HISTÓRICO
15 días sin cable a occidente
  • 15 días sin cable a occidente | Jaime Pérez | Una comunidad, en su mayoría trabajadora, que debe desplazarse a los asentamientos industriales del Sur del Aburrá, es la más afectada por la parálisis del servicio del cable en las próximas dos semanas.
    15 días sin cable a occidente | Jaime Pérez | Una comunidad, en su mayoría trabajadora, que debe desplazarse a los asentamientos industriales del Sur del Aburrá, es la más afectada por la parálisis del servicio del cable en las próximas dos semanas.
León J. Saldarriaga L. | Publicado el 12 de agosto de 2010

Ante la reparación especializada que requieren los daños causados por los hechos violentos en la comuna 13, la operación del cable a occidente estará suspendida en las próximas dos semanas.

Así lo decidió la empresa del Metro tras una revisión detallada de sus técnicos e ingenieros a toda la infraestructura de la Línea J, que obliga la presencia de expertos de la firma francesa encargada del mantenimiento.

Según el gerente de Operaciones, Tomás Elejalde, aquellos apoyarán la reparación especializada que se adelantará a los sistemas electromecánicos y de seguridad afectados que, una vez concluidos, se podrá garantizar un servicio seguro.

Sin entrar en precisiones sobre los daños ocasionados, el vocero recordó que se presentaron en Juan XXIII, en desarrollo de los enfrentamientos entre bandas de la zona, ocurridos el pasado miércoles.

En nombre de la Empresa de Transporte Masivo, sostuvo que es un hecho lamentable, no solo por el daño físico causado al sistema, sino por la alteración de la tranquilidad de los habitantes de la zona.

Al considerar las implicaciones de la parálisis, señaló que son lamentables para la comunidad, porque la Línea J transporta aproximadamente a 7.500 personas todos los días, en su mayoría de los estratos 1, 2 y 3, quienes requieren de un servicio de transporte rápido y económico para llegar a sus destinos.

La suspensión, dijo Elejalde, es "absolutamente necesaria", por la responsabilidad que tiene el Metro de operar en condiciones de seguridad para los usuarios, y de allí la necesidad de la presencia de los expertos, que trabajaron en el montaje del cable.

Las dos semanas estimadas por el Metro, es el tiempo que demanda la reparación de los daños en la infraestructura de la estación Juan XXIII, en varias telecabinas, en el cable portante y en varios armarios eléctricos cercanos a la estación.

Para dar una idea de la funcionalidad de la Línea J a los habitantes de Robledo y sectores aledaños, un viaje promedio entre Pajarito y Envigado, con las transferencias, tarda 45 minutos. En contrataste, el mismo recorrido en buses toma más de hora y media.

El costo del proyecto fue de 98 mil millones de pesos, 73 por ciento aportados por el Municipio y el resto por la empresa Metro.