HISTÓRICO
Acreditación, reto de calidad
  • Acreditación, reto de calidad | Archivo | 53 de los 75 programas académicos que ofrece la Universidad de Antioquia en Medellín cuentan con la acreditación, 6 están en proceso y 16 están en espera de alcanzar los requisitos exigidos.
    Acreditación, reto de calidad | Archivo | 53 de los 75 programas académicos que ofrece la Universidad de Antioquia en Medellín cuentan con la acreditación, 6 están en proceso y 16 están en espera de alcanzar los requisitos exigidos.
Lina Maria Muñoz O. | Publicado el 03 de mayo de 2011

Cuando se habla de competitividad, se tiende a asociarla con conceptos tales como calidad, productividad, servicio, imagen, innovación y tecnología. Y cuando se habla en específico de la educación superior, se suma hoy un elemento que sirve de eje articulador: la acreditación.

La acreditación está definida como un acto administrativo donde el Estado reconoce ante la opinión pública, la calidad de las instituciones de educación superior, como consecuencia de dos procesos: primero, la autoevaluación, entendida como una revisión que la misma institución hace de sí misma con el propósito de identificar debilidades y fortalezas, con base en referentes internos y externos.

Y segundo, la revisión que pares académicos ejecutan de ella, con base en su saber y entender, de los factores de calidad que deben sustentar a una cierta comunidad académica, y a través de la cual otorgan una opinión o un dictamen, el mismo que servirá de sustrato para que el Consejo Nacional de Acreditación (CNA), haga público dicho reconocimiento de calidad.

Así, la Acreditación, a través de sus procesos y sus diferentes etapas, se convierte en el eje principal de la competitividad de las instituciones de educación superior, pues al realizarse un examen de todos y cada uno de los procesos que conforman los ejes misionales de la institución, se permite que ellos sean revisados y mejorados de forma permanente.

Espejos internacionales
Para esta tarea, se hace necesario que los referentes con los cuales se comparan las universidades, no sólo sean internos o locales, sino externos o internacionales, que las obliguen a tener una visión amplia y metas elevadas, en aras de que sean tenidas entre las más reconocidas en el mundo.

Desde siempre, la universidad se ha concebido como el motor de desarrollo económico y de progreso del país, pues del cumplimiento de sus ejes misionales se obtienen los productos de conocimiento, innovación y capacitación necesarios para avanzar y dar soluciones a las problemáticas existentes.

En este sentido, la acreditación propende por que las universidades mantengan los estándares de calidad que le permitan no solo compararse, sino competir e interactuar con otras a nivel nacional e internacional, en términos de cooperación científica y académica, movilidad de estudiantes y de profesores, amén de otras posibilidades, que finalmente redundarán de manera clara y fiel, en la construcción de ciudad y país que anhelamos.

La acreditación en una institución de educación superior debe ser entendida entonces, como una oportunidad para crecer, ser competitivos, mejorar procesos y en resumen, como una oportunidad valiosa para repensarse y hacer un ejercicio académico juicioso en prospectiva, en aras de visualizar escenarios futuribles, pensados en la proyección de la universidad que soñamos y a quienes hacemos parte de ella, y por supuesto, de la universidad que la sociedad necesita y reclama.

Avances en la U. de A.
La Universidad de Antioquia está comprometida con la calidad, la excelencia, la competitividad y con la conservación del lugar de privilegio de que gozan las grandes universidades del mundo. Por esta razón, a pesar de que los procesos de acreditación son voluntarios en nuestro país, se aceptó de tiempo atrás el reto de adelantar tal proyecto, convirtiéndose con ello en la primera universidad pública en Colombia en recibir la acreditación institucional en 2003.

Hoy, estos procesos hacen parte del día a día de la institución; de los 75 programas académicos que ofrece en la sede Medellín, 53 están acreditados, 6 están en proceso y 16 en espera de alcanzar los requisitos exigidos.

Esto ha hecho que nuestra Alma Mater sea vista como el proyecto educativo, social, cultural y científico más importante de la región y del país.

El proceso actual de autoevaluación con miras a la renovación de la acreditación institucional de 2012, ha mostrado que tenemos una nueva universidad, lo que ha marcado nuevos retos que nos desafían a buscar en el horizonte referentes internacionales que nos impulsan a cumplir con el lema que nos identifica: "Una Universidad investigadora, innovadora y humanista al servicio de la región y del país".