HISTÓRICO
A Gaviria lo acosan los retos
  • A Gaviria lo acosan los retos
EL COLOMBIANO | Publicado el 28 de diciembre de 2012

La transformación de Medellín, que tantos reconocimientos ha recibido, hace que sus habitantes sean más exigentes con la actual administración pues no quieren perder lo ganado.

Históricamente, los ciudadanos hacen un alto reconocimiento de sus dirigentes y así lo corrobora la imagen favorable del 72 por ciento del alcalde Aníbal Gaviria Correa, que lo deja bien librado, así no haya satisfecho sus expectativas.

No puede argumentarse que su lento despegue haya obedecido a la planeación que exige el Plan de Desarrollo pues precisamente las urnas se inclinaron por quien, según su propuesta de gobierno, tenía más claro lo que debía hacerse para solucionar los problemas de la ciudad y como continuador de la obra de su predecesor.

Al hacer el balance de 2012, que coincide con su primer año como Alcalde de Medellín, es preciso reconocer que si bien ha habido una buena ejecución presupuestal, los grandes retos que tiene la ciudad en materia de seguridad, movilidad, generación de empleo, competitividad y lucha contra la pobreza, hacen pensar que le quedó faltando acción y ser más visible.

Se le abonan sus buenas intenciones para hacer de Medellín un hogar para la vida y lograr su internacionalización como sede de grandes eventos, verbigracia los dos conciertos de Madonna, en cuya realización se empleó a fondo, con buenos dividendos para la ciudad.

A la baja de los homicidios, que el Alcalde sustenta estadísticamente, la debe acompañar una percepción general de seguridad que, desafortunadamente, hoy no existe. Es plausible el menor número de muertes violentas, pero la acción de combos y bandas en los barrios mantiene en zozobra permanente a numerosas personas.

En materia de obras, pese a la terminación de 19 proyectos, incluidos algunos de carácter vial en El Poblado, la ciudad está urgida de grandes soluciones para mejorar su movilidad, a más de la puesta en marcha del Transporte Público de Medellín (TPM) para integrar los sistemas de transporte. Y debe persistir y agilizarla pese a las protestas de los buseros.

Ahora y en los próximos años un reto descomunal será articular el proyecto de Autopistas de la Montaña con un ágil corredor vial a lo largo del río Medellín, para que el Valle de Aburrá no se convierta en el tapón de lo que la región y el país van a ganar cuando se tengan esas cuatro troncales, con las nuevas especificaciones.

La reorganización administrativa, como parte del proceso de modernización del Municipio, que implicó la creación de seis vicealcaldías, merece un compás de espera, ante quienes las consideran burocráticas y el propósito de la Alcaldía de convertirlas en ejes dinamizadores de su gestión.

En educación, los resultados están lejos de la calidad buscada, si bien hay logros importantes contra la deserción y en el acceso a la educación; la Jornada Complementaria para interesar a los jóvenes en la cultura, el deporte, el bilingüismo, la ciencia y la tecnología; y un buen propósito con Maestros para la Vida. Hemos insistido en que la verdadera revolución en el campo educativo empieza por el maestro.

Recuperar el Centro es una tarea en la que no puede cejar, pues son muchos los males que lo aquejan, entre ellos, el expendio de drogas, la invasión del espacio público y la prostitución infantil.

Medellín debe seguir avanzando para consolidarse como ciudad innovadora y competitiva. Ante los retos que acosan al Alcalde es preciso que en el nuevo año se produzca el despegue definitivo de las grandes obras contempladas en el Plan de Desarrollo. Y con ellas llegará el empleo y las oportunidades que está reclamando la ciudad, para avanzar también en términos de equidad social.