HISTÓRICO
Acusan a jefe militar africano por comerciar drogas por armas con las Farc
Efe | Publicado el 18 de abril de 2013
El jefe de las Fuerzas Armadas de Guinea Bissau, el general Antonio Indjai, fue acusado este jueves en Nueva York de conspirar con las Farc para enviar cocaína a ese país en ruta a Estados Unidos dentro de un plan que incluía suministrar misiles antiaéreos a ese grupo.
 
Indjai, quien no ha sido detenido, fue acusado este jueves formalmente de cuatro cargos en un tribunal federal de esta ciudad, informó un comunicado de la Fiscalía del Distrito del Sur de Nueva York.
 
Añadió que se ha detenido a cuatro presuntos cómplices: los colombianos Rafael Antonio Garavito García y Gustavo Pérez García, arrestados en Colombia el pasado día 5 y pendientes de extradición a Estados Unidos, y Manuel Mamadi Mane y Salui Sisse, arrestados el día 4 en un país no precisado de África Occidental y trasladados a Nueva York.
 
Indjai, quien no ha sido aún detenido, llegó a su posición como resultado de su participación en un golpe de Estado en Guinea Bissau en abril del año pasado, por lo que un mes después fue objeto de sanciones (prohibición de viajes) por parte de la ONU.
 
El comunicado de la fiscalía explica que el jefe militar llegó a su puesto en junio 2012 y que poco después, junto con los demás detenidos y unas fuentes encubiertas que trabajaban para el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA), participó en una serie de reuniones para una amplia conspiración de narcoterrorismo.
 
El plan preveía enviar a Guinea Bissau cocaína propiedad de las Farc para almacenar en ese país y trasladar posteriormente al mercado estadounidense, y una parte de la droga sería para pagar al general Indjai y otros funcionarios del país por ayudar en ese trasiego.
 
Además, en las reuniones se acordó que se comprarían armas para el uso de Guinea Bissau, pero que luego se desviarían a las Farc. Entre esas armas figurarían misiles antiaéreos para proteger las instalaciones de producción de droga de la guerrilla.
 
Indjai está acusado de un cargo de conspiración para emprender el narcoterrorismo; otro para distribuir más de cinco kilos de cocaína sabiendo que sería vendida en Estados Unidos; otro de dar apoyo material a una organización declarada terrorista por el Gobierno estadounidense y un cargo más por conspirar para comprar y transferir misiles antiaéreos.
 
Si es declarado culpable de todos esos cargos, Indjai podría ser condenado a un mínimo de 70 años de cárcel y a un máximo de cadena perpetua.