HISTÓRICO
Estas chicas cambiaron pelo por sonrisas
  • Estas chicas cambiaron pelo por sonrisas | Edwin Bustamante | Sofía Calle Henao donó su pelo. Con él se fabricarán pelucas para las mujeres que perdieron su pelo por el cáncer. Las jornadas de donación se llevarán a cabo todos los martes en los centros de belleza Alqvimia.
    Estas chicas cambiaron pelo por sonrisas | Edwin Bustamante | Sofía Calle Henao donó su pelo. Con él se fabricarán pelucas para las mujeres que perdieron su pelo por el cáncer. Las jornadas de donación se llevarán a cabo todos los martes en los centros de belleza Alqvimia.
Laura B. Castro Cárdenas | Publicado el 31 de enero de 2012

Sofía Calle Henao, de siete año, aprovechaba sus vacaciones decembrinas para ver películas, su preferida era El regalo perfecto , ella la vio varias veces hasta que le preguntó a su mamá porqué salía una niña sin pelo en varias de las escenas. Luego de que su madre le explicara que a los niños con cáncer se les cae por varios procedimientos químicos, la chiquita se quedó en silencio y después de unos días le dijo a sus padres: "Me quiero cortar mi pelo y hacer una peluca porque esos niños tienen que ser felices".

"Yo sinceramente creí que era un capricho, algo pasajero, pero pasaban los días y Sofía me seguía insistiendo, ahí me di cuenta de que sus ganas de hacer feliz a alguien con cáncer, eran ciertas", dice Adriana Henao, mamá de la pequeña.

Una campaña solidaria
Clara Lía Gutiérrez, propietaria del centro integral de belleza Alqvimia, siempre se ha sentido cercana a las causas sociales, pero ésta se salió del molde.

"Alqvimia significa cambios y transformación. Nosotros contribuimos, como promotores de belleza, desde el ego y la vanidad, a recuperar parte de lo que las mujeres que padecen cáncer han perdido", afirma Clara, quien señala que los martes, en todos sus centros de belleza en Unicentro, Santafé, El Tesoro y Oviedo, se hará una jornada, desde las 8:30 a.m. hasta las 8:00 p.m., para que las mujeres que quieren donar su pelo a una buena causa, se acerquen.

Con el cabello recogido, la Fundación Fundayama y de la Academia Internacional de Belleza, que fue creada por Alqvimia, tejerán las pelucas que serán utilizadas una y otra vez por aquellas chicas que por los efectos de la quimio y la radioterapia perdieron parte de esa confianza que toda mujer debería tener.

Al menos esto es lo que piensa Marleny Álvarez, una sobreviviente del cáncer de seno y perteneciente a Fundayama, que hizo presencia en el establecimiento del centro comercial Santafé.

De mano en mano
Marleny ya está recuperada, tiene mucho pelo y vive muy contenta con la ayuda que recibió de la gente y es por esto que llegó al lugar. Allá presenció la donación que no solo consiste en entregar un pedacito del ser, sino en regalar sonrisas.

"Esto es hermoso y más aún considerando que las mujeres que hacen parte de la fundación son de los estratos uno, dos y tres. Ellas muchas veces no tienen la posibilidad de adquirir una peluca, así que entre varias personas las fabricamos y las alquilamos de manera gratuita. Cuando ya la persona está recuperada, devuelve el postizo, a éste se le lleva a un proceso de mantenimiento y luego se le entrega a otra que la utilizará para ser feliz".

El local estuvo lleno todo el día de cámaras, acompañantes que le hacían barra a quienes perderían un pedazo de su melena y mujeres, que grandes o chicas, quieren cambiar ese pelo alegría.

Por ejemplo, Melissa Pavas, de 16 años, también hizo la fila. Ella se dejó inspirar por la donación de su tía, quien con un corte arriba de los hombros, la invitó a que se dejara hacer lo mismo. La chica tomó su pelo en una cola alta, lo miró y le dijo adiós, todo por darle estabilidad a alguien que tal vez perdió su felicidad en medio de la enfermedad.