso: “Cuando ellos ven una moto en la calle, sin custodia ni garantías de seguridad, simplemente la arrastran. A veces logran encenderla con alambres o dañan los seguros para rodarlas por la calle”, dijo.

    Rolando Plazas, líder de la comunidad “Motos robadas y encontradas” que funciona en la red social Facebook, sostiene que a pesar de las campañas para que la gente cuide sus vehículos, esas cifras no mejoran.

    “Mucha gente deja una moto de 7 millones de pesos con un candado de 20.000 pesos que no da mayor seguridad. En esos casos, muchas veces yo les digo que ni siquiera presente la denuncia porque lo que hizo fue regalar la moto a los delincuentes”, precisó.

    De hecho la última campaña que la Policía Metropolitana puso en marcha para frenar este delito consistió en envolver varias motos en papel de regalo y dejarlas en la calle Barranquilla, cerca de la Universidad de Antioquia, pues esa es una de las zonas donde hay mayor incidencia del delito.

    El capitán Vivas reveló que en estos casos los delincuentes buscan motos cuyas partes no están marcadas con el número de placas, pues eso hace más fácil la venta después del despiece.

    Atraco a mano armada

    Entre enero y octubre de este año, 1.567 propietarios de motos perdieron sus vehículos en un atraco a mano armada. Y 17 de esas víctimas fueron asesinadas durante el atraco.

    Esta es la modalidad más dura, porque golpean a la persona, física y anímicamente”, dijo Rolando Plazas, quien ha recibido cientos de testimonios de personas que fueron víctimas de atraco.

    “Muchas veces usan armas reales y las personas terminan muertas -como Cartagena-; pero en la mayoría de casos usan armas hechizas: de balines o fogueo que son difíciles de reconocer para un ojo no entrenado”, agregó.

    Según el capitán Vivas, los delincuentes usan semáforos y avenidas rápidas para interceptar a las víctimas, y prefieren hacerlo a horas pico -especialmente en la tarde- pues la cantidad de motos circulando por las vías es mayor.

    El general Acevedo indicó que en esta modalidad, los delincuentes tienen menos tiempo para detallar si la moto está o no marcada. “En estos casos buscan un modelo específico, y casi siempre los modelos más robados corresponden a las motos más comerciales, pues la demanda de partes es mucho mayor”, dijo.

    Engañando a la víctima

    Esta modalidad tiene tantas variantes como imaginación tienen los ladrones y este año han sido denunciados 22 casos; en 2015 se documentaron 33. La Sijín, por ejemplo, identificó entre los casos más recientes una práctica que se está haciendo común por la ciudad.

    “Ellos hacen un estudio previo y cuando detectan que un conductor no es muy hábil con la moto, proceden a chocarlo por detrás, haciendo que se caiga. Dos cómplices más, que van en moto, se acercan como intentando ayudar y uno de ellos levanta la moto que generalmente está encendida y tiene la llave pegada. En cuestión de minutos, mientras la víctima se pone de pie, la moto ya desapareció”, narró el capitán Vivas.

    Rolando Plazas también da cuenta de una modalidad que las autoridades no califican como hurto sino como estafa. “Muchas veces en una venta de moto, dan un cheque falso o sin fondos. Eso para nosotros es un robo porque generalmente caen personas inexpertas o de bajos recursos”, agregó.

    Escopolamina también hace de las suyas

    En los primeros 10 meses de 2016, cinco personas fueron drogadas con escopolamina (también conocida como “burundanga”) por delincuentes que robaron sus motos y otras pertenencias.

    La médica Sahara Escobar explicó que la escopolamina es una droga que se absorbe por vía oral o dérmica y actúa en el sistema nervioso central, alterando algunos neurotransmisores en el cerebro. Las consecuencias más notorias son alteraciones en la memoria (por lo que produce amnesia) y en el comportamiento.

    Y aunque la incidencia de esta modalidad es mayor, el riesgo es alto porque el efecto de la droga se prolonga por 24 a 48 horas, dependiendo de la cantidad suministrada.

    ¿Dónde se roban las motos?

    Los barrios más peligrosos para los motociclistas
    Por: Jessica Quintero Serna

    Así como aumenta el número de motos en las vías de Medellín, también asciende, año tras año, la cifra de hurtos de estos vehículos.

    Aunque los motociclistas conviven con este delito en las 16 comunas de Medellín, el centro y el noroccidente de la ciudad son los sectores donde más se sienten vulnerables.

    Los puntos más críticos se concentran en la comuna La Candelaria, en todo el corazón de Medellín.

    1. Prado
    2. El Chagualo
    3. La Candelaria
    4. Boston
    5. Manrique Central N°2
    6. Los Ángeles
    7. Manrique Central N°1
    8. San Benito
    9. Castilla
    10. Caribe
    11. San Miguel
    12. Buenos Aires
    13. Perpetuo Socorro
    14. Campo Amor
    15. Bomboná N°1
    16. Belén
    17. Progreso
    18. Santa Fé
    19. Bomboná N°2
    20. Miraflores
    21. El Salvador
    22. Pedregal
    1. La Candelaria
    2. Robledo
    3. Castilla
    4. Buenos Aires
    5. Aranjuez
    6. Belén
    7. Laureles-Estadio
    8. Guayabal
    9. Manrique
    10. Villa Hermosa
    11. La América
    12. Doce de Octubre
    13. Poblado
    14. San Javier
    15. Popular
    16. Santa Cruz

    *Cifras con corte a noviembre de 2016.

    Video

    Las cifras de motos

    Recuperar moto es una lotería

    Recuperar una moto robada, una lotería
    Por: Claudia Arango Holguín

    A Fernando López le robaron su moto, una Yamaha Libero, en Manrique, de noche. Dos hombres armados lo bajaron de la moto. Él, como la mayoría de los motociclistas que se ven envueltos en este tipo de hurtos, lo que menos espera es que la moto aparezca.

    Para López recuperar su moto fue como ganarse una lotería, 7 meses después del hurto su vehículo apareció. “Fue muy particular, resulta que la moto tenía otra placa. Se la vendieron a un muchacho con placas de Medellín y la placa mía era de Envigado. Cuando él fue a hacer el traspaso a Medellín en el tránsito se dieron cuenta de que la moto era robada, de que no pertenecía allá y la placa era distinta. Del Tránsito llamaron a la Sijín y se llevaron la moto para la Fiscalía”.

    La moto tenía partes nuevas, el hombre que la había comprado y ahora estaba haciendo el traspaso “le puso llantas y le hizo arreglos. Me la dejó hasta tanqueada”, cuenta López.

    Según las cifras entregadas por las autoridades, en 2015 se recuperó el 25 % de las motos robadas y hasta noviembre de 2016 la cifra es muy similar, se ha recuperado el 24.9 % de las motos hurtadas.

    El capitán Anyelo Vivas, jefe del Grupo de Patrimonio Económico de la Sijín y la Policía Metropolitana, explica que la mayoría de motos robadas son desbaratadas para vender sus partes, otras son enviadas a pueblos y a algunas más les cambian las placas para seguirse movilizando en ellas.

    ¿Cómo se recuperan?

    El mayor Carlos Carmona González, jefe de la Sijín de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, precisó que las dos maneras más comunes con la que las autoridades recuperan una motocicleta son gracias a los operativos y a las reacciones inmediatas de la Policía. “En la primera son los técnicos de automotores quienes en el momento en que se hacen las intervenciones se dan cuenta de que una motocicleta tiene los sistemas regrabados, es decir adulterada su identificación y se disponen a reseñarla plenamente, a tratar de obtener el número original y se dan cuenta de que es una motocicleta robada”.

    Los GPS, muy populares ahora en las motocicletas, son los que facilitan la reacción policial, “muchas motocicletas tienen dispositivos de ubicación y los delincuentes, cuando se la llevan, las dejan en algunos sitios, no la ingresan a un parqueadero o a una bodega, sino que las ubican en la vía pública para esperar que la moto ‘se enfríe’ (verificar que no la estén buscando y que tenga el GPS activado). Esperan cierto tiempo y si no llega la patrulla ya se dedican a buscar el GPS para desconectarlo del todo para llevar la moto a las caletas que tienen para almacenar las motos robadas”, precisó el mayor Carmona.

    1.011 motos fueron recuperadas en el 2015, según las cifras de la Policia Nacional.
    FOTO: Stephen Arboleda López

    ¿Cómo es el proceso de entrega luego de que se recupera una moto?

    Antes de entregar el vehículo se le hace un estudio de originalidad, “ese estudio lo hace la Sijín. Los técnicos certifican a la Fiscalía que los sistemas de esa motocicleta corresponden a ese vehículo como tal y que el dueño de esa motocicleta es quien aparece en la tarjeta de propiedad. Cuando la Fiscalía tiene esa certeza, ordena la entrega de la motocicleta y ya el funcionario de Policía entrega la motocicleta bajo la orden del fiscal”, indicó.

    El capitán Vivas menciona que muchas veces las motos se le entregan a las aseguradoras que ya han pagado al propietario su seguro por robo. “Lo que hace la aseguradora es pagarle a la persona y cuando se recuperan se les entrega a ellas, las aseguradoras se hacen responsable de esa moto”.

    El proceso de devolución demora un par de días, para López fue muy fácil, “yo fui a la Fiscalía después de que me llamaron, ya estaba allá el informe de la recuperación, me dieron un papel para entregar a la Sijín y ya luego me entregaron la moto”, precisó.

    Las autoridades recomiendan que al poner un denuncio por robo de moto, los afectados informen todos sus datos completos para poder ubicarlos si esta es recuperada, “es muy importante que la persona que esté interesada en la recuperación de la motocicleta si va a cambiar de dirección o teléfono informe a la Fiscalía sobre el nuevo número”, concluyó Vivas.

    Fernando López, después de recuperar su moto siguió con ella, “No he tenido ningún problema pero si ando con miedo, sobre todo de noche, me dan muchos nervios y especialmente al pasar por calles muy solas, trato de evitar eso, después del robo evito salir en la moto de noche”.

    Según las cifras de la Policía Nacional, en 2015 se recuperaron 1.011 motos de 3.985 robadas. En 2016, en los primeros 11 meses del año, han sido recuperadas 1.130 de 4.527.

    De esas motos recuperadas, cerca del 70 % son entregadas “bien sea a los dueños o a las aseguradoras”, concluyó el mayor Carmona.

    El Sistema de Información para la Seguridad y Convivencia Sisc precisó que la zona de la ciudad en donde se han recuperado más motos es la comuna 10, La Candelaria, donde a noviembre 19 de este año se contabilizan 139 motos recuperadas, también es la misma comuna que más reportes tiene de motos robadas.

    ¿Qué hacer en caso de robo?

    ¿Qué hacer si me roban la moto?
    Por: Wilson Montaña

    La motocicleta se ha convertido en uno de los medios de transporte más utilizados entre los habitantes del Valle de Aburrá. Su economía y la facilidad de desplazamiento en el alto tráfico urbano, hacen que este automotor sea cada vez más usado como una opción de movilidad entre las calles de la ciudad.

    El aumento de circulación de motos ha generado una alerta en las autoridades, ya que el hurto de este vehículo se ha incrementado. Si usted o alguien cercano llega a ser víctima de este flagelo, aquí les presentamos algunas recomendaciones, para que actúe de manera inmediata.

    1. Denuncie

    Lo primero es reportar el robo ante las autoridades. La denuncia la puede hacer en las oficinas más cercanas de la Sijín o la Fiscalía, ellos se encargarán de registrar el robo del vehículo a nivel nacional.

    La notificación del hurto también se puede hacer a través de la página www.policia.gov.co; en la sección ‘Ciudadanos’ donde encontrará la opción Reportar Hechos Delictivos. Ahí tendrá que diligenciar un formulario y hacer una descripción de lo sucedido. Una vez completado, la plataforma le arrojará un código en el cual podrá hacer rastreo a su caso.

    Es importante tener en cuenta que el proceso de denuncia, lo puede hacer cualquier ciudadano, no es necesario que lo haga el dueño de la motocicleta.

    2. Aliste los documentos

    A la hora de presentar la denuncia ante las autoridades, deberá llevar el documento de identidad y la matrícula del vehículo o un soporte físico que relacione los datos del automotor, pueden ser el SOAT o la revisión tecnomecánica.

    En caso de no tener los documentos de la moto, debe acercarse a la oficina de Tránsito donde se registró y pedir el certificado de propiedad o copia de la matrícula correspondiente.

    3. Reporte al seguro

    En caso de que el vehículo se encuentre asegurado, el titular debe reportar el hecho ante la empresa y presentar la denuncia instaurada ante las autoridades, además de los documentos de propiedad del mismo, para que la empresa aseguradora continúe con el trámite.

    4. Revisar lista de vehículos recuperados

    Mediante constantes operativos de control y allanamientos, las autoridades logran la recuperación de diferentes tipos de automotores, por eso hacen un llamado a los ciudadanos a pasar periódicamente por las oficinas de la Sijín para verificar si entre las motos recuperadas podría encontrarse su vehículo.

    5. Recomendaciones

    Finalmente, uno de los mecanismos más efectivos para este tipo de situaciones es la prevención, por eso las autoridades recomiendan no dejar su moto parqueada en lugares sin vigilancia, o dejarla en un lugar seguro. Además recomiendan el uso de dispositivos como Alarmas o GPS, que permiten que usted pueda rastrear el vehículo desde el celular.

    Medellín es donde más roban motos

    Medellín, la ciudad donde más se roban motos del país
    Por: Julián Amorocho

    En ninguna ciudad del país se roban tantas motos como en Medellín, así lo indican todas las estadísticas. El 26 % de los hurtos en Colombia de estos aparatos ocurrieron en la capital de Antioquia, según los reportes de la Policía Nacional.

    En lo que va corrido del año la Dirección de Investigación Criminal de la Policía Nacional e Interpol dan cuenta de 4.527 motocicletas robadas en Medellín. A nivel nacional, se reportan 17.397 de estos vehículos hurtados.

    Bogotá y Cali, en ese orden, son las ciudades que siguen a Medellín en cuanto a los indicadores en este crimen.

    La capital de la República reporta 2.774 motos hurtadas en los primeros 11 meses de 2016, mientras que en la 'sultana del Valle' fueron 2.633.

    La cuarta ciudad en este listado es Barranquilla, en donde han robado 799.

    Las variables

    A pesar de esta poco deseable posición, también es cierto que en ninguna ciudad del país circulan tantas motos como en el Valle de Aburrá.

    Acorde al registro del Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, en los municipios que componen el área metropolitana del Valle de Aburrá existen 866.018 matriculadas. Bogotá por ejemplo tiene 467.221 registros, Cali 211.361 y Barranquilla 33.977.

    Vale anotar que el parque automotor a nivel nacional es de 12.757.135, de los cuales 7.155.298 son motocicletas.

    ¿Dónde están las motos del Valle de Aburrá?

    Medellín por sí sola no tiene grandes registros de motos matriculadas. Según los archivos del Runt, en la ciudad hay 24.356 motocicletas. No obstante, el grueso de estos vehículos tienen placas principalmente de Envigado (382.002 registros) y de Sabaneta (184.551).

    Si cruzamos los datos entre el total de motos que existen en el Valle de Aburrá con las cifras de robo, el cálculo indica que los ladrones se quedan con una de cada 200 motos del área metropolitana de Medellín.

    Las comparaciones frente al año pasado

    De las cuatro grandes ciudades de Colombia, fue Barranquilla la que tuvo un mayor incremento en los hurtos de motos comparando el 2016 con el 2015, con un 17 % de incremento.

    La ciudad que le sigue es Medellín con un 14 % de aumento.

    La única gran urbe en donde el robo va en descenso, al menos en este año, fue Bogotá. La capital de la República tuvo un decrecimiento del 8 % en este delito.

    Los meses con mayor cantidad de robos

    Las cuatro grandes urbes de Colombia presentan comportamientos distintos frente a las temporadas en las que más motocicletas han pasado a manos del hampa.

    Mientras que en Medellín, el mes más 'productivo' para los ladrones fue mayo y julio.

    Tanto en Bogotá como en Barranquilla, fue agosto. Mientras tanto, en Cali, los ladrones robaron más en abril.

    La lucha contra el crimen

    Entre tantos factores negativos, hay que destacar que se están empezando a ver resultados frente a la recuperación de las motocicletas robadas.

    Gracias a la pronta denuncia y a la colaboración con las autoridades, el porcentaje de estos vehículos que han vuelto a manos de sus verdaderos ocupantes incrementó este año en un 12 %.

    Este fue un indicador altamente positivo entre las grandes ciudades, pues solo Cali registró un aumento en esta variable, del 5 %.

    Por su parte, en Bogotá y en Barranquilla la lucha contra estos robos no va tan bien, pues el indicador de recuperaciones ha caído en un 23 % y un 21% comparado con 2015.

    Muro de anécdotas

    Muro de anécdotas

    Por halado o por atraco, en el día o en la noche, mujeres y hombres; las circunstancias varían en el hurto de motos, pero la desazón de las víctimas es la misma.

    Ciudadanos del Valle de Aburrá le contaron a EL COLOMBIANO y en primera persona sus historias sobre #RobosDeMotos.


    Créditos

    Investigación: Vanesa Restrepo, Estefanía Carvajal, Santiago Cárdenas, Claudia Arango, Mateo Isaza, Julián Amorocho, Jessica Quintero, Nelson Matta. Video: Juan Sebastián Carvajal, Alex Hereira. Diseño web: Pamela Barrios. Edición: Juan Esteban Vásquez. Redes Sociales: Melissa Gutiérrez. Fotos: Edwin Bustamante y Stephen Arboleda. Con el apoyo de Martha Ortíz, directora de El Colombiano.